Skip to main content

Full text of "Recopilación de leyes. Constitución política, leyes constitucionales, políticas y algunas administrativas y civiles vigentes en 1886"

See other formats


KHC ; 

.C48 

1886, 

i 

w 




EECOPILÁCIÚN DE LEYES 



CONSTITUCIÓN POLÍTICA, 

LEYES CONSTITUCIONALES, POLÍTICAS 



ALGUNAS ADMINISTRATIVAS Y CIVILES 



VIGENTES EN 1880 



Ramón Chayarría Pontardo 




SANTIAGO DE CHILE 

IMPRENTA NACIOKAL, MONEDA., 11Ü 

188C 




'\ 






s 



7 




*~v 



a 00000 34967 



RECOPILACIÓN DE LEYES 



Digitized by the Internet Archive 
in 2013 



http://archive.org/details/recopilacindeleyOOchil 



RECOPILACIÓN DE LEYES % 



m¿> 



CONSTITUCIÓN POLÍTICA, 



LEYES CONSTITUCIONALES, POLÍTICAS 



ALGUNAS ADMINISTRATIVAS Y CIVILES 



VIGENTES EN - 1880 



RAMÓN CHAV ARRÍA CONTARDO 



SANTIAGO DE CHILE 

IMPRENTA. NA.0IO3STA.Ii, M O N E I> A, tlíj 



Es 1 . 1 !. 1. 1. .1 ;t . I del ¡iiKoi' 



CERTIFICADO 



REVISIÓN LEGAL DE LA CONSTITUCIÓN 



Santiago, 4- de septiembre de 1886. 

En virtud de lo dispuesto en la ley de 28 de diciembre 
de 1844, hemos confrontado la reimpresión de la Consti- 
tución Política del Estado hecha por don Ramón Cha- 
varría Contardo en la obra titulada «Recopilación de 
Leyes», publicada en Santiago por la Imprenta Nacional, 
1886. 

Esta confrontación se ha hecho con la edición oficial de 
la Constitución política existente en la Secretaría de las 
dos Cámaras, publicada en Santiago por la Imprenta 
Nacional, en 1874, con arreglo al decreto supremo de 1.° 
Diciembre del mismo año. Los artículos 40, 165, 166, 
167 y 168, reformados por la ley de 12 de Enero de 1882, 
se han revisado por las actas originales y por el oficio en 
que se transcribió al Presidente de la República el corres- 
pondiente proyecto de reforma, porque la publicación del 
Diario Oficial de 15 de Enero del mismo año y la del tomo 
50 del «Boletín de las leyes y decretos del Gobierno», no 



RECOPILACIÓN DE LEYJiS 



guarda conformidad con el texto de las mencionadas actas 
y oficio. 

Los secretarios que suscriben certifican que diclia reim- 
presión es exacta, y nacen notar que en ella se inter- 
calan, con anotaciones explicativas, los números correspon- 
dientes al inciso 3.° del artículo 10, y al 5.° del artículo 
11; los artículos 28, 29, 30, 31, 33, 34 y 35; 1.°, 4.°, 5.°, 
6." y 7.° de las antiguas disposiciones transitorias; y, 
finalmente, al 3.° de las nuevas disposiciones transitorias, 
que no aparecen en la edición oficial de 1874. 

Las notas insertas en la reimpresión no pertenecen 
tampoco á la edición oficial. 

Fernando De Vic Tupper, Juan A. Orrego, 

Tro-secretario del Senado. Secretario de la Cámara de Diputados. 



ÍZEsTIDIEOIE 



re- 
constitución política 1 

Fórmula de promulgación 3 

Texto de la Constitución 5 

Capítulo I. — Del territorio 5 

ii II. — De la forma de gobierno 5 

n III. — De la religión 6 

ii IV. — Délos chilenos 6 

Nota. — Ley de 27 de julio de 1865, interpretativa del artícu- 
lo 5. ° 6 

Id. — Proyecto de reforma constitucional de 3 de noviembre 

de 1884 6 

n V. — Derecho público de Chile 9 

n VI.— Del Congreso Nacional 10 

De la Cámara de Diputados 11 

De la Cámara de Senadores 13 

Nota — -Leyes de incompatibilidades de 7 de julio de 18S4 y 

de 31 de agosto de 1880 13 

Atribuciones del Congreso, y especiales de cada Cámara 1 6 

Atribuciones exclusivas de la Cámara de Diputados... 18 

Atribuciones de la Cámara de Senadores 19 

De la formación de las leyes 19 

De las sesiones del Congreso 22 

Do la Comisión Conservadora 23 

i. VIL— Del Presidente de la Eepúbliea 25 

Nota — Ley de. 28 de agosto de 1851, interpretativa del ar- 
tículo 67 26 

Id. — Ley de J¡. de julio de 1878, para computar fracciones en 

una votación ú otros casos 28 

De los Ministros del Despacho 33 



VIH RECOPILACIÓN DE LEYES 



Págs. 

Del Consejo de Estado 37 

Título VIII. — De la administración de justicia 40 

11 IX. — Del gobierno y administración interior 42 

De los Intendentes 42 

De los Gobernadores 42 

De los Subdelegados 43 

De los Inspectores 43 

De las Municipalidades 43 

ii X. — De las garantías de la seguridad y propiedad 46 

ii XI. — Disposiciones generales -. 50 

n XII. — De la observancia y reforma de la Constitución 52 

Antiguas disposiciones transitorias 55 

Nuevas disposiciones transitorias 56 

Ley de Garantías Individuales 59 

Título I. — De las restricciones á la libertad individual en general 61 

n II. — Del arresto ó prisión 63 

ii III. — Del arresto ó prisión en caso de delito infraganti 67 

ii I V. — De la libertad provisoria del procesado 70 

Ley de Elecciones 73 

Título I. — Organización de la junta de contribuyentes 75 

ii II. — Organización y procedimiento de la Comisión Ejecu- 
tiva de las calificaciones 79 

ii III. — De los registros, boletos de calificación y procedi- 
mientos preliminares de la inscripción 85 

ii IV. — De la inscripción y procedimientos posteriores á ella 88 

u V. — De las elecciones directas 94 

ii VI.— Del escrutinio 100 

ii VII. — De las elecciones de Presidente de la República.... 105 

ii VIII. — Del orden y libertad de las elecciones 106 

n IX. — De la nulidad de las elecciones y de los casos en que 

deben repetirse 109 

n X. — De los procedimientos judiciales en materia electoral. 114 

Formulario de registro electoral 119 

Ley de Régimen Interior 121 

Título I. — De los Intendentes de provincia y Gobernadores de 

departamento 123 

ii II. — De los deberes y atribuciones de los Intendentes de 

provincia 124 

ii III. — De los deberes y atribuciones de los Gobernadores 

de departamento 126 

§ 1.° Disposiciones generales 126 



ÍNDICE IX 

Págs. 

§ 2.° Deberes y atribuciones del Gobernador 127 

Título IV. — De los subdelegados é inspectores 131 

H V. — De los allanamientos 133 

ii VI. — De la responsabilidad 134 

ii VII. — Secretarías de Intendencia y de Gobernación 135 

Ley orgánica de municipalidades 139 

Título I. — De la organización de las Municipalidades 14-1 

ii II. — De las sesiones de las Municipalidades 145 

ii III. — De las atribuciones y deberes de las Municipalidades 146 
n IV. — Del Gobernador ó Subdelegado, presidente de la Mu- 
nicipalidad 150 

n V. — De los alcaldes y del procurador municipal 152 

ii VI. — De la comisión de alcaldes 156 

ii VIL — -De la administración de los bienes y rentas 157 

n VIII. — De la inversión y contabilidad 162 

ii IX. — Disposiciones generales 166 

Ley de instrucción primaria 1 75 

Título I. — De las escuelas 177 

„ II.— De la renta 179 

n III. — De los preceptores 1S1 

ii IV. — De la inspección 182 

Ley de instrucción secundaria y superior 185 

Título I. — De la instrucción secundaria y superior en general 187 

ii II. — Del Consejo de instrucción pública 188 

ii III. — De la Universidad y sus facultades 190 

§ 1.° Constitución de la Universidad 190 

§ 2.° Enseñanza universitaria 193 

Nota. — Plan de estudios de ciencias legales. — Clase de enjui- 
ciamiento criminal 194 

ii IV.— De los establecimientos de instrucción secundaria... 196 

ii V. — De los exámenes y de la colación de grados 199 

Nota. — Reglamento de tramitación de espedientes para obte- 
ner grados unioersitarios 199 

Id. — Disposiciones reglamentarias sobre exámenes unioersi- 
tarios 201 

n VI. — Disposiciones varias 203 

Nota. — Tramitación de solicitudes piara obtener abonos de pre- 
mios. — Sentencias sobre premios 204 

Id. — Farmacéuticos 207 

Ley de formación de presupuestos y cuenta de inver- 
sión 209 



RECOPILACIÓN DE LEYES 



Págs. 

I. — Contribuciones 211 

II. — Presupuestos 211 

III. — Cuenta Je inversión 214 

Grupo de algunas leyes correspondientes al Derecho 

administrativo 217 

Ley orgánica del servicio diplomático 219 

Ley de jubilación * 224 

Ley de licencias 227 

Retiros militares 229 

Xota. — Ley de 25 de septiembre de 1888, sobre ¡sueldos del 

Ejército y Armada 233 

Ley de cementerios 235 

Armas prohibidas 237 

Ley do policía rural 239 

— Reglamento 241 

Ley de privilegios exclusivos 245 

Ley do pesos y medidas 249 

Ley de propiedad literaria 254 

Ley de Matrimonio Civil 257 

§ I. — Disposiciones generales 259 

§ II. — De los impedimentos y prohibiciones 259 

§ III. — De las diligencias preliminares á la celebración 

del matrimonio 260 

§ IV. — De la celebración del matrimonio 262 

§ V.— Del divorcio 262 

§ VI. — De la nulidad del matrimonio 264 

§ VIL — -De la disolución del matrimonio 265 

§ VIII.— Artículo final 266 

§ IX. — Artículos transitorios 266 

Ley de Registro Civil 267 

Reglamento del Senado 277 

Título I. — Del local de las sesiones 279 

n II.— Del Presidente 280 

III.— De los Senadores 281 

ii IV. — Ceremonial y tratamientos 282 

ii V. — De la conservación del orden en la Sala 284 

ii VI. — De las comisiones 285 

ii VII. — De las sesiones, y del orden de materias en cada 

sesión 286 

ii VIII. — Reglas para la discusión 289 

ii IX.— De los trámites 294 



ÍNDICE XI 

Págs. 

Título X. — De las votaciones 29-4 

ii XI. — Del Secretario y demás empleados en la Sala 297 

n XII. — De la observancia y enmienda del Reglamento '298 

Reglamento de la Cámara de Diputados 30 1 

Título I. — De las sesiones preparatorias 302 

ii II. — De los Diputados 305 

III— Del Presidente 307 

Xota. — Reglamento para la asistencia de la barra 308 

ii IV. — De las comisiones — 310 

n A'. — De las sesiones y orden de las materias que deben 

tratarse en ellas 311 

ii VI. — De los trámites 313 

n VII. — De las discusiones 317 

ii VIII. — De las votaciones 320 

ii IX. — De las interpelaciones 322 

ii X. — Del Secretario y demás empleados de la Cámara 323 

Nota. — Ley de reforma del servicio de las Secretarías de am- 
bas Cámaras 324 

ii XI. — De la observancia y enmienda del Reglamento 325 

Reglamento del Consejo de Estado 329 

Título I.— Del Presidente 332 

u II. — Del ceremonial y tratamientos 332 

ii III. — De las comisiones 333 

ii IV. — De las sesiones y del orden de la discusión 334 

ii V. — De las votaciones 337 

ii VI. — Del modo de proceder en materias contenciosas 339 

ti VIL— De la Secretaría 340 

Nota — Leí/ de 17 de julio de 1S73, que organiza la Secre- 
taría 340 

Ley constitucional de contribuciones 343 

Contribuciones fiscales 345 

I. — Derechos de internación 345 

II. — Id. de almacenaje 347 

III. — Id. sobre el salitre y el yodo 348 

IV. — Impuesto agrícola 348 

A'. — Id. do patentes 351 

Xota. — Decreto supremo quu reglamenta el pago de honorario 
tí las comisiones qite forman la matrícula de patentes fis- 
cales 359 

Nota. — Decreto supremo que fija cuando se debe cerrar la ma- 
trícula de patentes fiscales 360 



XII RECOPILACIÓN DE LEYES 



Págs. 

Nota. — Reglamento para el cobro del impuesto de patentes fis- 
cales 361 

VI. — Impuesto Je papel sellado 362 

Nota. — Decreto supremo que prohibe el uso de estampillas de 

franqueo para pagar el impuesto de papel sellado 367 

Nota. — Leij de 15 de enero de 187S. — Establece la umita en 
que incurren los que no paguen este impuesto, y la mane- 
ra de inutilizar las estampillas 465 

Nota. — Decreto supremo que establece lo que se entiende por 

manifiesto por mayor 367 

Nota. — Decretos supremos sobre pólizas de aduana 368 

Nota. — Decreto supremo sobre registros de naves 369 

Nota. — Decretos supremos sobre sociedades anónimas 369 

Nota. — Decreto supremo sobre asociaciones de bomberos 371 

VIL — Impuesto de alcabala 372 

Nota. — Decretos supremos sobre transferencias de dominio 

de edificios cuyo dueño no lo es del terreno 372 

Nota. — Decreto supremo sobre fragmentos de buques náu- 
fragos 372 

Nota. — Ley de 30 de junio de 1880. — Abolición de la contri- 
bución de alcabala sobre arrendamiento de propiedades 

raices 373 

Nota. — Decreto supremo sobre censos 373 

VIII. — Impuesto de patentes de privilegios exclusivos 374 

IX. — Derecho de peaje... 374 

Nota. — Tarifa de peaje 374 

X. — Servicio de amonedación 375 

XI.— Montepío militar 379 

Nota. — Ley de 11 de septiembre de 1879, sobre el permiso que 
para contraer matrimonio necesitan los oficiales del ejér- 
cito y armada 381 

XII. — Servicio de correos 386 

XIII. — Contribución sobre herencias y donaciones 386 

Nota. — Reglamento para la percepción de este impuesta 390 

XIV. — Contribución sobre haberes mobiliarios 391 

Nota. — Decreto supremo que fija la época del pago de este 

impuesto para ciertas asociaciones 392 

Nota. — Decreto supremo sobre bancos y sociedades anónimas. 394 

Nota. — Cuadro para el cómputo de esta contribución 396 

XV. — Servicio del muelle fiscal de Valparaíso 396 

Contribuciones municipales 398 



XIII 



Págs. 



I. — Policía rural 399 

II. — Contribución de serenos y alumbrado 399 

III. — Id. á los establecimientos de diversiones públicas 399 

IV. — Patentes de carruajes , 399 

V. — Impuesto de matadero y carnes muertas 400 

Nota. — Ordenanza que fija Ja cuantía de este impuesto 400 

VI. — Pasajes de ríos y pontazgo 401 

VIL — Privilegio de lanchas cisternas en Valparaíso 402 

VIII. — Exportación de maderas por Ancud y Valdivia 402 

IX. — Derechos de lanchas en Constitución 403 

X. — Derecho de lastre en Coquimbo 403 

XI. — Contribución de mercados y puestos de abastos 403 

XII. — Id. de aguas de Copiapó 403 

XIII. — Id. de andamios de Santiago 404 

XIV. — Id. de corrales en la feria de Chillan 405 

XV. — Id. do salinas en Vichuquén 405 

XVI. — Id. de muelle en Valdivia 405 

XVII. — Id. de dique en Llanquihue 405 

XVIII. — Id. de amparo de minas 406 

XIX. — Contribuciones en Tarapacá 406 

XX.— Id. en Tacna 407 

Otras contribuciones y emolumentos 407 

I. — Aranceles de cementerios 407 

II. — Derechos de fieles ejecutores 407 

III. — Aranceles de ingenieros de minas 408 

IV. — Aranceles judiciales 409 

V. — Aranceles parroquiales 409 

VI. — Derechos de cónsules 409 

VIL — Aranceles de los gremios de jornaleros 409 

VIII. — Impuesto de hospital 409 

IX. — Derechos de rol 410 

X. — Derechos de colación de grados universitarios 410 



EEEATAS 



PAGINA 


I.1NKA 


DICE 

su ulterior 


DEBE DECIR 


114 


20 


sin ulterior 


142 


5 


por las 


para las 


147 


12 


beficencia 


lienelicencia 


182 


9 


por vía 


por vida 


222 


20 


tengan 


tenga 


22G 


17 


ó jubilación 


y jubilación 



CONSTITUCIÓN POLÍTICA 

DE LA 
s 

REPÚBLICA DE CHILE 

Promulgada el 25 de mayo de 1833 



EL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA 



Por cuanto la Gran Convención lia sancionado 
y decretado la siguiente reforma de la Constitu- 
ción política de Chile promulgada en 1828, que 
ha jurado el Congreso Nacional, en los términos 
siguientes: 



EN EL, NOMBRE DE DIOS TODOPODEROSO 
CRIADOR I SUPREMO LEGISLADOR DEL 1NIVE KSO 



La Gran Convención de Chile llamada por la 
ley del 1.° de octubre de 1831 á reformar ó adi- 
cionar la Constitución política de la Nación, pro- 
mulgada en 8 de agosto de 182S, después de 
haber examinado este Código, y adoptado de sus 
instituciones las que ha creído convenientes para 



CONSTITUCIÓN POLÍTICA 



la prosperidad y buena administración del Esta- 
do, modificando y suprimiendo otras, y añadiendo 
las que ha juzgado asimismo oportunas para pro- 
mover tan importante fin, decreta: que quedando 
sin efecto todas las disposiciones allí contenidas, 
solo la siguiente es la 



CONSTITUCIÓN POLÍTICA 



EEPUBLICA DE CHILE 



CAPÍTULO I 

DEL TERRITORIO 

Art. 1.° 

El territorio de Chile se extiende desde el Desierto de 
Atacama hasta el Cabo de Hornos, y desde las Cordille- 
ras de los Andes hasta el mar Pacífico, comprendiendo el 
archipiélago de Chiloó, todas las islas adyacentes, y las de 
Juan Fernández. 

CAPÍTULO II 

DE LA FORMA DE GOBIERNO 

Art. 2.° 

El Gobierno de Chile es popular representativo. 

Art. 3.° 

La República de Chile es una é indivisible. 

Art. 4." 

La soberanía reside esencialmente en la Nación que 
delega su ejercicio en las autoridades que establece esta 
Constitución. 



CONSTITUCIÓN POLÍTICA 



CAPITULO III 

DE LA RELIGIÓN 

Art. 5.° 

La religión de la República de Chile es la católica 
apostólica romana; con exclusión del ejercicio público de 
cualquiera otra T . 

CAPÍTULO IV 

DE LOS CHILENOS 

Art. 6.° 

Son chilenos — 

1.° Los nacidos en el territorio de Chile. 

2.° Los hijos de padre ó madre chilenos, nacidos en 



(1) La ley de 27 de julio de 1S65, interpretativa de este artículo, dice así: 
«Art. 1." Se declara que por el art. 5." de la Constitución se permite á los que 

no profesan la religión católica, apostólica, romana, el culto que practiquen dentro 

del recinto do ediiicios de propiedad particular. 

«Art. 2." Es permitido á los disidentes fundar y sostener escuelas privadas para 

la enseñanza de sus propios hijos en las doctrinas de sus religiones)". 

Proyecto de reforma constitucional cuya ratificación, rechazo ó caduci- 
dad pende DEL Congreso actual: — Santiago, 3 de noviembre de 1884. — Por 
cuanto, etc. 

Art. 1.° Suprímese el capítulo tercero de la Constitución, que comprende el 
art. 5.° 

Art. 2." Se agrega bajo el número primero del art. 12 de la Constitución, pa- 
sando el número primero y siguientes del mismo artículo á tener el número de or- 
den que corresponda lo siguiente: 

«1." La manifestación de todas las creencias religiosas y el ejercicio libre de 
todos los cultos que no se opongan á la moral y al orden público. El Estado con- 
tribuye al sostenimiento del culto católico». 

Art. 3." íáo sustituye la fórmula del juramento contenida en el art. SO por la 
siguiente: 

Yo, N. N. , juro iior Dios Nuestro Señor que desempeñaré fielmente el cargo de 
Presidente de la República; que conservaré la integridad é independencia del 
territorio; y que guardaré y haré guardar la Constitución y las leyes. Así Dios me 
ayude y sea en mi defensa, y si nó, me lo demande. 

Art. 4." Suprímese el inciso 4." del art. 102 de la Constitución que dice: «De 
un eclesiástico constituido en dignidad», y se modifica el inciso 7." en estos tér- 
minos: «De tíos individuos que hayan desempeñado los cargos de Ministros de 
Estado, Agentes Diplomáticos, Intendente, Gobernador ó Municipal». 

Por tanto, etc. — Domingo Ssnta María.— José Manuel Balmaceda. 



DE LOS CHILENOS 



territorio extranjero, por el solo hecho de avecindarse en 
Chile. — Los hijos de chilenos nacidos en territorio extran- 
jero, hallándose el padre en actual servicio de la Repú- 
blica, son chilenos aún para los efectos en que las leyes 
fundamentales, ó cualesquiera otras, requieran nacimiento 
en el territorio chileno. 

3.° Los extranjeros que habiendo residido un año en la 
República, declaren ante la Miáiicipalidad del territorio 
en que residen su deseo de avecindarse en Chile y solici- 
ten carta de ciudadanía ' . 

4.° Los que obtengan especial gracia de naturalización 
por el Congreso. 

Art. 7.° 

A la Municipalidad del departamento de la residencia 
de los individuos que no hayan nacido en Chile, corres- 
ponde declarar si están ó no en el caso de obtener natu- 
ralización con arreglo al inciso 3.° del artículo anterior. 
En vista de la declaración favorable de la Municipalidad 
respectiva, el Presidente de la República expedirá la co- 
rrespondiente carta de naturaleza 2 . 

Art. 8.° 

Son ciudadanos activos con derecho de sufragio — los 
chilenos que habiendo cumplido veinticinco años, si son 
solteros, y veintiuno, si son casados, y sabiendo leer y 
escribir tengan alguno de los siguientes requisitos. 

i.° Una propiedad inmoble, ó un capital invertido en 



(1) El primitivo niim. 3.° de este artículo fué reformado por ley de 13 de 
agosto de 1874. Decía así: 

3.° Los extranjeros que profesando alguna ciencia, arte ó industria, ó poseyen- 
do alguna propiedad raíz ó capital en giro, declaren ante la Municipalidad del 
territorio en que residan, su intención de avecindarse en Chile, y hayan cumplido 
diez años de residencia en el territorio de la República. Bastarán seis años de re- 
sidencia, si son casados y tienen familia en Chile; y tres años si son casados con 
chilena. 

(2) Art. 7.° reformado por la ley precitada: 

«Al Senado corresponde declarar respecto dG los que no hayan nacido cu el terri- 
torio chileno, si están ó no, en el caso de obtener naturalización con arreglo al ar- 
tículo anterior, y el Presidente de la República expedirá á consecuencia la corres- 
pondiente carta de naturaleza». 



CONSTITUCIÓN POLÍTICA 



alguna especie de giro ó industria. El valor de la propie- 
dad inmoble, ó del capital, se fijará para cada provincia 
de diez en diez años por una ley especial. 

2.° El ejercicio de una industria ó arte, ó el goce de 
uia empleo, renta ó usufructo, cuyos emolumentos ó pro- 
ductos guarden proporción con la propiedad inmoble, ó 
capital de que se habla en el número anterior : . 

Art. 9.° 

Nadie podrá gozar del derecho de sufragio sin estar 
inscrito en el registro de electores de la Municipalidad á 
que pertenezca, y sin tener en su poder el boleto de cali- 
ficación tres meses antes de las elecciones. 

Art. 10 

Se suspende la calidad de ciudadano activo con dere- 
cho de sufragio — 

1.° Por ineptitud física ó moral que impida obrar libre 
y reflexivamente. 

2.° Por la condición de sirviente doméstico. 

3.° (Suprimido por ley de 13 de agosto de 1874) 2 - 

4.° Por hallarse procesado como reo de delito que me- 
rezca pena aflictiva ó infamante 3 . 



Art. 11 

Se pierde la ciudadanía — 

1.° Por condena á pena aflictiva ó infamante. 

2.° Por quiebra fraudulenta. 

3.° Por naturalización en país extranjero. 

4.° Por admitir empleos, funciones, distinciones ó pen- 
siones de un Gobierno extranjero sin especial permiso del 
Congreso. 

5.° (Suprimido por ley de 13 de agosto de 1874-) *■ 



(1) Ley de elecciones vigente, art. 39, inc. último: «Se presume de derecho 
que el que sabe leer y escribir tiene la renta que requiere la ley». 

(2) Núm, 3.° Por la calidad de deudor al Fisco constituido en mora. 

(3) Las penas infamantes han sido suprimidas por el Código Penal. 

(4) Núm. 5.° Por haber residido en país extranjero mas de diez años sin per- 
miso del Presidente de la República. 



DERECHO PUBLICO DE CHILE 



Los que por una de las causas mencionadas en este ar- 
tículo hubieren perdido la calidad de ciudadanos, podrán 
impetrar rehabilitación del Senado. 

CAPÍTULO V 

DERECHO PÚBLICO DE CHILE 

Art. 12 

La Constitución asegura á todos los habitantes de la 
República — 

1.° La igualdad ante la ley. En Chile no hay clase pri- 
vilegiada. 

2.° La admisión á todos los empleos y funciones públi- 
cas, sin otras condiciones que las que impongan las leyes. 

3.° La igual repartición de los impuestos y contribucio- 
nes á proporción de los haberes, y la igual repartición de 
las demás cargas públicas. Una ley particular determina- 
rá el método de reclutas y reemplazos para las fuerzas de 
mar y tierra, 

4.° La libertad de permanecer en cualquiera punto de la 
República, trasladarse de uno á otro, ó salir de su terri- 
torio, guardándose los reglamentos de policía, y salvo 
siempre el perjuicio de tercero; sin que nadie pueda ser 
preso, detenido ó desterrado, sino en la forma determinada 
por las leyes. 

5.° La inviolabilidad de todas las propiedades, sin dis- 
tinción de las que pertenezcan á particulares ó comunida- 
des, y sin que nadie pueda ser privado de la de su dominio, 
ni de una parte de ella, por pequeña que sea, ó del derecho 
que á ella tuviere, sino en virtud de sentencia judicial; 
salvo el caso en que la utilidad del Estado, calificada por 
una ley, exija el uso ó enajenación de alguna; lo que ten- 
drá lugar dándose previamente al dueño la indemnización 
que se ajustare con él, ó se avaluare á juicio de hombres 
buenos. 

6.° El derecho de reunirse sin permiso previo y sin 
armas. 

Las reuniones que se tengan en las plazas, calles y otros 



10 CONSTITUCIÓN POLÍTICA 



lugares de uso público, serán siempre regidas por las dis- 
posiciones de policía. 

El derecho de asociarse sin permiso previo. 

El derecho de presentar peticiones á la autoridad cons- 
tituida sobre cualquier asunto de interés público ó privado, 
no tiene otra limitación que la de proceder en su ejercicio 
en términos respetuosos y convenientes. 

La libertad de enseñanza ] . 

7.° La libertad de publicar sus opiniones por la impren- 
ta, sin censura previa, y el derecho de no poder ser con- 
denado por el abuso de esta libertad, sino en virtud de un 
juicio en que se califique previamente el abuso por jurados, 
y se siga y sentencie la causa con arreglo a la ley. 

CAPÍTULO VI 

DEL CONGRESO NACIONAL 

Art. 13 

El poder legislativo reside en el Congreso Nacional 
compuesto de dos Cámaras, una de Diputados y otra de 
Senadores. 

Art. 14 

Los Diputados y Senadores son inviolables por las opi- 
niones que manifiesten y votos que emitan en el desem- 
¡)eño de sus cargos. 

Art. 15 

Ningún Senador ó Diputado, desde el día de su elección, 
podrá ser acusado, perseguido ó arrestado, salvo en el caso 
de delito in-fraganti, si la Cámara á que pertenece no 
autoriza previamente la acusación declarando haber lugar 
á formación de causa. 



(1) La ley de 13 de agesto de 1874 reformó el primitivo núm. C." que decía así: 

6." El derecho de presentir peticiones á todas las autoridades constituidas, ya 
sea por motivos de interés general del Estado, ó de interés individual, procediendo 
legal y respetuosamente. ■ 



DE LA CÁMARA DE DIPUTADOS 11 



Art. 16 

Ningún Diputado ó Senador será acusado desde el día 
de su elección, sino ante su respectiva Cámara, ó ante la 
Comisión Conservadora, si aquélla estuviere en receso. Si 
se declara haber lugar á formación de causa, queda el acu- 
sado suspendido de sus funciones legislativas y sujeto al 
juez competente. 

Art. 17 

En caso de ser arrestado algún Diputado ó Senador por 
delito in-fraganti, será puesto inmediatamente á disposición 
de la Cámara respectiva ó de la Comisión Conservadora, 
con la información sumaria. La Cámara ó la Comisión, 
procederá entonces conforme á lo dispuesto en la segunda 
parte del artículo precedente. 

DE LA CÁMARA DE DIPUTADOS 

Art, 18 

La Cámara de Diputados se compone de miembros ele- 
gidos por los departamentos en votación directa, y en la 
forma que determinare la ley de elecciones. 

Art. 19 

Se elegirá un Diputado por cada veinte mil almas, y 
por una fracción que no baje de doce mil. 

También se elegirán Diputados suplentes en el número 
que fije la ley. l 

Art. 20 

La Cámara de Diputados se renovará en su totalidad 
cada tres años. 



(1) El art. 10 primitivo reformado por ley de agosto 13 de 1874, era 



sigue: 



Se elegirá un Diputado por cada veinte mil almas, y por una fracción que no 
baje de diez mil. 



12 CONSTITUCIO-V POLÍTICA 



Art. 21 

Para ser elegido Diputado se necesita — 
1.° Estar en posesión de los derechos de ciudadano 
elector. 

2.° Una renta de quinientos pesos, á lo menos. 

Art. 22 

Los Diputados son reelegibles indefinidamente. 

Art. 23 

No pueden ser elegidos Diputados los siguientes indi- 
viduos: 

Los eclesiásticos regulares; 

Los párrocos y vice-párrocos; 

Los jueces letrados de primera instancia; 

Los Intendentes de provincias y Gobernadores de de- 
partamentos; 

Los chilenos á que se refiere el inciso 3.° del artículo 
6.°, si no hubieren estado en posesión de su carta de na- 
turalización á lo menos cinco años antes de su elección. 

Pueden ser elegidos, pero deben optar entre el cargo 
de Diputado y sus respectivos empleos: 

Los empleados con residencia fuera del lugar de las se- 
siones del Congreso. 

Todo Diputado que, desde el momento de su elección, 
acepte empleo retribuido de nombramiento exclusivo del 
Presidente de la República, cesará en su representación, 
salvo la excepción consignada en el artículo 90 de esta 
Constitución l . 



(1) La misma ley reformó el artículo que lleva este número en la Constitución 
primitiva. Helo aquí: 

Art. 23. No pueden ser "Diputados los eclesiásticos regulares; ni los eclesiásti- 
cos seculares que tengan cura de almas; ni los jueces letrados de primera instan- 
cia; ni los Intendentes y Gobernadores por la provincia ó departamento que man- 
den; ni los individuos que no hayan nacido en Cliile, si no han estado en posesión 
de su carta de naturaleza, á lo menos seis años antes de su elección. 



DE LA CÁMARA DE SENADORES 13 

DE LA CÁMARA DE SENADORES 

Art. 24 

El Senado se compone de miembros elegidos en vota- 
ción directa por provincias, correspondiendo á cada una 



Leyes de incompatibilidades. — Santiago, 7 de julio de 18S4. — Por cuanto, etc. 

Artículo único. — Para los efectos de lo dispuesto en el inciso final del artículo 
23 de la Constitución, 
Se declara: 

1." Que no son empleos de nombramiento exclusivo del Presidente de la Repú- 
blica los que se proveen con el acuerdo ó á propuesta de otros poderes constitu- 
cionales, ó en virtud de propuestas emanadas de algunas de las coi poraciones crea- 
das por las leyes á que se reiiere el artículo 2.° de las antiguas disposiciones 
transitorias de la Constitución; 

2.° Que son empleos retribuidos de nombran" iento exclusivo del Presidente de 
la República, todos los demás que le corresponde proveer, cualesquiera que sean 
la naturaleza del cargo, la forma en que se satisfaga la retribución y la proceden- 
cia de ósta. 

I por cuanto, etc. — Domingo Santa María. — José Manuel Balmaceda. 

Santiago, 31 de agosto de 1880. — Por cuanto, etc. 

Art. 1." Se agregan al artículo 169 de la Ley de organización y atribuciones 
de los Tribunales, de 15 de octubre de 1875, los números siguientes: 

7.° Por la aceptación de todo cargo ó empleo administrativo conferido por el 
Presidente de la República, con excepción de los creados por la ley de instrucción 
secundaria y superior, del cargo de Consejero de Estado y de los empleos diplo 
maticos; 

8.° Por aceptar ó continuar desempeñando el cargo de Senador ó Diputado al 
Congreso Nacional ó el de Municipal, ya sea en calidad de propietario ó de su- 
plente; ^.^ 

9." Por la aceptación del cargo de Presidente de la República. 

Art. 2.° Las incompatibilidades establecidas por la presente ley no son aplica- 
bles á los miembros del Congreso, mientras dure su mandato actual, ni á los jue- 
ces que al presente desempeñaren funciones administrativas, sino desde el 18 de 
septiembre de 1881 en adelante. 

Art. 3.° Los que hubiesen desempeñado los cargos de Presidente de la Repú- 
blica, Ministros de Estado, Intendente de provincia, Gobernadores de departa- 
mento ó Secretarios de Intendencia, no podrán ser nombrados miembros de los 
Tribunales Superiores de Justicia, Jueces Letrados, Fiscales, promotores fiscales, 
ni relatores, ya sea en propiedad, ya interinamente ó como suplentes, sino tres 
años después de haber cesado en el desempeño de sus funciones administrativas. 

Art. 4." Queda derogado el núm. 1.° del art. 171 de la citada ley de 15 de oc- 
tubre de 1875. 

Por tanto, etc. — Aníbal Pinto. — M. García de la Huerta. 

Ley de 15 de octubre de 1875. 

Art. 171. Las funciones del juez se suspenden: 

1.° Por la aceptación de un cargo de orden administrativo, si el nombramiento 
para este cargo se hiciese con la calidad de retener el juez su destino de tal; 

Si el nombramiento no llevare esta calidad y el juez lo aceptare, se entenderá 
que renuncia su destino de tal. 



14 CONSTITUCIÓN POLÍTICA 



elegir un Senador por cada tres Diputados y por una 
fracción de dos Diputados. 

Se elegirá en la misma forma un Senador suplente por 
cada provincia para que reemplace á los propietarios que 
á ella correspondan ] . 

Art 25 

Tanto los Senadores propietarios como los suplentes, 
permanecerán en el ejercicio de sus funciones por seis 
años, pudiendo ser reelegidos indefinidamente. 

Art. 26 

Los Senadores propietarios se renovarán cada tres años 
en la forma siguiente: 

Las provincias que elijan un número par de Senadores 
harán la renovación por mitad en la elección de cada 
trienio; 

Las que elijan un número impar, la harán en el primer 
trienio, dejando para el trienio siguiente, la del Senador 
impar que no se renovó en el anterior; 

Las que elijan un solo Senador, lo renovarán cada seis 
años, aplicándose esta misma regla á los Senadores su- 
plentes. 

Art. 27 

Cuando falleciere algún Senador ó se imposibilitare, 
por cualquier motivo, para desempeñar sus funciones, la 
provincia respectiva elegirá en la primera renovación otro 
que le subrogue por el tiempo que le faltare para llenar 
su período constitucional. 



(1) He aquí la letfa de los artículos 24, 25, 20 y 2/ de la Constitución primi- 
tiva reformados por ley de 13 de agosto de 1S74: 

Art. 24. El Senado se compone de veinte Senadores. 

Art. 25. Los Senadores son elegidos por electores especiales, que se nombran 
por departamentos en mímero triple del de Diputados al Congreso que correspon- 
de á cada uno, y en la forma que prevendrá la ley de elecciones. 

.Art. 26. Los electores deberán tener las calidades que se requieren para ser 
Diputados al Congreso. 

Art. 27- El día señalado por la ley se reunirán los electores en la capital de su 
respectiva provincia y sufragará cada uno por tantos individuos, cuantos Senado- 
res corresponda nombrar en aquel período. 



DE LA CÁMARA DE SENADORES 15 



Igual procedimiento se adoptará siempre que un Sena- 
dor se encuentre en alguno de los casos del artículo 23. 

Art. 28 

(Suprimido por la ley citada). 

Art. 29 

(Suprimido por la ley citada). 

Art. 30 

(Suprimido por la ley citada). 

Art. 31 
(Suprimido por la ley citada) 1 . 

Art 32 

Para ser Senador se necesita — ■ 
1.° Ciudadanía en ejercicio. 
2.° Treinta y seis años cumplidos. 
3." No haber sido condenado jamás por delito. 
4.° Una renta de dos mil pesos á lo menos. 
La condición exclusiva impuesta á los Diputados en el 
artículo 23 comprende también á los Senadores. 

Art. 33 

(Suprimido por la ley citada). 



(1) Artículos suprimidos: 

Art. 2S. Acto continuo se practicará el escrutinio, y so extenderán dos actas 
de su resultado, suscritas por los electores, las cuales se remitirán cerradas y sella- 
das, una al Cabildo de la capital de la misma provincia para que la deposite en 
su archivo, y otra á la Comisión Conservadora. 

Art. 29. La Comisión Conservadora pasará oportunamente todas las actas al 
Senado, para que el 15 de mayo inmediato, antes de la primera reunión ordinaria 
de las Cámaras, verifique el escrutinio general, ó haga la elección en caso nece- 
sario, y la comunique á los electos. 

Art. 30. Los individuos que por el resultado de la votación general obtuvieren 
mayoría absoluta serán proclamados Senadores. 

Art. 31. No resultando mayoría absoluta, el Senado rectificará la elección, 
guardando las reglas establecidas en los artículos GS, 00, 70, 71, 72 y 73. 



1G CONSTITUCIÓN* POLÍTICA 



Art. 34 

( Suprimido por la ley citada). 

Art. 35 

( Suprimido por la ley citada,) -. 

ATRIBUCIONES DEL CONGRESO, Y ESPECIALES 
DE CADA CÁMARA 

Art. 36 

Son atribuciones exclusivas del Congreso: 

1. a Aprobar ó reprobar anualmente la cuenta de la in- 
versión de los fondos destinados para los gastos de la admi- 
nistración pública que debe presentar el Gobierno. 2 

2. a Aprobar ó reprobar la declaración de guerra á pro- 
puesta del Presidente de la República. 

3. a Declarar, cuando el Presidente de la República hace 
dimisión de su cargo, si los motivos en que la funda, le 
imposibilitan, ó no, para su ejercicio, y en su consecuencia 
admitirla ó desecharla. 

4. a Declarar, cuando en los casos de los artículos 74 y 
78 hubiere lugar á duda, si el impedimento que priva al 
Presidente del ejercicio de sus funciones, es de tal natu- 
raleza que deba procederse á nueva elección. 

5. a Hacer el escrutinio, y rectificar la elección de Pre- 
sidente de la República conforme á los artículos 67, 68, 
69, 70, 71, 72 y 73. 

6. a Dictar leyes excepcionales y de duración transitoria 
que no podrá exceder de un año, para restringir la liber- 



(1 ) Art. 33. El Senado se renovara por tercias partes, eligiéndose en los dos 
primeros trienios siete Senadores, y seis en el tercero. 

Art. 34. Los Senadores permanecerán en el ejercicio de sus funciones por nue- 
ve años, y podrán ser reelegidos indefinidamente. 

Art. 35. Cuando falleciere algún Senador ó se imposibilitare por cualquiera 
motivo para desempeñar sus funciones, se elegirá en la primera renovación otro 
que le subrogue por el tiempo que le faltase para llenar su período constitucional. 

(2) Véase la ley de 16 de septiembre de 1884 sobre esta materia, publicada 
en esta recopilación, 



ATRIBUCIONES DEL CONGRESO I ESPECIALES DE CADA CÁMARA 17 

tad personal y la libertad de imprenta, y ¡Jara suspender 
ó restringir el ejercicio de la libertad de reunión, cuando 
lo reclamare la necesidad imperiosa de la defensa del Es- 
tado, de la conservación del régimen constitucional ó de la 
paz interior. 

Si dichas leyes señalaren penas, su aplicación se hará 
siempre por los tribunales establecidos. 

Fuera de los casos prescritos en este inciso, ninguna ley 
podrá dictarse para suspender ó restringir las libertades ó 
derechos que asegura el artículo 12. l 

Art. 37 

Sólo en virtud de una ley se puede: 

1.° Imponer contribuciones de cualesquiera clase ó na- 
turaleza, suprimir las existentes, y determinar en caso 
necesario su repartimiento entre las provincias ó depar- 
tamentos. 2 

2.° Fijar anualmente los gastos de la administración 
pública. 

3.° Fijar igualmente en cada año las fuerzas de mar y 
tierra que han de mantenerse en pié en tiempo de paz ó 
de guerra. 

Las contribuciones se decretan j)or solo el tiempo de 
dieziocho meses, 3 y las fuerzas de mar y tierra se fijan 
sólo por igual término. 

4.° Contraer deudas, reconocer las contraidas hasta el 
día, y designar fondos para cubrirlas. 

5.° Crear nuevas provincias ó departamentos; arre- 
glar sus límites; habilitar puertos mayores, y establecer 
aduanas. 

6.° Fijar el peso, ley, valor, tipo y denominación de las 
monedas; y arreglar el sistema de pesos y medidas. 



(1) La ley de 2-1 de octubre de 1874 reformó el artículo primitivo, que de- 
cía así: 

G.' 1 Autorizar al Presidente de la República para que use de facultades extraor- 
dinarias, debiendo siempre señalarse expresamente las facultades que se le conce- 
den, y fijar un tiempo determinado á la duración de esta ley. 

('¿) Ley de 16 de septiembre de 1S84, ya citada. 

(3) Véase la ley constitucional de contribuciones inserta al fin de este libro. 

3-4 



18 CONSTITUCIÓN TOLÍTICA 



7.° Permitir la introducción de tropas extranjeras en el 
territorio de la República, determinando el tiempo de su 
permanencia en él. 

8.° Permitir que residan cuerpos del ejército perma- 
nente en el lugar de las sesiones del Congreso, y diez le- 
guas á su circunferencia. 

9.° Permitir la salida de tropas nacionales fuera del 
territorio de la República, señalando el tiempo de su re- 
greso. 

10. Crear ó suprimir empleos públicos; determinar ó 
modificar sus atribuciones; aumentar ó disminuir sus do- 
taciones; dar pensiones, y decretar honores públicos á los 
grandes servicios. 

11. Conceder indultos generales, ó amnistías. 

12. Señalar el lugar en que debe residir la Representa- 
ción Nacional y tener sus sesiones el Congreso. 

Art. 38 

Son atribuciones exclusivas de la Cámara ele Dipu- 
tados. — 

1. a Calificar las elecciones de sus miembros, conocer so 
bre los reclamos de nulidad que ocurran acerca de ellas, 1 
y admitir su dimisión, si los motivos en que la fundaren, 
fueren de tal naturaleza que los imposibilitaren física ó 
moralmente para el ejercicio de sus funciones. — Para ca- 
lificar los motivos deben concurrir las tres cuartas partes 
de los Diputados presentes. 

2. a Acusar ante el Senado, cuando hallare por conve- 
niente hacer efectiva la responsabilidad de los siguientes 
funcionarios — 

Á los Ministros del despacho, y á los Consejeros de 
Estado en la forma, y por los crímenes señalados en los 
artículos 92, 93, 94, 95, 96, 97 y 107. 

A los generales de un ejército ó armada por haber com- 
prometido gravemente la seguridad y el honor de la Na- 
ción; y en la misma forma que á los Ministros del despa- 
cho y Consejeros de Estado. 

(1) Véase el título IX déla ley electoral vigente. — ■ 



DE LA FORMACIÓN DE LAS LEYES 19 

A los miembros de la Comisión Conservadora por grave 
omisión en el cumplimiento del deber que le impone la 
parte 2. a del artículo 58. 

Á los Intendentes de las provincias por los crímenes de 
traición, sedición, infracción de la Constitución, malversa- 
ción de los fondos públicos y concusión. 

A los magistrados de los Tribunales superiores de jus- 
ticia por notable abandono de sus deberes. 

En los tres últimos casos la Cámara de Diputados de- 
clara primeramente si lia lugar ó no, á admitir la proposi- 
ción de acusación, y después, con intervalo de seis días, si 
ha lugar á la acusación, oyendo previamente el informe de 
una Comisión de cinco individuos de su seno elegida á la 
suerte. Si resultare la afirmativa nombrará dos Diputados 
que la formalicen y prosigan ante el Senado. 

Art. 39 

Son atribuciones de la Cámara de Senadores — 

1. a Calificar las elecciones de sus miembros; conocer en 
los reclamos de nulidad que se interpusieren acerca de 
ellas, * y admitir' su dimisión si los motivos en que la 
fundaren, fueren de tal naturaleza que los imposibilitaren 
física ó moralmente para el desempeño de estos cargos. — 
No podrán calificarse los motivos sin que concurran las 
tres cuartas partes de los Senadores presentes. 

2. a Juzgar á los funcionarios que acusare la Cámara de 
Diputados con arreglo á lo prevenido en los artículos 38 
y 98. 

3. a Aprobar las personas que el Presidente de la Re- 
pública presentare para los Arzobispados y Obispados. 

4. a Prestar ó negar su consentimiento á los actos del 
Gobierno en los casos en que la Constitución lo requiere. 

DE LA FORMACIÓN DE LAS LEYES 

Art. 40 

Las leyes pueden tener principio en el Senado ó en la 
Cámara de Diputados á proposición de uno de sus miem- 

(1) Véase el precitado título de la ley electoral. 



20 CONSTITUCIÓN TOLÍTICA 



bros, ó por mensaje que dirija el Presidente de la Repú- 
blica. — Las leyes sobre contribuciones de cualquier natu- 
raleza que sean, y sobre reclutamientos, sólo pueden tener 
principio en la Cámara de Diputados. Las leyes sobre 
amnistía sólo pueden tener principio en el Senado. 1 

Art. 41 

Aprobado un proyecto de ley en la Cámara de su ori- 
gen, pasará inmediatamente á la otra Cámara para su 
discusión y aprobación en el período de aquella sesión. 

Art. 42 

El proyecto de ley que fuere desechado en la Cámara 
de su origen, no podrá proponerse en ella hasta la sesión 
del año siguiente. 

Art. 43 

Aprobado un proyecto de ley por ambas Cámaras, será 
remitido al Presidente de la República, quien, si también 
lo aprueba, dispondrá su promulgación como ley. 

Art. 44 

Si el Presidente de la República desaprueba el proyec- 
to de ley, lo devolverá á la Cámara de su origen, haciendo 
las observaciones convenientes dentro del término de 
quince días. 

Art. 45 

Si el Presidente de la República devolviere el proyecto 
de ley desechándolo en el todo, se tendrá por no propues- 
to, ni se podrá proponer en la sesión de aquel año. 



(1) La última parte de este artículo decía así: 

«Las leyes sobre reforma de la Constitución y sobre amnistía sólo pueden tener 
principio en el Senado)). 

Fué reformida por ley de 12 d: Eiero de 1S32, que suprimió las palabras «so- 
bre reforma de la Constitución y». 



DE LA FORMACIÓN DE LAS LEYES 21 



Art. 46 

Si el Presidente de la República devolviere el proyecto 
de ley, corrigiéndolo ó modificándolo, se reconsiderará en 
una y otra Cámara, y si por ambas resultare aprobado, 
según ha sido remitido por el Presidente de la República, 
tendrá fuerza de ley, y se devolverá para su promulgación. 

Si no fueren aprobadas en ambas Cámaras las modifi- 
caciones y correcciones, se tendrá como no propuesto, ni 
se podrá proponer en la sesión de aquel año. 

Art. 47 

Si en alguna de las sesiones de los dos años siguientes 
se propusiere nuevamente, y aprobare por ambas Cáma- 
ras el mismo proyecto de ley, y pasado al Presidente de 
la República, lo devolviere desechándolo en el todo, las 
Cámaras volverán á tomarlo en consideración, y tendrá 
fuerza de ley, si cada una de ellas lo aprobare por una 
mayoría de las dos terceras partes de los miembros pre- 
sentes. Lo mismo sucederá si el Presidente lo devolviere 
modificándolo ó corrigiéndolo, y si cada Cámara lo apro- 
bare sin estas modificaciones ó correcciones por las mis- 
mas dos terceras partes de sus miembros presentes, 

Art. 48 

Si el proyecto de ley, una vez devuelto por el Presi- 
dente de la República, no se propusiere y aprobare por 
las Cámaras en los dos años inmediatos siguientes, cuando 
quiera que se proponga después, se tendrá como nuevo 
proyecto en cuanto á los efectos del artículo anterior. 

Art. 49 

Si el Presidente de la República no devolviere el pro- 
yecto de ley dentro de quince días contados desde la fe- 
cha de su remisión, se entenderá que lo aprueba y se pro- 
mulgará como ley. Si las Cámaras cerrasen sus sesiones 
antes de cumplirse los quince días en que ha de verificar- 



22 



CONSTITUCIÓN POLÍTICA 



se la devolución, el Presidente de la República la hará 
dentro de los seis primeros días de la sesión ordinaria del 
año siguiente. 

Art. 50 

El proyecto de ley que aprobado por una Cámara fuere 
desechado en su totalidad por la otra, volverá á la de su 
origen, donde se tomará nuevamente en consideración, y 
si fuere en ella aprobado por una mayoría de las dos ter- 
ceras partes de sus miembros presentes, pasará segunda 
vez á la Cámara que lo desechó, y no se entenderá que 
ésta lo reprueba, si no concurre para ello el voto de las 
dos terceras partes de sus miembros presentes. 

Art. 51 

El proyecto de ley que fuere adicionado ó corregido 
por la Cámara revisora, volverá á la de su origen; y si en 
ésta fueren aprobadas las adiciones ó correcciones por la 
mayoría absoluta de sus miembros presentes, pasará al 
Presidente de la República, 

Pero si las adiciones ó correcciones fuesen reprobadas, 
volverá el proyecto segunda vez á la Cámara revisora; 
donde, si fuesen nuevamente aprobadas las adiciones ó 
correcciones por una mayoría de las dos terceras partes 
de sus miembros presentes, volverá el proyecto á la otra 
Cámara, y no se entenderá que ésta reprueba las adicio- 
nes ó correcciones, si no concurre para ello el voto de las 
dos terceras partes de los miembros presentes. 

DE LAS SESIONES DEL CONGRESO 

Art. 52 

El Congreso abrirá sus sesiones ordinarias el día 1.° de 
junio de cada año, y las cerrará el 1.° de septiembre. 

Art. 53 

Convocado extraordinariamente el Congreso se ocupa- 
rá en los negocios que hubieren motivado la convocatoria 
con exclusión de todo otro. 



DE LA COMISIÓN CONSERVADORA 23 



Art. 54 

La Cámara de Senadores no podrá entrar en sesión ni 
continuar en ella sin la concurrencia de la tercera parte 
de sus miembros, ni la Cámara de Diputados sin la de la 
cuarta parte de los suyos. l 

Art. 55 

Si el día señalado por la Constitución para abrir las 
sesiones ordinarias, se hallase el Congreso en sesiones ex- 
traordinarias, cesarán éstas, y continuará tratando en se- 
siones ordinarias de los negocios para que había sido con- 
vocado. 

Art. 56 

El Senado y la Cámara de Diputados abrirán y cerra- 
rán sus sesiones ordinarias y extraordinarias á un mismo 
tiempo. El Senado, sin embargo, puede reunirse sin pre- 
sencia de la Cámara de Diputados para el ejercicio de las 
funciones judiciales que disponen los artículos 29, 30 y 
31, y la parte segunda del art. 39. 2 

La Cámara de Diputados continuará sus sesiones sin 
presencia del Senado, si concluido el período ordinario 
hubieren quedado pendientes algunas acusaciones contra 
los funcionarios que designa la parte segunda del artícu- 
lo 38, con el exclusivo ubjeto de declarar si ha lugar, ó no, 
á la acusación. 

DE LA COMISIÓN CONSERVADORA 

Art. 57 

Antes de cerrar el Congreso sus sesiones ordinarias, 
elegirá todos los años cada Cámara siete de sus miembros 



(1) Artículo primitivo reformado por la ley de 25 de septiembre de 1873: 

Alt. 54. Ninguna de las Cámaras puede entrar en sesión sin la concurrencia de 
la mayoría absoluta de los miembros de que debe componerse. 

(2) Suprimidos los artículos 29, 30 y 31, debe reputarse suprimida de hecho 
la referencia ^ue á ellos hace el 5B. 



24 CONSTITUCIÓN POLÍTICA 



que compongan la Comisión Conservadora, la cual for- 
mará un solo cuerpo y cuyas funciones expiran de hecho 
el día 31 de mayo siguiente. 1 

Art. 58 

La Comisión Conservadora, en representación del Con- 
greso, ejerce la supervigilancia que á éste pertenece, so- 
bre todos los ramos de la administración pública. 

Le corresponde, en consecuencia: 

1.° Velar por la observancia de la Constitución y de 
las leyes, y prestar ¡protección á las garantías individuales; 

2.° Dirigir al Presidente de la República las represen- 
taciones conducentes á los objetos indicados, y reiterarlas 
por segunda vez, si no hubieren bastado las primeras. 

Cuando las representaciones tuvieren por fundamento 
abusos ó atentados cometidos por autoridades que depen- 
dan del Presidente de la República, y éste no tomare las 
medidas que estén en sus facultades para poner término 
al abuso y para el castigo del funcionario culpable, se 
entenderá que el Presidente de la República y el Minis- 
tro del ramo respectivo, aceptan la responsabilidad de los 
actos de la autoridad subalterna, como si se hubiesen eje- 
cutado por su orden ó con su consentimiento; 

3.° Prestar ó rehusar su consentimiento á los actos del 
Presidente de la República á que, según lo prevenido en 
esta Constitución, debe proceder de acuerdo con la Co ■ 
misión Conservadora; 

4.° Pedir al Presidente de la República que convoqu3 
extraordinariamente al Congreso cuando, á su juicio, lo 
exigieren circunstancias extraordinarias y excepcionales; 



(1) Este artículo y el siguiente han reemplazado á los primitivos, reformados 
por ley de 24 de octubre de 1874: 

Art. 57. El día antes de cerrar el Congreso sus sesiones ordinarias elegirá el 
Senado siete senadores que hasta la siguiente reunión ordinaria del Congreso 
compongan la Comisión conservadora. 

Art. 58. Son deberes de la Comisión conservadora: 

1 ." Velar sobre la observancia de la Constitución y de las leyes; 

2.° Dirigir al Presidente de la República las representaciones convenientes á 
este efecto; y no bastando las primeras, las reiterará segunda vez, de cuya omi- 
sión será responsable al Congreso; 

3 " Prestar ó rehusar su consentimiento á todos los actos en que el Presidente 
de la República lo pidiere, según lo prevenido en esta Constitución. 



DEL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA 25 

5.° Dar cuenta al Congreso en su primera reunión, de 
las medidas que hubiere tomado en desempeño de su 
cargo. 

La Comisión es responsable al Congreso de su omisión 
en el cumplimiento de los deberes que los incisos prece- 
dentes le imponen. 

CAPÍTULO VII 

DEL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA 

Art. 59 

Un ciudadano con el título de Presidente de la Repú- 
blica de Chile administra el Estado, y es el Jefe Supremo 
de la Nación. 

Art. 60 

Para ser Presidente de la República se requiere: 
1.° Haber nacido en el territorio de Chile; 
2.° Tener las calidades necesarias para ser miembro de 
la Cámara de Diputados; 

3.° Treinta años de edad, á lo menos. 

Art. 61 

El Presidente de la República durará en el ejercicio 
de sus funciones por el término de cinco años; y no podrá 
ser reelegido para el período siguiente. ' 

Art. 62 

Para poder ser elegido segunda ó más veces deberá 
siempre mediar entre cada elección el espacio de un pe- 
ríodo. 



(1) La ley de S de agosto de 1S71 reformó los primitivos artículos Gl y G2. He- 
los aquí: 

Art. 61. Las funciones del Presidente de la República durarán por cinco años; 
y podrá ser reelegido para el período siguiente. 

Alt. ti2. Para ser elegido tercera vez, deberá mediar entre esta y la segunda 
elección el espacio de cinco años. 



26 C0NST1TÜCIÓ.V POLÍTICA 



An. 63 

El Presidente de la República será elegido por electo- 
res que los pueblos nombrarán en votación directa. Su 
número será triple del total de Diputados que correspon- 
da á cada departamento. 

Art. 64 

El nombramiento de electores se hará por departamen- 
tos el día 25 de junio del año en que expire la presidencia. 
Las calidades de los electores son las mismas que se re- 
quieren para ser Diputado. 

Art. 65 

Los electores reunidos el día 25 de julio del año en que 
expire la presidencia, procederán á la elección de Presiden- 
te, conforme á la ley general de elecciones. 

Art. 66 

Las mesas electorales formarán dos listas de todos los 
individuos que resultaren elegidos, y después de firmadas 
por todos los electores, las remitirán cerradas y selladas, 
una al Cabildo de la capital de la provincia, en cuyo ar- 
chivo quedará depositada y cerrada, y la otra al Senado 
que la mantendrá del mismo modo hasta el día 30 de 
agosto. 

Art. 67 

Llegado este día se abrirán y leerán dichas listas en se- 
sión pública de las dos Cámaras reunidas en la sala del 
Senado, haciendo de presidente el que lo sea de este cuer- 
po, y se procederá al escrutinio, y en caso necesario á rec- 
tificar la elección. * 



(1) Ley de 28 de agosto de 1 Sol, interpretativa de este artículo: 

Por cuanto, etc. 

Artículo único. — El día ."0 de agosto designarlo por el art. 67 de la Constitu- 
ción para hacer el escrutinio ó rectiScación de la elección de Presidente de la Re- 



DEL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA 



Art. 68 

El que hubiere reunido mayoría absoluta de votos será 
proclamado Presidente ele la República. 

Art. 69 

En el caso de que por dividirse la votación no hubiere 
mayoría absoluta, elegirá el Congreso entre las dos perso- 
nas que hubieren obtenido mayor número de sufragios. 

Art. 70 

Si la primera mayoría que resultare hubiere cabido á 
más de dos personas, elegirá el Congreso entre todas 
éstas. 

Art. 71 

Si la primera mayoría de votos hubiere cabido á una 
sola persona, y la segunda á dos ó más, elegirá el Congre- 
so entre todas las personas que hayan obtenido la prime- 
ra y segunda mayoría. 

Art. 72 

Esta elección se haná á pluralidad absoluta de sufra- 
gios, y por votación secreta. Si verificada la primera vo- 
tación no resultare mayoría absoluta, se hará segunda vez 
contrayéndose la votación á las dos personas que en la 
primera hubiesen obtenido mayor número de sufragios. 
En caso de empate, se repetirá la votación, y si resultare 
nuevo empate, decidirá el presidente del Senado. 



pública, no es señalado como término fatal. Si no pudiese practicarse en este día 
porque circunstancias imprevistas lo impidiesen ó porque no se hubiese reunido 
el número necesario de miembros de cada una de las Cámaras, se practicará en 
otro día, tan pronto como se allane la dificultad ó impedimento que ha precisado 
á postergar ?1 acto. 

El Presidente de la República prorrogará para este objeto las sesiones del Con- 
greso 6 lo convocará extraordinariamente. 

Por tanto, etc, — Manuel Bulnes. — Antonio Varas, 



28 CONSTITUCIÓN POLÍTICA 



Art. 73 

No podrá hacerse el escrutinio, ni la rectificación de 
estas elecciones, sin que estén presentes las tres cuartas 
partes del total de los miembros de cada una de las Cá- 
maras. ] 

Art. 74 

Cuando el Presidente de la República mandare perso- 
nalmente la fuerza armada ó cuando por enfermedad, au- 
sencia del territorio de la República ú otro grave motivo 
no pudiere ejercitar su cargo, le subrogará el Ministro 
del despacho del Interior con el título de Vice-Presidente 
de la República. Si el impedimento del Presidente fuese 
temporal, continuará subrogándole el Ministro hasta que 
el Presidente se halle en estado de desempeñar sus fun- 
ciones. En los casos de muerte, declaración de haber lugar 
á su renuncia, ú otra clase de imposibilidad absoluta, ó 
que no pudiere cesar antes de cumplirse el tiempo que 
falta á los cinco años de su duración constitucional, el Mi- 
nistro Vice-Presidente, en los primeros diez días de su 
gobierno expedirá las órdenes convenientes para que se 
proceda á nueva elección de Presidente en la forma pre- 
venida por la Constitución. 

Art. 75 

A falta del Ministro del despacho del Interior subro- 
gará al Presidente el Ministro del despacho mas antiguo, 
y á falta de los Ministros del despacho, el Consejero de 
Estado mas antiguo, que no fuere eclesiástico. 



(1) Ley do 4 de julio de 187S para computar fracciones en una votación ú otros 
casos: 

Por cuanto, etc. 

Art. 1." Siempre que, según lo dispuesto por la Constitución ó en las leyes, se 
necesitaren el tercio ó los dos tercios, la cuarta ó las tres cuartas partes del nú- 
mero de miembros de una corporación para funcionar, ó resolver, y el número de 
personas de que conste ó que en casos determinados la compongan, no admitiere 
división exacta por tres ó por cuatro respectivamente, sií observará la siguiente 
regla: la fracción que resulte, después de practicada la correspondiente operación 



DEL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA 29 



Art. 76 

El Presidente de la República no puede salir del terri- 
torio del Estado durante el tiempo de su gobierno, ó un 
año después de haber concluido, sin acuerdo del Congreso. 

Art. 77 

El Presidente de la República cesará el mismo día en 
que se completen los cinco años que debe durar en el ejer- 
cicio de sus funciones, y le sucederá el nuevamente electo. 

Art. 78 

Si éste se hallare impedido para tomar posesión de la 
Presidencia, le subrogará mientras tanto el Consejero de 
Estado más antiguo; pero si el impedimento del Presiden- 
te electo fuere absoluto ó debiere durar indefinidamente, 
ó por más tiempo del señalado al ejercicio de la presiden- 
cia, se hará nueva elección en la forma constitucional 
subrogándole mientras tanto el mismo Consejero de Esta- 
do más antiguo que no sea eclesiástico. 

Art. 79 

Cuando en los casos de los artículos 74 y 78 hubiere de 
procederse á la elección de Presidente de la República 
fuera de la época constitucional; dada la orden para que 
se elijan los electores en un mismo día, se guardará entre 
la elección de éstos, la del Presidente y el escrutinio, ó 
rectificación que deben verificar las Cámaras, el mismo 
intervalo de días y las mismas formas que disponen los 
artículos 65 y siguientes hasta el 73 inclusive. 



aritmética para tomar el tercio ó los dos tercios, la cuarta ú las tres cuartas par- 
tes, se considerará como un entero y se apreciará como uno en el cómputo, si fuere 
superior á un medio, y si fuere igual ó superior, se despreciará. — Así, la tercera 
parte de siete será dos, y los dos tercios cinco; la cuarta parte de once será tres y 
las tres cuartas partes ocho. 

Art. 2.° La misma regla se aplicará cuando las leyes exijan cualquiera otra 
parta proporcional de los miembros ó de los votos de una corporación para que 
pueda funcionar ó celebrar acuerdos, y el número de miembros no admitiere divi- 
sión exacta por la cifra que sirva de base á esa proporción. 

Art. 3." Se deroga la ley de 8 de octubre de 1SÓ2. 

Y por cuanto, etc. — Aníbal Pinto. — Vicente Reyes. 



30 CONSTITUCIÓN POLÍTICA 



Art. 80 

El Presidente electo, al tomar posesión del cargo, pres- 
tará en manos del Presidente del Senado, reunidas ambas 
Cámaras en la Sala del Senado, el juramento siguiente: 

Yo N. N. juro por Dios nuestro Señor y estos santos 
evangelios que desempeñaré fielmente el cargo de Presidente 
de la República; que observaré y protegeré la Religión Ca- 
tólica, Apostólica, Romana; que conservaré la integridad 
é independencia de la República, y que guardaré y haré 
guardar la Constitución y las leyes. Así Dios me ayude, y 
sea en mi defensa, y si no, me lo demande. 

Art. 81 

Al Presidente de la República está confiada la admi- 
nistración y gobierno del Estado; y su autoridad se extien- 
de á todo cuanto tiene por objeto la conservación del orden 
público en el interior, y la seguridad exterior de la Repú- 
blica, guardando y haciendo guardar la Constitución y las 
leyes. 

Art. 82 

Son atribuciones especiales del Presidente — 

1. a Concurrir á la formación de las leyes con arreglo á 
la Constitución; sancionarlas y promulgarlas. 

2. a Expedir los decretos, reglamentos ó instrucciones 
que crea convenientes para la ejecución de las leyes. 

3. a Velar por la conducta ministerial de los jueces y 
demás empleados del orden judicial, pudiendo, al efecto, 
requerir al ministerio público para que reclame medidas 
disciplinarias del tribunal competente, ó para que, si hu- 
biere mérito bastante, entable la correspondiente acu- 
sación. 1 



(1) Las atribuciones 3. a y 6." primitivas fueron reformadas por ley de 24 de 
octubre de 1874. — Decían así: 

3." Velar sobre la pronta y cumplida administración de justicia, y sobre la con- 
ducta ministerial de los jueces. 

6.' L Nombrar y remover á su voluntad ¡í los Ministros del despacho y oficiales 
de sus secretarías; á los Consejeros de Estado; d los Ministros diplomáticos; a los 
Cónsules y demás agentes exteriores, y á ios Intendentes de provincia y Gober- 
nadores de plaza. 



DEL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA 31 



4. a Prorrogar las sesiones ordinarias del Congreso hasta 
cincuenta días. 

5. a Convocarlo á sesiones extraordinarias, con acuerdo 
del Consejo de Estado. 

6. a Nombrar y remover á su voluntad á los Ministros 
del Despacho y oficiales de sus secretarías, á los Conseje- 
ros de Estado de su elección, á los Ministros diplomáticos, 
á los Cónsules y demás agentes exteriores, á los Intenden- 
tes de provincia y á los Gobernadores de plaza. 

7. a Nombrar los magistrados de los Tribunales superio- 
res de justicia, y los jueces letrados de primera instancia 
á propuesta del Consejo de Estado, conforme á la parte 
2. a del artículo 104. 

g a Presentar para los Arzobispados, Obispados, digni- 
dades y prebendas de las Iglesias catedrales, á propuesta 
en terna del Consejo de Estado. — La persona en quien re- 
cayere la elección del Presidente para Arzobispo ú Obispo, 
debe además obtener la aprobación del Senado. 

9. a Proveer los demás empleos civiles y militares, pro- 
cediendo con acuerdo del Senado, y en el receso de éste, 
con el de la Comisión Conservadora, para conferir los 
empleos ó grados de coroneles, capitanes de navio, y demás 
oficiales superiores del ejército y armada. — En el campo 
de batalla jjodrá conferir estos empleos militares superio- 
res por sí solo. 

10. a Destituir á los empleados por ineptitud, ú otro mo- 
tivo que haga inútil ó-,perjudicial su servicio; pero con 
acuerdo del Senado, y en su receso con el de la Comisión 
Conservadora, si son jefes de oficinas ó empleados supe- 
riores; y con informe del respectivo jefe, si son empleados 
subalternos. 

11. a Conceder jubilaciones, retiros, licencias y goce de 
montepío con arreglo á las leyes. * 

12. a Cuidar de la recaudación de las rentas públicas, y 
decretar su inversión con arreglo á la ley. 

13. a Ejercer las atribuciones del patronato respecto de 
las iglesias, beneficios y personas eclesiásticas, con arreglo 
á las leyes. 

O) Regístrense por el índice las leyes de jubilación, retiros, licencias y monte- 
pío insertas en esta recopilación. 



32 CONSTITUCIÓN' POLÍTICA 



14. a Conceder el pase, ó retener los decretos conciliares, 
bulas pontificias, breves y rescriptos con acuerdo del Con- 
sejo de Estado; pero si contuviesen disposiciones gene- 
rales sólo podrá concederse el pase ó retenerse por medio 
de una ley. 

15. a Conceder indultos particulares con acuerdo del 
Consejo de Estado. — Los Ministros, Consejeros de Esta- 
do, miembros de la Comisión Conservadora, Generales en 
jefe, é Intendentes de provincia, acusados por la Cámara 
de Diputados, y juzgados por el Senado, no pueden ser 
indultados sino por ePCongreso. 

16. a Disponer de la fuerza de mar y tierra, organizaría 
y distribuirla, según lo hallare por conveniente. 

17. a Mandar personalmente las fuerzas de mar y tierra, 
con acuerdo del Senado, y en su receso con el de la Co- 
misión Conservadora. En este caso, el Presidente de la 
República podrá residir en cualquiera parte del territorio 
ocupado por las armas chilenas. 

18. a Declarar la guerra con previa aprobación del Con- 
greso, y conceder patentes de corso y letras de represalia, 

19. a Mantener las relaciones políticas con las potencias 
extranjeras, recibir sus Ministros, admitir sus cónsules, 
conducir las negociaciones, hacer las estipulaciones preli- 
minares, concluir y firmar todos los tratados de paz, de 
alianza, de tregua, de neutralidad, de comercio, concorda- 
tos y otras convenciones. Los tratados, antes de su rati- 
ficación, se presentarán á la aprobación del Congreso. 
Las discusiones y deliberaciones sobre estos objetos serán 
secretas, si así lo exige el Presidente de la República. 

20. a Declarar en estado de sitio uno ó varios puntos de 
la República en caso de ataque exterior, con acuerdo del 
Consejo de Estado, y por un determinado tiempo. 

En caso de conmoción interior, la declaración de ba- 
ilarse uno ó varios puntos en estado de sitio, corresponde 
al Congreso; pero si éste no se hallare reunido, puede el 
Presidente hacerla con acuerdo del Consejo de Estado, 
por un determinado tiempo. Si á la reunión del Congreso 
no hubiese expirado el término señalado, la declaración 
que ha hecho el Presidente de la República se tendrá por 
una proposición de ley. 

21. a Todos los objetos de policía y todos los estableci- 



DE LOS MINISTROS DEL DESPACHO 33 

mientos públicos están bajo la suprema inspección del 
Presidente de la República conforme á las particulares 
ordenanzas que los rijan. 

Art. 83 

El Presidente de la República puede ser acusado sólo 
en el año inmediato después de concluido el término de 
su presidencia, por todos los actos de su administración, 
en que haya comprometido gravemente el honor ó la se- 
guridad del Estado, ó infri rígido abiertamente la Consti- 
tución. — Las fórmulas para la acusación del Presidente de 
la República serán las de los artículos 93 hasta el 100 in- 
clusive. 

DE LOS MINISTROS DEL DESPACHO 

Art. 84 

El número de los Ministros y sus respectivos departa- 
mentos serán determinados por la ley. 

Art. 85 

Para ser Ministro se requiere: 

1.° Haber nacido en el territorio de la República. 
2.° Tener las calidades que se exigen para ser miembro 
de la Cámara de Diputados. 

Art. 86 

Todas las órdenes del Presidente de la República de- 
berán firmarse por el Ministro del departamento respec- 
tivo; y no podrán ser obedecidas sin este esencial requi- 
sito. 

Art. 87 

Cada Ministro es responsable personalmente de los 
actos que firmare, é in sólidum de lo que suscribiere ó 
acordare con los otros Ministros. 



34 CONSTITUCIÓN POLÍTICA 



Art. 88 

Luego que el Congreso abra sus sesiones, deberán los 
Ministros del despacho darle cuenta del estado de la Na- 
ción, en lo relativo á los negocios del departamento de 
cada uno. 

Art. 89 

Deberán igualmente presentarle el presupuesto anual 
de los gastos que deban hacerse en sus respectivos depar- 
tamentos; y dar cuenta de la inversión de las sumas de- 
cretadas para llenar los gastos del año anterior. 

Art. 90 

ISTo son incompatibles las funciones de Ministro del 
despacho con las de Senador ó Diputado. 

Art. 91 

Los Ministros, aun cuando no sean miembros del Se- 
nado ó de la Cámara de Diputados, pueden concurrir á 
sus sesiones, y tomar parte en sus debates; pero no votar 
en ellas. 

Art. 92 

Los Ministros del despacho pueden ser acusados por 
la Cámara de Diputados por los delitos de traición, con- 
cusión, malversación de los fondos públicos, soborno, in- 
fracción de la Constitución, por atropellamiento de las 
leyes, por haber dejado éstas sin ejecución y por haber 
comprometido gravemente la seguridad ó el honor de la 
nación. x 



(1) La ley de 24 de octubre de 1874 reformó los artículos primitivos desde el 
92 hasta el 98 inclusive. Los copiamos á continuación: 

Art. 92. Los Ministros del despacho pueden ser acusados por la Cámara de 
Diputados por los crímenes de traición, concusión, malversación de los fondos 
públicos, soborno, infracción de la Constitución, por atropellamiento de las leyes, 



DE T.OS MINISTROS DEL DESPACHO 35 



Art. 93 

Presentada la proposición de acusación, se señalará uno 
de los ocho días siguientes para que el Ministro contra 
quien se dirige dé explicaciones sobre los hechos que se le 
imputan, y para deliberar sobre si la proposición de acu- 
sación se admite ó no á examen. 

Art. 94 

Admitida á examen la proposición de acusación, se 
nombrará á la suerte, entre los Diputados presentes, una 
comisión de nueve individuos, para que dentro de los 
cinco días siguientes, dictamine sobre si hay ó no mérito 
bastante para acusar. 

Art. 95 

Presentado el informe de la comisión, la Cámara pro- 
cederá á discutirlo oyendo á los miembros de la comisión, 
al autor ó autores de la proposición de acusación y al 
Ministro ó Ministros y demás Diputados que quisieran 
tomar parte en la discusión. 



por haber dejado éstas sin ejecución, y por haber comprometido gravemente la 
seguridad ó el honor de la nación. 

Art. 93. La Cámara de Diputados, antes de acordar la acusación de un Jlinis- 
tro, debe declarar si ha lugar á examinar la proposición de acusación que se haya 
hecho. 

Art. 94. Esta declaración no puede votarse sino después de haber oido el dic- 
tamen de una comisión de la misma Cámara, compuesta de nueve individuos ele- 
gidos por sorteo. La comisión no puede presentar su informe, sino después de ocho 
días de su nombramiento. 

Art. 95. Si la Cámara declara que ha lugar á examinar la proposición de acu- 
sación, puede llamar al Ministro á su seno para pedirle explicaciones; pero esta 
comparecencia sólo tendrá lugar ocho días después de haberse admitido á examen 
la proposición de acusación. 

Art. 96. Declarándose haber lugar á admitir á examen la proposición de acu- 
sación, la Cámara oirá nuevamente el dictamen de una comisión de once indivi- 
duos elegidos por sorteo, sobre si debe, ó no, hacerse la acusación. Esta comisión 
no podrá informar sino pasados ocho días de su nombramiento. 

Art. 97. Ocho días después de oido el informe de esta comisión, resolverá la 
Cámara si ha, ó no, lugar á la acusación del Ministro; y si resulta la afirmativa, 
nombrará tres individuos de su seno para perseguir la acusación ante el Senado. 

Art. 98. El Senado juzgará al Ministro acusado ejerciendo un poder discrecio- 
nal, ya sea para caracterizar el delito, ya para dictar la pena. De la sentencia que 
pronunciare el Senado no habrá apelación, ni recurso alguno. 



36 CONSTITUCIÓN POLÍTICA 



Art. 96 

Terminada la discusión, si la Cámara resolviese admi- 
tir la proposición de acusación, nombrará tres individuos 
de su seno para que en su representación la formalicen y 
prosigan ante el Senado. 

Art. 97 

Desde el momento en que la Cámara acuerde entablar 
la acusación ante el Senado, ó declarar que ha lugar á 
formación de causa, quedará suspendido de sus funciones 
el Ministro acusado. 

La suspensión cesará si el Senado no hubiere pronun- 
ciado su fallo dentro de los seis meses siguientes á la fe- 
cha en que la Cámara de Diputados hubiere acordado en- 
tablar la acusación. 

Art. 98 

El Senado juzgará al Ministro, procediendo como ju- 
rado y se limitará á declarar si es ó no culpable del delito 
ó abuso de poder que se le imputa. 

La declaración de culpabilidad deberá ser pronunciada 
por los dos tercios del número de Senadores presentes á 
la sesión. Por la declaración de culpabilidad, queda el 
Ministro destituido de su cargo. 

El Ministro declarado culpable por el Senado, será 
juzgado con arreglo á las leyes por el tribunal ordinario 
competente, tanto para la aplicación de la pena señalada 
al delito cometido, cuanto para hacer efectiva la respon- 
sabilidad civil, por los daños y perjuicios causados al Es- 
tado ó á particulares. 

Lo dispuesto en los artículos 95, 96, 97 y en el presen- 
te, se observará también respecto de las demás acusacio- 
nes que la Cámara de Diputados entablare en conformi- 
dad á lo dispuesto en el inciso 2.° artículo 38 de esta 
Constitución, 



DEL CONSEJO DE ESTADO 37 



Art. 99 

Los Ministros pueden ser acusados por cualquier indi- 
viduo particular, por razón de los perjuicios que éste 
pueda haber sufrido injustamente por algún acto del mi- 
nisterio: la queja debe dirigirse al Senado, y éste decide 
si ha lugar, ó no, á su admisión. 

Art. 100 

Si el Senado declara haber lugar á ella, el reclamante 
demandará al Ministro ante el tribunal de justicia com- 
petente. 

Art. 101 

La Cámara de Diputados ¡^uede acusar á un Ministro 
mientras funcione, y en los seis meses siguientes á su se- 
paración del cargo. Durante estos seis meses, no podrá 
ausentarse de la República sin permiso del Congreso, ó 
en receso de éste, de la Comisión Conservadora. 1 

DEL CONSEJO DE ESTADO 2 

Art. 102 

Habrá un Consejo de Estado compuesto de la manera 
siguiente: -— 

De tres Consejeros elegidos por el Senado y tres por 
la Cámara de Diputados en la primera sesión ordinaria 
de cada renovación del Congreso, pudiendo ser reelegidos 
los mismos Consejeros cesantes. En caso de muerte ó im- 
pedimento de alguno de ellos, procederá la Cámara res- 
pectiva á nombrar el que deba subrogarle hasta la próxi- 
ma renovación; 



(1) La misma ley de 24 de octubre de 1874 reformó el artículo 101 primitivo. 
Helo aquí: 

Art. 101. Un Ministro no puede ausentarse hasta seis meses después de sepa- 
rado del Ministerio. 

(2) Véase el reglamento del Consejo de Estado inserto en este libro. 



38 CONSTITUCIÓN POLÍTICA 



De un miembro de las Cortes superiores de Justicia, 
residente en Santiago; 

De un eclesiástico constituido en dignidad; 

De un general de ejército ó armada; 

De un jefe de alguna oficina de hacienda; 

De un individuo que haya desempeñado los cargos de 
Ministro de Estado, Agente diplomático, Intendente, 
Gobernador ó Municipal. 

Estos cinco últimos Consejeros serán nombrados por el 
Presidente de la República. 

El Consejo será presidido por el Presidente de la Re- 
pública, y para reemplazar á éste, nombrará de su seno 
un vice-Presidente que se elegirá todos los años, pudien- 
do ser reelegido. 

El vice-Presidente del Consejo se considerará como 
Consejero más antiguo para los efectos de los artículos 
75 y 78 de esta Constitución. 

Los Ministros del despacho tendrán solo voz en el 
Consejo, y si algún Consejero fuere nombrado Ministro, 
dejará vacante aquel puesto. l 



Art. 103 

Para ser Consejero de Estado se requieren las mismas 
calidades que para ser Senador. 

Art. 104 

Son atribuciones del Consejo de Estado — 
1. a Dar su dictamen al Presidente de la República en 
todos los casos que lo consultare. 

2. a Presentar al Presidente de la República en las 
vacantes de Jueces letrados de primera instancia, y miem- 
bros de los tribunales superiores de justicia, los indivi- 
duos que juzgue más idóneos, previas las pnrpuestas del 
tribunal superior que designe la ley, y en la forma que 
olla ordene. 



(1) El artículo 102, reformado por la le}' citaila, era como sigue: 

Art. 102. Habrá un Consejo Je Estado presidido por el Presidente de la Pie- 
pública. Se compondrá — 

De los Ministros del despacho. 



DEL CONSEJO DE ESTADO 39 



3. a Proponer en terna para los Arzobispados, Obispa- 
dos, dignidades y prebendas de las iglesias catedrales de 
la Repiíblica. 

4. a Conocer en todas las materias de patronato y pro- 
tección que se redujeren á contenciosas, oyendo el dicta- 
men del tribunal superior de justicia que señale la ley. 

5. a Conocer igualmente en las competencias entre las 
autoridades administrativas, y en las que ocurrieren entre 
éstas y los tribunales de Justicia. 

6. a Declarar si ha lugar, ó no, á la formación de causa 
en materia criminal contra los Intendentes, Gobernadores 
de plaza y de departamento. Exceptúase el caso en que la 
acusación contra los Intendentes se intentare por la Cá- 
mara de Diputados. 

7. a Prestar su acuerdo ¡^ara declarar en estado de asam- 
blea una ó más provincias invadidas ó amenazadas en caso 
de guerra extranjera. 1 

8. a El Consejo de Estado tiene derecho de moción para 
la destitución de los Ministros del despacho, Intendentes, 
Gobernadores y otros empleados delincuentes, ineptos ó 
neglij entes. 

Art. 105 

El Presidente de la República propondrá á la delibera- 
ción del Consejo de Estado: 

1.° Todos los proyectos de ley que juzgare conveniente 
pasar al Congreso. 

2.° Todos los proyectos de ley que aprobados por el 
Senado y Cámara de Dijjutados pasaren al Presidente de 
la República para su aprobación. 



De dos miembros de las Cortes superiores de justicia. 

De un eclesiástico constituido en dignidad. 

De un general del ejército ó armada. 

De un jefe de alguna oficina de Hacienda. 

De dos individuos que hayan servido los destinos de Ministros del despacho, ó 
Ministros diplomáticos. 

De dos individuos que hayan desempeñado los cargos de Intendentes, Gober- 
nadores ó miembros de las Municipalidades. 

(1) Atribución 7." primitiva reformada por ley de 24 de octubre de 1874: 
7. a Resolver las disputas que se suscitaren sobre contratos ó negociaciones 
celebradas por el Gobierno supremo y sus agentes. 



40 CONSTITUCIÓN POLÍTICA 



3.° Todos los negocios en que la Constitución exija se- 
ñaladamente que se oiga al Consejo de Estado. 

4.° Los presupuestos anuales de gastos que han de pa- 
sarse al Congreso. 

5.° Todos los negocios en que el Presidente juzgue con- 
veniente oir el dictamen del Consejo. 

Art. 106 

El dictamen del Consejo de Estado es puramente con- 
sultivo, salvo en los especiales casos en que la Constitu- 
ción requiere que el Presidente de la República proceda 
con su acuerdo. 

Art. 107 

Los Consejeros de Estado son resjDonsables de los dic- 
támenes que presten al Presidente de la República con- 
trarios á las leyes, y manifiestamente mal intencionados; 
y podrán ser acusados y juzgados en la forma que previe- 
nen los artículos 93 hasta 98 inclusive. 



CAPITULO VIII 

DE LA ADMINISTRACIÓN DE JUSTICIA 

Art. 108 

La facultad de juzgar las causas civiles y criminales 
pertenece exclusivamente á los tribunales establecidos por 
la ley. Ni el Congreso, ni el Presidente de la República 
pueden en ningún caso egercer funciones judiciales, ó avo- 
carse causas pendientes, ó hacer revivir procesos fenecidos. 

Art. 109 

Sólo en virtud de una ley podrá hacerse innovación en 
las atribuciones de los tribunales, ó en el número de sus 
individuos. 



DE LA ADMINISTRACIÓN" DE JUSTICIA 41 



Art. 110 

Los Magistrados de los tribunales superiores y los jue- 
ces letrados de primera instancia permanecerán durante 
su buena comportación. Los jueces de comercio, los alcal- 
des ordinarios y otros jueces inferiores desempeñarán su 
respectiva judicatura por el tiempo que determinen las 
leyes. Los jueces no podrán ser depuestos de sus destinos, 
sean temporales ó perpetuos, sino por causa legalniente 
sentenciada. 

Art. 111 

Los jueces son personalmente responsables por los crí- 
menes de cohecho, falta de observancia de las leyes que 
arreglan el proceso, y en jeneral por toda prevaricación, 
ó torcida administración de justicia. — La ley determinará 
los casos y el modo de hacer efectiva esta responsabilidad. 

Art. 112 

La ley determinará las calidades que respectivamente 
deban tener los jueces, y los años que deban haber ejerci- 
do la profesión de abogado los que fueren nombrados ma- 
gistrados de los tribunales superiores ó jueces* letrados. 

Art. 113 

Habrá en la República una magistratura á cuyo cargo 
esté la Superintendencia directiva, correccional y econó- 
mica sobre todos los tribunales y juzgados de la Nación, 
con arreglo á la ley que determine su organización y atri- 
buciones. 

Art. 114 

Una ley especial determinará la organización y atribu- 
ciones de todos los tribunales y juzgados que fueren nece- 
sarios para la pronta y cumplida administración de justicia 
en todo el territorio de la República. 



42 CONSTITUCIÓN POLÍTICA 



CAPITULO IX 

DEL GOBIERNO Y ADMINISTRACIÓN INTERIOR 

Art. i 15 

El territorio de la RejDÚblica se divide en provincias, 
las provincias en departamentos, los departamentos en 
subdelegaciones y las subdelegaciones en distritos. 

DE LOS INTENDENTES 

Art. 116 

El Gobierno superior de cada Provincia en todos los 
ramos de la administración residirá en un Intendente, 
quien lo ejercerá con arreglo á las leyes y á las órdenes é 
instrucciones del Presidente de la República, de quien es 
agente natural é inmediato. Su duración es por tres años; 
pero puede repetirse su nombramiento indefinidamente. 

DE LOS GOBERNADORES 

Art. 117 

El Gobierno de cada departamento reside en un Gober- 
nador subordinado al Intendente de la provincia. Su du- 
ración es por tres años. 

Art. 118 

Los Gobernadores son nombrados por el Presidente de 
la República, á propuesta del resj)ectivo Intendente, y 
pueden ser removidos por éste, con aprobación del Presi- 
dente de la República. 

Art. 119 

El Intendente de la Provincia es también Gobernador 
del departamento en cuya capital resida. 



DE LOS SUBDELEGADOS, INSPECTORES Y MUNICIPALIDADES 43 

DE LOS SUBDELEGADOS 

Art. 120 

Las subdelegaciones son regidas por un Subdelegado 
subordinado al Gobernador del departamento, y nombrado 
por él. Los subdelegados durarán en este cargo por dos 
años; pero pueden ser removidos por el Gobernador, dando 
cuenta motivada al Intendente: pueden también ser nom- 
brados indefinidamente. 

DE LOS INSPECTORES 

Art. 121 

Los distritos son regidos por un Inspector bajo las órde- 
nes del subdelegado que éste nombra y remueve dando 
cuenta al Gobernador. 

DE LAS MUNICIPALIDADES 

Art. 122 

Habrá una Municipalidad en todas las capitales de de- 
partamento, y en las demás poblaciones en que el Presi- 
dente de la República, oyendo á su Consejo de Estado, 
tuviere por conveniente establecerla. 

Art. 123 

Las Municipalidades se compondrán del número de Al- 
caldes y Regidores que determine la ley con arreglo á la 
población del departamento, ó del territorio señalado á 
cada una. 

Art 124 

La elección de los regidores se hará por los ciudadanos 
en votación directa, y en la forma que prevenga la ley de 
elecciones. La duración de estos destinos es por tres años. 



44 CONSTITUCIÓN POLÍTICA 



Art. 125 

La ley determinará la forma de la elección de los Al- 
caldes, y el tiempo de su duración. 

Art. 126 

Para ser Alcalde ó Regidor, se requiere: 
1.° Ciudadanía en ejercicio. 

2.° Cinco años, á lo menos, de vecindad en el territorio 
de la Municipalidad. 

Art. 127 

El Gobernador es jefe su¡:>erior ele las Municipalidades 
del departamento, y presidente de la que existe en la ca- 
pital. El Subdelegado es presidente de la Municipalidad 
de su respectiva subdelegación. 

Art 128 

Corresponde á las Municipalidades en sus territorios: 

1." Cuidar de la policía de salubridad, comodidad, orna- 
to y recreo. 

2.° Promover la educación, la agricultura, la industria 
y el comercio. 

3." Cuidar de las escuelas primarias y demás estableci- 
mientos de educación que se paguen de fondos munici- 
pales. 

4.° Cuidar de los hospitales, hospicios, casas de expósi- 
tos, cárceles, casas de corrección, y demás establecimientos 
de beneficencia, bajo las reglas que se prescriban. 

5." Cuidar de la construcción y reparación de los cami- 
nos calzadas, puentes y de todas las obras públicas de nece- 
sidad, utilidad y ornato que se costeen con fondos muni- 
cipales. 

6.° Administrar é invertir los caudales de projños y 
arbitrios, conforme á las reglas que dictare la ley. 

7.° Hacer el repartimiento de las contribuciones, reclu- 



DE LAS MUNICIPALIDADES 45 

tas y reemplazos que hubiesen cabido al territorio de la 
Municipalidad, en los casos en que la ley no lo haya come- 
tido á otra autoridad, ó personas. 

8.° Dirigir al Congreso en cada año, por el conducto 
del Intendente y del Presidente de la República, las pe- 
ticiones que tuvieren por conveniente, ya sea sobre objetos 
relativos al bien general del Estado, ó al particular del de- 
partamento, especialmente para establecer propios, 1 y 
ocurrir á los gastos extraordinarios que exigiesen las obras 
nuevas de utilidad común del departamento, ó la repara- 
ción de las antiguas. 

9.° Proponer al Gobierno Supremo, ó al superior de la 
provincia, ó al del departamento, las medidas administra- 
tivas conducentes al bien general del mismo departa- 
mento. 

10.° Formar las ordenanzas municipales sobre estos 
objetos, y presentarlas por el conducto del Intendente al 
Presidente de la República para su aprobación con au- 
diencia del Consejo de Estado. 

Art. 129 

Ningún acuerdo ó resolución de la Municipalidad que 
no sea observancia de las reglas establecidas, podrá lle- 
varse á efecto, sin ponerse en noticia del Gobernador, ó 
del Subdelegado en su caso, quien podrá suspender su eje- 
cución, si encontrare que ella perjudica al orden público. 

Art. 130 

Todos los empleos municipales son cargas consejiles, de 
que nadie ¡jodrá excusarse sin tener causa señalada por 
la ley. 

Art. 131 

Una ley especial arreglará el gobierno interior, seña- 
lando las atribuciones de todos los encarg-ados de la acl- 
mmistración provincial, y el modo de ejercer sus fun- 
ciones. 



(1) Debe entenderse arbitrio, 



46 CONSTITUCIÓN' POLÍTICA 



CAPITULO X 

DE LAS GARANTÍAS DE LA SEGURIDAD Y PROPIEDAD 

Art. 132 

En Chile no hay esclavos, y el que pise su territorio, 
queda libre. No puede hacerse este tráfico por chilenos. 
El extranjero que lo hiciere, no puede habitar en Chile, 
ni naturalizarse en la República. 

Art. 133 

Ninguno puede ser condenado, si no es juzgado legal- 
mente, y en virtud de una ley promulgada antes del he- 
cho sobre que recae el juicio. 

Art. 134 

Ninguno puede ser juzgado por comisiones especiales, 
sino por el tribunal que le señale la ley, y que se halle 
establecido con anterioridad por ésta. 

Art. 135 

Para que una orden de arresto pueda ejecutarse, se 
requiere que emane de una autoridad que tenga facultad 
de arrestar, y que se intime al arrestado al tiempo de la 
aprehensión. 

Art. 136 

Todo delincuente in fraganti puede ser arrestado sin 
decreto, y por cualquiera persona, para el linico objeto de 
conducirle ante el juez competente. 

Art. 137 

Ninguno puede ser preso ó detenido, sino en su casa, ó 
en los lugares públicos destinados á este objeto. 



DE LAS GARANTÍAS DE LA SEGURIDAD Y PROPIEDAD 47 



Art. 138 

Los encargados de las prisiones no pueden recibir en 
ellas á nadie en calidad de preso, sin copiar en su registro 
la orden de arresto, emanada de autoridad que tenga fa- 
cultad de arrestar. Pueden sin embargo recibir en el re- 
cinto de la prisión, en clase de detenidos, á los que fueren 
conducidos con el objeto de ser presentados al juez com- 
petente; pero con la obligación de dar cuenta a" éste den- 
tro de veinticuatro horas. 

Art. 139 

Si en algunas circunstancias la autoridad pública hicie- 
re arrestar á algún habitante de la República, el funcio- 
nario que hubiere decretado el arresto, deberá dentro de 
las cuarenta y ocho horas siguientes dar aviso al juez 
competente poniendo á su disposición al arrestado. 

Art. 140 

Ninguna incomunicación puede impedir que el magis- 
trado encargado de la casa de detención en que se halle 
el preso, le visite. 

Art. 141 

Este magistrado es obligado, siempre que el preso le 
requiera, á trasmitir al juez competente la copia del de- 
creto de prisión que se hubiere dado al reo; ó á reclamar 
para que se le dé dicha copia; ó á dar él mismo un certifi- 
cado de hallarse preso aquel individuo, si al tiempo de su 
arresto se hubiese omitido este requisito. 

Art. 142 

Afianzada suficientemente la persona ó el saneamiento 
de la acción, en la forma que según la naturaleza de los 
casos determine la ley, no debe ser preso, ni embargado, 
el que no es responsable á pena aflictiva ó infamante. 



48 CONSTITUCIÓN POLÍTICA 



Art. 143 

Todo individuo que se hallare preso ó detenido ilegal- 
mente por haberse faltado á lo dispuesto en los artículos 
135, 137, 138 y 139, podrá ocurrir por sí, ó cualquiera á 
su nombre, á la magistratura que señale la ley, reclaman- 
do que se guarden las formas legales. Esta magistratura 
decretará que el reo sea traído á su presencia, y su decre- 
to será precisamente obedecido por todos los encargados 
de las cárceles ó lugares de detención. Instruida de los 
antecedentes, hará que se reparen los defectos legales, y 
pondrá al reo á disposición del juez competente, proce- 
diendo en todo breve y sumariamente, corrigiendo por sí, 
ó dando cuenta á quien corresponda corregir los abusos. 

Art. 144 

En las causas criminales no se podrá obligar al reo á 
que declare bajo de juramento sobre hecho propio, así 
como tampoco á sus descendientes, marido ó mujer, y 
parientes hasta el tercer grado de consanguinidad, y se- 
gundo de afinidad inclusive. 

Art. 145 

No podrá aplicarse tormento, ni imponerse en caso algu- 
no la pena de confiscación de bienes. Ninguna pena infa- 
mante pasará jamás de la persona del condenado. 

Art. 146 

La casa de toda persona que habite el territorio chile- 
no, es un asilo inviolable, y sólo puede ser allanada por 
un motivo especial determinado por la ley, y en virtud 
de orden de autoridad competente. 

Art. 147 

La correspondencia epistolar es inviolable. No podrán 
abrirse, ni interceptarse, ni registrarse los papeles ó efec- 



DE I.AS GARANTÍAS DE LA SEGURIDAD Y PROPIEDAD 49 

tos, sino en los casos expresamente señalados por la 
ley. 

Art. 148 

Sólo el Congreso puede imponer contribuciones direc- 
tas ó indirectas, y sin su especial autorización, es prohi- 
bido á toda autoridad del Estado y a todo individuo im- 
ponerlas, aunque sea bajo pretexto precario, voluntario, ó 
de cualquiera otra clase. 

Art. 149 

No puede exigirse ninguna especie de servicio personal, 
ó de contribución, sino en virtud de un decreto de auto- 
ridad competente, deducido de la ley que autoriza aquella 
exacción, y manifestándose el decreto al contribuyente en 
el acto de imponerle el gravamen. 

Art. 150 

Ningún cuerpo armado puede hacer requisiciones, ni 
exigir clase alguna de auxilios, sino por medio de las au- 
toridades civiles, y con decreto de éstas. 

Art. 151 

Ninguna clase de trabajo ó industria puede ser prohi- 
bida, á menos que se oponga a las buenas costumbres, á 
la seguridad, ó á la salubridad jxiblica, ó que lo exija el 
interés nacional, y una ley lo declare así. 

Art. 152 

Todo autor ó inventor tendrá la propiedad exclusiva 
de su descubrimiento, ó producción, por el tiempo que le 
concediere la ley; y si ésta exigiere su publicación, se 
dará al inventor la indemnización competente. 

7 



50 CONSTITUCIÓN POLÍTICA 



CAPITULO XI 

DISPOSICIONES GENERALES 

Art. 153 

La educación pública es una atención preferente del 
Gobierno. El Congreso formará un plan general de edu- 
cación nacional; y el Ministro del despacho respectivo le 
dará cuenta anualmente del estado de ella en toda la Re- 
pública. 

Art. 154 

Habrá una Superintendencia de educación pública, á 
cuyo cargo estará la inspección de la enseñanza nacional, 
y su dirección bajo la autoridad del Gobierno. 

Art. 155 

Ningún pago se admitirá en cuenta á las tesorerías del 
Estado, si no se hiciese á virtud de un decreto en que se 
exprese la ley, ó la parte del presupuesto aprobado por 
las Cámaras, en que se autoriza aquel gasto. 

Art. 156 

Todos los chilenos en estado de cargar armas deben 
hallarse inscritos en los registros de las milicias, si no es- 
tán especialmente exceptuados por la ley. 

Art. 157 

La fuerza pública es esencialmente obediente. Ningún 
cuerpo armado puede deliberar. 

Art. 158 

Toda resolución que acordare el Presidente de la Re- 
pública, el Senado, ó la Cámara de Diputados á presen- 



DISPOSICIONES GENERALES 51 

cia ó requisición de un ejército, de un general á la frente 
de fuerza armada, ó de alguna reunión de pueblo, que, ya 
sea con armas ó sin ellas desobedeciere á las autoridades, 
es nula de derecho, y no puede producir efecto alguno. 

Art. 159 



Ninguna persona ó reunión de personas puede tomar 
el título ó representación del pueblo, arrogarse sus dere- 
chos, ni hacer peticiones á su nombre. La infracción de 
este artículo es sedición. 



Art. 160 



Ninguna magistratura, ninguna persona, ni reunión de 
personas pueden atribuirse, ni aun á pretexto de circuns- 
tancias extraordinarias, otra autoridad ó derechos que los 
que expresamente se les haya conferido por las leyes. 
Todo acto en contravención á este artículo es nulo. 



Art. 161 

Cuando uno ó varios puntos de la República fueren 
declarados en estado de sitio, en conformidad á lo dis- 
puesto en la parte 20. a del artículo 82, por semejante de- 
claración sólo se conceden al Presidente de la República 
las siguientes facultades: 

1. a La de arrestar á las personas en sus propias casas 
ó en lugares que no sean cárceles ni otros que estén des- 
tinados ¡í la detención ó prisión de reos comunes; 

2. a La de trasladar á las personas de un departamento 
á otro de la República dentro del continente y en una 
área comprendida entre el puerto de Caldera al norte y 
la provincia de Llanquihue al sur. 

Las medidas que tome el Presidente de la República 
en virtud del sitio, no tendrán más duración que la de 



52 CONSTITUCIÓN POLÍTICA 



éste, sin que por ellas se puedan violar las garantías cons- 
titucionales concedidas á los Senadores y Diputados. 1 

Art. 162 

Las vinculaciones de cualquiera clase que sean, tanto 
las establecidas hasta aquí, como las que en adelante se 
establecieren, no impiden la libre enajenación de las pro- 
piedades sobre que descansan, asegurándose á los suceso- 
res llamados por la respectiva institución el valor de las 
que se enajenaren. Una ley particular arreglará el modo 
de hacer efectiva esta disposición. 3 

CAPÍTULO XII 

DE LA OBSERVANCIA Y REFORMA DE LA CONSTITUCIÓN 

Art. 163 

Todo funcionario público debe al tomar posesión de su 
destino prestar juramento de guardar la Constitución. 

Art. 164 

Sólo el Congreso, conforme á lo dispuesto en los artí- 
culos 40 y siguientes, podrá resolver las dudas que ocu 
rran sobre la inteligencia de alguno de sus artículos. 



(1) He aquí el artículo 161 primitivo, reformado por ley de 24 de octubre de 
1874: 

Art. 161. Declarado algún punto de la República en estado de sitio, se sus- 
pende el imperio de la Constitución en el territorio comprendido en la declara- 
ción; pero durante esta suspensión, y en el caso en que usase el Presidente de la 
República de facultades extraordinarias especiales, concedidas por el Congreso, 
no podrá la autoridad pública condenar por sí, ni aplicar penas. Las medidas que 
tomare en estos casos contra las personas, no pueden exceder de un arresto, ó 
traslación á cualquier punto de la República. 

(2) La ley de 10 de diciembre de 1S48, interpretando este artículo, declara lo 
siguiente: 

Artículo único. — La disposición del artículo 162 de la Constitución de 1S33 
no anula las disoluciones do vínculos que se hubieren llevado á efecto con arreglo 
á la Constitución de 1S28, 



DE LA OBSERVANCIA Y REFORMA DE LA CONSTITUCIÓN" 53 



Art. 165 

La reforma de las disposiciones constitucionales podrá 
proponerse en cualquiera de las Cámaras, en conformidad 
á lo dispuesto en la primera parte del artículo 40. 

No podrá votarse el ¡proyecto de reforma en ninguna 
de las Cámaras sin la asistencia de la mayoría absoluta 
de los miembros de que se compone. 

Para la aprobación del proyecto de reforma, las Cáma- 
ras se sujetarán á las reglas establecidas en los artículos 
41, 50 y 51. x 

Art. 166 

El proyecto de reforma aprobado por ambas Cámaras 
que en conformidad de lo dispuesto en el artículo 43, se 
pasare al Presidente de la República, sólo podrá ser ob- 
servado por éste para proponer modificaciones ó correc- 
ciones á las reformas aoordadas por el Congreso. 

Si las modificaciones que el Presidente de la República 
propusiere, fueren aprobadas en cada Cámara por la ma- 
yoría de los dos tercios de los miembros presentes, en 
conformidad á lo disjmesto en el inciso 2.° del artículo 
anterior, se devolverá el proyecto al Presidente de la Re- 
pública en la forma que lo ha presentado para su promul- 
gación. 



(1) La ley ele 12 Je enero de 133"2 reformó loa antiguos artículos 165, 166, 167 
y 16S, que damos á continuación: 

Art, 165 Ninguna moción para reforma de Uno ó mas artículos de esta Consti- 
tución podrá admitirse sin que sea apoyada, á lo menos, por la cuarta parte do 
los miembros presentes de la Cámara en que se proponga. 

Art. 166. Admitida la moción á discusión, deliberará la Cámara si exigen, ó no, 
reforma el artículo ó artículos en cuestión. 

Art. 167. Si ambas Cámaras resolviesen por las dos tercias partes de sufragios 
en cada una, que el artículo ó artículos propuestos exigen reforma, pasará esta 
resolución al Presidente de la República para los efectos de los artículos 43, 44, 
45, 46 y 47. 

Art. 168. Establecida por la ley la necesidad de la reforma, se aguardará la 
próxima renovación de la Cámara de Diputados; y en la primera sesión que tenga 
el Congreso, después de esta renovación, se discutirá y deliberará sobre la refor- 
ma que haya de hacerse, debiendo tener origen la ley en el Senado conforme á 
l'o prevenido en el artículo 40; y procediéndose según lo dispone la Constitución 
para la formación de las demás leyes. 



54: CONSTITUCIÓN POLÍTICA 

Si las Cámaras sólo aprobaren en parte las modificacio- 
nes ó correcciones hechas por el Presidente de' la Repú- 
blica y no insistieren por mayoría de los dos tercios en 
las otras reformas aprobadas por el Congreso y que el 
Presidente modifica, se tendrán por aprobadas las refor- 
mas en que el Presidente de la República y las Cámaras 
están de acuerdo, y se devolverá el proyecto en esta for- 
ma para su promulgación. 

Citando las Cámaras no aprobaren las modificaciones 
propuestas por el Presidente de la República é insistie- 
ren, por la mayoría de los dos tercios presentes en cada 
una de ellas, en las reformas antes aprobadas por el Con- 
greso, se devolverá el proyecto en su forma primitiva al 
Presidente de la República para que lo promulgue. 

Art. 167 

Las reformas aprobadas y publicadas á que se refieren 
los dos artículos anteriores, se someterán á la ratificación 
del Congreso que se elija ó renueve inmediatamente des 
pues de publicado el proyecto de reformas. 

Este Congreso se pronunciará sobre la ratificación de 
las reformas en los mismos términos en que han sido pro- 
puestas, sin hacer en ellas alteración alguna. 

La deliberación sobre la aceptación y ratificación, prin- 
cipiará en la Cámara en que tuvo origen el proyecto de 
reforma, y cada Cámara se ¡Dronunciará por la maj-oría 
absoluta del número de los miembros presentes, que no 
podrá ser menor que la mayoría absoluta del número de 
miembros ele que cada una de ellas se compone. 

Ratificado el proyecto de reforma por cada una de las 
Cámaras, se pasará al Presidente de la República para su 
promulgación. 

Una vez promulgado el proyecto, sus disposiciones 
formarán parte de esta Constitución y se tendrán por in- 
corporadas en ella. 

Las reformas que hubieren de someterse á la ratifica- 
ción del Congreso inmediato, se publicarán por el Presi- 
dente de la República dentro de los seis meses que pre- 
cedan á la renovación de dicho Congreso, y por lo menos 
tres meses antes de la fecha en que hayan de verificarse 



ANTIGUAS DISPOSICIONES TRANSITORIAS 55 

las elecciones. Al hacer esta publicación, el Presidente 
de la República anunciará al país que el Congreso que se 
va á elegir tiene el encargo de aceptar y ratificar las re- 
formas propuestas. 

Cuando el Congreso llamado á ratificar las reformas 
dejare trascurrir su período constitucional sin hacerlo, las 
reformas se tendrán por no propuestas. 

Art. 168 

Convocado el Congreso á sesiones extraordinarias, po- 
drán proponerse, discutirse y votarse en cualquiera de las 
Cámaras los proyectos de reformas á que se refiere el ar- 
tículo 165, aún cuando no fueren incluidos en la convoca- 
toria por el Presidente de la República. 

El Congreso llamado á deliberar sobre la ratificación 
de las reformas propuestas, podrá, si así lo acordaren am- 
bas Cámaras por mayoría absoluta de votos en sesiones 
que deberán celebrar con la concurrencia también de la 
mayoría absoluta de los miembros de que se componen, 
continuar funcionando en sesiones extraordinarias hasta 
por noventa días, sin necesidad de convocatoria del Pre- 
sidente de la República para ocuparse exclusivamente en 
la ratificación. 

En todo caso, las Cámaras ¡podrán deliberar sobre la 
ratificación de las reformas propuestas en las sesiones 
extraordinarias á que hubieren sido convocadas por el 
Presidente de la República, aún cuando ese negocio no 
hubiere sido incluido en la convocatoria. 

ANTIGUAS DISPOSICIONES TRANSITORIAS 

Art. 1." 

(Caducó). l 

Art 2. u 

Para hacer efectiva esta Constitución, se dictarán con 
preferencia las leyes siguientes: 



(1) Los artículos 1.°, 4.°, 5.", 6." y 7." han caducado, como se comprende con 
su simple lectura. Los trascribimos aquí: 



56 CONSTITUCIÓN l'OLÍTICA 



1. a La ley general de elecciones. 

2. a La de arreglo del régimen interior. 

3. a La de organización de tribunales, y administración 
de justicia. 

4. a La del tiempo que los ciudadanos deben servir en 
las milicias y en el ejército, y la de reemplazos. 

5. a La del plan general de educación pública. 

Art. 3.° 

ínterin no se dicte la ley de organización de tribunales 
y juzgados, subsistirá el actual orden de administración 



de justicia. 

(Caducó). 
(Caducó). 

(Caducó). 



Art. 4.° 

Art. 5.° 

Art. 6.° 

Art. 7.° 



( Caducó). ' 

NUEVAS DISPOSICIONES TRANSITORIAS 

Art. 1.° 

En la próxima renovación del Congreso, después de 
promulgada la presente reforma, elegirá cada provincia 
sus Senadores propietarios y suplentes conforme al artí- 



Art. 1." La calidad de saber leer y escribir que requiere el artículo 8.", sólo 
tendrá efecto después de cumplido el año de 1840. 

Art. 4." Publicada esta Constitución, quedarán sin ejercicio los empleos que en 
ella hayan sido suprimidos. 

Art. 5." Los empleos que hayan sido conserv..dos, se desempeñarán en adelante 
con arreglo á lo que previene la misma Constitución. 

Art. 6.° En el año de 1834 se harán las elecciones constitucionales para reno- 
var en su totalidad las Cámaras legislativas y Municipalidades, y hasta entonces 
durarán los actuales individuos en sus funciones. 

Art. 7." La renovación de Senadores se hará en los primeros trienios, por 
suerte, entre los nombrados el año de 1834. 

(1) Víase la nota anterior. 



NUEVAS DISPOSICIONES TRANSITORIAS 57 

culo 24, cesando los actuales en el ejercicio de sus fun- 
ciones. 

A la terminación del primer período, serán designados 
á la suerte los Senadores que deben cesar en el ejercicio 
de sus funciones, á fin de que se haga la renovación con- 
forme al artículo 26. 

Art. 2. ü 

El número de Diputados se ajustará, á la base fijada en 
el artículo 19, cuando se forme el ¡próximo censo general 
de la República. ' 

Art, 3.° 

(Caduco), 2 

Sala de sesiones en Santiago Je Chile, á 22 de. mayo de 1833. 
■ — Santiago EcJieven, Presidente. — Juan da Dios Vial del Rio, Vice- 
presidente. — Manuel, Obispo y Vicario Apostólico. — José María de Ro- 
zas. — Diego Antonio Barros. — Estanislao de Arce. — Miguel, del, Fierro. — 
Fernando Antonio Elizalde. — Gabriel José Toconal. — José Manuel de 
Astorga. — Estanislao Portales. — José Antonio da Huid. — José Miguel 
Irarrázaval . — Juan Manuel Carrasco. — Manuel J. Gandarillas. — Maria- 
no de Egaña. — Manuel Camilo Vial. — Agustín Vial Santelices. — Enrique. 
Campino. — José Antonio Rosales. — Francisco Javier Errázuriz. — José 
Vicente Bustillos. — Ramón Rengifo. — Ambrosio de Aldunate. — José Ruga. 
— Juan Francisco de Larraín. — Juan Agustín Alcalde. — José Gaspar 
Marín. — Diego Arriarán. — Juan de Dios Correa de Scai. — José Vicente 
Izquierdo. — Juan Francisco Mcneses, Secretario. 

Por tanto, mando á todos los habitantes de la Repú 
blica tengan y guarden la Constitución inserta como ley 
fundamental; y asimismo ordeno á las autoridades, bien 
sean civiles, militares ó eclesiásticas que la guarden y 
hagan guardar, cumplir y ejecutar en todas sus partes: 



(1) Estas nuevas disposiciones transitorias fueron agregadas por ley de 24 de 
octubre de 1874. 

(2) El artículo 3.", que reproducimos en seguida, caducó después de producir 
sus efectos: 

Art. 3." Los actuales Consejeros de Eit.tdo cesarán en sus funciones desde que 
empiece á regir esta reforma. 



58 CONSTITUCIÓN POLÍTICA 



imprimiéndose, publicándose y circulándose. — Dado en la 
Sala principal de mi Despacho en Santiago de Chile, á 
veinticinco de mayo del año de mil ochocientos treinta 
y tres. 

JOAQUÍN PRIETO. 



Joaquín Tocomal Ministro de Estado en los departamentos del Inte- 
rior y Relaciones Exteriores. 

Manad Rengifo, Ministro de Estado en el departamento de Hacienda. 

Ramón de la Caoareda, Ministro de Estado en los departamentos de 
Guerra y Marina. 



LEY 

DE 

GARANTÍAS INDIVIDUALES 

Promulgada el 7 de octubre de 1884 



Santiago, 25 de septiembre de 1884- 

Por cuanto el Congreso Nacional ha prestado 
su aprobación al siguiente 

PROYECTO DE LEY: 

TÍTULO I 

DE LAS RESTRICCIONES Á LA LIBERTAD INDIVIDUAL 
EN GENERAL 

Artículo 1,° — La libertad individual de los habitantes 
de la República sólo podrá sujetarse á restricciones ó limi- 
taciones, en los casos previstos por la ley y en la forma 
por ella establecida. 

Art. 2.° — El arresto ó prisión sólo podrá aplicarse como 
pena de un delito ó como medio de asegurar la acción de 
la justicia respecto de un delincuente declarado ó presunto. 

Art. 3.° — Las restricciones á la libertad individual que 
obligan á permanecer en un punto determinado ó á tras- 
ladarse á él, ó que prohiben la libre residencia ó traslación 
á cualquiera parte del territorio de la República, ó que 
impiden entrar en dicho territorio ó salir de él, solo podrán 
emplearse para los fines que expresa el artículo anterior, 
y se sujetarán á lo dispuesto en esta ley respecto de la 
prisión. 

Art. 4.° — Ninguna autoridad podrá ordenar ó emplear 
medidas compulsivas para hacer que un habitante de la 
República comparezca ante ella ó ante otra autoridad, ni 
para hacerlo trasladarse de un punto á otro sino en los 
casos siguientes: 



G2 LEY DE GARANTÍAS INDIVIDUALES 

1.° Para el cumplimiento de una sentencia ejecutoriada 
en materia criminal, si la pena impuesta fuere de muerte, 
presidio, reclusión ó prisión; ó si, siendo de extrañamiento, 
confinamiento ó relegación, no diere el reo garantías para 
trasladarse al lugar en que debe cumplirla, á satisfacción 
de la autoridad de quien dicha orden emana. 

2.° Para conducir ante el juez competente para conocer 
del delito, ó á un lugar ¡uiblico de detención, al delincuente 
infraganti que, según esta ley, puede ser arrestado. 

3.° Para llevar á efecto una orden leerá! de arresto ó 
prisión, cuando intimada, rehusare obedecerla el individuo 
á quien se trata de aprehender. 

4.° Para hacer comparecer ante el juez que conoce en 
un juicio criminal, al individuo contra el cual resultan del 
proceso indicios que autoricen para proceder á investiga- 
ciones, si se negare á obeceder al llamamiento de dicho 
juez. 

5.° Para hacer comparecer ante el juez á prestar su de- 
claración, al individuo que, citado como testigo en juicio, 
rehusare obeceder. 

Las medidas compulsivas expresadas en los números 2.°, 
3.° y 5.°, solo durarán el tiempo necesario para que se lle- 
ne el fin con que se hubieren dictado. 

Respecto de la del número 4.°, se estará á lo dispuesto 
en el artículo 12. 

Art. 5.° — Las disposiciones contenidas en los tres artí- 
culos precedentes no se aplican: 

1.° A las restricciones de la libertad individual que, 
dentro de los límites señalados por la ley, se dictaren por 
el padre ó jefe de familia ó por las personas que ocupen su 
lugar ó hagan sus veces, en ejercicio de la autoridad que, 
en el carácter indicado, les corresponde respecto de las 
personas que á dicha autoridad están sujetas. 

2.° A las que se dictaren en conformidad á tratados ce- 
lebrados con naciones extranjeras, ó á los principios gene- 
rales de derecho internacional, como, por ejenqjlo, en el 
caso de extradición de criminales y de aprehensión de 
marineros desertores. 

3.° A las que, en conformidad á la respectiva ley, se 
dictaren respecto de personas que hubieren perdido la ra- 



DEf., ARRESTO 6 PRISIÓN 03 



zón, sea ¡jara impedir que causen daño ú ofendan á terce- 
ros, sea para colocarlas en asilos destinados a su cuidado 
ó curación. 

4.° Á las que, en los casos expresamente determinados 
por las leyes, dictaren los capitanes de naves mercantes ó 
los conductores de trenes de ferrocarriles, respecto de los 
que se hicieren culpables de delito á bordo de las naves ó 
en los trenes. 

5.° Á la prisión por deudas, ni á las restricciones á la 
libertad individual, procedentes de contratos ó que incidan 
en juicios civiles. 

6.° Á las que requiera el enjuiciamiento criminal. 

7.° Á las que se dictaren por autoridad competente en 
casos de epidemias ó para la ejecución de reglamentos re- 
lativos á cuarentena en los puertos de la República. 

En todos estos casos se estará á lo dispuesto en las res- 
pectivas leyes ó reglamentos. 

TÍTULO II 

DEL ARRESTO Ó PRISIÓN 

Art. 6.° — -Ninguna orden de arresto ó prisión podrá 
llevarse á efecto si no reúne los requisitos siguientes: 

1." Que emane de autoridad ó funcionario que tenga 
facultad de arrestar, expresamente conferida por la ley. 

2.° Que se halle extendida por escrito y que esté firma- 
da por la autoridad ó funcionario que la hubiere expedido. 

3.° Que designe la persona á quien debe aprehenderse 
por su nombre y apellido, ó por circunstancias que la indi- 
vidualicen ó determinen. 

4. a Que exprese el motivo de la prisión, siempre que 
alguna causa grave no aconsejare omitirlo. 

Si la orden de arresto ó prisión se dictare para la apre- 
hensión de malhechores que anduvieren en cuadrilla, bas- 
tará que designe determinadamente á uno ó varios para 
que se pueda aprehender á los demás que se encontraren 
en su compañía. 

Art. 7.° — Sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo 
5.°, tienen facultad de arrestar: 

1.° Los jueces letrados en lo criminal, por los delitos 



64 LEY 1)E GARANTÍAS INDIVIDUALES 

cometidos en el territorio sujeto á su jurisdicción y por 
los que se hubieren cometido fuera de dicho territorio 
cuando, según la ley, debieren conocer de ellos. 

2." Los demás jueces que ejerzan jurisdicción criminal, 
respecto de los delitos de que, en conformidad á la ley, les 
corresponde conocer. 

3.° Los jueces que no ejercen jurisdicción criminal y 
las demás autoridades constituidas podrán decretar el 
arresto y prisión y hacer conducir ante el juez competente 
á los que se hubieren hecho culpables de delitos en la sala 
ó recinto en que dichos jueces ó autoridades desempeñan 
sus funciones y en los momentos en que las ejercen, aún 
cuando no concurran las circunstancias de delito infra- 
ganti. 

Art. 8.° — Los intendentes y gobernadores, como agen- 
tes auxiliares de la administración de justicia y encargados 
de velar por la seguridad pública, podrán dictar órdenes 
de arresto ó prisión siempre que hubiere verdadero peli- 
gro de que la justicia represiva quede burlada por cual- 
quiera demora en recabar orden del juez competente: 

1." Para aprehender á culpables de crimen ó delito con- 
tra la seguridad del Estado, de falsificación de moneda ó 
de documentos del Estado, de corporaciones ó estableci- 
mientos públicos ó de provocar intencionalmente acciden- 
tes en ferrocarriles, de homicidio voluntario ó lesión grave, 
de incendios ó robos con violencia ó intimidación en las 
personas, siempre que la pena señalada por la ley al delito 
no baje de tres años de presidio ó reclusión. 

2.° Para aprehender á los culpables de delitos que se 
cometan causando tumulto ó perturbando seriamente la 
tranquilidad pública, ó que por sus circunstancias intro- 
duzcan grave alarma entre los ciudadanos. 

Los subdelegados podrán ejercer esta misma facultad 
en los casos de asesinato, de accidentes provocados inten- 
cionalmente en ferrocarriles, de robo con violencia ó inti- 
midación en las personas ó de incendio. 

En los demás casos en que para la represión de delitos 
fuere necesario el arresto, el intendente, gobernador ó 
subdelegado deberá comunicar al juez competente los ante- 
cedentes que hubiere recogido ó recibido, para que, en su 



DEL ARRESTO Ó PRISIÓN 65 



vista, el juez proceda á ordenar la aprehensión, si hubiere 
lugar á ella. Podrá también trasmitirlo al ministerio pú- 
blico, requiriéndole para que proceda al enjuiciamiento de 
los culpables cuando el delito fuere de aquellos en que 
corresponde proceder de oficio. 

Art. 9.° — El arresto ó prisión por vía de pena sólo po- 
drá decretarse y llevarse á efecto á virtud de sentencia 
ejecutoriada que la imponga, y por el juez á quien según 
la ley corresponde la ejecución de aquélla. 

Art. 1 0. — Para decretar el arresto ó prisión, en caso 
de persecución de delito, se requiere: 

1.° Que esté establecida ó probada la existencia del de- 
lito ó de un hecho que presente los caracteres de delito ó 
que haya antecedentes y circunstancias que den grave 
fundamento para creer que se ha cometido una infracción 
de la ley penal. 

2.° Que haya indicios vehementes para reputar autor, 
cómplice ó encubridor al individuo cuya prisión se ordena. 

Art. 1 1, — El arresto ó prisión de que se trata en el 
artículo anterior, no podrá decretarse: 

1.° Por contravención á ordenanzas municipales, de po- 
licía local, por simples faltas que no fueren hurto ó estafa, 
salvo que se impute á individuos sin hogar fijo ó sin giro 
ú ocupación conocida. 

2.° Por delitos que la ley sólo pena con inhabilitación 
para cargos ú oficios públicos ó profesiones titulares ó con 
suspensión de los mismos cargos, oficios ó profesiones ó 
con multa. 

3.° Por simples delitos que la ley pena á lo más con re- 
clusión en su grado mínimo, cuando del sumario ó de los 
antecedentes del enjuiciamiento aparezca que se imputa á 
individuos vecinos del lugar con casa abierta ó que ejer- 
cen una industria ó profesión por la cual pagan contribu- 
ción de patente. 

Lo dicho en los números 2.° y 3.° del inciso precedente 
no se aplica á los casos en que la prisión ó arresto, en vista 
de lo que aparece en el sumario, se considere indispensa- 
ble para la seguridad personal del ofendido ó para que no 
se frustren las investigaciones que deben practicarse; mas, 
llenados esos fines, el procesado será puesto en libertad. 



66 I.EY DE GARANTÍAS INDIVIDUALES 

El procesado que, conforme á lo dispuesto en este ar- 
tículo, debe permanecer en libertad, queda obligado á pre- 
sentarse á todos los actos del juicio y á la ejecución de la 
sentencia. 

Art. 1 2i — En los casos expresados en el artículo que 
precede, el juez se limitará á citar al individuo á quien se 
acusa ó á quien se imputa el delito para que comparezca 
en el día y hora que le señale. Si la citación no fuere obe- 
decida, podra ordenar el arresto del procesado ó exigirle 
fianza para ponerlo en libertad. 

Art. 13. — El arresto ó prisión preventiva decretada 
por otra autoridad que la del juez á quien corresponde co- 
nocer ds la causa, sólo durará el tiempo necesario para que 
el arrestado sea puesto á disposición de dicho juez. Sin 
nuevo decreto de éste, el arrestado no podrá continuar en 
prisión. 

La autoridad que hubiere decretado el arresto ó prisión 
deberá comunicarlo al juez competente, acompañando los 
documentos ó antecedentes que ha tenido presente al dic- 
tar esa medida, en el mismo día, ó á más tardar dentro de 
las veinticuatro horas siguientes. 

Desde el momento en que el juez competente reciba la 
comunicación de la autoridad administrativa, queda á su 
disposición el preso, si la orden se hubiere ejecutado, y bajo 
su responsabilidad la ejecución de esa orden si aun no se 
le hubiere dado cumplimiento. Deberá, en consecuencia, 
apreciar las piezas ó antecedentes que se le hubieren tras- 
mitido y mantener el decreto de prisión ó suspenderlo, 
convirtiéndolo en simple citación para que el reo compa- 
rezca el día y hora que le señale. 

Art. 14. — Toda orden de prisión ó arresto debe inti- 
marse al tiempo de ejecutarla al individuo ó individuos en 
quienes debe cumplirse. 

El individuo á quien se hubiere hecho la intimación 
tiene derecho á que se le manifieste ó notifique la orden 
escrita que ha debido expedirse y á que se le dé copia de 
ella por el encargado de cumplirla, y, bajo su firma, á más 
tardar al tiempo de entrar en la prisión, y, si esto no fuera 
posible, al día siguiente. 

El alcaide de la cárcel ó la persona encargada del lugar 



DEN ARRESTO O PRISIÓN' EN' CASO FIE DELITO INFRAQANTI í 

de detención en que se recibiere el preso, al copiar la orden 
de arresto en el registro que debe llevar, hará mención de 
la persona que lo ha conducido ó aprehendido, y será obli- 
gado á dar copia de la partida que sentare al arrestado 
que la pidiere. 

El que decretare arresto, salvo el caso de delito infra- 
ganti, sin sujetarse á lo dispuesto en el art. 6.° de esta 
ley y lo mandare cumplir, incurre en responsabilidad cri- 
minal en conformidad á lo dispuesto en el artículo 148 del 
Código Penal. 



o 



TITULO III 

DEL ARRESTO Ó PRISIÓN EN CASO DE DELITO INFRAGANTI 

Art. 1 5. — El sorprendido en flagrante delito podrá ser 
arrestado por cualquiera persona para ser conducido ante 
el juez competente. Todo funcionario á quien corresponda 
cuidar del orden público deberá, para el mismo fin, orde- 
nar el arresto. Serán obligados á arrestar al delincuente 
infraganti los agentes de policía de seguridad, sea obrando 
por sí ó á requisición de cualquiera persona. 

Para los efectos de este artículo se considerará delin- 
cuente infraganti: 

1.'° Al que actualmente está cometiendo el delito; 

2.° Al que acaba de cometerlo; 

3.° Al que en los momentos de cometerse éste, huye 
del lugar en que se cometió y, designado por el ofendido 
ú otras personas como autor ó cómplice, es aprehendido 
durante la fuga; 

4.° Al que se encuentre con objetos procedentes del 
delito, ó con las armas ó instrumentos que se emplearon 
para cometerlo, en un tiempo inmediato á su perpetra- 
ción; 

5.° Al que personas asaltadas, heridas ó robadas y que 
reclaman auxilio, señalaren como autor ó cómplice del de- 
lito que acaba ele cometerse. 

Art. 16, — No podrá emplearse medios compulsivos 
para conducir ante el juez competente al delincuente in- 
fraganti que expresase estar dispuesto á obedecer la inti- 



68 LEY DE GARANTÍAS INDIVIDUALES 

mación que el aprehensor le hiciere de comparecer ante 
dicho juez en el día y hora que se le señale: 

1.° Si sólo fuere culpable de contravención á ordenan- 
zas municipales, de policía local ó de simple falta que no 
sea hurto ó estafa, salvo que para el aprehensor el culpa- 
ble aparezca como persona sin hogar fijo ni giro ú ocupa- 
ción conocida, ó que la contravención ó falta se cometiere 
causando desórdenes ó perturbando la tranquilidad pú- 
blica, 

2.° Si fuere culpable de delito que la ley sólo pena con 
inhabilitación ó suspensión de cargos, oficios ó profesión 
titular ó con multa. 

En los casos á que se refiere este artículo bastará, para 
que se deje en libertad al delincuente infraganti, que 
persona de responsabilidad se comprometa por escrito á 
que el delincuente comparecerá dentro de veinticuatro 
horas ante el juez competente, y á responder de la multa 
que se le aplicare. 

Art. 17. — El delincuente infraganti de cualquiera de 
las contravenciones ó infracciones expresadas en el artí- 
culo anterior, que fuere aprehendido por agentes de poli- 
cía de seguridad en desempeño de su cargo, será conduci- 
do ante el jefe de dichos agentes, siempre que para ellos 
sea persona desconocida y no se presentare persona cono- 
cida que contraiga el compromiso previsto en la última 
¡mrte del citado artículo. 

El jefe mantendrá el arresto ó pondrá al arrestado en 
libertad, intimándole que comparezca dentro de veinti- 
cuatro horas ante el juez competente, según lo considere 
ó no necesario, para que la intimación sea obedecida en 
vista de la clase de contravención cometida y de las cir- 
cunstancias personales del culpable. 

Si fuere persona conocida, ó si persona que reúna esta 
circunstancia se hiciere responsable en la forma prevista 
en el artículo anterior, lo dejará en libertad, limitándose 
á hacerle la intimación de comparecer. 

Cuando el aprehendido como delincuente infraganti 
señalare casa de persona establecida en el lugar, ¡1 cuya 
familia pertenezca ó á cuyo servicio estuviere, el agente 
de policía ó el jefe, en su caso, dejarán al arrestado en 



DEL AKRESTO Ó PRISIÓN EN CASO DE DELITO INFRAGANTI 69 

libertad, si tuvieren conocimiento de esa circunstancia ó 
si se persuadieren de que es efectiva. Tampoco se podrá 
llevar á efecto el arresto ni mantenerlo sin facilitar al 
arrestado los medios que propusiere de comprobar su 
aserción. 

Art. 1 8. — Los agentes de policía de seguridad podrán 
arrestar como delincuentes infraganti, para conducir ante 
sus respectivos jefes, á los individuos que anduvieren dis- 
frazados y rehusaren darse á conocer y á los que se halla- 
ren á deshoras de la noche ó en lugares ó en circunstan- 
cias que prestaren motivos fundados para atribuirles 
malos designios, si las explicaciones que dieren de su con- 
ducta no desvanecieren las sospechas. 

El jefe ante quien fueren conducidos mantendrá el 
arresto ó pondrá á los detenidos en libertad, según las 
explicaciones que de su conducta dieren y el mérito que 
arrojen las circunstancias que han motivado su pri- 
sión. 

Serán también considerados delincuentes infraganti y 
para el mismo fin los que, en caso de contravención infra- 
ganti á reglas de policía, de orden ó de seguridad, come- 
tidas causando tumulto ó perturbando la tranquilidad 
pública, se hallaren en compañía de los autores de dicha 
contravención. 

Art. 19. — El arrestado como delincuente infraganti 
de simple delito ó de crimen deberá ser conducido inme- 
diatamente ante el juez que debe conocer del delito. 

Si por no estar funcionando el juez no pudiere cum- 
plirse con lo dispuesto en el inciso anterior, el arrestado 
será depositado en una cárcel ó lugar público de detención 
para ser presentado ante el juez dentro de las veinticua- 
tro horas siguientes. 

Art. 20. — El juez ante quien se presentare el reo in- 
fraganti procederá inmediatamente á tomar declaración 
al aprehensor, á los testigos presenciales que ocurran y á 
interrogar al preso, y en vista de estas investigaciones lo 
dejará en libertad ó decretará su arresto. 

Art. 2 1 . — El alcaide ó jefe del establecimiento de de- 
tención, al recibir provisionalmente al sorprendido infra- 
ganti, deberá exigir que la persona que lo conduce le deje 



LEY DE GARANTÍAS INDIVIDUALES 



por escrito y bajo su firma, una exposición sobre el hecho 
que motivó el arresto. 

Si esa persona no supiere firmar, firmarán la exposición 
dos testigos llamados al efecto. 

El alcaide ó jefe del establecimiento de detención de- 
berá dar parte del depósito del preso al juez ordinario en 
lo criminal, en la audiencia mas inmediata, ó á más tardar, 
dentro de las veinticuatro horas siguientes á la prisión. 

Si trascurridas veinticuatro horas después de dado el 
parte de que habla el inciso precedente no se hubiere ex- 
pedido la orden de arresto ó notificádose al alcaide, éste 
deberá, sin demora, dar nuevo izarte al juez por escrito. 
En estos casos el alcaide, al pié de la exposición del apre- 
hensor, anotará la hora en que dio los avisos al juez. La 
omisión de estos avisos hará al alcaide responsable de de- 
tención arbitraria. 

TÍTULO IV 

DE LA LIBERTAD PROVISORIA DEL PROCESADO 

Art. 22. — El procesado que estuviere preso será pues- 
to en libertad en cualquier estado del juicio en que apa- 
rezca su inocencia. 

Será también puesto en libertad, de oficio ó á petición 
de parte, cuando el delito imputado, atendidas las circuns- 
tancias del procesado, no autorizare la prisión preventiva, 
según el artículo 11 de esta ley. 

Art. 23. — Se concederá la libertad provisoria, bajo de 
fianza, previa audiencia del ministerio público, al procesa- 
do por delito á que la ley no señala pena de muerte, pre- 
sidio perpetuo, reclusión perpetua, presidio temporal en 
cualquiera de sus grados ó reclusión mayor si, apreciado 
el caso y todas sus circunstancias, no se estimare necesa- 
ria la prisión para la comparecencia del procesado á todos 
los actos del juicio y el cumplimiento de la sentencia que 
se pronunciare. 

Se aplicará esta disposición aún en los casos en que la 
ley señala pena de presidio menor, cuando esta pena, se- 
gún la misma ley, es alternativa de la de reclusión ó de 
la de relegación. 



DE LA LIBERTAD PROVISORIA DEL PROCESADO 71 

Art. 24. — Concluido el sumario y cuando no se consi- 
dérela prisión necesaria para asegurar la acción de la 
justicia, podrá concederse la libertad provisoria sin exi- 
girle fianza al procesado por delito á que la ley señala 
pena menos grave que reclusión menor, contrayendo el 
procesado el compromiso de permanecer en el lugar del 
juicio hasta que éste se termine y de presentarse á todos 
los actos del procedimiento y para la ejecución de la sen- 
tencia, tan pronto como fuere citado ó requerido. En es- 
tos casos para otorgar la libertad provisoria, se requiere 
el dictamen favorable del ministerio público. 

Art. 25. — La solicitud sobre libertad provisoria bajo 
de fianza deberá resolverse por el juez á más tardar á las 
cuarenta y ocho horas de haberse presentado. 

La fianza tendrá por objeto asegurar la comparecencia 
del reo á todos los actos del juicio para que fuere citado, 
y el cumplimiento de la sentencia que se pronunciare. 

El juez fijará su cuantía teniendo en consideración la 
clase del delito imputado, la pena que la ley le señala y 
las circunstancias personales del procesado. 

Para su otorgamiento, bastará que se extienda ante el 
juez una acta firmada por el procesado y el fiador. 

Á la fianza puede sustituirse prenda ó hipoteca sufi- 
ciente. 

El procesado que obtuviere la libertad provisionalmen- 
te bajo de fianza, deberá constituir domicilio en el lugar 
del juicio. 

Art. 26. — Si el procesado puesto en libertad no com- 
pareciere á los actos del juicio para que fuere citado sin 
justificar imposibilidad, pero sin ausentarse del lugar, se 
aplicará al Fisco hasta la cuarta parte de la fianza, y el 
procesado podrá ser nuevamente puesto en prisión si, 
atendidas las circunstancias del caso, el juez lo creyere 
necesario. 

Si se fugare ó se sustrajere al cumplimiento de la senten- 
cia, todo el monto de la fianza quedará aplicado al Fisco. 

Al procesado que se hubiere fugado y que fuere nue- 
vamente aprehendido no podrá otorgarse después la li- 
bertad provisoria bajo de fianza. 

Art. 27. — La libertad provisoria puede reclamarla el 



LEY DE GARANTÍAS INDIVIDUALES 



procesado y otorgársele en cualquier estado del juicio, 
aun antes de ser puesto en prisión y aunque le haya sido 
ya denegada. 

La seguridad de la persona ofendida ó el peligro de 
que se frustren las investigaciones autorizan para negar 
la libertad provisoria mientras la prisión se considere ne- 
cesaria para los fines indicados. 

El juez podrá poner término á la libertad provisoria 
cuando hubiere motivos para temer que el procesado 
puesto en libertad se fugue, ó si las investigaciones prac- 
ticadas ó nuevas circunstancias manifestaren la necesidad 
de poner al procesado en prisión. 

Art. 28. — El que fuere absuelto en primera instancia 
será puesto pro visoriamente en libertad, aún cuando se 
interponga apelación del fallo ó se eleve en consulta, sal- 
vo que el delito imputado sea de aquellos que la ley pena 
con muerte, presidio ó reclusión perpetua ó presidio tem- 
poral en cualquiera de sus grados. 

En estos casos sólo podrá otorgarse la libertad bajo de 
fianza, previa audiencia del ministerio público y con su 
acuerdo. 

Si el reo continuare en prisión pronunciada la senten- 
cia de primera instancia y fuere absuelto en la segunda 
instancia, será puesto en libertad luego que el juez tenga 
conocimiento oficial de esa sentencia, aunque no haya sido 
devuelto el proceso. Para los efectos de esta disposición, 
todo tribunal de segunda instancia comunicará sin demo- 
ra el fallo absolutorio que hubiere pronunciado y de que 
no haya recurso legal que interponer. Lo mismo se obser- 
vará para los demás fallos de segunda instancia que pon- 
gan término á la ¡prisión de un individuo. 

Y por cuanto, oído el Consejo de Estado, he 
tenido á bien aprobarlo y sancionarlo; por tanto, 
promulgúese y llévese á efecto como ley de la 
República. 

DOMINGO SANTA MARÍA. 

J. M. Balmaceda. 



LEY 

DE 

ELECCIONES 

Promulgada el 16 de enero de 1884 



10 



Santiago, 9 de enero de 1884- 

Por cuanto el Congreso Nacional ha acordado 
el siguiente 

PROYECTO DE LEY: 
TÍTULO I 

ORGANIZACIÓN DE LA JUNTA DE CONTRIBUYENTES 

Artículo 1,° — El primero de septiembre del año que 
preceda al de la renovación del Congreso, se reunirán eu 
la tesorería fiscal á las doce del día los funcionarios pú- 
blicos encargados del cobro de la contribución agrícola, de 
patentes fiscales y de alumbrado y serenos y formarán, con 
arreglo al orden de mayores cuotas, una lista de los ciu- 
dadanos inscritos en los registros electorales del departa- 
mento que paguen en él mayor contribución agrícola, de 
patentes fiscales ó de alumbrado y serenos, tomándolas 
conjuntamente. 

Esta lista será compuesta de sesenta nombres en los 
departamentos que elijan un Diputado, de setenta y ocho 
en los que elijan dos Diputados, de noventa y seis en los 
que elijan tres y de ciento catorce en los que elijan mas 
de este número. Se expresará en ella la cantidad que haya 
pagado cada contribuyente por cada contribución. 

Si resultare que pagan igual cuota mayor número de 
ciudadanos que el indicado, se incluirán ios nombres de 
todos ellos en la lista. 

Si el número de los contribuyentes inscritos en los roles 



76 LEY DE ELECCIONES 



respectivos fuere menor que el exigido, la lista se formará 
con los que aparezcan en dichos roles. 

Art. 2.° — Para hacer el cómputo de las contribuciones 
pagadas, se tomarán en cuenta los doce meses transcurri- 
dos desde el primero de julio del año anterior, hasta el 
mismo día del año en que se forme la lista. 

Art. 3.° — Los funcionarios encargados de formar la 
lista sólo incluirán en ella á los propietarios de fundos rús- 
ticos ó urbanos que paguen contribución agrícola ó de alum- 
brado y sereno, á los padres ó maridos que administren 
predios rústicos de sus hijos menores ó de sus mujeres, y 
á los que hayan pagado {^atente fiscal por su industria ó 
profesión personal, sin tomarse en cuenta las patentes de 
sociedades ó personas jurídicas. 

Art. 4.° — La lista, firmada por los funcionarios respec- 
tivos, será remitida el dos de septiembre al juez de letras de 
turno en lo civil, quien hará fijar copia de ella por carteles 
en las puertas de la secretaría del juzgado, y la mandará 
publicar en los diarios ó periódicos del departamento, si 
los hubiere, y no habiéndolos, en los de la cabecera de la 
provincia. 

En los departamentos en que no hubiere juez de letras, 
la lista se remitirá al de la correspondiente jurisdicción. 
En estos casos, la publicación se hará además en los diarios 
ó periódicos del departamento á que corresponde la lista, 
y la fijación de carteles, en la oficina del juzgado de pri- 
mera instancia. 

Estas publicaciones se harán el cinco de septiembre. 

Art. 5.°- — Hasta el quince de septiembre inclusive, 
cualquier ciudadano podrá observar la lista publicada y 
pedir inclusiones ó exclusiones. 

Tendrán derecho para reclamar su inclusión, en lugar 
del propietario, los arrendatarios de fundos rústicos que 
hayan contraído la obligación de pagar la contribución por 
el contrato, siempre que conste en escritura pública otor- 
gada á lo menos un año antes de la fecha de la reclamación. 
te* Las reclamaciones se presentarán por escrito al juez de 
letras correspondiente, quien hará publicar en la misma 
forma dispuesta un el artículo anterior, y durante todos 
los días hasta el del comparendo de que habla el artículo 



ORGANIZACIÓN' DE LA JUNTA DE CONTRIBUYENTES 77 

siguiente, un aviso que contenga el extracto de cada una 
de ellas. 

Art. 6.° — Todos los reclamantes y objetados se tendrán 
por convocados para el veintitrés de septiembre, aún cuan- 
do sea feriado, á las doce del día, en la sala del juzgado, y 
con lo que expongan verbal mente, ó en su rebeldía, el juez 
sin más trámites resolverá. 

Art. 7.° — El juez expedirá su fallo en la forma que la 
ley prescribe para las sentencias definitivas. 

Si, publicada la lista en conformidad á lo dispuesto en el 
art. 4.°, no se presentaren reclamaciones de ninguna espe- 
cie hasta el quince de septiembre, el juez de letras el vein- 
titrés del mismo mes resolverá que se tenga como defini- 
tiva la lista no objetada. 

En todo caso, la sentencia debe publicarse por los diarios 
ó periódicos, si los hubiere, y fijarse por carteles en la 
puerta del juzgado, el día veintinueve de septiembre en la 
forma establecida en el art. 4.° 

Al dictar su resolución el juez excluirá de oficio á los 
Intendentes, Gobernadores, Jueces de letras y miembros 
de los Tribunales de Justicia. 

Art. 8.° — La sentencia á que se refiere el artículo ante- 
rior será apelable por cualquier ciudadano, y si hay apela- 
ción, el cinco de octubre se elevará el expediente á la 
Corte de Apelaciones respectiva. 

Se procederá en segunda instancia sin esperar la com- 
parecencia de las partes, poniéndose el asunto en tabla. 

El Tribunal de Alzada dictará resolución sobre todos 
los expedientes hasta el veinticinco de octubre, y los man- 
dará devolver el veintiséis. 

Art. 9.° — Durante todo el procedimiento, las notifica- 
ciones que ocurran se harán por carteles fijados en la puer- 
ta del juzgado ó tribunal el mismo día que se dicte la 
providencia. 

No se concederá recurso alguno contra las que dicte el 
juez de primera instancia antes de la sentencia definitiva. 
Tampoco se concederá recurso de nulidad en las resolucio- 
nes de la Corte de Alzada. 

No se admitirán tampoco los recursos de implicancia ó 
recusación de los jueces. 



78 LEY DE ELECCIONES 



Todas las actuaciones se harán libres de derechos y en 
papel simple. Los funcionarios á quienes se ocurra para 
obtener certificados ó copias que hayan de servir en el 
expediente de formación de la lista de mayores contribu- 
yentes, estarán obligados á darlas á petición verbal del in- 
teresado y sin más gravamen que el de escribiente. 

Art. 1 0. — El juez de letras hará publicar en la forma 
establecida en el artículo 4.° la lista definitiva de mayores 
contribuyentes que resulte de la resolución de los Tribu- 
nales de Alzada, y el ocho de noviembre, dictará auto de 
organización de la junta de contribuyentes, sujetándose á 
las reo-las siguientes: 

1. a En los departamentos que elijan un Diputado, se 
organizará la junta con treinta ciudadanos en el orden de 
las primeras cuotas; en los departamentos que elijan dos 
Di¡)utados, se designará á los treinta y nueve ciudadanos 
que se hallen en el caso indicado; en los departamentos 
que elijan tres Diputados, se tomarán cuarenta y ocho; y 
en los que elijan mas de tres Diputados, se designarán cin- 
cuenta y siete ciudadanos en el mismo orden de las mayores 
cuotas. Al lado de cada nombre, se expresará separada- 
mente el valor de cada una de las contribuciones pagadas; 

2. a Si por pagar cantidades iguales dos ó más ciudada- 
nos, apareciere en la lista un número mayor que el exigido 
para organizar la junta, se considerarán preferidos los unos 
sobre los otros por el orden alfabético de su primer apelli- 
do, y si tuvieren dos ó más el mismo apellido, se determi 
nará la preferencia por el orden alfabético del primer 
nombre; y 

3. a Si no apareciere en los roles ele contribuyentes el 
número de inscritos suficiente para organizar la junta con- 
forme á la primera regla, se organizará dicha junta con 
todos los contribuyentes que tengan derecho. 

Este auto será fijado y publicado el diez de noviembre 
en la forma establecida en el art. 4.° 

El juez de letras lo comunicará el mismo día al Gober- 
nador. 

Art. 1 1 , — El funcionario encardado del cobro de las 
contribuciones que no concurriere á la formación de la lista 
de contribuyentes; que en la formación de dicha lista no 



ORGANIZ. Y PROCED. DE LA COM. EJEC. DE LAS CALIFICACIONES 79 

se ajustare estrictamente á lo que conste de los libros de 
la oficina; ó que de cualquier otro modo infringiere cual- 
quiera de las obligaciones que le impone este título, sufrirá 
la pena de inhabilitación absoluta temporal para cargos y 
oficios públicos en su grado mínimo; pero, si la infracción 
fuere una falsificación, se aplicará la pena establecida en 
el art. 193 del Código Penal. 

Los jueces que infringieren las reglas de procedimientos 
establecidas en este título ó quebranten los plazos fijados, 
sufrirán la pena de suspensión de cargo y oficio y profesión 
titular en cualquiera de sus grados. 

Toda infracción cometida por los jueces en los fallos 
que dicten con motivo de esta ley, será castigada con las 
penas de que habla el art. 224 del Código Penal. 

Estas responsabilidades se perseguirán de oficio, y en 
caso de querella, el querellante no será obligado á rendir 
fianza ni caución alguna para seguir la acusación. 

TÍTULO II 

ORGANIZACIÓN Y PROCEDIMIENTO DE LA COMISIÓN EJECUTIVA 
DE LAS CALIFICACIONES 

Art. 1 2. — El veinte de noviembre, á las doce del día, se 
reunirán en la sala municipal de la cabecera del departa- 
mento l todos los ciudadanos comprendidos en el auto 
de que habla el artículo 10, bajo la presidencia provisoria 
del que pague mayor cuota de contribución. 

La junta no podrá constituirse ni funcionar sin la pre- 
sencia de la mayoría absoluta de sus miembros, sin per- 
juicio de que los que concurran después de la hora desig- 
nada deben incorporarse y tomar parte en los procedi- 
mientos desde el momento en que se presenten. 



(1) Santiago, 15 de noviembre de 1884. —Por cuanto, etc. 

Proyecto ds ley. — Artículo 1." Las juntas de mayores contribuyentes de los 
departamentos de Limache, Yungay y Mulchen podrán constituirse y funcionar 
con la concurrencia de nueve miembros, á lo menos, en las reuniones que celebren 
el 20 de noviembre de 1884 y el 10 de marzo de 18S5. 

Art. 2." En los departamentos donde no hubiere sala municipal para la reunión 
á que se refiere el artículo 12 de la ley de elecciones, las juntas de mayores con- 
tri buyentes se reunirán en la sala que, en el respectivo departamento, sirva de 
oficina al tesorero fiscal. 



80 LEY DE ELECCIONES 



Serán nulos y de ningún valor los acuerdos celebrados 
en minoría, y los que asistan á tales deliberaciones ó 
acuerdos serán castigados en conformidad al art. 24. 

Art. 1 3.- — Constituida la junta, se procederá á elegir 
por votos escritos que contengan cada uno un solo nom- 
bre, un presidente y dos vice-presidentes. Será presidente 
el que obtenga la primera mayoría, y vice-presidentes los 
que obtengan la segunda y tercera. 

En votación separada, también por escrito, votando por 
un solo nombre, se elegirán dos secretarios, que serán los 
que obtengan las dos primeras mayorías. 

En caso de empate en cualquiera de estas votaciones, 
se declarará elegido al que le corresponda por el orden al- 
fabético, en la forma establecida en la regla 2. a del art. 
10. La misma regla se aplicará para el caso de que 
opten á la presidencia provisoria, por pagar la misma 
cuota de contribución, dos ó más ciudadanos. 

Art. 14. — Organizada la junta, comunicará su instala- 
ción al Gobernador, remitirá al juez de letras que haya 
conocido en las reclamaciones una lista con los nombres 
de los asistentes y de los inasistentes, é inmediatamente 
procederá á elegir por voto acumulativo los cinco ciuda- 
danos que deben formar la comisión ejecutiva de las cali- 
ficaciones. 

Cada cédula será encerrada en un sobre blanco de igual 
forma y tamaño, de los que proveerá á la junta la Muni 
cipalidad del departamento. 

Art. 15. — El presidente procederá al escrutinio, auxi- 



Art. 3.° En los departamentos en que 'no haya libro ele actas municipales ni 
notario público, se levantará acta por triplicado y se entregará uno de los ejem- 
plares al Gobernador del departamento, otro al presidente de la junta de mayores 
contribuyentes, y el tercero se remitirá al juez de letras de la jurisdicción, para 
su protocolización en el archivo del notario más antiguo. 

Esta disposición regirá también respecto de las actas que deben extender las 
juntas ejecutivas de las calificaciones y de las elecciones, entendiéndose que el 
presidente de la junta respectiva guardará el ejemplar correspondiente. 

El ejemplar del acta de escrutinio que debe extenderse, según el artículo 73 de 
la ley de elecciones, en el libro de actas municipales ó en el protocolo del notario, 
se extenderá por separado y se remitirá al juez de letras de la jurisdicción para 
los efectos del inciso 1." de este artículo. 

Art. 4." Esta ley regirá desde el día de su promulgación en el Diario Oficial. 
Por cuanto, etc. — DüMlKOO Santa María. — José Manuel Balmaceda. 



OHGANIZ. Y PROCED. DE LA COSÍ. EJEC. DE LAS CALIFICACIONES 81 

liado por los vice-presidentes, abriendo uno por uno 
los sobres que contengan los votos y leyendo en alta voz 
cada una de las cédulas inmediatamente desjDués de 
extraída. 

Los vice-presidentes leerán la misma cédula después 
que lo haga el presidente. 

Terminado el escrutinio, se proclamará vocales de la 
comisión ejecutiva de las calificaciones á los cinco ciuda- 
danos que hayan obtenido las cinco primeras mayorías. — ■ 
En caso de empate, se sortearán los nombres empatados, 
dándole á cada uno un número de orden y haciendo el 
sorteo por medio de balotas numeradas. Se considerarán 
elegidos los nombres que correspondan al número de la 
primera, segunda ó tercera balota que salga sorteada. 

Art. 16. — Durante la reunión, no se podrá deliberar 
sobre materia alguna; pero los miembros de la junta po- 
drán pedir que se consignen en el acta las observaciones 
que les sugieran los procedimientos de ella ó de su presi- 
dente. También se consignarán las explicaciones que se 
dieren á tales observaciones. 

El acta se extenderá inmediatamente en el libro co- 
rriente de actas de la Municipalidad del departamento, y 
será firmada por todos los vocales que tomen parte en la 
elección. 

Si no se obtuviere el libro de actas municipales, se lla- 
mará al notario más antiguo de la cabecera del departa- 
mento y se extenderá en su registro. 

La junta no podrá separarse sin haber terminado sus 
funciones. 

El presidente de la junta hará fijar el mismo día por 
carteles en la puerta de la sala municipal, el resultado de 
la elección, y lo hará publicar, á más tardar, el día si- 
guiente en los diarios ó periódicos del departamento, si 
los hubiere, y no habiéndolos, en los de la cabecera de la 
provincia. 

Art. 17. — Para ser elegido miembro de la comisión 
ejecutiva de las calificaciones se necesitan las condiciones 
siguientes: 

1. a Estar inscrito en los registros electorales del de- 
partamento; 

n 



82 LEY DE ELECCIONES 



2. a Ser propietario de un predio rústico ó urbano en el 
mismo departamento, ó ser arrendatario de un predio 
rústico por escritura pública otorgada con un año á lo me- 
nos de anticipación, ó ejercer una profesión ó industria 
que pague patente fiscal; 

3. a Estar actualmente en el departamento el día de la 
elección; y 

4. a Xo ser subdelegado ni juez de subdelegación, ins- 
pector ó juez de distrito, ni empleado público ó munici- 
pal que perciba sueldo, ni empleado en los ferrocarriles ó 
telégrafos del Estado, cualquiera que sea su categoría, ni 
ser párroco ó vice-párroco. 

Art. 18. — El veintiséis de noviembre, á las doce del 
día, se reunirán en la sala municipal los cinco ciudadanos 
que deben componer la comisión ejecutiva de las califica- 
ciones y procederán á elegir presidente y secretario por 
votos escritos que contengan un solo nombre. El que ob- 
tenga la primera mayoría será presidente, y secretario, el 
que obtenga la segunda. En caso de empate, se determi- 
nará la preferencia por el orden alfabético, en conformi- 
dad á la regla 2. a del artículo 10. 

La comisión no podrá constituirse ni funcionar sin la 
presencia de la mayoría absoluta de sus miembros, sin 
perjuicio de que los que concurran después de la hora de- 
signada deben incorporarse y tomar parte en los procedi- 
mientos desde el momento en que se presenten. 

Serán nulos y de ningún valor los acuerdos celebrados 
en minoría, y los que asistan á tales deliberaciones ó acuer- 
dos serán castigados en conformidad al art. 24. 

Se comunicará la instalación de la comisión al Gober- 
nador en nota firmada por todos los presentes. 

Art. 19, — La persona encargada de la custodia de los 
registros los presentará, el día y hora designados en el 
artículo anterior, en la sala municipal, y los entregará bajo 
recibo al presidente de la comisión. 

Instalada la comisión con los registros ó sin ellos, pro- 
cederá á designar una junta calificadora de cinco vocales 
para cada subdelegación del departamento, en la forma 
siguiente: 

Cada uno de los comisionados presentes designará por 



ORGANIZ. Y PROCED. DE LA COM. EJEC. DE LAS CALIFICACIONES 83 

sus nombres, apellidos, lugar de su habitación y profesión 
ú oficio, uno de los vocales de cada una de las juntas, no 
pudienclo repetirse la designación del mismo ciudadano por 
dos ó más comisionados. 

Si faltare uno ó dos de los comisionados á esta reunión, 
la designación del vocal que le corresponda nombrar se 
hará á mayoría de votos entre los presentes, y no resultan- 
do mayoría, se hará por sorteo en la forma establecida en 
el art. 15. 

Igual procedimiento se observará si uno de los comisio- 
nados presentes se niega á hacer la designación que le 
incumbe; pero el que se negare no tendrá voto al hacer el 
nombramiento. 

Después de nombrados los cinco vocales para cada junta, 
la comisión designará, de entre aquéllos, por sorteo en la 
forma establecida en el art. 15, al presidente proviso- 
rio de cada una, y señalará el lugar de la subdelegación 
en que deba funcionar, prefiriendo el más central y pobla- 
do y, siempre que sea posible, un lugar público y accesible. 
En ningún caso se designará el recinto de una casa par- 
ticular. 

Art. 20. — La comisión no se podrá separar mientras no 
haya terminado las designaciones de que habla el artículo 
anterior, para cada una de las juntas calificadoras del 
departamento. 

Se levantará acta de todo lo obrado, con expresión in- 
dividual de cada uno de los nombramientos hechos por 
cada comisionado. Esta acta será firmada por todos los 
asistentes y se extenderá en el libro corriente de actas de 
la Municipalidad ó en el registro respectivo, según lo dis- 
puesto en el art. 16. 

El presidente y secretario de la comisión comunicarán, 
dentro de las veinticuatro horas siguientes, al Gobernador 
y á los electos, el nombramiento de vocales de las juntas 
calificadoras, el de presidente provisorio de ellas, y la de- 
signación del lugar en que deban funcionar. Harán también 
publicar en todos los diarios y periódicos del departamen- 
to, si los hubiere, el acta de la sesión de la comisión, y la 
harán fijar por carteles en la puerta de la sala municipal. 

Art. 2 1 . — Si la comisión designare como lugar en que 



84 LEY DE ELECCIONES 



deba funcionar una junta calificadora, algún punto que 
esté situado en propiedad particular, el propietario estará 
obligado á permitir las funciones de la junta y el libre 
acceso de todos los ciudadanos á la mesa calificadora. 

El presidente y secretario de la comisión comunicarán la 
designación al propietario ó á quien haga sus veces, y da- 
rán un duplicado de esa comunicación al presidente provi- 
sorio de la junta. 

La obligación que este artículo impone al propietario 
será cumplida por él, sus dependientes ó cualquiera perso- 
na que esté en la propiedad, aún cuando sea á título de 
mero tenedor accidental y aunque el propietario no haya 
recibido la comunicación á que se refiere el inciso anterior. 

Art. 22. — La designación de vocales de las juntas ca- 
lificadoras deberá recaer en ciudadanos que reúnan las 
condiciones siguientes: 

1. a Estar inscritos en cualquiera de los registros de la 
subdelegación respectiva; 

2. a Residir en ella desde tres meses antes por lo menos, 
y estar actualmente en el departamento; 

3. a No ser subdelegado ni juez de subdelegación, ins- 
pector ó juez de distrito, ni empleado público ó municipal 
que perciba sueldo, ni empleado en los ferrocarriles ó te- 
légrafos del Estado, cualquiera que sea su categoría, ni 
párroco ó vice-párroco. 

Art. 23. — Todas las sesiones de las juntas de contri- 
buyentes y de la comisión ejecutiva de las calificaciones 
serán públicas. 

Los individuos que formen parte de ellas son inviolables 
desde la fecha de su designación y mientras desempeñen 
su cometido. Sólo podrán ser presos en caso de delito in- 
fraganti que merezca pena aflictiva; y tanto el que orde- 
nare su prisión fuera de ese caso, como el que la ejecutare, 
serán penados con seis meses de prisión. 

Art. 24. — Los contribuyentes ó miembros de la comi- 
sión ejecutiva de las calificaciones que no concurran á las 
reuniones que establece este título, á la hora señalada, su- 
frirán la pena de quinientos pesos de multa, salvo el caso 
de que justifiquen imposibilidad física ó moral. Se tendrá 
como excusa suficiente tener sesenta y cinco años de edad. 



DE LOS REGISTROS, BOLETOS DE CALIFICACIÓN, ETC. 85 

Los contribuyentes ó miembros de la comisión ejecutiva 
de las calificaciones que anticipen las horas señaladas para 
las reuniones, que nombren personas inhábiles, ó falten á 
cualquiera otra de las obligaciones que les impone la ley, 
sufrirán la pena de ¡orisión de sesenta días y multa de qui- 
nientos á mil pesos. 

El que impidiere ejercer sus funciones á los contribu- 
yentes ó miembros de la comisión ejecutiva de las califi- 
caciones, sufrirá la pena de sesenta días de prisión. La 
misma pena sufrirán los vocales de dichas juntas si impi- 
den á alguno de ellos funcionar á pretexto de no haberse 
presentado á la hora señalada, ó por cualquiera otro moti- 
vo. Si el delito fuere cometido por un juez, se observará 
lo dispuesto en la parte final del art. 11. 

Los contribuyentes ó miembros de la comisión ejecutiva 
de las calificaciones que celebren acuerdos en minoría, su- 
frirán la pena de mil pesos de multa y sesenta días de 
prisión. 

El funcionario encargado de la custodia de los registros 
que no los entregue oportunamente al presidente de la 
comisión ejecutiva, sufrirá la pena de suspensión de cargo 
y oficio público y profesión titular, en su grado mínimo. 

El propietario que no diere cumplimiento á lo dispuesto 
en el art. 21, sufrirá la pena de mil pesos de multa. 

TÍTULO III 

DE LOS REGISTROS, BOLETOS DE CALIFICACIÓN 
Y PROCEDIMIENTOS PRELIMINARES DE LA INSCRIPCIÓN 

Art. 25. — El registro de electores se renovará cada 
tres años, y se formará por subdelegaciones cuya población 
no baje de dos mil habitantes, subdividiéndose en secciones 
que nunca deben pasar de trescientos calificados. 

Las subdelegaciones cuya población sea inferior á la ci- 
fra designada, se agregarán á la siguiente ó siguientes, y 
en defecto de éstas, á la anterior, según el número de 
orden. 

La comisión ejecutiva de las calificaciones resolverá 
como debe hacerse la agregación en la sesión de que habla 



86 LEY I)E ELECCIONES 



el art. 18, pudienclo, en caso de dificultad por las dis- 
tancias de los lugares, optar por la subdelegación más 
próxima. 

Art. 26. — -El registro se formará en un libro en folio 
que tendrá en cada llana un margen á la izquierda, en el 
que debe poner su firma el ciudadano inscrito, y columnas 
verticales paralelas entre sí ¡Dará anotar el número de 
orden del inscrito, su nombre y apellidos paterno y mater- 
no, el lugar de su nacimiento, su estado, su profesión ó 
giro y el lugar preciso de su habitación. 

Tendrá, además, una columna en la cual firmarán las 
personas que hubieren certificado la residencia de los ins- 
critos. 

El registro se conformará al modelo anexo que se acom- 
paña á esta ley, debiendo tener además hojas en blanco 
foliadas y timbradas para extender las actas de las sesio 
lies diarias y las actas de escrutinio. 

Art. 27. — Los boletos de calificación serán impresos y 
tendrán escritos el nombre de la provincia y del departa- 
mento. En cada uno, al terminar el acto de la inscripción, 
se escribirá el número de la subdelegación á que pertenezca 
y el que haya cabido en el registro al inscrito, el nombre 
de éste y sus apellidos paterno y materno, el folio en que 
se encuentra la inscripción y su fecha, y se entregará al 
inscrito firmado por el presidente y vocales de la junta 
calificadora. 

Art. 28. — -El primero de julio del año en que deben 
verificarse las calificaciones, se reunirán los presidentes y 
vice-presidentes de ambas Cámaras para determinar pru- 
dencialmente el número de registros y de boletos de ca- 
lificación que deban prepararse para cada departamento y 
la forma del timbre con que se hayan de marcar dichos 
documentos, no pudiendo hacerse uso de la misma forma 
empleada en las calificaciones anteriores. 

Los mismos funcionarios harán timbrar cada una de 
las hojas de los cuadernos destinados para registros y 
cada uno de los boletos de calificación; y el cinco de octu- 
bre, se reunirán para tomar nota del número de cuadernos 
y boletos de calificación que se hubieren impreso y del 
número de los timbrados, y dispondrán que en paquetes, 



DE LOS REGISTROS, BOLETOS DE CALIFICACIÓN, ETC. 87 

separados por departamentos, se remitan los correspon- 
dientes á los Gobernadores respectivos. 
Levantarán acta de todo lo obrado. 

Art. 29. — El Gobernador de cada departamento en- 
tregará los cuadernos y boletos de calificación al presi- 
dente de la comisión ejecutiva de las calificaciones bajo 
un recibo, en que se hará inventario del contenido del 
paquete, el mismo día que reciba el aviso de que habla la 
parte final del art. 20. 

Art. 30. — La comisión ejecutiva de las calificaciones 
se reunirá el treinta de noviembre, á las doce del día, en la 
sala municipal de la cabecera del departamento, y acor- 
dará la distribución de los cuadernos de registros y de los 
boletos de calificación por subdelegaciones, asignando á 
cada junta calificadora el número de ellos que compute 
necesarios. En esta distribución, cuidará de reservar una 
cantidad suficiente para atender á los pedidos que las jun- 
tas calificadoras puedan hacer por medio de su presidente, 
cuando tuvieren necesidad de mayor número que el asig- 
nado. 

En la forma prevenida en el art. 16, levantará acta de 
los acuerdos que tome y remitirá de ella copia al Gober- 
nador. 

En esta misma sesión, determinará el número de ejem- 
plares de la presente ley, de cuadernos para índice que se 
necesiten, así como los útiles de escritorio y mobiliario 
que sean precisos para cada junta. 

El Gobernador entregará, en el término de cuarenta y 
ocho horas después de avisado, al presidente de la comi- 
sión ejecutiva de las calificaciones, los útiles que se le 
pidan. 

Art. 31. — El presidente y secretario de la comisión 
ejecutiva de las calificaciones entregarán, desde el cuatro 
de diciembre, á los presidentes provisorios de las juntas 
calificadoras, los cuadernos de registros, boletos de califi- 
cación, ejemplares de esta ley é índice, y los útiles y mo- 
biliario que se hubiere asignado á la junta, en virtud de 
lo dispuesto en el artículo anterior. 

Esta entrega se hará bajo recibo que contenga el in- 
ventario de ella. 



88 LEY DE ELECCIONES 



Art. 32. — El seis de diciembre, á las doce del día, los 
mismos presidente y secretario harán distribuir los obje- 
tos de que habla el artículo anterior, á las juntas califica- 
doras cuyos presidentes no hubieren concurrido á reci- 
birlos. 

Harán el envío por mensajeros de su elección y orde- 
narán que se haga la entrega al vocal de la junta que 
designen, quien estará obligado á otorgar el recibo corres- 
pondiente. 

Art. 33. — Los gastos de material y de todos los servi- 
cios que sea necesario emplear para dar ejecución á las 
disposiciones de este título, así como de los anteriores, 
son de cuenta y cargo de la municipalidad respectiva. 
Los gastos que demande la formación de cuadernos para 
registros, de boletos de calificación y su reparto, serán de 
cargo al tesoro nacional. 

Art. 34. — El presidente y miembros de la comisión 
ejecutiva de las calificaciones y el Gobernador que no 
dieren cumplimiento á cualquiera de las obligaciones que 
este título les impone, sufrirán la pena de mil pesos de 
multa. 

Los presidentes provisorios de las juntas calificadoras 
que no ocurran á recibir los registros, sufrirán la pena de 
cincuenta pesos de multa. 

TÍTULO IV 

DE LA INSCRIPCIÓN Y PROCEDIMIENTOS POSTERIORES Á ELLA 

Art. 35. — El ocho de diciembre, á las diez de la ma- 
ñana, se instalarán en toda la República las juntas califi- 
cadoras, debiendo situarse cada una de ellas en el lugar 
designado por la comisión ejecutiva de las calificaciones. 

Todos los vocales designados para cada junta concurri- 
rán á ejercer sus funciones en el lugar y en el día fijado 
hayan ó nó recibido su nombramiento. La junta podrá 
funcionar con tres vocales, si no concurrieren los restan- 
tes; pero éstos deberán incorporarse y tomar parte en los 
procedimientos desde el momento en que se presenten. 



DE LA INSCRIPCIÓN Y PROCEDIMIENTOS PUSTÜKIOKES Á EU.A 89 

Esta incorporación no los eximirá de la pena correspon- 
diente por no haberse presentado oportunamente. 

En ningún caso podrá constituirse junta con menos de 
tres vocales. Los actos de tales juntas serán nulos, y los 
que tomen parte en ellas, castigados en conformidad al 
art. 54. 

Al instalarse las juntas nombrarán, de entre sus miem- 
bros, un presidente, un secretario que redacte el acta de 
cada sesión diaria y un depositario del registro, que ten- 
drá el encargo de formar el índice alfabético de los ins- 
critos. 

Si para la designación de estos cargos no hubiere ma- 
yoría, se elegirá á la suerte entre los que hubieren obte- 
nido votos. 

Después de constituidas las juntas, darán al Goberna- 
dor noticia de su instalación, y diariamente avisarán á la 
oficina municipal respectiva los nombres de los miembros 
que no hayan concurrido á la reunión del día para los 
efectos de las disposiciones penales de esta ley. 

Si al tomar la junta cualquier acuerdo resultare empate 
en la votación, el presidente decidirá. 

Art. 36. — Las juntas calificadoras permanecerán reu- 
nidas cuatro horas continuas cada día, y harán inscripcio- 
nes desde las diez de la mañana hasta las dos de la tarde, 
y desde el día ocho hasta el quince de diciembre inclu- 
sive. 

Diariamente al suspenderse los trabajos pondrán, á con- 
tinuación de la última inscripción, una nota en que se 
exprese en letras el número de individuos inscritos en el 
día, firmada por todos los miembros presentes, quienes 
rubricarán las hojas del registro en que se hubieren hecho 
las inscripciones. 

Durante la suspensión, el depositario guardará bajo su 
responsabilidad el registro y boletos de calificación. 

Art. 37. — Las juntas calificadoras obran con entera 
independencia de cualquiera otra autoridad, y los miem- 
bros que las compongan, salvo el caso de delito infraganti 
que merezca pena aflictiva, no están obligados á obedecer 
ninguna orden que les impida el ejercicio de sus funciones. 

Art. 38. — La calificación es acto personal, y la junta 

12 



90 LEY DE ELECCIONES 



sólo podrá hacerla cuando compareciere ante ella y por 
sí el individuo que pretenda inscribirse. 

Art. 39. — -La junta debe inscribir en el registro de 
electores a los chilenos naturales ó legales que lo soliciten 
y que reúnan los siguientes requisitos: 

1.° Veinticinco años de edad si son solteros, y vein- 
tiuno si son casados; 

2.° Saber leer y escribir; 

3.° Habitar en la subdelegación respectiva. 

Se presume de derecho que el que sabe leer y escribir 
tiene la renta que requiere la ley. 

Art. 40. — No serán inscritos, aun cuando reúnan los 
requisitos enumerados en el artículo anterior: 

1.° Los que por imposibilidad física ó moral no gocen 
del libre uso de su razón; 

2.° Los que se hallen en la condición de sirvientes do- 
mésticos; 

3.° Los que á la sazón se hallen procesados por crimen 
ó delito que merezca pena aflictiva y los que hayan sido 
condenados á penas de este género, salvo que hayan obte- 
nido rehabilitación; 

4.° Los que hubieren sido condenados por quiebra frau- 
dulenta y no hubieren sido rehabilitados; 

5.° Los que hubieren aceptado empleos ó distinciones 
de gobiernos extranjeros, sin permiso especial del Con- 
greso, salvo que hayan obtenido rehabilitación del Se- 
nado; 

6.° Los individuos enrolados en la policía rural, ó que 
desempeñaren en ella cualquier servicio rentado; 

7." Las clases y soldados del ejército permanente, de la 
marina y de los cuerpos de policía; 

8.° Las mujeres; y 

9.° Los eclesiásticos regulares. 

Art. 41. — En caso de duda acerca de la edad del que 
se presente á inscribirse, la junta decidirá sobre su admi- 
sión por el aspecto del individuo. 

Los certificados para justificar la edad ó el estado, con 
el fin de calificarse, se expedirán en papel común y sin 
cobrar derechos. 

Art. 42. — En caso de duda sobre la condición de saber 



DE LA INSCRIPCIÓN Y PROCEDIMIENTOS POSTERIORES A ELLA 91 

leer y escribir, á petición de cualquiera de los vocales ó 
de algún ciudadano, se comprobará el requisito haciendo 
que el que quiere inscribirse lea un artículo corto de la 
presente ley en el ejemplar que tenga la junta, y lo copie 
en la hoja del registro en que deba extenderse el acta del 
día. Si lo hace de una manera inteligible, aunque sea con 
errores de pronunciación ú ortografía, se considerará que 
posee el requisito. 

Art. 43. — Si hubiere duda sobre la residencia, se com- 
probará el requisito por la declaración de cualquiera de 
los vocales ó de los vecinos. El vocal ó las personas que 
hagan la afirmación firmarán en la columna respectiva del 
registro. 

Se reputará residente en la subdelegación á los indivi- 
duos que exploten como arrendatarios ó propietarios, un 
predio rústico situado en ella. 

Art. 44. — Siempre que se negare la junta á inscribir 
á un ciudadano por falta de algún requisito ó por encon- 
trarse en algún caso de inhabilidad, la junta deberá ano- 
tar en el acta de la sesión del día el nombre del individuo 
excluido, el requisito ó requisitos de que carece, ó la 
inhabilidad objetada que motivó el acuerdo. Además es- 
tampará los nombres de los vocales que hayan concurrido 
con su voto á formar la mayoría para la exclusión. 

El individuo á quien se hubiere negado la inscripción 
tendrá derecho á que se le dé copia de esa parte del acta, 
suscrita por el presidente y el secretario. 

Art. 45. — El individuo inscrito firmará la partida de 
inscripción en el margen respectivo del registro y recibirá 
el boleto de calificación. 

No se darán certificados de inscripción ni por razón de 
cambio de domicilio, ni por pérdida de boletos de califica- 
ción, ni por ningún otro motivo. 

Art. 46. — El quince de diciembre la junta calificadora 
cerrará el registro poniendo á continuación de la última 
inscripción una nota en que se exprese en letras el núme- 
ro total de individuos inscritos, firmada por todos los 
miembros presentes. 

En el acta de este día, y teniendo á la vista el inventa- 
rio de los cuadernos para registro y boletos de calificación 



92 LEY DE ELECClOXES 



que se hubieren recibido, anotará en letras el número de 
los registros y boletos utilizados, el número de los sobran- 
tes y el número de inutilizados. 

Art 47. — El depositario de cada junta calificadora en- 
tregará al presidente y secretario de la comisión ejecutiva 
de las calificaciones en la sala municipal, los registros, el 
índice alfabético, los sobrantes de cuadernos para regis- 
tros y boletos de calificación y los inutilizados de unos y 
otros, que habrá conservado en su poder para los efectos 
de esta devolución. Esta entrega se hará el mismo día 
quince de diciembre por los depositarios de las subdele- 
gaciones urbanas; en todo el curso del día siguiente, por 
los depositarios de las rurales que estén á treinta kiló- 
metros ó menos de la ciudad cabecera; y en los dos días 
siguientes, por los de las que estén á mayor distancia. 

Art. 48. — A las doce del día dieziocho de diciembre 
el presidente y secretario de la comisión ejecutiva entre- 
garán bajo inventario al notario conservador de bienes 
raices los registros que hubieren recibido, y presentarán 
al juez de letras respectivo una lista de los nombres de 
los vocales de las juntas calificadoras que no hubieren 
cumplido con lo dispuesto en el artículo anterior. 

Éstos entregarán los registros y sobrantes de que ha- 
bla el mismo artículo, en la notaría respectiva, cuando no 
lo hubieren hecho al presidente de la comisión ejecutiva 
en los plazos designados. 

Art. 49. — El presidente y el secretario de la comisión 
ejecutiva harán publicar los registros en uno de los dia- 
rios ó periódicos del departamento, si los hubiere, ó en 
alguno de la capital de la provincia á falta de aquéllos. 
El mismo presidente y secretario harán sacar una copia 
de los registros autorizada por el notario conservador y 
la depositarán bajo recibo en poder del funcionario encar- 
gado de pagar en el departamento los gastos fiscales. 

La publicación de cada registro se hará por el orden 
alfabético del apellido de los calificados en todo el mes de 
enero siguiente. 

Art. 50. — Los gastos que demande la ejecución de 
estas disposiciones serán de cuenta de la municipalidad 
respectiva. 



DE LA INSCRIPCIÓN Y PROCEDIMIENTOS POSTERIORES Á ELLA 93 

Art. 51. — Todo elector tiene derecho para pedir al 
notario conservador ó al encargado de la copia, un dupli- 
cado del registro que tiene á su cargo, sacándose estas 
copias á costa del solicitante. 

Los notarios desempeñarán gratuitamente la obligación 
que les imponen estos artículos. 

Art. 52. — El veinticinco de diciembre, á las doce del 
día, se reunirá en la sala municipal la comisión ejecutiva 
de las calificaciones; y con las actas finales de las juntas 
calificadoras, que verá en los registros, formará inventa- 
rio de los cuadernos para registros y boletos de califica- 
ción que les hubieren sido distribuidos, según lo dispuesto 
en el artículo 30, tomando nota del total de los utilizados 
y separadamente de los inutilizados y sobrantes. Se le- 
vantará acta de lo obrado con inserción del inventario, 
firmada por los concurrentes, en el libro de actas munici- 
pales. 

La comisión remitirá al Gobernador copia de esta acta, 
acompañando los sobrantes ó inutilizados en un paquete 
suscrito por todos los vocales. El Gobernador los remitirá 
inmediatamente después de recibidos al presidente del 
Senado, acompañando el recibo que el presidente de la 
comisión ejecutiva le hubiere dado en conformidad á lo 
dispuesto en el art. 29. 

Si la comisión notare faltas, enviará copia de los ante- 
cedentes al juez de letras para que proceda á hacer efec- 
tiva la responsabilidad de los que resultaren culpables. 

Art. 53. — Los presidentes y vice-presidentes de am- 
bas Cámaras, el diez de enero, procederán á hacer el in- 
ventario definitivo de los cuadernos y boletos de califica- 
ción remitidos, de los utilizados y de los devueltos. 

Noticiarán por secretaría al Gobernador respectivo el 
resultado del inventario y ordenarán que se forme proce- 
so para averiguar el origen de la falta en los departamen- 
tos en que apareciere pérdida de registros ó de boletos 
de calificación. 

Art. 54. — Los vocales de juntas calificadoras que no 
concurren á la hora y lugar designados; que no funcionen 
el número de horas establecido por la ley; que al suspen- 
der sus trabajos diariamente no levanten el acta y estam- 



94 LEY DE ELECCIONES 



pen las notas de que hablan los arts. 36 y 46; que no 
dieren el certificado de que habla el art. 44; que no 
devuelvan los registros y boletos de calificación sobran- 
tes é inutilizados en la forma prescrita en el art. 47; ó 
que de cualquiera otro modo infrinjan las disposiciones que 
se refieren á ellos, sufrirán la pena de doscientos pesos de 
multa, salvo el caso que la falta de asistencia esté justifi- 
cada por inhabilidad física ó moral. 

Los vocales de las juntas calificadoras que anticipen las 
horas señaladas para dar principio ó término á sus tareas, 
sufrirán la pena de treinta días de prisión. 

El que impidiere ejercer sus funciones á los vocales de 
las juntas calificadoras sufrirá la pena de sesenta días de 
prisión. La misma pena sufrirán los vocales de dichas 
juntas si impiden á alguno de ellos funcionar, á pretexto 
de no haberse presentado á la hora señalada, ó por cual- 
quier otro motivo. 

Los vocales que funcionen en minoría sufrirán la pena 
de sesenta días de prisión y multa de doscientos pesos. 

Los vocales que ilegítimamente negaren la inscripción 
de un ciudadano, ó inscribieren á alguno indebidamente, 
sufrirán por cada infracción la pena de trescientos pesos 
de multa. La sentencia condenatoria no dará lugar, en 
ningún caso, á exclusiones ó inclusiones en el registro. 

El que se califique dos ó más veces, sufrirá la pena de 
un año de presidio. 

El que se calificare en subdelegación distinta de la de 
su residencia, sufrirá la pena de sesenta días de prisión 
conmutables en cien pesos de multa. 

El vocal ó ciudadano que diere afirmación falsa de resi- 
dencia sufrirá la pena de sesenta días de prisión. 

El que falsifique, robe, oculte ó inutilice algún registro, 
ó suplante la persona de uno de los vocales de la junta 
calificadora, ó falsifique calificaciones, sufrirá la pena de 
cinco años de presidio. 

TÍTULO V 

DE LAS ELECCIONES DIRECTAS 

Art. 55. — Las elecciones directas se harán en las épo- 
cas que á continuación se expresan: 



DE LAS ELECCIONES DIRECTAS 95 

1.° La de diputados y senadores, el último domingo de 
marzo; 

2.° La de municipales, el tercer domingo de abril, de- 
biendo instalarse las nuevas municipalidades el primer 
domingo de mayo siguiente; y 

3.° La de electores de Presidente de la República, el 
veinticinco de junio del año en que termine el período se- 
ñalado en la Constitución para el ejercicio del cargo de 
Presidente. 

Cuando en los casos de los arts. 74 y 78 de la Cons- 
titución, haya de hacerse extraordinariamente la elección 
de Presidente de la República, la elección de electores se 
verificará precisamente dentro de cincuenta y seis días, 
contados desde aquel en que el Vice-Presidente expida las 
órdenes del caso. 

Art. 56. — En toda elección directa se nombrará para 
cada sección del registro una junta receptora compuesta 
de cinco electores. 

El nombramiento de estos vocales se hará, en todo, en 
conformidad á lo prescrito en el título II, respecto al nom- 
bramiento de las juntas calificadoras. 

Los mismos vocales que compusieren la junta de con- 
tribuyentes con arreglo á lo dispuesto en el art. 10, se 
reunirán el diez de marzo, á las doce del día, en la sala 
municipal de la cabecera del departamento, y procederán 
á nombrar la comisión ejecutiva de la elección, en confor- 
midad á lo establecido en los arts. 12 y siguientes hasta 
el 17 inclusive. 

En esta misma sesión, la junta de contribuyentes nom- 
brará por voto acumulativo, en la forma establecida en los 
arts. 14 y 15, siete ciudadanos que reúnan las condi- 
ciones exigidas en el art. 17 para formar la junta escru- 
tadora general del departamento. No podrá ser nombrado 
miembro de esta junta ninguno de los elegidos para la co- 
misión ejecutiva. 

La elección de los miembros de la junta escrutadora 
será comunicada y publicada en la forma establecida en el 
art. 20. 

Art. 57. — La comisión ejecutiva de la elección se reu 
nirá el dieziséis de marzo, á las doce del día, en la sala 



96 LEY DE ELECCIONES 



municipal, y procederá á la designación de los vocales de 
las juntas receptoras, en la forma establecida en los arts. 
18 y siguientes hasta el 22 inclusive. 

La comisión ejecutiva de la elección designará los voca- 
les de entre los ciudadanos inscritos en la respectiva sec- 
ción del registro, y elegirá siempre un lugar público dentro 
de la subdelegación para que funcione cada junta. — Cui- 
dará que estén situados estos locales en los centros en que 
esté la mayoría de la población, y á doscientos cincuenta 
metros, por lo menos, uno de otro, y que sean de fácil 
acceso. 

El presidente y secretario de la comisión harán las co- ' 
municaciones y publicaciones á que se refiere el art. 20. 

Los vocales nombrados para las juntas receptoras de las 
elecciones de senadores y diputados, y la misma junta 
escrutadora general nombrada el 10 de marzo, funcionarán 
también en las elecciones de municipales. 

Art. 58. — El presidente y secretario de la comisión 
ejecutiva entregarán al presidente provisorio de cada me- 
sa, desde el día siguiente de la reunión: 

Tres ejemplares de la presente ley; 

Una caja con cerraduras para recibir la votación; 

Papel y demás utensilios necesarios para el desempeño 
de las funciones de la junta, y hojas en blanco destinadas 
especialmente al acta de escrutinio de cada sección con la 
firma de los miembros de la comisión ejecutiva en la parte 
superior; y 

El registro y el índice correspondiente á la sección. 1 

En caso de pérdida ó extravío del registro, entregarán 
una copia certificada por el notario-conservador de bienes 
raices. 

Si el presidente provisorio de la junta receptora no con- 
curriere á recibir estos objetos, se procederá conforme á 
lo dispuesto en el art. 32. 

Art. 59. — Los vocales de la junta recej>tora se reunirán 
en el lugar designado por la comisión ejecutiva á las nue- 
ve de la mañana del día de cada elección, y procederán á 



(1) Creemos que debiera decir «correspondientes»; pero en el texto oficial fir- 
mado por el Presidente de la República y el Ministro respectivo, esta palabra esW 
en singular 



DE LAS ELECCIONES DIRECTAS 97 

constituirse en la forma dispuesta en el art. 35 y á hacer 
las comunicaciones indicadas en el mismo. 

Art. 60. — Las elecciones se harán en un solo día, y 
las juntas receptoras funcionarán sin interrupción siete 
horas, contadas desde las nueve de la mañana hasta las 
cuatro de la tarde. 

Art. 6 1 . — Cada elector al sufragar exhibirá su boleto 
de calificación, y la junta lo confrontará con el registro; y 
estando conforme, el presidente de ella recibirá el sufragio 
y lo depositará en la caja á presencia del que lo emite. 

Este sufragio será secreto y se emitirá en jiapel blanco 
común, que no tenga señal ni marca alguna, no debiendo 
ser admitido sin estos requisitos. 

Aceptado el sufragio, uno de los vocales anotará esta 
circunstancia en el índice alfabético, á continuación del 
nombre del elector. 

El boleto de calificación será devuelto al elector con la 
nota votó puesta al respaldo, rubricada por uno de los 
miembros de la junta receptora y con la fecha del día de 
la elección. 

Art. 62. — Los miembros de la junta receptora no pue- 
den objetar la identidad de la persona de ningún elector. 

Ninguno de los ciudadanos presentes podrá hacer otra 
objeción que la de identidad de la persona. La junta en 
este caso exigirá, como prueba de identidad, que el elector 
escriba su firma en una de las hojas en blanco del registro. 
Si hubiere completa disconformidad, la junta receptora no 
admitirá el sufragio y el presidente remitirá, con un parte 
de lo sucedido, al supuesto elector al juez ordinario res- 
pectivo. La falta de cumplimiento de esta disposición será 
castigada en la forma establecida en el art. 66. 

Art. 63. — Las juntas receptoras obran con entera in- 
dependencia de cualquiera otra autoridad, y los miembros 
que la compongan, salvo el caso de delito infraganti 
que merezca pena aflictiva, no están obligados á obe- 
decer ninguna orden que les invpida el ejercicio de sus 
funciones. 

Art. 64. — El voto es acto personal y sólo podrá emi- 
tirse por el mismo elector. 

13 



98 LEY DE ELECCIONES 



Se sufragará en la misma cédula por los diputados y 
por los senadores que corresponda elegir por la ley. 

Art. 65. — -En las elecciones de diputados, cada elector 
podrá dar su voto á diversas personas, ó á una sola y misma 
persona, para las plazas de diputados propietarios que 
corresponda elegir en cada departamento. En consecuen- 
cia, podrá escribir en su boleto el nombre de una ó más 
personas tantas veces cuanto sea el número de diputados 
que la ley prescriba elegir. 

En el escrutinio, se aplicarán á cada candidato tantos 
sufragios cuantas veces aparezca escrito su nombre en las 
listas de votación, con tal que éstas no contengan exceso 
de nombres. 

En las elecciones de senadores y de electores de Presi- 
dente de la República, no se podrá repetir un mismo nom- 
bre en el boleto que emite cada elector, y en el escrutinio, 
no se tomarán en cuenta los nombres repetidos en favor 
de una misma persona, 

En las elecciones de municipalidades, se votará con lista 
incompleta, debiendo siempre excluirse de esta lista uno de 
cada tres municipales propietarios que, según la ley, hayan 
de ser elegidos en el departamento respectivo. Así, en los 
departamentos que elijan ocho municipales propietarios, 
sólo podrá votarse por seis; en los que elijan diez, por siete; 
y así para arriba, de manera que siempre se excluya de la 
lista uno de cada tres candidatos. 

La misma regla se observará respecto á los municipales 
suplentes, debiendo expresarse con separación de los pro- 
pietarios; pero, excluyéndose siempre uno de los tres que 
deben ser elegidos. 

Hecho el escrutinio, serán proclamados los candidatos 
que obtengan las mayorías mas altas, hasta completar el 
número íntegro de municipales propietarios y suplentes 
que corresponde elegir á cada departamento. En caso de 
empate, decidirá la suerte. 

Art. 66, — Las penas señaladas en el título II, respecto 
de los ciudadanos que formen parte de la junta de contri- 
buyentes y de la comisión ejecutiva de las calificaciones, 
serán aplicables á la junta de contribuyentes y á la co- 
misión ejecutiva de las elecciones, por las infracciones en 



DE LAS ELECCIONES DIRECTAS 99 

que incurran cuando funcionen en virtud de lo dispuesto 
en este título. 

Los vocales de las juntas receptoras que no concurran 
á la hora y lugar designados; que no funcionen el número 
de horas establecido por la ley; que rehusen indebidamen- 
te recibir el voto de algún ciudadano; que no hagan en el 
índice una anotación fiel y completa de los electores que 
hayan sufragado; ó que de cualquiera otro modo infringie- 
ren las obligaciones que les impone este título, sufrirán la 
pena de trescientos pesos de multa. 

Los vocales de juntas receptoras que anticipen las horas 
señaladas ¡3ara dar principio ó término á sus tareas, sufrirán 
la pena de sesenta días de prisión y trescientos pesos de 
multa. 

Los vocales que funcionen en minoría sufrirán la pena 
de sesenta días de prisión y doscientos pesos de multa. 

El que impidiere ejercer sus funciones á los vocales de 
las juntas calificadoras, * sufrirá la pena de sesenta días de 
prisión. La misma pena sufrirán los vocales de dichas jun- 
tas si impiden á alguno de ellos funcionar, á pretexto de 
no haberse presentado á la hora señalada ó por cualquiera 
otro motivo. 

El que vote con calificación que no sea la propia, sufrirá 
la pena de sesenta días de prisión y doscientos pesos de 
multa. 

Los que perturbaren el orden de la votación ó no obede- 
cieren á los requerimientos que fueren hechos por el presi- 
dente de la junta, sufrirán la pena de uno á treinta días 
de prisión; y los que atropellaren á la mesa receptora de 
manera que la obliguen á suspender sus funciones, sufrirán 
la pena de sesenta días de prisión y doscientos pesos de 
multa. 

(1) Santiago, 31 de octubre de 1S84. — Por cuanto, etc. 

PROYECTO DE LEY: 

Artículo único. — Sustituyese la palabra receptoras al adjetivo calificadoras en el 
inciso 5." del artículo 66 de la ley de elecciones de 9 de enero de 1884. 
Y por cuanto, etc. — Domingo Santa María. — José Manuel Balmaceda. 



100 LEY BE ELECCIONES 



TITULO VI 

DEL ESCRUTINIO 

Art. 67. — Concluida la votación, las juntas receptoras 
procederán á hacer el escrutinio de la manera siguiente: 

Se contarán los sufragios puestos en una urna, confron- 
tando el número de ellos con el de nombres que aparezcan 
en el índice de votantes. 

Si al abrir el sufragio apareciere que contiene varias cé- 
dulas iguales, sólo se escrutará una de ellas; pero, si fueren 
distintas, no se escrutará ninguna. 

Cuando en la cédula hubiere mayor número de votos 
que el de candidatos que corresponde elegir, no se escruta- 
rán los últimos que hubiere de exceso; si, por el contrario, 
el número fuere menor, no dejarán por eso de imputarse 
al candidato ó candidatos designados. 

Los votos serán leidos en alta voz por el presidente y 
secretario y por los demás vocales que quieran hacerlo, y 
se imputarán á las personas que aparezcan claramente de- 
signadas, aunque se noten agregaciones ó supresiones en los 
nombres, si siempre dejan conocer la voluntad del elector. 

Cualquier incidente ó reclamación concerniente á la vo- 
tación ó al escrutinio deberá consignarse en el acta, si así 
lo pide alguno de los miembros de la junta ó alguno de los 
comisionados á que se refiere el art. 69. 

Art. 68. — Se levantará por triplicado acta del escru- 
tinio, estampando separadamente en letras y en cifras el 
número de sufragios que haya obtenido cada candidato de 
senador, diputado, ó municipal, ó elector de Presidente de 
la República. — El acta se escribirá en una de las hojas en 
blanco del registro, y será firmada por todos los vocales 
presentes. 

Los otros dos ejemplares del acta, firmados también por 
todos los vocales, serán escritos en el papel que para este 
efecto hubiere enviado la comisión ejecutiva. Uno de estos 
ejemplares se entregará al presidente, y el otro, al ciu- 
dadano que designe la junta por mayoría de votos, para 
que éste lo deposite en manos del secretario de la junta 



DEL ESCRUTINIO 101 



escrutadora general, dentro del plazo y en el lugar indica- 
do en el art. 70. 

Hecho el escrutinio, el presidente pondrá las cédulas con 
que se ha votado dentro de un sobre lacrado y firmado 
por todos los vocales, y lo conservará en su poder. 

Los vocales no podrán separarse de la mesa receptora 
bajo pretexto alguno, ni suspender el escrutinio, hasta que 
lo hayan terminado en la forma indicada. 

Cualquier comisionado de los candidatos tiene derecho 
para pedir un certificado suscrito por todos los vocales, en 
el que conste el resultado general del escrutinio. 

Art. 69. — El escrutinio será público, y en ningún caso, 
podrá impedirse que lo presencien los comisionados de 
los candidatos. Estos comisionados no podrán exceder de 
uno por cada candidato, y sus poderes podrán también ser 
otorgados por cartas, cuya firma esté autorizada por un 
ministro de fe. Dichos comisionados tienen también dere- 
cho de presenciar la votación. 

Art. 70» — El presidente de la junta receptora entre- 
gará bajo recibo al presidente de la junta escrutadora del 
departamento, en la sala municipal, el acta de escrutinio 
y las hojas sobrantes ó inutilizadas de las destinadas para 
dichas actas. Esta entrega se hará, en todo el curso del 
día de la votación, por los presidentes de juntas 1 de las 
subdelegaciones urbanas; en todo el curso del día siguien- 
te, por los presidentes de las rurales que estén á treinta 
kilómetros ó menos de la ciudad cabecera, y en los dos 
días siguientes por los presidentes de las que estén á ma- 
yor distancia. 

Los mismos presidentes de juntas receptoras entregarán 
bajo recibo los registros, el índice alfabético y el paquete 
que contenga las cédulas de la votación, al notario con- 
servador, en los mismos plazos señalados en el inciso 
anterior. 

Cuando dos departamentos hacen reunidos una elección, 
la entrega se hará al presidente de la junta escrutadora 
del departamento más antiguo, en el que se verificará el 

(1) El texto oficial ya citado dice «de juntas» y no «de las juntas», como de- 
biera decir. 



102 LEY DE ELECCIONES 



escrutinio general. Para este efecto, las subdelegaciones 
del departamento más moderno se estimarán como ru- 
rales. 

Art. 7 1 . — Ocho días después de nombrada, se reunirá 
la junta escrutadora en la sala municipal, á las diez de la 
mañana, en sesión piíblica, y se instalará con la asistencia 
de la mayoría absoluta de sus miembros, nombrando pre- 
sidente y secretario por votos escritos que contengan un 
solo nombre. El que tenga la primera mayoría será presi- 
dente, y secretario, el que reúna la segunda. En caso de 
empate, se determinará la ¡^referencia según la regla 2. a 
del art. 10. 

Se levantará acta de la instalación, que se escribirá en 
el libro de actas municipales, ó en el registro del notario 
más antiguo, en el caso del inciso 3.° del art. 16, se firmará 
por todos los asistentes, y se enviará copia autorizada al 
Gobernador. Se publicará también el acta por los diarios 
del departamento, si los hubiere, y por carteles fijados en 
la puerta de la sala municipal. 

Art. 72. — Tres días después de la votación, se reunirá 
la junta escrutadora con la mayoría absoluta de sus miem- 
bros, en sesión pública, á las doce del día, en la sala mu- 
nicipal, para hacer el escrutinio general de la elección del 
departamento. 

El escrutinio se hará en vista de las actas parciales que 
deben presentar personalmente el presidente y el secreta- 
rio de la misma junta, que las hayan recibido de las res- 
pectivas mesas receptoras, según lo dispuesto en los arts. 
68 y 70. Las leerán sucesivamente en alta voz, y cada uno 
de los vocales tomará nota separadamente del resultado 
de las actas y del número de votos que cada candidato hu- 
biere obtenido. 

Si faltare alguna acta parcial, se tomará en cuenta la 
que debe haberse escrito en el respectivo registro, que se 
pedirá al notario-conservador. 

Á falta de estos ejemplares, el escrutinio general se ve- 
rificará computando sólo los votos de las actas que se 
hubieren recibido, expresándose en el acta de la sesión el 
número de electores inscritos en el registro de la junta 
receptora omitida, para que la autoridad encargada de ca- 



DEL ESCRUTINIO 103 



lificar la elección decida si su falta ha podido ó no influir 
en el resultado de la elección. 

La junta escrutadora no podrá funcionar sin la presen- 
cia de la mayoría absoluta de sus miembros. Los actos de 
los que procedan en minoría serán nulos, y los que concu- 
rran á ellos serán castigados en conformidad á lo dispuesto 
en el art. 75. 

Art. 73. — Hecho el escrutinio, estando conforme la 
operación practicada, se proclamará el resultado de la 
elección. Si hubiere disconformidad, se rectificará leyendo 
de nuevo las actas de cada junta receptora. 

Serán proclamados diputados los candidatos que obten- 
gan las mayorías más altas, hasta completar el número 
íntegro de los que corresponda elegir á cada departamento. 
Se proclamará diputado suplente al que obtenga la prime- 
ra mayoría para este cargo. — En caso de empate, se con- 
signará el hecho en el acta para que la corporación á que 
hayan de pertenecer los ciudadanos cuyos nombres han 
empatado, haga por sorteo la designación del que deba 
desempeñar el mandato. 

El escrutinio deberá terminar en una sola sesión, y una 
vez concluido, se extenderá por triplicado una acta en que 
se anotará separadamente el resultado de cada acta parcial 
y todos los reparos de que hubiere sido objeto, el procedi- 
miento observado al hacerse el escrutinio general y cual- 
quiera otro incidente que ocurra y que pueda influir en la 
validez ó nulidad ele la elección, sin que en ningún caso 
pueda la junta deliberar ni resolver sobre cuestión alguna, 
limitándose exclusivamente á dar testimonio del contenido 
textual de las actas parciales y á hacer la suma de votos 
que, según ellas, hayan obtenido los diferentes candidatos. 

El escrutinio se estampará en el libro corriente de las 
actas municipales ó en el registro del notario más antiguo 
del departamento, si no se pudiere obtener aquél, y será 
suscrito por todos los miembros presentes de la junta. 1 

De los otros dos ejemplares, suscritos también por to- 
dos los vocales de la junta, uno se depositará en poder del 
presidente, y otro, en poder del secretario. 



(1) Vc 5 ase la nota del artículo 12. 



104 LEY DE ELECCIONES 



El presidente de la junta escrutadora hará sacar una 
copia del acta y la remitirá, firmada por todos los miem- 
bros, á cada uno de los ciudadanos que hayan sido procla- 
mados diputados propietarios y suplentes, cualesquiera 
que sean las observaciones á que ella diere lugar; y otra 
copia, autorizada en la misma forma, la enviará al Gober- 
nador para que comunique el resultado de la elección al 
Presidente de la República. 

No se considerará poder sino la copia del acta de escru- 
tinio, autorizada en la forma establecida en este artículo 
y en la que conste que estuvieron presentes en la junta 
escrutadora la mayoría absoluta de sus miembros. 

Art. 74. — Ocho días después de la elección, se reuni- 
rán en la sala municipal de la cabecera de la jxrovincia los 
presidentes y secretarios de las juntas escrutadoras gene- 
rales de cada uno de los departamentos, en sesión pública, 
á las diez de la mañana, haciendo de presidente el que lo 
fuere de la junta del departamento cabecera, y por falta 
de éste, el que lo sea del departamento más inmediato; y 
constituida la junta con la mayoría absoluta de sus miem- 
bros, procederán á hacer el escrutinio general de senadores 
de la provincia. 

El escrutinio se practicará por las actas de los escruti- 
nios parciales que deben presentar los presidentes y secre- 
tarios de las juntas departamentales, procediendo en con- 
formidad á lo dispuesto en los arts. 72 y 73. 

Serán proclamados los candidatos que obtengan las ma- 
yorías más altas hasta completar el número íntegro de 
senadores que corresponda elegir á la provincia, y senador 
suplente, el que obtenga la primera mayoría para este car- 
go. En caso de empate, se procederá en conformidad á lo 
dispuesto en el artículo anterior. 

Los poderes serán dados en la forma establecida en el 
artículo que precede. 

Art. 75. — Los vocales de las juntas receptoras, los de 
las juntas departamentales de escrutinio y los de las juntas 
provinciales que faltaren á cualquiera de las obligaciones 
que les impone este título, sufrirán la pena de trescientos 
pesos de multa, salvo el caso de inasistencia, que podrán 
excusar justificando inhabilidad física ó moral; pero, si co- 



DE LAS ELECCIONES DEL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA 105 

metieren falsificación ó suplantación de votos, se les im- 
pondrán cinco años de presidio. 

Los que falsificaren actas de escrutinios sufrirán la pe- 
na de cinco años de presidio. 

Los vocales de juntas escrutadoras generales que deli- 
beraren ó procedieren en minoría, sufrirán la pena de se- 
senta días de prisión y mil pesos de multa. 

TÍTULO VII 

DE LAS ELECCIONES DE PRESIDENTE DÉLA REPÚBLICA 

Art. 76. — En las elecciones ordinarias de Presidente 
de la República se organizará la junta de contribuyentes 
en la forma establecida en el título I de la presente ley, 
haciéndose la remisión de las listas de contribuyentes por 
los funcionarios respectivos el quince de marzo, y guar- 
dándose en todas las tramitaciones los plazos de días que 
corresponden á las fechas señaladas en dicho título, hasta 
el auto judicial que organice la junta, el cual debe dictarse 
el veinticuatro de mayo. 

Art. 77. — La junta de contribuyentes se reunirá el 
cinco de junio, á las doce del día, para hacer el nombra- 
miento de la comisión ejecutiva de la elección y de la junta 
escrutadora, y ajustará su procedimiento á lo establecido 
en el título II. 

La comisión ejecutiva se reunirá para nombrar las jun- 
tas receptoras el diez de junio, y ajustará su procedi- 
miento á lo establecido en el art. 57. 

Las juntas receptoras y escrutadoras ajustarán sus pro- 
cedimientos á lo establecido en los títulos V y VI. 

Art. 78. — Reunidos los electores de Presidente dé la 
RejDÚblica nombrados por los departamentos, en la sala 
municipal de la capital de la provincia, á las diez de la 
mañana del veinticinco de julio, procederán á nombrar, de 
entre ellos mismos, por mayoría de votos, un presidente y 
dos secretarios. 

Art. 79. — En seguida, se leerán las actas de elección 
de los departamentos, y cada elector exhibirá la copia con 

14 



106 LEY DE ELECCIONES 



que se le avisó su nombramiento. Calificada la identidad 
de las personas en un número que no baje de los dos ter- 
cios de los electores que hubieren concurrido, se declarará 
instalado el colegio electoral y se comunicará al Intenden- 
te de la provincia y se remitirá al juez de letras una nó- 
mina de los inasistentes. 

Art. 80. — Después de instalado el colegio electoral, se 
procederá á la lectura de los arts. 60, 65 y 66 de la Cons- 
titución; y en seguida, cada elector escribirá en una cédula 
el nombre del candidato que designa para Presidente de 
la República y lo depositará en una urna que estará colo- 
cada sobre una mesa. Concluida esta operación, harán el 
escrutinio los secretarios y los demás miembros que qui- 
sieren presenciarlo, leyendo el presidente en alta voz el 
contenido de cada cédula. 

Art. 81. — Los secretarios publicarán el resultado, y 
estando arreglado, extenderán las dos actas que designa 
el art. 66 de la Constitución, y el presidente las remitirá, 
en cumplimiento del citado artículo, certificando en el co- 
rreo la que debe dirigir al Senado. 

Art. 82. — Los electores no podrán separarse sin haber 
terminado sus funciones, ni juntarse nuevamente, bajo 
ningún pretexto, ni objetar los poderes de ningún elector 
que sea realmente la persona que los exhibe, pudiendo sólo 
pedir que se consignen en el acta de escrutinio las obser- 
vaciones á que dieren lugar. 

Los electores inasistentes sufrirán la pena de quinientos 
pesos de multa, salvo que justifiquen imposibilidad para 
asistir. 

TÍTULO VIII 

DEL ORDEN Y LIBERTAD DE LAS ELECCIONES 

Art. 83. — A los presidentes de las juntas de contribu- 
yentes, de las comisiones ejecutivas de calificación y de 
elección, de las juntas calificadoras, receptoras y de escru- 
tinio, y á los de los colegios electorales, corresponde con- 
servar el orden y libertad de las calificaciones, elecciones 
y escrutinios, y dictar, en consecuencia, las medidas de 



DEL URDEN Y LIBERTAD DE LAS ELECCIONES 107 

policía conducentes á ese objeto, en el lugar en que fun- 
cionen y en el recinto comprendido hasta ciento cincuenta 
metros en todas direcciones. 

Art. 84. — En virtud de esa autoridad, podrán hacer 
separar del recinto indicado, aprehender y conducir preso 
y á disposición del juez competente: 

1.° A todo individuo que con palabras provocativas ó 
de otra manera excitare tumultos ó desórdenes, ó acome- 
tiere ó insultare á alguno de los presentes, empleare me- 
dios violentos para impedir que los electores hagan uso de 
sus derechos, ó que se presentare en estado de ebriedad ó 
repartiere licor entre los concurrentes; 

2.° Al que se presentare armado en dicho recinto; 

3.° Al que comprare votos ó ejerciere cohecho entre los 
electores; 

4.° Al empleado público, cualquiera que sea su clase ó 
jerarquía, que se estacionare en el recinto y á quien se 
imputare que ejerce presión sobre los electores y que, re- 
querido de orden del presidente para que se retire, no 
obedeciere. 

En estos casos, para decretar la prisión se necesita el 
acuerdo de la junta ó colegio electoral. 

Art. 85. — Todo el que ejerza autoridad política ó mi- 
litar en el departamento está obligado á prestar auxilio á 
la junta ó colegio electoral, y á cooperar á la ejecución de 
las resoluciones que hubiere dictado, una vez que fuere re- 
querido por el presidente. 

Art. 86. — Ninguna tropa ó partida de fuerza armada 
puede situarse ni estacionarse en el recinto que señala el 
art. 83 sin acuerdo expreso de la junta ó colegio electoral. 
Si esa fuerza llegara á situarse, deberá retirarse á la pri- 
mera intimación que, de orden del presidente, se le hiciere. 

El jefe que desobedeciere esta intimación, sufrirá la 
pena que determina el art. 92, sin que le sirva de excusa 
el tener órdenes de sus superiores. 

Art. 87. — Cuando la junta ó colegio electoral pidiere 
fuerza armada para apoyar sus resoluciones y mantener 
el orden, por el hecho de entrar al recinto, quedará exclu- 
sivamente sujeta al presidente. El jefe de dicha fuerza no 
puede obrar sino á virtud de órdenes impartidas por el. 



108 LEY DE ELECCIONES 



El jefe de la fuerza que desobedeciere estas órdenes, ó 
que, sin recibirlas, usare de la fuerza, quedará sujeto á lo 
dispuesto en el artículo que precede. 

Art. 88. — El empleo de la fuerza puesta á las órdenes 
del presidente, sólo se hará en caso extremo y sierupre con 
acuerdo de la junta ó colegio. 

Art. 89. — El elector que estuviere en el recinto indi- 
cado para actos electorales, no podrá ser arrestado ó sepa- 
rado del lugar, sin previo acuerdo de la junta ó colegio. 

Art. 90. — Durante el día de las elecciones populares, 
los individuos de la guardia cívica que estuvieren califica- 
dos no podrán ser compelidos á asistir á sus cuarteles ni 
al servicio. 

Ninguna autoridad podrá exigir tampoco á los ciudada- 
nos electores servicio alguno que les impida votar. 

Art. 9 1 . — La junta receptora podrá suspender sus fun- 
ciones por acuerdo unánime de sus miembros cuando, por 
desorden ó agrupamiento de gente que no accediere á los 
medios que puede emplear, no fuere posible continuar la 
votación, ni á los electores acercarse á emitir su su- 
fragio. 

La votación suspendida se continuará en el mismo día 
basta completar el número de horas que señala la ley. 

En este caso, se dará aviso de lo acordado al Goberna- 
dor del departamento, y se le pedirá indefectiblemente la 
fuerza pública que la junta considere suficiente jiara la li- 
bertad de sus procedimientos. El Gobernador pondrá esta 
fuerza á disposición del presidente de la junta. 

Art. 92. — El Gobernador y toda autoridad política ó 
militar del departamento que negare el auxilio ó la fuerza 
pública pedida, ó interviniere de cualquier modo para dejar 
sin efecto las disposiciones de las autoridades electorales, 
sufrirá la pena de inhabilitación absoluta para cargos y 
oficios públicos en su grado mínimo. Esta misma pena su- 
frirá el jefe militar que infringiere lo dispuesto en los arts. 
86 y 87. 

El funcionario que faltare á lo dispuesto en los arts. 89 
y 90, sufrirá la pena de sesenta días de prisión y trescien- 
tos pesos de multa. 



DE LA NULIDAD DE LAS ELECCIONES, ETC. 109 



TITULO IX 



DE LA NULIDAD DE LAS ELECCIONES Y DE LOS CASOS EN QUE 
DEBEN REPETIRSE 

Art. 93, — -Cualquiera ciudadano podrá interponer re- 
clamación de nulidad contra las elecciones directas ó indi- 
rectas, por actos que las hayan viciado, sea en la organi- 
zación ó procedimientos de la junta de contribuyentes, de 
las comisiones ejecutivas de calificación ó de elección, de 
las juntas calificadoras ó receptoras, sea en el escrutinio 
parcial de cada sección ó en el general que practicare la 
j unta escrutadora, sea por actos de personas extrañas á la 
elección y que puedan influir en que ésta dé un resultado 
diferente del que debía ser consecuencia de la libre y re- 
gular manifestación del voto de los electores. 

Art. 94. — La autoridad llamada á conocer de los re- 
clamos ele nulidad apreciará los hechos como jurado; y se- 
gún la influencia que, á su juicio, ellos hayan tenido en el 
resultado de la elección, sea por impedir la libre manifes- 
tación de la voluntad de los ciudadanos, ó adulterar y ha- 
cer incierta esta manifestación, declarará válida ó nula la 
elección. 

Los hechos, defectos ó irregularidades que no influyan 
en el resultado general de la elección, sea que hayan ocu- 
rrido antes ó durante la votación, ó durante los actos que 
se ejecutan hasta proclamar á los electos, no clan mérito 
para declarar la nulidad. 

Sin embargo, se declararán siempre nulos los actos de 
las juntas ó comisiones que hubieren funcionado sin la 
mayoría absoluta de sus miembros. 

Art. 95. — Los reclamos de nulidad no impiden que los 
individuos electos entren desde luego en el ejercicio de sus 
funciones, en las cuales permanecerán hasta que la nuli- 
dad se declare por la autoridad competente. 

Art. 96. — Las reclamaciones de nulidad de elecciones 
de senadores y de diputados deberán presentarse ante el 
juez de letras del departamento respectivo ó al de la juris- 
dicción correspondiente, si no lo hubiere, hasta el quince 



110 LEY DE ELECCIONES 



de abril inclusive, y se rendirán ante él las informaciones y 
contra-informaciones que se produzcan. Los vicios ó de- 
fectos que pudieren dar mérito para la nulidad, se podrán 
probar ante el juez letrado desde el momento que se eje- 
cuten. 

El juez de letras remitirá estas reclamaciones con la an- 
ticipación necesaria para que lleguen á la secretaría de la 
respectiva Cámara antes del quince de mayo del año de 
su instalación. 

Si el juez de letras no cumpliere con esta obligación, 
cualquier ciudadano podrá representar la omisión en la 
secretaría de la Cámara, y el Presidente de ella tomará 
las medidas necesarias para obtener la pronta remisión. 

Art. 97. — Las Cámaras se reunirán separadamente el 
quince de mayo para proceder, en conformidad á sus regla- 
mentos, á constituir la comisión ó comisiones que deben 
informar sobre las elecciones. 

Art. 98, — Cada Cámara, al calificar la elección de sus 
miembros, se pronunciará sobre las reclamaciones de nu- 
lidad que se hayan presentado oportunamente. 

Art. 99, — Si, calificando la Cámara como bastantes pa- 
ra reclamar nulidad los motivos en que ésta se funda, no 
los hallare justificados, podrá disponer que se reciba prueba 
por una comisión de su seno, sea en el lugar de las sesio- 
nes ó trasladándose al de la elección, ó dar el encargo de 
recogerla á la autoridad judicial del lugar ó de alguno de 
los más inmediatos. 

La comisión nombrada por la Cámara ejercerá todas 
las facultades judiciales necesarias para desempeñar su 
cometido, no pudiendo interponerse recurso contra su pro- 
cedimiento sino ante la misma Cámara. 

Art. 1 00. — Cuando el Senado declare nula la elección 
de uno ó más departamentos, no mandará proceder á nue- 
va elección si los candidatos proclamados quedan con la 
mayoría absoluta de los sufragios de la provincia. Para 
computar esta mayoría, se sumará la totalidad de votos 
emitidos válidamente, y la totalidad de los inscritos en el 
departamento ó departamentos cuya elección se haya anu- 
lado. 

La misma regla se aplicará cuando la Cámara de Dipu- 



DE LA NULIDAD DE LAS ELECCIONES, ETC. 111 

tados declare nula la elección de una ó más subdelegacio- 
nes ó secciones del registro. 

En uno ú otro caso, sólo se repetirá la votación en el 
departamento ó departamentos cuya elección se haya de- 
clarado nula por el Senado, y en la sección ó secciones del 
registro cuya elección se haya declarado nula por la Cá- 
mara de Diputados. 

La nueva elección se hará sólo por el número de can- 
didatos respecto de los cuales se hubiere declarado la nu- 
lidad. 

Art. 101. — En la repetición de la elección funcionarán 
la misma junta de contribuyentes, la misma comisión eje- 
cutiva de las elecciones ó las mismas juntas receptoras 
que hubieren funcionado en la elección anulada, salvo que 
la autoridad que hiciere la declaración la fundare en la 
circunstancia de ser nulo el nombramiento de alguna de 
estas juntas, en cuyo caso se renovará el nombramiento 
por la autoridad que corresponda en conformidad á es- 
ta ley. 

El escrutinio se repetirá por la junta correspondiente. 

Art. 102. — Cuando se declare nula una elección, se 
procederá á hacerla de nuevo dentro de veinte días, con- 
tados desde la fecha en que la Cámara participare su acuer- 
do al Presidente de la República, si la nulidad fuere de- 
clarada por los procedimientos de las juntas recep- 
toras. 

Si la nulidad fuere declarada por otras circunstancias, 
se comenzará la renovación de los procedimientos anula- 
dos dentro de los diez días siguientes á la comunicación, 
y todos los plazos posteriores establecidos en los títulos I 
y II se entenderán reducidos á la mitad. 

Art. 103. — Si se reclamare la nulidad de la elección 
de electores de Presidente de la República ó de la que 
hicieren los colegios electorales de Presidente, se presen- 
tará la reclamación al juez letrado del departamento res- 
pectivo dentro del término fatal de seis días, contados 
desde la fecha del escrutinio general del departamento ó 
de la reunión del colegio. 

El juez recibirá la información que se le ofreciere para 
probar los hechos en que se funde la reclamación. Tam- 



112 LEY DE ELECCIONES 



bien recibirá la contra-información que se quisiere rendir 
¡Dará impugnarlos. 

El juez remitirá las reclamaciones con sus antecedentes 
al Senado, con la anticipación necesaria para que sea re 
cibida antes del quince de agosto. 

Art. 1 04. — Habiendo reclamaciones recibidas hasta 
ese día ó solicitud de algún ciudadano que noticie la cir- 
cunstancia de existir y de no haber sido remitidas por el 
juez respectivo, el Presidente del Senado citará á sesión 
al Congreso para el veintidós de agosto, á las doce del día, 
y dictará las medidas necesarias para obtener la pronta 
remisión de las reclamaciones que no hayan sido remiti- 
das por el juez de letras. 

Reunidas las Cámaras con el quorum requerido para 
celebrar sesión cada una separadamente, se nombrará por 
sorteo, de entre los miembros presentes, una comisión 
compuesta de un senador y de dos diputados para infor- 
mar sobre las reclamaciones relativas á cada departamen- 
to, ó á cada provincia, cuando la nulidad se refiera á la 
elección practicada por los colegios electorales. 

Estas comisiones presentarán su informe indefectible- 
mente en la sesión del treinta de agosto. 

Art. 1 05. — En la sesión del treinta de agosto, el Con- 
greso hará el escrutinio y, antes de verificar la proclama- 
ción, procederá á tomar conocimiento de las reclamaciones 
de nulidad. 

Si, excluyendo los votos de los electores ó colegios ob- 
jetados, quedare siempre á favor de algún candidato, en 
votos no objetados, la mayoría absoluta del total de los 
que hubieren sufragado en la República, el Congreso pro- 
cederá á hacer la proclamación y no se pronunciará sobre 
las reclamaciones de nulidad. 

Art. 1 06. — Si, excluidos los votos objetados, no hu- 
biere mayoría absoluta por ningún candidato, el Congreso 
entrará á resolver las reclamaciones de nulidad. 

Si, en virtud de las resoluciones que pronunciare, no 
quedare ningún candidato con mayoría absoluta sobre el 
total de los electores que han sufragado, pero quedare vá- 
lido un número de electores de más de la mitad del total 
de los que deben nombrarse en toda la República, el Con- 



DE LA NULIDAD DE LAS ELECCIONES, ETC. 113 

greso procederá, conforme al art. 69 y siguientes de la 
Constitución, á elegir Presidente entre los que hubieren 
obtenido mayor número de sufragios de electores hábiles. 

Art. 107. — Pero, si en virtud de las nulidades decla- 
radas, quedare el número de votos válidos reducidos á 
menos de la mayoría absoluta sobre el total de los electo- 
res que deben elegirse, se procederá á la nueva elección de 
electores en los departamentos en que hubiere sido anula- 
da, ó á la reunión de los colegios electorales que hubieren 
sido anulados, ó á ambas cosas, en conformidad á lo dis- 
puesto en los artículos 100, 101 y 102. 

Art. 108. — Ocho días después de practicado el escru- 
tinio de la elección de electores, se reunirán los colegios 
electorales de las ¡arovincias en que hubiere habido elec- 
ciones anuladas y procederán á la elección de Presidente 
de la República, ajustan do sus procedimientos á lo dis- 
puesto en esta ley para las elecciones generales de Presi- 
dente. 

Cuando sólo hubiere sido anulada la elección de electo- 
res de uno ó más departamentos, pero no la de los de toda 
una provincia, se entenderán convocados para la nueva 
elección los electores nuevamente electos y los que perte- 
necían á los otros departamentos cuyas elecciones no han 
si do anuladas. 

Art. 109. — Si las declaraciones de nulidad recayeren 
sobre la elección hecha por los colegios electorales, se 
procederá á nuevas elecciones por los colegios cuyos actos 
hubieren sido anulados, á los diez días siguientes al aviso 
que se diere al Presidente de la República de la declara- 
ción de nulidad. 

Art. 1 1 0. — Quince días después del de la reunión de 
los colegios electorales que han debido proceder á nueva 
elección, se reunirá el Congreso para proceder en confor- 
midad alo dispuesto en el artículo 67 y siguientes de la 
Constitución. 

Art. 1 1 1 . — En caso de elección extraordinaria de Pre- 
sidente de la República, se observarán las mismas reglas 
que en la elección ordinaria. Los plazos establecidos en 
los títulos I, II y IV de esta ley para la constitución de 
juntas de contribuyentes, y de comisiones ejecutivas de las 

15 



114 LEY DE ELECCIONES 



elecciones, quedarán reducidos á la mitad. Las listas de 
contribuyentes de que habla el artículo 1." de esta ley, se- 
rán enviadas á los jueces letrados cinco días después que 
el Vice-Presidente hubiere expedido la orden de proceder 
á nuevas elecciones. 

Art. 112. — El Presidente electo prestará juramento, 
en caso de escrutinio extraordinario, el tercer día siguiente 
al de la proclamación. 

Art. 1 1 3. — Las reclamaciones de nulidad que se enta- 
blaren contra la elección de municipales, se iniciarán ante 
el juez letrado de turno en lo civil del departamento, den- 
tro del término fatal de ocho días después de la instalación 
de la Municipalidad. El juez recibirá las informaciones y 
contra-informaciones que se presenten, y remitirá los autos 
al tribunal correspondiente el quince de junio. 

Art. 1 1 4. — El conocimiento y resolución de las recla- 
maciones de nulidad interpuestas sobre elecciones munici- 
pales, corresponde á un tribunal compuesto de tres conse- 
jeros de Estado, nombrados por el Consejo. Este tribunal 
elegirá su presidente y fallará su ulterior recurso, sirvión 
dolé de fiscal el de la Corte Suprema de Justicia, 

Art. 1 15. — Estas reclamaciones deberán resolverse 
por el tribunal bajo la pena de mil pesos de multa, dentro 
de los cien días siguientes á la fecha en que se hubieren 
presentado ante él. 

En caso de declaración de nulidad, la nueva elección se 
verificará en el plazo y forma indicados en los arts. 101 
y 102. 

TÍTULO X 



DE LOS PROCEDIMIENTOS JUDICIALES EN MATERIA 
ELECTORAL 

Art. 1 1 6. — Todas las faltas, delitos y crímenes electo- 
rales, producen acción popular, sin que el querellante esté 
obligado á rendir fianza ni caución alguna. 

Art. 1 1 7. — En materia electoral, no se reconocen otros 
fueros que los establecidos por la Constitución. 



DE LOS PROCEDIMIENTOS JUDICIALES EN MATERIA ELECTORAL 115 

En el caso del número 6.° del art. 104 de la Constitu- 
ción, el Consejo de Estado necesitará del voto de las dos 
terceras partes del número total de sus miembros para de- 
clarar que no ha lugar á la formación de causa contra los 
Intendentes ó Gobernadores, por cualquiera delito electo- 
ral. Esta resolución se dictará dentro de un mes contado 
desde la presentación de la solicitud de desafuero. 

Art. 1 1 8. — El juez de letras procederá de oficio contra 
quien hubiere lugar, con todos los partes y comunicacio- 
nes que las autoridades electorales establecidas por esta 
ley le trasmitan. 

Art. 1 1 9. — Si el hecho que se imputa mereciere pena 
pecuniaria ó hasta sesenta días de prisión, ó ambas, el juez 
de letras citará al querellante y al querellado á comparen- 
do dentro de los ocho días siguientes al de la presenta- 
ción, y expedirá las citaciones necesarias para que en el 
mismo comparendo se presenten los testigos de una y 
otra parte. 

Para este efecto, querellante y querellado presentarán 
la lista de los testigos, al interponer la querella el primero, 
y tres días después de notificado, el segundo. 

En el comparendo, se oirá la acusación y la defensa; se 
examinará á los testigos públicamente por las £>reguntas 
que formulen las partes ó el juez; y levantándose de todo 
acta, quedarán las partes citadas para sentencia. La sen- 
tencia se dictará dentro de los ocho días siguientes al del 
comparendo. 

Art. 1 20. — Si el hecho imputado mereciere pena de 
presidio ó cualquiera otra de las no comprendidas en 
el artículo anterior, se seguirá el procedimiento ordi- 
nario. 

En todos los juicios electorales se usará el papel común. 

Art. 1 2 1. — -El procedimiento continuará aunque el 
querellante se desista, y la sentencia que se diere produ- 
cirá ejecutoria, aun cuando se dicte en rebeldía del acu- 
sado. 

' Art. 122. — Comete delito electoral el Intendente de 
provincia, Gobernador ó juez de letras de departamento 
y, en general, todo funcionario público comprendido en el 
art. 260 del Código Penal, que de cualquiera manera ejer- 



116 LEY DE ELECCIONES 



ciere presión sobre los ciudadanos ó coartare la libertad 
del sufragio, y quedan sometidos á las penas señaladas en 
el art. 92. 

Art. 1 23. — Cuando, para fijar el día en que deba reu- 
nirse alguna junta ó ejecutarse algún acto electoral, la ley 
emplea la frase tantos días antes ó tantos días después de 
un día determinado, no se computará este último día. Así, 
ocho días antes del 1.° de noviembre quiere decir el 24 de 
octubre; ocho días después del 1.° de noviembre es el nue- 
ve de noviembre; y tres días después de un domingo, es el 
miércoles siguiente. 

Art. 1 24. — Para conceder el indulto de las penas que 
establece esta ley, se requiere el acuerdo de los dos tercios 
de los votos del total de los miembros del Consejo de 
Estado. 

Art. I 25. — Esta ley comenzará á regir treinta días 
después de su promulgación, quedando derogadas todas 
las leyes anteriores relativas á elecciones. 

ARTÍCULO TRANSITORIO 



Para la formación de las juntas de contribuyentes y de 
las comisiones ejecutivas que deben organizarse en 1884, 
no se exigirá á los ciudadanos que hayan de componerlas 
la calidad de estar inscritos en los registros electorales, 
sino sólo que estén en posesión de los requisitos necesarios 
para calificarse. 1 



(1) MIEMBROS DE JUNTAS CALIFICADORAS EN LAS SDBDELEGACIONES 
QUE CAREZCAN DE REGISTRO 

Santiago, 20 de noviembre de 18S4. — Por cuanto, etc. 

PROYECTO DZ LEY: 

Artículo único. — Lo dispuesto en el artículo transitorio de la ley de 9 de enero 
de 1884, se aplicará á la designación de miembros de las junt.is calificadoras en 
jas subdelegaciones que carezcan de registro. 

Y por cuanto, etc. — Domingo Santa María. — José Manuel Balmaceda. 



DE LOS PROCEDIMIENTOS JUDICIALES EN MATERIA ELECTORAL 117 

Y por cuanto oido el Consejo de Estado he 
tenido á bien aprobarlo y sancionarlo; por tanto, 
promulgúese y llévese á efecto como ley de la Re- 
pública. 

DOMINGO SANTA MARÍA 

J. M. Balmaceda. 



REGISTRO ELECTORAL 



Estampamos en la página del frente una re- 
ducción del formulario legal para la formación de 
registros electorales. 






o 

I— I 

¡> 

o 





El 

O 

1 

ÍH 
C3 
P, 

(D 

a 

i— i 


Firmas que certifican el domicilio 
o residencia 
























■c 




"1 u 

«■o "C 

M 

1§ . s 
























íl 2 

o 
























O 

c3 

bu 
o 

1 — 1 

o 

o % 
























o 
























<¡ 




s 
























c 
;C 

c 
c 

<E 
0! 


o 

fe o 

■*— s 

i g 

EL» 

-a5 
























■a 


'pjOOpoJI 


1 — 1 


g 



o 

® 


u 

-P 

tq 

bo 


-2 
g 

























LEY 

DE 

RÉGIMEN INTERIOR 

Promulgada el 23 de diciembre de 1885 



ij 



Santiago, 22 de diciembre de 1885. 

Por cuanto el Congreso Nacional ha prestado 
su aprobación al siguiente 



PROYECTO DE LEY DE RÉGIMEN INTERIOR 



TITULO I 

DE LOS INTENDENTES DE PROVINCIA Y GOBERNADORES 
DE DEPARTAMENTO 

Artículo 1,° — Para ser Intendente ó Gobernador se 
requiere estar en posesión de los requisitos necesarios pa- 
ra ser ciudadano elector. 

Art. 2," No podrán desempeñar estos cargos: 
1.° Los sordos, los mudos, los ciegos, ni los que estén 
bajo interdicción judicial; y 

2.° Los que se hallen procesados, ó hayan sido conde- 
nados por crimen ó simple delito, salvo los contra la se- 
guridad interior del Estado. 

Art. 3.° Los cargos de Intendente y de Gobernador 
son incompatibles con cualquier otro empleo público. 

Esta incompatibilidad no comprende á los militares, 
quienes podrán desempeñar estos empleos conservando su 
grado y antigüedad. 

Art. 4." Los Intendentes y los Gobernadores antes de 
ejercer sus cargos, rendirán una fianza equivalente al mon- 



124 LEY DE RÉGIMEN INTERIOR 

to de su sueldo anual, para responder por las indemniza- 
ciones á que sean condenados por actos ú omisiones rela- 
tivos al ejercicio de sus empleos. 

La fianza será calificada por el Contador Mayor. 

Art. 5.° El juramento que prescribe el art. 163 de la 
Constitución será prestado por los Intendentes ante el 
Ministro de lo Interior ó la autoridad que designe el Pre- 
sidente de la RejDÚblica, y por los Gobernadores ante el 
Intendente de la provincia, ó el funcionario que éste nom- 
brare. 

Art. 6.° En los casos de ausencia ó imposibilidad para 
desempeñar sus funciones, el Intendente será reemplazado 
por la persona que hubiere designado el Presidente de la 
República. 

Mientras la persona nombrada asume el puesto, y en los 
casos urgentes, el Intendente designará su subrogante, 
dando cuenta al Presidente de la República. 

Si el Intendente estuviere imposibilitado para hacer la 
designación, lo reemplazará provisoriamente el Secretario. 

Art. 7.° — El Intendente nombrará la persona que haya 
de reemplazar al Gobernador en los casos de ausencia ó 
imposibilidad. 

El Gobernador podrá hacerlo, en los casos indicados en 
el inciso 2.° del artículo anterior, dando cuenta al Inten- 
dente de la provincia. 

TÍTULO II 

DE LOS DEBERES Y ATRIBUCIONES DE LOS INTENDENTES 
DE PROVINCIA 

Art. 8.° — El gobierno superior de cada provincia en 
todos los ramos de la administración residirá en un In- 
tendente, quien lo ejercerá con arreglo á las leyes y á las 
órdenes é instrucciones del Presidente de la República, 
de quien es agente natural 6 inmediato. 

Art. 9.° El Intendente es gobernador del departa- 
mento en que está la capital de la provincia. 

Como tal, tendrá los deberes y atribuciones señalados 
en el título III de esta ley. 



BE LOS DEBERES Y ATRIBUCIONES DE LOS INTENDENTES 125 

Art. 10, — El Intendente es comandante general de 
armas de la provincia, salvo que el Presidente de la Re- 
pública nombrare á otra persona. 

Art. 1 1 . — El Intendente es responsable de los abusos 
que, con su tolerancia, cometan los Gobernadores. 

Deberá amonestarlos, ó llamarlos al cumplimiento de su 
deber; y podrá removerlos de su empleo en caso grave, 
dando inmediata cuenta al Presidente de la República 
para obtener su aprobación y para que se les someta ajui- 
cio, si hubiera causa bastante. 

El Intendente ejercitará estas atribuciones procedien- 
do de oficio ó á petición de ¡jarte. 

Art. 1 2. — El Intendente puede conceder licencia hasta 
por un mes á cualquier empleado público de la provincia, 
pero sólo en casos urgentes en que el empleado que soli- 
cita la licencia no tenga tiempo para ocurrir al Presiden- 
te de la República. 

Siempre que ejercite esta facultad, dará inmediatamente 
cuenta al Presidente de la República. 

Art. 13. — El Intendente es el órgano ordinario de 
comunicación entre el Presidente de la República y los 
Gobernadores. 

Éstos podrán dirigirse directamente al Presidente de la 
República en casos urgentes, y cuando tengan que inter- 
poner queja contra el Intendente. 

El Intendente impartirá sus órdenes ó circulará las su- 
periores por conducto de los respectivos Gobernadores. 

Art. 14. — Los deberes que impone esta ley á los Go- 
bernadores con respecto al Intendente, afectarán á éste 
con relación al Presidente de la República, 

Art. 15. — Las relaciones que los números 1.°, 4.° y 13 
del artículo 21 establecen entre los Gobernadores y el In- 
tendente, afectarán á éste con respecto al Presidente de 
la República. 

La memoria que prescribe el número 19 del artículo 21, 
deberá pasarla el Intendente en la primera quincena del 
mes de abril, haciendo extensivos sus datos y observacio- 
nes á toda la provincia. 

La visita que ordena el número 15 del artículo 21 deberá 



126 LEY DE RÉGIMEN INTERIOR 

practicarla el Intendente en toda la provincia al hacerse 
cargo de su empleo. 



TITULO III 

DE LOS DEBERES Y ATRIBUCIONES DE LOS GOBERNADORES 
DE DEPARTAMENTO 

§ l.o 

Disposiciones Generales 

Art. 1 6. — El Gobernador es el representante del Po- 
der Ejecutivo en el departamento, y encargado de hacer 
cumplir la Constitución, las leyes y los decretos del Pre- 
sidente de la República. 

Es comandante de armas del departamento, salvo que 
se nombre á otra persona. 

Art. 1 7. — -El Gobernador no podrá ejercer funciones 
judiciales ni resolver asuntos contenciosos, y en resguardo 
de sus atribuciones podrá promover contiendas de compe- 
tencia, teniendo presente lo dispuesto en los artículos 10 y 
1 1 de la Ley de Organización y Atribuciones de los Tribu- 
nales, y en el artículo 222 del Código Penal. l 



(1) Ley de Organización y Atribuciones de los Tribunales, de 15 de octubre de 1S75. 
— Art. 10. Para hacer ejecutar sus sentencias y para practicar ó hacer practicar 
los actos de instrucción que decreten, podrán los Tribunales requerir de las demás 
autoridades el auxilio de la fuerza pública que de ellas dependiere, ó los otros 
medios de acción conducentes de que dispusieren. 

La autoridad legalmente requerida debe prestar el auxilio, sin que le corres- 
ponda calificar el fundamento con que se le pide ni la justicia ó legalidad de la 
sentencia ó decreto que se trata de ejecutar. 

Art. 11. El poder judicial es independiente de toda otra autoridad en el ejer- 
cicio de sus funciones. 

Código l'enal. — Art. 222. El empleado del orden judicial que se arregare atri- 
buciones propias de las autoridades administrativas ó impidiere á éstas el ejerci- 
cio legítimo de las suyas, sufrirá la pena de suspensión del empleo en su grado 
medio. 

En la misma pena incurrirá todo empleado del orden administrativo que se arro- 
gare atribuciones judiciales ó impidiere la ejecución de una providencia dictada 
por tribunal competente. 

Las disposiciones de este artículo sólo se harán efectivas cuando entablada la 
competencia y resuelta por la autoridad correspondiente, los empleados adminis- 
trativos ó judiciales continuaren procediendo indebidamente. 



DEBERES Y ATRIBUCIONES DEL GOBERNADOR 127 

Art. 18. — Cuando surja contienda de competencia en- 
tre un tribunal de justicia y el Gobernador, éste suspen- 
derá la ejecución del decreto, materia de la contienda, y 
remitirá ó pedirá que se remitan los antecedentes al Con- 
sejo de Estado. 

Art. 19. — El Gobernador no podrá requerir ningún 
servicio personal. 

No podrá exigir erogaciones de ningún género, ni por 
causa alguna. 

Todos los negocios gubernativos se despacharán gratui- 
tamente. 

Art. 20. — -Las personas que falten al respeto debido 
al Gobernador, en la sala de su despacho ó fuera de ella, 
serán castigadas por la autoridad judicial con las penas 
que señalan los números 3.° y 4.° del artículo 495 del Có- 
digo Penal. L 

§2-1 
Deberes y atribuciones del Gobernador 

Art. 2 1 . — Son deberes y atribuciones del Gobernador: 

1.° Residir ordinariamente en la capital del departa- 
mento, asistir á su despacho los días no feriados á horas 
determinadas y dar audiencia diaria. 

Para salir del departamento necesitará permiso del In- 
tendente de la provincia; 

2.° Evitar toda invasión ó violación del territorio y pro- 
curar el mantenimiento de la paz y del orden públicos; 

3.° Comunicar á las personas á quienes concierna, por 
medio de avisos, publicaciones ó notificaciones, según su 



(1) Código Penal.— Art. 495. Serán castigados con prisión en sus grados mí- 
nimo ¡í medio conmutable en multa de uno á sesenta pesos: 

3." El subordinado del orden civil que faltare al respeto y sumisión debidos á 
sus jefes ó superiores. 

4." El particular que cometiere igual falta respecto de cualquier funcionario 
revestido de autoridad pública, mientras ejerce sus funciones, y respecto de toda 
persona constituida en dignidad, aun cuando no sea en el ejercicio de sus funcio- 
nes, siempre que fuere conocida ó se anunciare como tal; sin perjuicio de imponer, 
tanto en este caso como en el anterior, la pena correspondiente al crimen ó simple 
delito , si lo hubiere ; 



128 EY DE RÉGIMEN INTERIOR 

naturaleza, los actos que emanen del Poder Legislativo ó 
Ejecutivo; 

4.° Dar al Presidente de la República y al Intendente 
de la provincia los informes que se le pidan; 

5.° Velar por el cumplimiento de los reglamentos que 
rijan los establecimientos públicos fiscales, dando cuenta 
de las irregularidades que notare; 

6.° Hacer tomar razón en secretaría de todo nombra- 
miento de empleado público que haya de ejercer su cargo 
en el departamento, é impartir las órdenes necesarias para 
su instalación si el empleo es administrativo; 

7.° Vigilar el cumplimiento de las obligaciones de todos 
los empleados públicos del departamento; 

8.° Velar por la conducta ministerial de los jueces y de- 
más empleados judiciales del departamento; 

De la falta que notare en aquéllos dará cuenta al Pre- 
sidente de la República, para los efectos del artículo 82, 
inciso 3.° de la Constitución. 

Dará cuenta también á los jueces de letras de las faltas 
ú omisiones en que incurran los jueces de subdelegación 
ó de distrito, para los efectos prescritos en los artículos 45 
y 46 de la Ley de Organización y Atribuciones de los 
Tribunales; 1 

9.° Amonestar, apercibir y someter á juicio, según los 
casos, á los subdelegados é inspectores, procediendo direc- 
tamente respecto de los primeros, y por medio de éstos 
respecto de los inspectores. 

Atenderá las quejas que se presenten contra estos fun- 
cionarios y resolverá, oyéndolos previamente; pero cuando 



(1) Ley de Organización y Atribuciones (le los Tribunales. — Art. 45. Á los jue- 
ces Je letras corresponde inmediatamente mantener la disciplina judicial en toda 
la extensión del departamento sujeto á su autoridad, haciendo observar las leyes 
relativas á la administración de justicia y a los deberes de los empleados subalter- 
nos y demás personas que ejercen funciones concernientes á ella. 

Art. 46. Para el buen desempeño de la atribución que por el artículo anterior 
corresponde á los jueces de letras, deberán visitar, siempre que lo consideren con- 
veniente al servicio público, con previo acuerdo de la Corte de Apelaciones respec- 
tiva, ó cuando ésta lo ordenare de oficio, todas las subdelegaciones é inspecciones 
de sus respectivos departamentos. En esta visita se informarán del modo cómo los 
ju?ces de subdelegaciones y distritos ejercen sus funciones, examinando los libros 
de sentencias, oyendo las quejas que contra dichos funcionarios interpusieren las 
partes agraviadas, y empleando todos los arbitrios que su prudencia les sugiera 
para adquirir sobre este punto un conocimiento cabal. 



DEBERES Y ATRIBUCIONES DEL GOBERNADOR 129 

los hechos denunciados constituyeren un delito, el conoci- 
miento del negocio corresponderá á los Tribunales de Jus- 
ticia; 

10. Pedir datos ó informes á los empleados públicos del 
departamento, por medio de decreto si el empleado le estu- 
viere subordinado, por oficio en caso contrario; 

11. Visitar con frecuencia las oficinas del Registro Ci- 
vil, de correos, de telégrafos y de hacienda, las escuelas, 
cárceles y demás establecimientos públicos fiscales del de- 
partamento, y comprobar la existencia de fondos. 

Si notare irregularidades ó faltas, dará inmediata cuen- 
ta al Intendente, y si estuviere comprobada la sustracción 
de fondos fiscales, suspenderá al empleado culpable y lo 
someterá á la justicia ordinaria, dando cuenta á la Direc- 
ción del Tesoro; 

12. Dar aviso al Presidente de la República, siempre 
que disminuya ó desaparezca la solvencia de los fiadores 
de empleados públicos; 

13. Enviar al Intendente de la provincia en las épocas 
que indique la Oficina de Estadística, y con arreglo á los 
programas de ésta, los datos estadísticos pedidos. 

Para el efecto, podrá solicitarlos á su vez de los funcio- 
narios y habitantes del dejaartamento; 

14. Girar contra las tesorerías nacionales hasta por la 
suma de dos mil pesos, en casos extraordinarios, graves y 
urgentes, como ataque exterior, conmoción interior, inun- 
dación, incendio ú otros en que no pueda retardarse el 
gasto sin grave daño, dando inmediata cuenta al Presi- 
dente de la República para la aprobación del gasto. 

Si el Presidente de la República no presta su aproba- 
ción, el Gobernador deberá restituir dentro de segundo 
día la suma percibida ó invertida; 

15. Visitar el territorio del departamento para llenar 
las obligaciones que le impone la ley, y atender á su ade- 
lantamiento; 

16. Procurar que se respeten y conserven en el uso á 
que estén destinados los bienes fiscales y nacionales de uso 
público. 

Impedirá especialmente que se ocupe parte alguna de 
ellos; y que se hagan obras que impidan el uso común, te- 

17 



130 LEY DE RÉGIMEN" INTERIOR 

niendo presente lo dispuesto en el título III del libro II 
del Código Civil; 

17. Exigir la restitución de los bienes nacionales poseí- 
dos ú ocupados sin dereclio durante más de un año, requi- 
riendo en caso denegado al promotor fiscal para que la 
solicite ante los Tribunales de Justicia; 

18. Conceder permiso para cargar armas prohibidas, 
para hacer un uso especial ú ocupar alguna parte de los 
bienes nacionales de uso público hasta por un año, con 
excepción de las plazas y vías públicas, y para todo acto 
que la ley lo exija de autoridad competente, sin determi- 
nar cuál sea ésta; 

19. Pasar anualmente en el mes de febrero al Inten- 
dente de la provincia una memoria sobre las mejoras rea- 
lizadas en el departamento durante el año anterior, y sobre 
las necesidades que el Gobierno deba atender; 

20. Cooperar, en la órbita de sus atribuciones, á la eje- 
cución de las órdenes y decretos de las autoridades pú- 
blicas. 

Con respecto á las judiciales, cumplirá con lo prescrito 
en el artículo 10 de la Ley de Organización y Atribucio- 
nes de los Tribunales; * 

21. Expedir órdenes de arresto en los casos en que la 
Ley de Garantías Individuales le conceda esta facultad. 

En el ejercicio de esta atribución se ajustará á lo dis- 
puesto en la citada ley; 

22. Decretar allanamientos, en los casos y en la forma 
indicados en el título V de esta ley; 

23. Disponer para el cumplimiento de sus atribuciones 
de la fuerza armada del ejército, guardia nacional y poli- 
cía existentes en el departamento. 

Los servicios de la guardia nacional y de policía sólo 
podrán requerirse con sujeción á las leyes que las rijan. 

Si el Gobernador no es comandante de armas, se diri- 
girá al que lo sea, pidiéndole que ponga á sus órdenes la 
fuerza armada, ó que la mueva con el objeto que le in- 
dique; 

24. Remitir la fuerza armada que estuviere á sus órde- 



(1) Vi ! ai)c la nota al avt. 17, 



DE LOS SUBDELEGADOS É INSPECTORES 131 

nes á los Gobernadores vecinos que la soliciten con moti- 
vos urgentes, salvo el caso en que tenga necesidad actual 
de ella; y 

25. Ordenar que, en los casos en que se haga uso de la 
fuerza pública, se proceda con arreglo á lo dispuesto en el 
artículo 128 del Código Penal. ' 

Art. 22. — En épocas de escasez de agua en los rios, el 
Gobernador deberá hacer cumplir las leyes y ordenanzas 
vigentes. 

Si surgieren cuestiones entre particulares sobre dere- 
chos de agua, ó sobre su facultad para ejecutar obras den- 
tro de la caja del río, el Gobernador se limitará á impedir 
que en ella se ejecute toda obra nueva que no sea orde- 
nada por un tribunal de justicia. 

Si el derecho á las aguas diere margen á cuestión entre 
la autoridad y los particulares, el Gobernador sólo podrá 
tomar medidas provisionales con el fin de conservar los 
derechos de agua de las poblaciones. 

Las medidas gubernativas cesarán desde que los Tribu- 
nales de Justicia dicten resolución sobre ellas. 

TÍTULO IV 

DE LOS SUBDELEGADOS É INSPECTORES 

Art. 23. — Para ser Subdelegado ó Inspector se re- 
quiere: 

1.° Tener veintiún años de edad; 

2.° Saber leer y escribir; 

3.° No tener ninguna de las incapacidades del artículo 2.° 

Art. 24, — Estos cargos durarán dos años. Sus nom- 
bramientos y remociones se harán en conformidad á los 
artículos 120 y 121 de la Constitución. 



(1) Código Pewil. — Art. 12S. Luego que se manifiéstela sublevación, la auto- 
ridad intimará hasta por cTos veces á los sublevados que inmediatamente se disuel- 
van y retiren, dejando pasar entre una y otra intimación el tiempo necesario 
para ello. 

Si los sublevados no se retirasen inmediatamente después de la segunda intima- 
ción, la autoridad hará uso de la fuerza pública para disolverlos. 

No serán necesarias respectivamente, la primera ó la segunda intimación, desde 
el momento en que los sublevados ejecuten actos de violencia, 



132 LEY DE RÉGIMEN INTERIOR 

Art. 25. — Los cargos de Subdelegado é Inspector son 
concegiles, y se servirán gratuitamente, so pena de incu- 
rrir en una multa de cien pesos á beneficio municipal. 

El nombrado que pague la multa quedará exento de 
servir en un período legal. 

Ninguna persona calificada en el departamento estará 
obligada á aceptar estos cargos en los tres meses que pre- 
ceden al día en que deba hacerse la designación de vocales 
de las mesas calificadoras y receptoras. 

Art. 26. — Excusa de desempeñar estos cargos: 

1.° No residir en la subdelegación ó distrito; 

2.° Tener sesenta años de edad; 

3.° Estar ejerciendo otro cargo público; 

4.° Haber desempeñado cargos públicos gratuitos du- 
rante seis años; y 

5.° Haber servido igual tiempo en la Guardia Nacional 
ó en los cuerpos de bomberos. 

Art. 27. — El Subdelegado es el jefe administrativo 
de la subdelegación. 

Debe auxiliar al Gobernador en el cumplimiento de los 
deberes y ejercicio de las atribuciones que le asigna es- 
ta ley. 

Debe cumplir las órdenes y comisiones que, dentro de 
sus facultades, le dé el Gobernador, y ejecutar los actos 
que éste le encargue especialmente. 

Dará al Gobernador todos los avisos que éste necesite 
para cumplir sus deberes. 

Art. 28. — El Subdelegado que desempeña sus funcio- 
nes fuera de los límites urbanos de la capital del departa- 
mento deberá ejercer las atribuciones que confieren al 
Gobernador los números 2.°, 16, 23 y 25 del artículo 21, 
pero sólo procederá por sí mismo en casos urgentes. 

En los demás, deberá pedir instrucciones al Gobernador 
y obrar con arreglo á ellas. 

Art. 29. — El Subdelegado podrá expedir órdenes de 
arresto en los casos establecidos en el inciso 4.° del art. 8.° 
de la Ley de Garantías Individuales de 25 de septiembre 
de 1884. 

Podrá además ordenar la captura de los delincuentes 



DE LOS ALLANAMIENTOS 133 



infraganti, en los casos y en la forma previstos en el títu- 
lo III de la citada ley. 

Art. 30. — Los Inspectores son los jefes administrati- 
vos de los distritos, en los cuales deben cooperar al buen 
desempeño de las funciones señaladas al Subdelegado, y 
cumplir las órdenes que éste les trasmita ó imparta. 

Art. 31. — El Inspector tendrá la facultad que conce- 
de al Subdelegado el inciso 2.° del artículo 29. 

Art. 32. — -El número de subdelegaciones en cada de- 
partamento y el de distritos de cada subdelegación, sus 
límites y designaciones, serán fijados por el Presidente de 
la República, previo informe de la Municipalidad res- 
pectiva. 



TITULO V 

DE LOS ALLANAMIENTOS 

Art. 33. — Corresponde á la autoridad judicial dictar 
los decretos de allanamiento. 

El Gobernador podrá expedirlos sólo en los casos en que 
este título lo autoriza. 

Art. 34. — Los establecimientos destinados á espec- 
táculos ó al servicio y recreo de toda clase de personas po- 
drán ser allanados por orden escrita del Gobernador, 
siempre que se estime necesario para asegurar el cumpli- 
miento de las leyes y ordenanzas; pero en caso de desór- 
denes ó de excesos, se podrá penetrar sin necesidad de 
orden especial. 

Art. 35. — El Gobernador podrá decretar el allana- 
miento de una propiedad particular, contra la voluntad de 
sus moradores, en los casos siguientes: 

1.° Para hacer cumplir los decretos que legalmente se 
dictaren en tiempos ele epidemia; 

2.° Para impedir la propagación de incendios, ó las 
inundaciones; 

3.° Para extraer un delincuente infraganti, por hechos 
que constituyen un crimen ó un simple delito; 

4.° Para arrestar á delincuentes en los casos en que el 
Gobernador tenga facultad para ello con arreglo á lo dis- 



131 LEY DE RÉGIMEN INTERIOR 

puesto en el artículo 8.° de la Ley de Garantías Indivi- 
duales de 25 de septiembre de 1884; y 
5.° Para extraer un contrabando. 

Art. 36. — El Subdelegado podrá decretar allanamien- 
tos en casos urgentes ¡Dará los fines indicados en el inci- 
so 1.° del artículo 29, y en los números 1.°, 2.° y 3.° del 
anterior. 

Art. 37. — El allanamiento de casa particular se verifi- 
cara en esta forma: 

1.° El ejecutor presentará copia autorizada del decreto 
judicial ó del mandato del Gobernador al dueño de casa, 
ó á falta de éste, á cualquiera de las personas que se en- 
cuentren en la casa. 

En caso de no aparecer ninguna persona, lo leerá en 
alta voz y lo fijará en la puerta de calle; 

2.° Acto continuo procederá al registro, sin emplear 
fuerza sino para abrir las puertas ó penetrar en los luga- 
res que se le resistieren, respetando las personas ó cosas 
que no le ordene tomar el mandamiento; 

3.° Terminado el registro, el ejecutor se retirará, to- 
mando precauciones en caso necesario para evitar perjui- 
cios al dueño de la casa allanada. 

TITULO VI 

DE LA RESPONSABILIDAD 

Art. 38. — Los Intendentes, Gobernadores, Subdele- 
gados é Inspectores son responsables de los delitos que 
cometan en el ejercicio de sus funciones. 

Su responsabilidad civil ó criminal se bará efectiva ante 
los tribunales establecidos por la ley. 

Esta acción prescribirá en seis meses, contados desde el 
día en que tuviere lugar el acto ú omisión que se les im- 
putare. 

Art. 39. — Para instaurar acción civil contra un In- 
tendente ó Gobernador será necesaria la declaración pre- 
via de la Corte de Apelaciones de ser admisible la de- 
manda. 

Para proceder criminalmente, deberá preceder la decía- 



SECRETARÍAS DE INTENDENCIA Y DE GOBERNACIÓN 135 

ración del Consejo de Estado de haber lugar á formación 
de causa. La respectiva Corte de Apelaciones recibirá las 
informaciones que se le ofrecieren para acreditar los he- 
chos en que la petición de desafuero pueda fundarse. 

El Consejo de Estado deberá pronunciarse sobre la 
solicitud en el término ele sesenta días, y no se entenderá 
denegada sin el voto de las dos terceras partes del número 
total de los miembros de que se compone el Consejo. 

Art. 40. — Sin perjuicio de lo dispuesto en los artícu- 
los anteriores, la persona ofendida ó perjudicada por actos 
ú omisiones de estos funcionarios podrá reclamar por es- 
crito ante ellos mismos. 

Si éstos persisten en sus resoluciones, el querellante 
tendrá derecho para ocurrir á la autoridad inmediatamen- 
te superior. 

Si ésta aprueba lo obrado, podrá el reclamante acudir 
de grado en grado hasta llegar al Presidente de la Re- 
pública. 

TÍTULO VII 

SECRETARÍAS DE INTENDENCIA Y DE GOBERNACIÓN 

Art. 41. — Toda Intendencia tendrá un secretario, un 
oficial primero y los demás empleados que determine la 
ley. 

Art. 42. — El secretario de Intendencia es el jefe in- 
mediato de la oficina. Sus deberes son: 

1.° Observar y hacer observar las reglas que los Inten- 
dentes prescriban para el orden de la oficina, dirección y 
despacho de los negocios que en ellas ocurran; 

2." Imponerse de la correspondencia oficial y ciar cuen- 
ta de ella al Intendente; 

3.° Redactar, con arreglo alas instrucciones que reciba, 
los decretos, las órdenes y la correspondencia oficial; 

4.° Distribuir el trabajo de la oficina entre los emplea- 
dos, velar por la conservación del archivo y cuidar de que 
los libros se lleven en orden; 

5.° Asistir y hacer que los otros empleados asistan á la 
oficina durante las horas que señale el Intendente; 



136 LEY DE RÉGIMEN INTERIOR 

6.° Estudiar las cuestiones legales que el Intendente le 
someta; 

7.° Autorizar los decretos, órdenes y resoluciones ema- 
nadas del Intendente, y transcribir las que se dirijan á 
autoridades subalternas; 

8.° Llevar libros copiadores de todos los decretos, no- 
tas y resoluciones que emanen del Intendente; 

9.° Dar inmediato aviso al Presidente de la República, 
siempre que el Intendente no pueda hacerlo, de las ausen- 
cias ó imposibilidades á que se refiere el art. 6.°; y 

10. Hacer los gastos de escritorio, llevando cuenta de- 
tallada, que someterá mensualmente á la aj)robación del 
Intendente. 

Art. 43. — Los oficiales harán los trabajos que les asig- 
ne el secretario y en la forma que éste determine. Á car- 
go de uno de ellos correrá la sección de estadística, y á 
cargo de otro la formación y conservación del archivo, sin 
perjuicio de los demás trabajos que les fueren confiados. 

Art. 44. — En ausencia de algún empleado de la se- 
cretaría por cualquier causa, los deberes del ausente serán 
desempeñados por el empleado que designe el Intendente. 
En ningún caso dará esta suplencia derecho á aumento de 
sueldo. 

Art. 45. — Cada Gobernación de departamento tendrá 
un oficial de pluma. 

Estos oficiales serán nombrados por el Presidente de la 
República á propuesta del respectivo Gobernador, y ten- 
drán las atribuciones y deberes de los secretarios de In- 
tendencia en cuanto les sean aplicables. 

Art. 46. — Los Secretarios de Intendencia y oficiales 
de Gobernación recibirán para gastos de escritorio las su- 
mas que asigne la Ley de Presupuestos. 

TÍTULO FINAL 

Art. 47. — Esta ley comenzará á regir un mes después 
de su promulgación, y desde esa fecha quedará derogada 
en todas sus partes la ley de 10 de enero de 1844. 

Y por cuanto, oido el Consejo de Estado, he 



SECRETARÍAS DE INTENDENCIA Y DE GOBERNACIÓN 137 

tenido á bien aprobarlo y sancionarlo; por tanto, 
promulgúese y llévese á efecto como ley de la Re- 
pública. 

DOMINGO SANTA MARÍA. 

José Ignacio Vergara. 



18 



LEY 



SOBUK L¿ 



munuaM i atribuciones he lis iímipumis 

Promulgada el 14 de noviembre de 1854 



ZEsTOT.^ 



Hemos resuelto evitarnos el trabajo de agregar 
notas á la presente ley (como se ha hecho en otras 
recopilaciones) porque nos parece indudable la 
proximidad de su reforma. 

Sin embargo, hemos transcrito en forma de ano- 
taciones los artículos reformados de la ley pri- 
mitiva. 



Santiago, 8 de noviembre de 185-lf.. 

Por cuanto el Congreso Nacional ha discutido 
y aprobado el siguiente 

PROYECTO DE LEY 



Organización y atribuciones U las Municipalidades 



TITULO I 

DE LA ORGANIZACIÓN DE LAS MUNICIPALIDADES 

Artículo 1.° — Habrá Municipalidad en toda pobla- 
ción cabecera de departamento, y en las demás en que el 
Presidente de la República lo acordare oyendo al Consejo 
de Estado. 

Akt. 2.° — Las Municipalidades que deban funcionar 
en las capitales de provincia se compondrán del Goberna- 
dor, tres alcaldes y nueve regidores, siempre que la pobla- 
ción del departamento no exceda de sesenta mil habitan- 
tes. Si excede de este mimero se nombrarán dos regidores 
más por cada veinte mil de exceso. 

Las Municipalidades que deben funcionar en las cabe- 
ceras de departamento ó territorio municipal se compon- 
drán del Gobernador ó Subdelegado respectivo, de tres 
alcaldes y cinco regidores. Si la población del departa- 



142 LEY ORGÁNICA DE MUNICIPALIDADES 

mentó excediere de sesenta mil habitantes, se nombrarán 
dos regidores más por cada veinte mil de exceso. 

Art. 3.° — La Municipalidad se formará eligiendo en 
votación directa doce municipales para las Municipalida- 
des de cabeceras de provincia y ocho por las de poblacio- 
nes de orden inferior. 

Cuando conforme á lo dispuesto en el artículo anterior, 
deba aumentarse el número de regidores en proporción á 
la población, la elección directa recaerá sobre el número 
de municipales que atendido ese aumento corresponda. 

Art. 4.° — De entre los individuos electos la Municipa- 
lidad designará en su primera reunión tres alcaldes y fija- 
rá el orden de precedencia de los regidores. 

La designación de alcaldes por la Municipalidad se hará 
también en caso de que por muerte ú otra causa dejaren 
de pertenecer al cuerpo municipal ó se imposibilitaren ó 
excusaren alguno ó algunos de los individuos designados 
como alcaldes. 

Art. 5,° — En toda elección de Municipalidad se eligi- 
rán tres suplentes para que entren á funcionar en lugar 
de los propietarios que fallecieren, se imposibilitaren física 
ó legalmente, ó se hallaren temporal ó indefinidamente 
impedidos para desempeñar el cargo. 

Art. 6." — Para ser nombrado municipal propietario ó 
simiente se requiere: 

1.° Ciudadanía en ejercicio. 

2.° Cinco años al menos de vecindad en el departamen- 
to ó territorio municipal. * 

Art. 7." — No pueden ser elegidos municipales: 
1.° Los que reciben sueldos ó asignación del tesoro mu- 
nicipal, ó que tienen que rendir cuentas á la Municipalidad. 
2.° Los empresarios de obras municipales. 
3.° Los párrocos y los individuos del clero regular. 



(1) Por la ley de 9 de octubre de 1S61 se derogó este artículo y otros que indi- 
caremos oportunamente. Hé aquí el primitivo: 

Art. 6." — Para ser nombrado municipal propietario ó suplente se requiere: 

1." Ciudadanía en ejercicio. 

2.° Veinte y cinco años de edad. 

•V Cinco años de residencia en el departamento ó territorio municipal. 



DE LA ORGANIZACIÓN DE DAS MUNICIPALIDADES 143 

Art. 8.°- — N~o podrán ser miembros de la misma Mu- 
nicipalidad dos ó más parientes por línea recta, sea por 
consaguinidad ó afinidad; dos ó más hermanos; dos ó más 
que se hallen en las relaciones de tíos 'y sobrinos. En caso 
de resultar elegidos parientes que se hallan en los grados 
indicados, entrará el que hubiere obtenido mayor número 
de votos, y en caso de igualdad el de mayor edad. 

El parentesco contraído después de la elección no obsta 
á que los municipales elegidos continúen funcionando. 

En caso de parentesco por afinidad, la muerte de la 
mujer acaecida antes de instalarse la Municipalidad hace 
cesar el impedimento á que se refiere este artículo. 

Art. 9.° — Ea Municipalidad, al calificar la elección de 
sus miembros, excluirá los que hubieren sido elegidos con- 
traviniendo á lo establecido en los tres artículos preceden- 
tes. Contra las exclusiones ilegales podrá reclamarse ante 
el Consejo de Estado. 

Si por estas exclusiones una Municipalidad quedare re- 
ducida á menos de los dos tercios del número de miembros 
que señala la ley, no obstante la incorporación de los su- 
plentes, lo representará al Presidente de la República 
para que disponga que se proceda á la elección de los 
municipales propietarios ó suplentes que faltaren para rein- 
tegrarla. La elección deberá verificarse en la forma ordi- 
naria y dentro de los cuarenta días después de recibida la 
presentación de la Municipalidad. 

Art. 1 0. — El cargo de regidor es irrenunciable, y nin- 
guno puede excusarse de servirlo sino en el caso de impo- 
sibilidad debidamente comprobada ante la Municipalidad 
y calificada de bastante por ella misma. 

Excusan de desempeñar el cargo de Alcalde: 

1.° Tener más de sesenta años de edad. 

2.° Residir fija y permanentemente á más de cincuenta 
kilómetros ú once leguas del lugar en que funciona la 
Municipalidad. 

3,° Ser el único médico, cirujano ó boticario en el pueblo. 

4.° Ejercer un cargo público incompatible con las fun- 
ciones de Alcalde. 

5.° Haber servido el mismo cargo en tres períodos con- 
secutivos, 



144 LEY ORGÁNICA DE MUNICIPALIDADES 

Las excusas se representarán á la Municipalidad, y si 
ésta no las calificase de bastante, el Gobernador ó Subde- 
legado lo hará saber al que las ha alegado para que de- 
sempeñe el cargo. 

Se procederá del misino modo en el caso de renuncia 
de un municipal alegando imposibilidad, cuando la corpo- 
ración no la hubiere aceptado. 

Art. 1 1 , — Si se hubiere declarado nula por el Tribunal 
competente la elección de una Municipalidad y esta deela- 
ción se expidiere durante los primeros dieziocho meses de 
su período constitucional, se procederá á nueva elección. 

Si el caso ocurre pasado este término entrarán á funcio- 
nar como municipales los que lo hubieren sido en las Mu- 
nicipalidades anteriores, prefiriendo los de la más cercana 
á los de la más remota, y entre los de una misma según 
el orden de precedencias. 

Si la nulidad se hubiere declarado respecto de alguno 
ó algunos de sus miembros solamente, se integrará la Mu- 
nicipalidad llamando á los suplentes elegidos, y á falta de 
éstos á los miembros de Municipalidades anteriores según 
el orden prescrito en el final del párrafo precedente. 

Este modo de integrar la Municipalidad se observará 
también en las faltas por exclusiones á que se refiere el 
art. 9.°, cuando no ocurra el caso previsto en la segunda 
parte de dicho artículo, y en las faltas por muerte, renun- 
cia, suspensión etc. 

Art. 12. — El municipal ó municipales elegidos en reem- 
plazo de otros sólo durarán en sus funciones hasta la próxi- 
ma renovación del cuerpo. 

Art. 13. — El municipal que perdiere alguna ó algunas 
de las condiciones de elegibilidad quedai'á privado de sus 
funciones municipales. Quedará suspenso en el caso de 
suspensión de alguna ó algunas de esas condiciones. 

Art. 14. — Al incorporarse en la Municipalidad pres- 
tarán los miembros del cuerpo juramento de observancia 
de la Constitución y las leyes, y de fiel desempeño de sus 
funciones. 



DE LAS SESIONES DE LAS MUNICIPALIDADES 145 

TÍTULO II 

DE LAS SESIONES DE LAS MUNICIPALIDADES 

Art. 15. — Las Municipalidades tendrán sus sesiones 
cuatro veces en el año: en los meses de febrero, mayo, 
agosto y noviembre. Sus sesiones deberán durar doce días 
á lo menos y podrán extenderse á veinte. 

Art. 16«— Fuera de estas sesiones ordinarias se reuni- 
rán en sesiones extraordinarias convocadas por el Gober- 
nador ó Subdelegado que debe presidirlas, siempre que el 
servicio municipal lo exigiere. El Gobernador ó Subdele- 
gado convocará también á sesiones extraordinarias para 
objetos determinados cuando tres municipales lo pidieren. 

Art. 1 7. — Las Municipalidades funcionarán bajo la 
presidencia del Gobernador ó Subdelegado respectivo, y 
si éste no concurriere, presidirán los alcaldes según su 
orden de designación, y á falta de éstos los regidores se- 
gún su precedencia. 

Art. 1 8. — En las sesiones ordinarias la Municipalidad 
se ocupará de los asuntos que ella acordare y que sean de 
su competencia: en las extraordinarias de los que han mo- 
tivado la convocatoria. 

Art. 19. — La Municipalidad no podrá entrar en sesión 
sin la concurrencia de la mayoría absoluta de los miem- 
bros que la componen. 

Art. 20. — Á los municipales que no concurran á las 
sesiones ordinarias y que no justifiquen ante la Municipa- 
lidad el motivo justo, calificado de tal por la misma cor- 
poración, que les impidió asistir, el Gobernador ó Subde- 
legado les aplicará una multa que no exceda de 50 pesos. 
La misma multa se aplicará en el caso de inasistencia á 
sesiones extraordinarias ú otros actos propios de la Mu- 
nicipalidad, siempre que hubiere precedido citación por 
escrito hecha por lo menos cuarenta y ocho horas antes. 

Art. 2 I. — Si en el día fijado para las sesiones no pu- 
diesen éstas tener lugar por falta de número, se hará nue- 
va citación, y si tampoco se reuniese el número necesario, 
el Gobernador ó Subdelegado citará á los suplentes. En 

19 



146 LEY ORGÁNICA DE MUNICIPALIDADES 

caso de estar ausentes del departamento ó territorio mu- 
nicipal ó imposibilitados de concurrir á las sesiones más 
de tres municipales, el Gobernador ó subdelegado citará 
para que funcionen accidentalmente tantos miembros de 
las Municipalidades anteriores cuantos fuesen los imposi- 
bilitados ó ausentes. 

Art. 22. — Ningún municipal podrá tomar parte en la 
deliberación de asuntos en que esté personalmente intere- 
sado, ó en que lo estén sus parientes hasta el cuarto gra- 
do de consanguinidad ó segundo de afinidad. 

Art. 23. — Todo acuerdo municipal celebrado en reu- 
nión á que no hubiere precedido la convocación legal es 
nulo: el Gobernador ó Subdelegado hará la declaración co- 
rrespondiente, y si contra ella se reclamase se pasará el 
negocio al Consejo de Estado para que resuelva. 

Art. 24. — Siempre que ocurra empate en la votación 
de un negocio sometido á la Municipalidad, se reservará 
para ser tratado en otra sesión, y si en ésta se repitiese 
el empate tendrá voto decisivo el Gobernador ó Subdele- 
gado que preside la corporación. 

TÍTULO III 

DE LAS ATRIBUCIONES Y DEBERES DE LAS MUNICIPALIDADES 

Art. 25, — Las Municipalidades ejercerán las funciones 
de cuerpos administrativos de los intereses locales en toda 
la extensión del departamento ó territorio municipal, y 
les corresponde en consecuencia: 

1.° La promoción del adelantamiento de la localidad y 
la mejora del servicio administrativo local en todos sus 
ramos. 

2.° La policía administrativa local del departamento ó 
territorio municipal. 

3.° La dirección é inspección superior sobre la adminis- 
tración de las propiedades ó rentas de la comunidad, y 
sobre la recaudación ó inversión de las contribuciones y 
demás entradas destinadas á proveer á las necesidades de 
la localidad. 



DE LAS ATRIBUCIONES T DEBERES DE LAS MUNICIPALIDADES 147 

Art. 26. — Como encargado del adelantamiento de la 
localidad les corresponde: 

1.° Fomentar los establecimientos ó instituciones des- 
tinados á la mejora de las costumbres y moralidad públi- 
ca, y los trabajos dirigidos á estos fines. 

2." Promover el desarrollo de la instrucción pública, 
prestando su protección á los establecimientos en que se da, 
favoreciendo la creación de otros, la mejora de los méto- 
dos de enseñanza, la publicación de libros adecuados para 
la instrucción del pueblo, el establecimiento de bibliotecas 
locales y en general la difusión de conocimientos útiles. 

3.° El cuidado y fomento de los establecimientos de be- 
ficencia que existan en el departamento ó territorio mu- 
nicipal. 

Los establecimientos creados ó sostenidos con fondos 
municipales ó colocados bajo el patrocinio del cuerpo esta- 
rán sujetos á la dirección peculiar de la Municipalidad, y 
el manejo é inversión de sus bienes ó entradas se sujeta- 
rán á las mismas reglas que los bienes ó entradas munici- 
pales. 

4." Promover las mejoras en la agricultura y minería, 
sea favoreciendo ó estimulando la introdución de máqui- 
nas ó la adopción de prácticas ó procedimientos más venta- 
josos que los usados; las empresas de canales de riego, la 
plantación de bosques, ó difundiendo conocimientos prác- 
ticos sobre estos ramos. 

5.° Favorecer el desarrollo y adelanto de las artes libe- 
rales é industriales y del comercio, acordando la creación 
de establecimientos ó instituciones que les den facilidades 
y estímulo. 

6.° Cuidar de la reparación y mejora de los caminos 
interiores del departamento ó territorio municipal con sus 
propios fondos, con los que se asignen del tesoro público, 
ó arbitrando los medios para repararlos y conservarlos. 

7.° El cuidado y mejora de las cárceles y establecimien- 
tos penales destinados al servicio de la localidad. 

8.° Y prestar en general su protección y fomento á toda 
institución, establecimiento ó trabajo que tenga por obje- 
to el adelantamiento ó mejora de la localidad. 

Aut. 27. — Como cuerpos administrativos encargados 



148 LEY ORGÁNICA DE MUNICIPALIDADES 

de la policía municipal les corresponde proveer por medio 
de ordenanzas y reglamentos: 

1.° Al buen orden en las calles, plazas, espectáculos y 
demás lugares destinados al uso público y común de los 
vecinos. Se entenderán públicos para los efectos de esta 
disposición los cafees, posadas, mercados, casas de diver- 
siones públicas y demás lugares á que se concurra libre- 
mente, sujetándose á las condiciones establecidas de un 
modo general para los concurrentes, por los dueños ó em- 
presarios. 

2.° Al mantenimiento de la tranquilidad de los vecinos, 
prescribiendo reglas para las reuniones ú otros actos ú 
operaciones que la perturben. 

3.° Á la salubridad de las ciudades y poblaciones, pro- 
tegiéndolas contra las causas ordinarias y comunes de in- 
fección y prescribiendo reglas de policía sanitaria cuando 
circunstancias ó acontecimientos extraordinarios lo exi- 
gieren. 

4.° Á la provisión de abastos consultando ante todo la- 
salubridad, y proscribiendo en consecuencia la venta de 
alimentos y bebidas adulteradas ó dañosas. 

5.° Á la seguridad y comodidad del tránsito por las ca- 
lles, plazas, puentes municipales, etc., para impedir que 
se obstruya ó embarace, ó que ofrezca peligros de acci- 
dentes respecto de las personas ó propiedades, y á regula- 
rizar el servicio de los medios de transporte empleados. 

6.° Á la seguridad de las personas y propiedades contra 
los accidentes calamitosos, como incendios, anegaciones, 
edificios ruinosos, etc. 

7.° Á la comodidad, regularidad, aseo y ornato de las 
poblaciones, en las calles, plazas y paseos públicos, en el 
régimen de las aguas de las ciudades, etc. 

Art. 28. — Como encargadas de la administración su- 
perior de los bienes y entradas, les corresponde á las Mu- 
nicipalidades: 

1.° Prescribir las reglas á que debe sujetarse la admi- 
nistración de los bienes municipales; determinar las con- 
diciones para la enagenación y arriendo de las propieda- 
des raices ó para la subasta de ramos de entradas ó ar- 
bitrios. 



DE LAS ATRIBUCIONES T DEBERES DE LAS MUNICIPALIDADES 149 

2.° Proveer á la conservación y reparación de los edifi- 
cios ú otras propiedades de la localidad. 

3.° Resolver sobre la aceptación ó repudiación de he- 
rencias, legados ó donaciones hechas á la Municipalidad ó 
á algún establecimiento público que ella hubiese estable- 
cido, que se sostenga con fondos municipales ó que se haya 
puesto bajo el patrocinio de la corporación. 

4.° Determinar la tarifa de las cantidades que hayan 
de exigirse por el uso de los bienes ó propiedades munici- 
pales destinados á un uso público, y la forma en que esas 
cuotas deben cobrarse. 

5.° Establecer las reglas á que deben sujetarse la per- 
cepción y cobro de las contribuciones destinadas á los 
gastos municipales. 

6.° Atender con los fondos municipales á las necesida- 
des de salubridad, seguridad, orden público, comodidad, 
etc., de la localidad y á su adelantamiento y mejora, acor- 
dando en consecuencia los trabajos y providencias condu- 
centes á estos fines y la creación de los empleados y fun- 
cionarios que el lleno de ellos exija. 

7." Acordar el presupuesto auual de gastos y examinar 
la cuenta general de inversión que le presentará anualmen- 
te el Gobernador ó Subdelegado respectivo. 

8.° Acordar las obras públicas que hayan de construirse 
con fondos municipales, y aprobar los planos y presupues- 
tos de dichas obras. 

9.° Proponer la creación de nuevas contribuciones á 
favor de la Municipalidad y la suspensión ó modificación 
de las que se cobraren. 

10. Determinar las condiciones bajo las cuales haya de 
levantarse empréstitos, cuando éstos fueren imperiosa- 
mente exigidos por la conveniencia de la localidad. 

11. Acordarla iniciación de juicios, que no sean por 
cobranzas de cantidades procedentes de contribuciones ó 
rentas que perciba periódicamente la caja Municipal, y las 
transacciones que hubieren de celebrarse en pleitos mu- 
nicipales. 

Art. 29. — Corresponde también á las Municipalidades 
hacer el repartimiento de contribuciones y de reemplazos 



150 LEY ORGÁNICA DE MUNICIPALIDADES 

para el ejército y guardia cívica en la forma que prescri- 
ban las leyes respectivas. 

Art. 30. — Para atender á todos los objetos confiados 
á la acción municipal, las Municipalidades podrán propo- 
ner al Gobierno, ó hacer al Congreso, por conducto de los 
Intendentes, las solicitudes que creyeren convenientes, 
principalmente con relación al establecimiento de nuevas 
contribuciones ó creación de arbitrios. 



TITULO IV 

DEL GOBERNADOR Ó SUBDELEGADO, PRESIDENTE DE 
LA MUNICIPALIDAD 

Art. 3 1 . — Al Gobernador ó Subdelegado, como Jefe 
del territorio municipal y Presidente de la Municipalidad, 
corresponde: 

1.° La promulgación de las ordenanzas y reglamentos 
municipales que establecen reglas de general aplicación. 
La promulgación deberá hacerse siempre que sea posible 
en una publicación que haya dentro de la provincia. Sin 
embargo de esta promulgación, deberá hacerse por bando 
en los lugares en que este medio sea el mas eficaz. En 
casos urgentes el Gobernador ó Subdelegado elegirá el 
medio de publicación que sea más conveniente. 

2.° La ejecución de todas las ordenanzas, reglamentos 
y acuerdos Municipales. 

3.° La representación de la Municipalidad para la ad- 
ministración de las propiedades municipales, y la ejecu- 
ción inmediata de los actos que su conservación y buena 
administración exijan. 

4.° La superintendencia directiva y económica sobre el 
manejo de los empleados, especialmente de los encargados 
de la recaudación é inversión de las entradas municipales 
y la inspección sobre todos los establecimientos depen- 
dientes de la Municipalidad, 

5.° La visita periódica ó extraordinaria de la caja mu- 
nicipal, y la inspección de su contabilidad. 

6." Formar el presupuesto anual y someterlo oportuna- 



DEL PRESIDENTE DE LA MUNICIPALIDAD 151 

mente á la Municipalidad para que lo discuta y resuelva 
acerca de él. 

7.° La dirección é inspección de los trabajos municipa- 
les en la forma y condiciones acordadas. 

8.° Intervenir y firmar las escrituras de compra, arrien- 
do ú otros contratos que la Municipalidad celebrare. 

9.° Nombrar para todos los empleos municipales con 
acuerdo de la Municipalidad. 

Exceptúanse los empleados en el servicio de la secreta- 
ría municipal, que se nombrarán por la misma Munici- 
palidad. 

Los jefes de la policía de seguridad serán nombrados y 
destituidos por el Gobernador ó Subdelegado con aproba- 
ción del Presidente de la República, y los subalternos por 
los mismos á propuesta de los respectivos jefes. 

Si durante el receso de la Municipalidad un empleo 
vacare ó fuese suspendido el que lo desempeñe, el Gober- 
nador ó Subdelegado nombrará interinamente quien lo 
sirva, hasta que la Municipalidad se reúna. 

10. Sus¡)ender á todos los empleados municipales, cuan- 
do por su mala conducta ó mal desempeño lo exigiere el 
servicio, y concederles licencia temporal por justa causa, 
dando en uno y otro caso cuenta á la Municipalidad en su 
reunión inmediata. La destitución de estos empleados re- 
quiere el acuerdo municipal. 

Art. 32. — Todos los actos de administración corres- 
ponden al Gobernador ó Subdelegado. Pero en los casos 
de gravedad, relativos á bienes municipales, á inversión 
de fondos, á contratos, obras ó trabajos acordados, el Go- 
bernador ó Subdelegado debe proceder con acuerdo de la 
comisión de alcaldes. 

Art. 33. — Si al tomar en consideración un acuerdo 
municipal para promulgarlo ó para su ejecución, el Go- 
bernador ó Subdelegado reconoce que es contrario á las 
leyes ó disposiciones vigentes dictadas por autoridad com- 
petente, que recae sobre materia que no es de la compe- 
tencia de la Municipalidad, ó que esta se ha excedido en 
el de sus atribuciones, ó que es notoriamente perjudicial 
á la localidad, suspenderá la promulgación ó ejecución y 
lo devolverá con sus observaciones á la Municipalidad para 



152 LEY ORGÁNICA DE MUNICIPALIDADES 

que lo reconsidere. En este caso la Municipalidad necesi- 
ta para insistir en el acuerdo observado la mayoría de dos 
tercios de sus miembros presentes. Si la Municipalidad 
insiste en un acuerdo objetado de ilegal ó de haberse ce- 
lebrado sin competencia, el Gobernador ó Subdelegado 
elevará el negocio al Gobierno para que resuelva con 
aouerdo del Consejo de Estado. 

Art. 34. — En la primera sesión de cada año el Gober- 
nador ó Subdelegado presentará una cuenta de la inver- 
sión ele los fondos presupuestados 1 para el año anterior. 
La Municipalidad resolverá sobre esta cuenta en cuanto á 
la legalidad de la inversión, sin perjuicio del examen que 
debe practicarse de las cuentas del tesorero ó de la persona 
que ha intervenido inmediatamente en la inversión de que 
se rinda cuenta. 

Art. 35. — El Gobernador ó Subdelegado en la misma 
sesión liará una exposición por escrito del estado de los 
diversos ramos del servicio municipal que le están con- 
fiados. 

Art. 36. — El Gobernador ó Subdelegado, con acuerdo 
de la comisión de alcaldes, tiene la facultad de dictar los 
reglamentos que exija la ejecución de las ordenanzas mu- 
nicipales. 

TÍTULO V 

DE LOS ALCALDES Y DEL PROCURADOR MUNICIPAL 

Art. 37.— Los alcaldes fuera de las funciones, que les 
corresponden como miembros de la Municipalidad, ejer- 
cen las de jueces de policía local en la cabecera del de- 
partamento ó territorio municipal. 

Art. 38. — En los pueblos de alguna importancia po- 
drán constituirse jueces especiales de policía como emplea 
dos municipales, y en este caso los alcaldes quedan exen- 
tos de estas funciones. Quedan igualmente exentos en los 
pueblos en que estas funciones se ejerzan por los jueces 

(1) Así dice el texto oficial de la ley. 



DE LOS ALCALDES Y DEL PROCURADOR MUNICIPAL 153 

letrados, hasta que el Presidente de la República con 
acuerdo del Consejo de Estado disponga que dichos jueces 
Jetrados dejen de ejercerlas. 

Art. 39. — El alcalde, como juez de policía, indagará 
breve y sumariamente las faltas á las ordenanzas municipa- 
les y les aplicará las penas que dichas ordenanzas señalen. 

Toda sentencia del alcalde que imponga multa será 
puesta en conocimiento del tesorero ó administrador de 
fondos municipales. 

Art. 40. — En el desempeño de jueces de policía se 
turnarán los alcaldes, y durante su turno cada uno debe 
asistir al lugar del despacho durante las horas necesarias. 

Art. 4 1 . — En caso de imposibilidad de un alcalde será 
subrogado según el orden de designación por los otros, y 
á falta de éstos para suplencia accidental y mientras se 
reúna la Municipalidad, por el regidor que el Gobernador 
ó Subdelegado en su caso designare. 

Art. 42. — Una ordenanza dictada por el Presidente 
de la República de acuerdo con el Consejo de Estado, de- 
terminará el procedimiento que debe seguirse por los alcal- 
des en el conocimiento y fallo de las faltas de policía mu- 
nicipal. 

Art. 43. — Habrá en toda Municipalidad un procura- 
dor municipal nombrado por el Presidente de la Repúbli- 
ca á propuesta en terna de la Municipalidad. 

Art. 44. — El procurador municipal es el representan- 
te de los intereses de la localidad y le corresponde en 
consecuencia: 

1.° Reclamar ante la Municipalidad de los acuerdos que 
ésta celebrare cuando los creyere ilegales, ó que la Muni- 
cipalidad se ha excedido de sus atribuciones en ellos, ó 
que perjudican á los intereses de la localidad. Si no obs- 
tante esta representación insistiere la Municipalidad en 
llevar á efecto su acuerdo, deberá el procurador dirigirse 
al Intendente de la provincia para que, si creyere fundado 
el reclamo haga uso de la facultad que la parte final del 
art. 33 confiere á los Gobernadores ó Sudelegados. 

2.° Defender los derechos de la corporación en juicio, 
sea que ella lo entable ó contra ella se promueva. 

20 



154 LEY ORGÁNICA DE MUNICIPALIDADES 

3.° Ejecutar judicialmente á los deudores á la Munici- 
palidad, por contribuciones ó rentas y que requeridos por 
el tesorero ó el recaudador de las entradas no hubieren 
pagado. 

4.° Entablar la acción judicial que corresponda para 
hacer efectiva la responsabilidad de los municipales que 
hubieren celebrado acuerdos ilegales ó contrarios á los in- 
tereses del municipio. 

5.° Concurrir á todos los remates de ramos municipales 
ó de venta ó arriendo de fundos, y cuidar de que en los 
contratos que la Municipalidad celebre se observen las 
leyes que les toquen. 

6.° Examinar las cuentas municipales y reclamar ante 
el tribunal que debe fallar acerca de ellas contra las inver- 
siones ilegales, indebidas ó mal comprobadas. 

7.° Denunciar al alcalde las infracciones de ordenanzas 
de policía, cuando por las consecuencias que de esas in- 
fracciones se siguieren las reputare de gravedad. 

8.° Concurrir á las sesiones municipales, tomar parte 
en sus debates, aunque sin voto. 

9.° Dar su dictamen de palabra ó por escrito en todos 
los negocios en que la Municipalidad lo pida y en aquéllos 
relativos al servicio municipal que le pasare el Goberna- 
dor ó Subdelegado, presidente del cuerpo. 

10. Formar parte de la comisión para negocios urgen- 
tes que establece el art. 52. 

11. Fiscalizar la conducta de todos los empleados mu- 
nicipales y denunciar á la Municipalidad los que no cum- 
plen con sus deberes ó que considerase ineptos ó culpables 
pidiendo su remoción ó castigo si lo creyere necesario. 

Art. 45. — Ningún acuerdo sobre contratos municipa- 
les ó nueva inversión de fondos podrá llevarse á efecto sin 
que previamente se haya puesto en conocimiento del pro- 
curador para que reclame de él si lo juzga indebido. Esta 
reclamación se entablará en la forma dispuesta en el inci- 
so l.° del art. 44. l 

(1) La ley de 9 de octubre de 1861 derogó, entre otroa, el primitivo artículo 45, 
que decía así: 

Art. 45. — Ningún acuerdo sobre contratos municipales ó nueva inversión de 
fondos podrá llevarse á afecto sin que previamente se halla puesto en conocimien- 
to del procurador para que reclame de t'l si lo juzga indebido. 



CE LOS ALCALDES Y DEL PROOUEADOK MUNICIPAL 155 

Art. 46. — El procurador durará en sus funciones todo 
el período municipal, y sólo podrá acordarse su remoción 
por mala conducta ó mal desempeño comprobados en de- 
bida forma. Este acuerdo deberá ser sometido al Presi- 
dente de la República, para que si encontrare fundados 
los motivos en que se apoya, destituya al procurador. 

Art. 47. — El procurador nombrado á propuesta de una 
Municipalidad continuará funcionando con la que nue- 
vamente se eligiese, si ésta en las ocho primeras sesiones 
no acordare ¡proponer nueva terna al Presidente de la Re- 
pública. 

Art. 48. — La Municipalidad preferirá en sus ternas, 
siempre que reúnan las demás calidades que requiere 
el buen desempeño del cargo, á los individuos que fueren 
conocedores del derecho ó que tuvieren título de abogado. 

El nombramiento de procurador no podrá recaer en 
ningún miembro de la Corporación ni en persona que se 
halle con algún municipal en las relaciones de parentes- 
co de que habla el art. 8.° 1 

Art. 49. — Cuando el procurador deba salir en defensa 
de la Municipalidad en un pleito y creyere que carece de 
justicia, someterá á la Corporación el caso para que acuer- 
de el desistimiento del pleito y pague ó entregue la espe- 
cie á que se refiere ó acuerde transacción. El procurador 
procederá conformándose al acuerdo que la Municipalidad 
celebrare. El mismo procedimiento seguirá al entablar 
demanda. 

Art. 50. — El procurador deberá representar á la Mu- 
nicipalidad en el principio de cada año las necesidades del 
servicio local que se hicieren principalmente sentir, sobre 
todo en el ramo de policía municipal. 

Art. 5 1 . — En los pueblos en que no hubiere emplea- 
dos encargados de las funciones del ministerio público, las 
ejercerán los procuradores municipales. 



(1) La ley precitada derogó el primitivo art. 48, cuyo texto es como sigue: 

Art. 48. — La Municipalidad preferirá en sus ternas, siempre que reúnan las 
demás cualidades que requiere el buen desempeño del cargo, á los individuos qua 
fueren conocedores del derecho ó que tuvieren título de abogado. El nombramien- 
to de procurador no podrá recaer en ningún miembro de la Municipalidad, 



156 LEY ORGÁNICA DE MUNICIPALIDADES 

TÍTULO VI 

DE LA COMISIÓN DE ALCALDES 

Art. 52. — -El Gobernador ó Subdelegado, los alcaldes 
y el procurador municipal formarán la comisión de alcal- 
des que durante el receso de la Municipalidad entenderá 
en los negocios urgentes de competencia de la corporación. 

Art. 53. — La comisión de alcaldes funcionará con la 
mayoría absoluta de sus miembros. El procurador muni- 
cipal tendrá en ella voz y voto. 

Art. 54- — Los asuntos en que corresponda entender 
á la comisión de alcaldes serán determinados por una orde- 
nanza municipal. La Municipalidad podrá delegar en ella 
algunas de sus funciones, pero en ningún caso las de dic- 
tar ordenanzas de policía, acordar enajenación de bienes 
raices, ó variación ó modificación en las reglas relativas á 
la administración ó inversión de fondos, ni el examen del 
presupuesto ni en el de la cuenta de inversión. 

Art. 55. — La comisión de alcaldes, tiene derecho de 
inspección sobre todos los empleados, establecimientos ú 
oficinas municipales, y puede prescribir reglas del servicio 
interno ó económico de éstas. 

Art. 56.— Los acuerdos que celebre la comisión de 
alcaldes deberán ponerse en conocimiento de la Municipa- 
lidad en sus sesiones ordinarias inmediatas. 

Art. 57. — La comisión de alcaldes deberá preparar los 
trabajos que reclame el servicio municipal y que hayan de 
ocupar á la Municipalidad en sus sesiones ordinarias. 

Art. 58. — En casos urgentes y de gravedad la comi- 
sión de alcaldes puede autorizar al Gobernador ó Subdele- 
gado para gastar fuera del presupuesto lo necesario para 
la necesidad que se trata de atender, dando cuenta al Pre- 
sidente de la República y á la Municipalidad. Si el gasto 
no fuese calificado de urgente, son responsables los que lo 
acordasen. 

Art. 59. — En casos urgentes podrá la comisión de 
alcaldes tomar medidas de policía en favor de la morali- 



DE LA COMISIÓN DE ALCALDES 157 

dad, seguridad ó salubridad, siempre que deba seguirse 
perjuicio grave de esperar reunión municipal. 

Art. 60. — La comisión de alcaldes ejercerá especial- 
mente la jurisdicción de policía sobre los teatros y espec- 
táculos, y puede, en consecuencia en casos extraordinarios, 
prohibir absoluta ó especialmente las representaciones, 
cuando así lo exijan graves consideraciones de orden pú- 
blico. 

Le corresponde también cuidar de que las representa- 
ciones ó funciones no sean contrarias á la moral y buenas 
costumbres. 

Art. 6 1 . — Los acuerdos provisorios sobre policía que 
celebre la comisión, quedarán sin efecto si la Municipali- 
dad no los sancionare sometidos que le sean. 

Art. 62. — Los fallos que pronunciaren los alcaldes, 
ejerciendo la jurisdicción de jueces de policía municipal, 
son apelables para ante la comisión de alcaldes, siempre 
que las multas que aplicaren excedan de doce pesos. En 
este caso, la comisión de alcaldes funcionará con exclusión 
del alcalde que hubiere pronunciado el fallo apelado. 

Del fallo de la comisión de alcaldes no hay recurso. Sin 
embargo, si se reclamase contra la disposición de policía 
en que se apoya el fallo, como contraria á la ley ó dicta- 
da sin competencia, podrá ocurrir el agraviado al Consejo 
de Estado, pidiendo se declare insubsistente por esa razón 
la disposición. Si tal declaración se pronunciare tendrá el 
reclamante derecho á que se le devuelva la multa. 

Este mismo recurso puede entablarse contra los fallos 
inapelables de los alcaldes. 

TÍTULO VII 

DE LA ADMINISTRACIÓN DE LOS BIENES Y RENTAS 

Art. 63. — En la administración de los bienes y rentas 
de la comunidad, la Municipalidad se conformará á las 
reglas que establece esta ley. 

Art. 64« — Los bienes destinados al uso público y co- 



158 LEY ORGÁNICA DE MUNICIPALIDADES 

mún de los habitantes, como plazas, calles, paseos, no pue- 
den ser enajenados por la Municipalidad. Le corresponde 
conservarlos, mejorarlos y hacer en ellos las modificacio- 
nes que los hagan más adecuados á su destino, y aumen- 
tarlos según lo exija el bien de la localidad; y respecto de 
las calles y plazas recuperar las que hubieren sido cerra- 
das ú ocupadas. Sin embargo, podrán enajenarse, con auto- 
rización del Presidente de la República para regularizar 
las poblaciones ó proporcionarse al incremento ó nuevas 
necesidades de las mismas. 

Art. 65. — Los bienes destinados á un servicio público 
especial, como cárceles, mercados, etc., podrán ser enaje- 
nados siempre que se proporcione otro local ó edificio para 
el destino especial con ventaja del servicio municipal, ó 
que para dar á las cárceles, mercados, etc., la extensión y 
comodidad que requiera el aumento de la población, sea 
necesaria la enajenación. 

Art. 66. — Los bienes raices que posean las Munici- 
palidades y que no estuvieren afectos á un servicio públi- 
co especial ó que estándolo se hallasen en el caso del artícu- 
lo precedente, podrán ser enajenados en subasta pública 
en la forma que establezcan las ordenanzas munici- 
pales. 

La utilidad de la enajenación deberá ser calificada por 
los dos tercios de los municipales en ejercicio. 

Art. 67. — Cuando la conveniencia de la localidad exi- 
ja la enajenación de los bienes de que habla el artículo 
anterior, por permuta ú otro contrato que no permita la 
subasta, deberá calificarse la utilidad de la enajenación por 
los dos tercios de los municipales en ejercicio, y obtenerse 
la aprobación del Intendente de la provincia. Si este fun- 
cionario creyese la enajenación perjudicial á los intereses 
de la localidad, volverá en acuerdo á la Municipalidad 
para que lo reconsidere, y si insistiese ésta por más de las 
tres cuartas partes de los municipales en ejercicio, se lle- 
vará á efecto la enajenación. 

Art. 68. — La adquisición de propiedades para abrir 
calles, plazas ú otras obras análogas, ó dar ensanche ó como- 
didad á las que existan ó para situar un establecimiento 
municipal destinado á un uso público especial, se llevará 



DE LA ADMINISTRACIÓN DE LOS BIENES Y RENTAS 159 

á efecto acordando la compra los dos tercios de los muni- 
cipales en ejercicio. Pero si la adquisición no tuviere nin- 
guno de estos objetos, será necesario para la compra que 
el Presidente de la República apruebe el acuerdo. 

Art. 69. — El arriendo de los bienes raices á que se 
refiere el artículo 66 deberá verificarse en subasta, previo 
el acuerdo de las bases del contrato por la Municipalidad. 
Podrá omitirse la subasta, si los dos tercios de los muni- 
cipales en ejercicio lo acordasen y el Intendente de la pro- 
vincia aprobare el acuerdo. El término de los arriendos 
no excederá de seis años. En casos especiales y por gran- 
de utilidad, puede extenderse este término hasta por nue- 
ve años con acuerdo del Intendente de la provincia. 

Art. 70. — La Municipalidad no podrá acordar rebajas 
en los arriendos de propiedades ni alterar en perjuicio del 
municipio los contratos celebrados, ni dispensar de obliga- 
ciones contraidas en su favor. Si hubiere casos en que 
tales medidas fuesen exigidas por graves consideraciones 
de equidad, podrán adoptarse acordándolas los dos tercios 
de los municipales en ejercicio, y autorizándolas el Presi- 
dente de la República. 

Lo dispuesto en este artículo se aplicará también á los 
remates ó arriendos ú otros contratos relativos á ramos 
municipales. 

Art. 7 1 . — Los bienes raices no podrán 'ser gravados 
con hipotecas sino fuere acordado el contrato por los dos 
tercios de los municipales hábiles ó en ejercicio. 

Art. 72. — La enajenación de censos ú otras rentas 
análogas que pertenezcan á la Municipalidad, se someterá 
á las formalidades que prescriben los artículos anteriores 
para la enajenación de bienes raices. 

Art. 73. — Para la adquisición de bienes por herencia, 
legado ó donación se requiere que la Municipalidad acuer- 
de la aceptación. En ningún caso aceptará herencias sino 
á beneficio de inventario, y cuando tales adquisiciones le 
impusieren gravámenes permanentes, deberán concurrir 
al acuerdo de aceptación los dos tercios de los municipales 
en ejercicio. 

Llenadas las miras del instituyente ó donante, los bie- 



160 LEY ORGÁNICA DE MUNICIPALIDADES 

nes entrarán en los que posee la Municipalidad como pro- 
pietario. ' 

Art. 74- — Los anuncios para subasta de bienes raices 
se publicarán por lo menos tres meses antes del día en que 
deba verificarse aquélla. Si grave conveniencia de la Mu- 
nicipalidad exigiese en casos determinados, que se reduzca 
este plazo, podrá limitarse á quince días, acordándolo los 
dos tercios de los municipales en ejercicio. La misma re- 
gla se aplicará para los trabajos ú obras municipales que 
deben ejecutarse por subasta y para los remates de ramos 
de arbitrios. 

Art. 75. — En los departamentos en que existieren agi- 
dos ó terrenos que gozaren en común los habitantes de 
una aldea ó lugar, la Municipalidad tendrá el derecho de 
reglamentar su uso y acordar su enajenación á censo cuan- 
do una verdadera conveniencia pública lo exija; destinan- 
do su producto íntegro en provecho de la misma aldea ó 
lugar que tiene el goce. 

Art. 76. — Cuando la Municipalidad tuviere fondos so- 
brantes que colocar á interés, deberán acordarse las con- 
diciones y garantías por la Municipalidad. El término de 
estos préstamos no excederá de tres años. 

Art. 77. — Los que contrajesen obligaciones respecto 
de la Municipalidad por remate ó subasta ó por cualquier 
otro contrato, deben dar fianza á satisfacción de la co- 
misión de alcaldes ó de la comisión especial de municipa- 
les que hubieren intervenido en el contrato. 

Art. 78. — El jefe de la oficina encargada de la admi- 
nistración de los fondos, deberá ejercer respecto de todos 
los bienes, las funciones de apoderado natural de la cor- 
poración, y reunir en su archivo todos los documentos que 
comprueben los derechos municipales. 



(1) lié aquí el articulo derogado por la ley de 9 de octubre de 1861: 
Art. 73. — Para la adquisición de bienes por herencia, legado ó donación, se 
requiere que la Municipalidad acuerde la aceptación. En ningún caso aceptará 
herencias sino a beneficio de inventario, y cuando tales adquisiciones le impusie- 
ren gravámenes permanentes, deberán concurrir al acuerdo de aceptacióu los dos 
tercios de los municipales en ejercicio, y el asentimiento expreso del procurador 
municipal. 

Llenadas las miras del instituyente ó donante las bienes entrarán en los que 
posee la Municipalidad como propietario. 



DE LA ADMINISTRACIÓN DE LOS BIENES Y RENTAS 161 

Art. 79. — Cuando la ejecución de obras de conocida 
utilidad decidan á la Municipalidad á levantar empréstito, 
deberá al tiempo de acordarlo fijar sus condiciones, deter- 
minar el fondo destinado á la amortización y obtener auto- 
rización del Presidente de la República. En caso de una 
calamidad pública á que atender ú otras circunstancias 
graves y extraordinarias podrá levantar empréstito en la 
cantidad necesaria para la urgencia que lo motive, concu- 
rriendo los votos de los dos tercios de los municipales pre- 
sentes al acuerdo. 

Art. 80. — Las acciones judiciales relativas á contribu- 
ciones debidas ó á rentas que la caja municipal debe per- 
cibir periódicamente, se entablarán joor el procurador 
municipal en vista del aviso del tesorero. 

Las acciones procedentes de otras causas que la Muni- 
cipalidad hubiere de ejercitar, no se entablarán por el pro- 
curador sin un acuerdo de la corporación. Podrá sin em- 
bargo entablar y sostener sin este acuerdo, las acciones 
posesorias y jestionar en juicio para los actos conservado- 
res de derechos ó que interrumpen la prescripción. Al 
acordar la iniciación de un juicio la Municipalidad debe 
estimar la justicia de la acción y la conveniencia que resul- 
te de iniciarlo. 

Art. 8 1 . — Uno ó muchos vecinos podrán presentarse 
ejercitando las acciones de la Municipalidad, dando fianza 
de responder por las costas del juicio, y de estar á las reso- 
luciones que diere la autoridad judicial. En tales casos la 
Municipalidad no podrá transigir sin el consentimiento 
de los que hubieren entablado ó sostenido las acciones. 
En el caso de éxito deberá indemnizarse los gastos á los 
vecinos que han seguido el juicio y compensarles sus ser- 
vicios en proporción al resultado que se hubiere alcan- 
zado. 

Art. 82. — Para celebrar transacciones en pleitos pen- 
dientes ó en acciones que la Municipalidad tratase de ejer- 
citar ó que se hubieren de entablar contra ella, deberá 
calificarse la utilidad de la transacción por los dos tercios 
de los Municipales en ejercicio. Si la transacción impor- 
tase gravamen que no exceda de tres mil pesos, bastará 
para que se lleve á efecto, el asentimiento del Intendente 

21 



162 LEY ORGÁNICA DE MUNICIPALIDADES 

de la provincia. Si excede de esta suma, la transacción 
debe ser aprobada por el Presidente de la República. x 

Art. 83. — Cuando la conveniencia de la localidad exi- 
giere que se den en arriendo los ramos de entradas muni- 
cipales, se hará siempre en subasta, fijando la Municipa- 
lidad el mínimum. 

El término de la subasta de estos ramos no excederá 
de tres años. Podrá sin embargo en casos especiales y por 
gran conveniencia de la localidad, extenderse al doble 
tiempo con acuerdo del Intendente de la provincia. 

No podrán subastar ni tomar en administración ramos 
municipales los miembros de la corporación, el procurador, 
los ascendientes ó descendientes de cualquiera de éstos, 
sus otros parientes basta el 4.° grado de consanguinidad, 
ó 2.° de afinidad, sus socios; ni ser fiadores de los rematan- 
tes ni tener ninguna parte en estos negocios. El remate 
ó subasta hecha contraviniendo á esta disposición será 
nulo, y responsable de los perjuicios que se sigan á la Mu- 
nicipalidad el que teniendo alguno de los impedimentos 
indicados hubiese tomado parte en la subasta. 

Art. 84. — Los acuerdos relativos á enajenación ó ad- 
quisición de propiedades raices ó á su arriendo, se pondrán 
precisamente en noticia del Intendente de la provincia 
con todos los comprobantes de haberse conformado la 
Municipalidad á lo prescrito en esta ley á este respecto. 
Si en quince días el Intendente no hiciese observaciones 
se procederá á la ejecución de los acuerdos. 

TÍTULO VIII 

DE LA INVERSIÓN Y CONTABILIDAD 

Art. 85. — La Municipalidad acordará anualmente el 
presupuesto de gastos y lo someterá al Presidente de la 



(1) La ley de 9 Je octubre de 1S61 derogó el artículo primitivo, que decía así: 
Art. 82-1'ara celebrar transacciones en pleitos pendientes ó en acciones que la 
Municipalidad tratare de ejercitar ó que se hubieren de entablar contra ella, de- 
berá calificarse la utilidad de la transacción por los dos tercios de los munici- 
pales en ejercicio. Si la transacción importa un gravamen de más de mil pesos, 
el acuerdo municipal deberá obtener la aprobación del Presidente de la República. 
Si no excediere de esta suma bastará la aprobación del Intendente de la provincia, 



DE LA INVERSIÓN Y CONTABILIDAD 163 

República para su aprobación, por lo menos un mes antes 
de que principie el año en que debe regir. Lo acompaña- 
rá con un presupuesto de entradas, debiendo incluirse en 
él todas, cualesquiera que sea su origen. 

Si aprobado el presupuesto ó en el curso del año la 
Municipalidad acordare gastos que no pudieron incluirse 
en aquél, se deberán someter estos acuerdos á la aproba- 
ción del Presidente de la República. 

Art. 86. — La Municipalidad cuidará de equilibrar sus 
gastos con las entradas. Si por obras públicas que exija 
el bien de la localidad se excediere de las entradas, debe- 
rá indicar los medios con que cuenta para llenar el presu- 
puestos de gastos. 

Art. 87. — Si á los dos meses de elevado el presupues- 
to, no hubiese sido devuelto por el Presidente de la Re- 
pública, la Municipalidad, no obstante, hará conforme á 
él los gastos fijos. 

Art. 88.— La Municipalidad invertirá sus fondos en 
atender al servicio municipal y á las necesidades locales 
de seguridad para los vecinos, en sus personas y propie- 
dades, de salubridad, de comodidad, de beneficencia, de 
fomento y mejora en todos los ramos que interesen espe- 
cialmente á la localidad. 

Art. 89, — En el presupuesto municipal deberán asig- 
narse fondos con preferencia. 

1.° Para los gastos de secretaría. 

2.° Para la publicación de los presupuestos, de la cuen- 
ta de inversión y de las ordenanzas de policía. 

3.° Para las contribuciones ó censos que gravan los 
bienes municipales. 

4.° Para los gastos de recaudación de los fondos. 

5.° Para la reparación y gastos de conservación de los 
bienes municipales. 

6.° Para la dotación de la policía de seguridad y salubri- 
dad, y manutención de presos. 

Si en el presupuesto no se hubieren señalado fondos 
para estos objetos ó se hubieren asignado insuficientes, el 
Intendente podrá proponer los que deban asignarse. El 
Presidente de la República podrá también asignarlos, al 
aprobar el presupuesto. 



164 LEY ORGÁNICA DE MUNICIPALIDADES 

Art. 90. — La inversión se hará conforme al presupues- 
to. Ninguna partida podrá invertirse en otros objetos que 
aquellos para que ha sido destinada. Las partidas del pre- 
supuesto que no fueren invertidas en el año á que corres- 
pondían, no podrán invertirse en el siguiente, sin incluirse 
de nuevo en el presupuesto respectivo. 

Art. 9 1 . — La cuenta general de inversión será presen 
tada á la Municipalidad por el Gobernador ó Subdelegado 
en el primer período de sesiones ordinarias del año. El 
examen de esta cuenta general debe recaer sobre la lega- 
lidad de la inversión, es decir, si se ha hecho conforme al 
presupuesto ó á los acuerdos municipales. 

Art. 92. — Cuando el presupuesto de una obra ó tra- 
bajo exceda de mil pesos, deberá hacerse la obra por su- 
basta, salvo que calificasen la conveniencia de omitir la 
subasta ó de darla en administración los dos tercios de los 
municipales en ejercicio. 

Esta misma medida se adoptará si no hubiere propues- 
tas que llenen las condiciones de la subasta. 

Art. 93. — No puede tomar en administración las obras 
municipales ningún miembro de la corporación, ni el pro- 
curador, ni los ascendientes ó descendientes, hermanos, 
yernos, cuñados ó socios de cualquiera de éstos. 

Art. 94. — La administración de las entradas munici- 
pales se hará por un tesorero. Si la Municipalidad, para 
tener un tesorero especial, hubiere de invertir en gastos 
de tesorería más del cuatro por ciento de sus fondos, se 
confiará esta administración como á tesorero, y con un 
premio ó asignación que no exceda de esa cantidad, al 
tesorero fiscal ó teniente de ministros del departamento. 

El nombramiento de tesorero no podrá recaer en nin- 
gún municipal, ni en parientes de miembros de la corpo- 
ración ó del procurador, hasta el cuarto grado de consan- 
guinidad y segundo de afinidad. 

Art. 95. — -El tesorero rendirá la fianza que determi- 
nará una ordenanza municipal y que corresponderá á la 
importancia de los fondos que administre. 

La fianza la calificará la comisión de alcaldes y no podrá 
bajar de un diez por ciento si la cantidad administrada no 
excediese de treinta mil pesos, y de un seis si subiese 



DE LA INVERSIÓN Y CONTABILIDAD 165 

hasta ciento. Pasando de ciento, la fianza por lo que exce- 
da no bajará de un cinco por ciento. 

Art. 96. — Los sueldos los cubrirá el tesorero mensual- 
mente conforme al presupuesto y al nombramiento de los 
empleados. Las otras partidas se invertirán en sus respec- 
tivos objetos cubriendo el tesorero los libramientos que 
girare el Gobernador ó Subdelegado. Los libramientos 
para gastos urgentes fuera de presupuesto, los cubrirá 
siempre que el gasto ú obra á que se destinan haya sido 
autorizado por la comisión de alcaldes. 

Art. 97. — El tesorero reclamará por escrito de todo 
libramiento por inversión que considere ilegal ó que no 
sea conforme al presupuesto, y sólo después de protestar 
por tercera vez, quedará libre de toda responsabilidad. 

Art. 98. — El tesorero rendirá sus cuentas á la comi- 
sión de alcaldes. El procurador fiscalizará en las cuentas, 
y los demás miembros fallarán. La Municipalidad podrá 
acordar el nombramiento de una comisión especial para el 
mismo fin; pero siempre el procurador municipal fiscaliza- 
rá en el examen de aquéllas. 

Los fallos que esta comisión pronunciare son apelables 
por parte del tesorero ó del procurador ante el tribunal 
de cuentas municipales de la capital de provincia. 

Art. 99. — El tribunal de apelación de cuentas muni- 
cipales, lo formarán el juez letrado de la capital de la pro- 
vincia, ó en caso de haber varios, el más antiguo; el jefe de 
la oficina fiscal pagadora y un funcionario ó vecino desig- 
nado por el Presidente de la República al principio de 
todo período municipal. Á falta del jefe de oficina paga- 
dora entrará el que deba subrogarle en el desempeño de 
su empleo, y á falta del funcionario ó vecino, el suplente 
que designará en la misma forma el Presidente de la Re- 
pública. Hará de fiscal el secretario de la Intendencia. 

Las resoluciones de este tribunal son definitivas y no 
podrá entablarse contra ellas ningún recurso. 

Art. 1 00. — Las cuentas del tesorero ó administrado- 
res de fondos municipales se rendirán por trimestres, y la 
comisión que debe juzgarlas fallará las de un trimestre 
antes de terminado el trimestre siguiente. Estas mismas 
reglas se aplicarán á las cuentas referentes á gastos por 



166 LEY ORGÁNICA DE MUNICIPALIDADES 

obras ó trabajos municipales que se hubiesen hecho por 
algún encargado ó comisionado especial. 

Art. 1 1 . — -La comisión ó tribunal municipal que debe 
fallar sobre las cuentas, es responsable de los cargos legí- 
timos que no hiciere. Esta responsabilidad puede hacerse 
efectiva por acuerdo de la Municipalidad, del Intendente 
ó del inspector de fondos municipales. 

Art. 102, — El gasto ilegal hace responsables á los 
municipales que lo acordaren. Esta responsabilidad debe 
reclamarla el procurador municipal, de oficio ó requerido 
por el Intendente. También podrá requerir al procurador 
para que entable la correspondiente acción ante los tribu- 
nales, el inspector de fondos municipales. 

De la misma manera se hará efectiva la responsabilidad 
de los que concurran á calificar una fianza á favor de los 
intereses municipales, si al tiempo de admitirla, el fiador 
no hubiese tenido responsabilidad bastante. 

TÍTULO IX 

DISPOSICIONES GENERALES 

Art. 1 03. — Las resoluciones que las Municipalidades 
acuerden son, ú ordenanzas, ó reglamentos ó simples 
acuerdos. 

Son materia de ordenanza: 

1.° Las resoluciones que establecen reglas respecto á 
la policía local de salubridad, buen orden, seguridad, etc., 
cuando impusieren á los ciudadanos deberes cuya infrac- 
ción se sujetase á represión penal. 

2.° Las que determinan las cuotas que deben cobrarse 
en favor de fondos municipales por el uso de los estable- 
cimientos ó bienes destinados á un servicio público espe- 
cial, ó por el uso que no sea el ordinario y común, de los 
otros bienes de la comunidad que están bajo la tuición ó 
cuidado de la Corporación. 

3.° Las que reglamentan el servicio ó uso de estableci- 
mientos de particulares destinados al uso público, ó que 
por su naturaleza deban destinarse á este uso, como aguas 
termales, etc., ó las que organizan y reglamentan el ser- 



DISPOSICIONES GENERALES 167 

vicio interno de las cárceles ó establecimientos penales ele 
la localidad. 

4.' J Y en general toda resolución que establezca reglas, 
restringiendo el uso de la libertad personal ó el libre ejer- 
cicio de una profesión ó industria ó el libre uso de la pro- 
piedad. 

Son materia de reglamento: 

1.° Las resoluciones que organizan el servicio de las 
oficinas y empleados ó encargados de la administración de 
los fondos, ó percepción de contribuciones ó ramos muni- 
cipales ó las que prescriben la forma en que deben llevar- 
se y rendirse las cuentas. 

2.° Las que fijan las condiciones y formalidades gene- 
rales de los remates de propios ó arbitrios municipales. 

3.° Las que establecen reglas para el servicio interno y 
económico de los establecimientos municipales y para el 
desempeño de sus empleados. 

4.° Y las que teniendo un carácter más general, no im- 
pongan las restricciones á que se refiere el número 4.°, 
parte 1. a de este artículo. 

Son materia de acuerdo: 

Las simples resoluciones y todas aquellas en que no 
concurran las circunstancias que se acaban de enumerar. 

Para los acuerdos relativos á la creación ó supresión de 
empleos municipales, y determinación de sus sueldos ó 
emolumentos se requiere el voto de los dos tercios de los 
municipales presentes. Estos acuerdos deberán además 
someterse á la aprobación del Presidente de la República. 

Las ordenanzas se sancionarán en la forma prescrita en 
la parte 10. a del art. 128 de la Constitución y empezarán 
á regir diez días después de su promulgación cuando en 
ella no se disponga otra cosa. Los reglamentos serán pro- 
mulgados por el Gobernador ó Subdelegado. l 



(1) Este artículo lia reemplazado al primitivo 103 que fué derogado por la ley 
de 9 de octubre do 1861. Lo transcribimos á continuación: 

Art. 103. — Las resoluciones que las Municipalidades acuerdan, son ú ordenan- 
zas ó reglamentos ó simples acuerdos. 

Son materia de ordenanza: 

1." Las resoluciones que establecen reglas respecto á la policía local de salubri- 
dad, buen orden, seguridad, etc., cuando impusieren ¡i los ciudadanos deberes 
cuya infracción se sujetare á represión penal. 



168 LEY ORGÁNICA CE MUNICIPALIDADES 

Art. 104. — En ningiin casóla Municipalidad podrá 
entender ni resolver negocios contenciosos de cualquier 
clase que fueren. 

Art. 1 05. — La jurisdicción de policía que en la cabe- 
cera del departamento corresjoonde á los alcaldes, será 
ejercida en las demás poblaciones del departamento, en la 
parte á que hubiere lugar, por los subdelegados é ins- 
pectores. 

Art. 1 06. — Las faltas de policía á que las Municipa- 
lidades pueden señalar penas, existen por el simple hecho 
material de la contravención á las ordenanzas debidamen- 
te promulgadas. 

Art. 1 07. — Las multas ó penas pecuniarias que en di- 
chas ordenanzas se señalaren á las faltas, no podrán exce- 
der de cuarenta pesos. Cuando el infractor no pudiere pagar 
la multa, sufrirá una prisión en proporción de un día por 
cada peso. 



2." Las que crean empleos municipales y determinan sus dotaciones ó emo- 
lumentos. 

3." Las que organizan el servicio de las oficinas ó empicados encargados de la 
administración de los fondos ú percepción de contribuciones ú otros ramos ó arbi- 
trios municipales, ó prescriben la forma en que deben llevarse y rendirse las cuentas. 

4.° Las que tijan de un modo general las condiciones y fomalidades de los re- 
mates de bienes raices ó ramos municipales. 

5.° Las que determinan las cuotas que deben cobrarse en favor de fondos muni- 
cipales por el uso de los establecimientos ó bienes destinados á un servicio públi- 
co especial, ó por el uso que no sea el ordinario y común, de los otros bienes de 
la comunidad que están bajo la tuición y cuidado de la corporación. 

6.° Las que reglamentan el servicio ó uso de establecimientos de particulares 
destinados al uso público, ó que por su naturaleza deban destinarse á este uso, 
como aguas termales, etc., olas que organizan y reglamentan el servicio interno 
de las cárceles ó establecimientos penales de la localidad. 

7." Y en general toda resolución que establezca reglas, restringiendo el uso de 
la libertad personal ó el libre ejercicio de una profesión ó industria ó el libre uso 
de la propiedad. 

Son materia de reglamento: las resoluciones que establecen reglas para el ser- 
vicio interno y económico de los establecimientos municipales; para el desempe- 
ño de los empleados de la corporación; ó las que teniendo un carácter más general, 
no impongan las restricciones á que se refiere el núm. 7." del párrafo anterior. 

Las resoluciones en que no concurran las circunstancias que se acaban de enu- 
merar, son objeto de simples acuerdos. 

Las ordenanzas se dictarán en la forma prescrita en la parte 10, art. 128 de la 
Constitución, y serán promulgadas por el Gobernador ó Subdelegado: los reglamen- 
tos serán acordados por la Municipalidad y promulgados por el Gobernador ó 
Subdelegado. 

Las ordenanzas municipales empezarán á regir diez días después de su promul- 
gación cuando en ellas no se disponga otra cosa. 



DISPOSICIONES GENERALES 169 



Art. 1 08. — La pérdida ó destrucción de los objetos, 
materia de la infracción, podrá establecerse en las orde- 
nanzas á más de la multa que estuviere señalada á la 
falta. 

Art. 1 09. — Cuando las ordenanzas de policía dispusie- 
ren la demolición, reparación ó construcción de obras ó 
ejecución de trabajos, y no se ejecutaren en el plazo que 
se hubiere fijado, podrá hacerse la demolición, reparación 
ó construcción por comisión de la autoridad municipal, y 
el omiso en cumplir, deberá abonar el costo conforme á la 
cuenta que hubiere formado el encargado por la autori- 
dad para ejecutarla. 

Art. 1 1 0. — Las ordenanzas, reglamentos y acuerdos 
municipales no podrán en ningún caso prevalecer contra 
lo que dispongan las leyes. Tampoco podrán prevalecer 
contra las resoluciones de autoridad competente sobre el 
ramo ú objeto materia de acuerdo. 

Art. 1 1 1, — Las Municipalidades no podrá dictar orde- 
nanzas ó reglamentos sobre objetos que no sean especial 
y determinadamente locales. Los que sobre objetos de 
otra clase dictaren son nulos, y el Gobernador ó Subdele- 
gado ó el Intendente de la provincia podrán declararlos 
tales. Si la Municipalidad se creyere competente, po- 
drá reclamar de esa declaración ante el Consejo de Es- 
tado. 

Art. 1 1 2. — Las ordenanzas ó reglamentos de policía 
de salubridad, buen orden, seguridad, etc., que acordare 
una Municipalidad, sólo surtirán su efecto dentro del de- 
partamento ó territorio en que la Municipalidad fun- 
ciona. 

Las reglas de policía de más general aplicación, relati- 
vas á los mismos objetos, serán dictadas por el Presidente 
de la República, quien procederá de acuerdo con el Conse- 
jo de Estado cuando dichas reglas impusiesen á los ciuda- 
danos deberes, cuya infracción se sujetare á represión 
penal. Las multas que en este caso se señalaren podrán 
subir hasta cien pesos. 

Art. 1 1 3. — Si requerida una Municipalidad por el In- 
tendente de la provincia, para acordar una ordenanza ó 
reglamento sobre uno de los objetos de la competencia 

22 



170 LF.Y ORGÁNICA DE MUNICIPALIDADES 

de la corporación, en dos períodos distintos de sesiones, 
no hubiere formulado y tomado en consideración la orde- 
nanza ó reglamento en el período de sesiones inmediato, 
podrá el Intendente formular la ordenanza ó reglamento; 
y se procederá en este caso como si la Municipalidad lo hu- 
biere acordado, y surtirá los mismos efectos. 

Art. 1 14- — Cualquier ciudadano tiene el derecho de 
reclamar contra los acuerdos ó resoluciones municipales 
dictadas sobre negocios que no sean de la competencia del 
cuerpo, ó en que se ha excedido de sus atribuciones, ó en 
que se contraría una ley ó disposición dictada por autori- 
dad competente. Si la Municipalidad, ante quien se inter- 
pondrá el reclamo, resolviere declarando legal y legítimo 
el acuerdo, podrá el reclamante ocurrir al Consejo de Es- 
tado para que resuelva. 

Art. 1 15. — En los reglamentos que la Municipalidad 
dictare para el servicio de los empleados municipales, po- 
drá señalar multas para penar las faltas en el desempeño 
del cargo, con tal que no excedan de cien pesos. 

Art. 1 1 6. — -La Municipalidad podrá designar en los 
mataderos ó mercados públicos que hubiere establecido 
un juez de abastos, el cual ejercerá jurisdicción sobre todas 
las cuestiones que se susciten entre compradores y vende- 
dores por cantidades que no excedan de treinta pesos. El 
mismo juez de abastos tendrá la jurisdicción que correspon- 
de á un Subdelegado para juzgar los delitos leves que se 
cometieren dentro del matadero ó mercado, como injurias 
lijeras, riñas, hurtos. 

Art. 1 1 7. — En los teatros, espectáculos y demás reu- 
niones análogas, el Gobernador ó Subdelegado ó en su 
defecto los alcaldes por su orden, y á falta de éstos los 
regidores, ejercerán dentro del lugar en que estas funcio- 
nes se verifiquen y mientras duren, la autoridad de policía 
necesaria para resolver las cuestiones que se susciten y 
para hacer observar las ordenanzas y reglamentos de po- 
licía del caso. El Gobernador ó Subdelegado podrá dele- 
gar la facultad á qne se refiere este artículo, en un funcio- 
nario ó ciudadano para las reuniones 6 espectáculos á que 
él ó los municipales no concurren ordinariamente. 

Art. 1 1 8. — Los ríos y demás corrientes de agua del 



DISPOSICIONES GENERALES 171 



uso común de los habitantes, están sujetos á la acción de 
las Municipalidades en cuanto á establecer reglas para el 
buen uso de las aguas, mientras corran por el cauce natu- 
ral y ordinario, y para determinar generalmente la forma 
y seguridades con que deben construirse las tomas ó los 
marcos de las acequias ó canales que de dichos ríos se sa- 
caren . 

Sacada el agua de la corriente común, sólo quedará su- 
jeta á la acción municipal en cuanto lo exigieren las reglas 
generales de policía de salubridad y las que se dictaren 
para mantener expedito el tránsito por los caminos del 
departamento ó territorio municipal. 

Las mercedes ó permisos para sacar agua de un río ó 
estero, corresponden al jefe del departamento en que el 
saque ó toma haya de establecerse, sin que en virtud de 
estas mercedes se adquiera más derecho que el que co- 
rresponda por las leyes comunes, atendidas la antigüe- 
dad y preferencia en la merced entre los varios intere- 
sados. 

Art. 1 1 9. — El dictar reglas de policía respecto de los 
los ríos que dividan departamentos ó provincias, sobre 
actos que no sean el simple uso de las riberas, correspon- 
den al Presidente de la República, y si esas reglas reca- 
yesen sobre la policía de navegación de los mismos ú otro 
uso semejante, y se asignase penas de policía deberá pro- 
cederse con acuerdo del Consejo de Estado. 

Art. 1 20. — Se publicarán por la prensa y siempre que 
sea posible por la de la misma provincia. 

1.° Los presupuestos de gastos. 

2.° La cuenta general de inversión de los fondos presu- 
puestados. 

3.° Las ordenanzas ó reglamentos municipales que esta- 
blecen reglas. 

4.° El movimiento mensual de la caja municipal. 

5.° Las condiciones acordadas por la Municipalidad 
para las enajenaciones de bienes municipales, para su 
arriendo ó para la subasta ó para remates de ramos muni- 
cipales, ú otros contratos relativos á estos bienes. 

G.° Las condiciones de todo empréstito. 



172 LEY ORGÁNICA DE MUNICIPALIDADES 

Se publicarán también, siempre que sea posible, las actas 
de las sesiones de la Municipalidad con excepción de aque- 
llas que la corporación acordare conservar secretas. 

Art. 121. — El Presidente de la República nombrará 
cuando lo creyere oportuno, un funcionario que inspeccio- 
ne la administración económica de las Municipalidades. 
Este funcionario tendrá el derecho de examinar las cuen- 
tas de los tesoreros ó administradores de rentas, y si en 
este examen notare que ha habido abuso punible, sea en 
el tesorero ó en la comisión que ha fallado sobre las cuen- 
tas, las someterá á un nuevo examen, fallará como juez, 
y las transmitirá á la Contaduría Mayor. Esta oficina debe 
rever el fallo y devolver las cuentas con resolución defi- 
nitiva, en el término de un mes después de recibidas. El 
Intendente de la provincia cuidará de la cumplida ejecu- 
ción del fallo de la Contaduría Mayor, y de que se enta- 
ble contra el tesorero ó funcionario que aparezca culpable 
del abuso, la acción á que hubiere lugar. 

Art. 1 22. — El mismo inspector de fondos municipales 
tendrá el derecho de acordar reglas para el mejor servicio 
de las oficinas, las que si fueren aprobadas por el Consejo 
de Estado, deberán observarse como ordenanza muni- 
cipal. 

Art. 1 23. — Será cargo especial del mismo funcionario, 
hacer efectiva toda responsabilidad contraida por munici- 
pales en lo relativo á la inversión de fondos ó administra 
ción de bienes, así como la de todo otro funcionario muni- 
cipal que aparezca culpable por estas causas. 

Art. 1 24. — De todo reglamento que dictare una Mu- 
nicipalidad se pasará un ejemplar al Ministerio del Inte- 
rior. Si en estos reglamentos la Municipalidad se hubiere 
excedido de sus facultades, el Presidente de la República 
lo declarará del todo ó en parte sin vigor, oyendo al mi- 
nisterio público. 

Art. 1 25. — Desde la promulgación de esta ley queda- 
rán sin efecto todas las disposiciones vigentes relativas á 
la organización de las Municipalidades y á la administra- 
ción de bienes é inversión de fundos municipales. 

Y por cuanto oido el Consejo de Estado, he 



DISPOSICIONES GENERALES 173 



tenido á bien sancionarlo; por tanto, promulgúese 
y llévese á efecto en todas sus partes como ley de 
la República. 



MANUEL MONTT 

Antonio Varas. 



LEY 



INSTRUCCIÓN PRIMARIA 

Promulgada el L° de diciembre de 1860 



Santiago, 24- de noviembre de 1860 

Por cuanto el Congreso Nacional ha acordado 
el siguiente 

PROYECTO DE LEY: 
TÍTULO I 

DÉ LAS ESCUELAS 

Art. 1 ,° — La instrucción primaria se dará bajo la di- 
rección del Estado. 

Art. 2.° — La instrucción qne se diere en virtud de esta 
ley, será gratuita y comprenderá á las personas de uno y 
otro sexo. 

Art. 3.° — Habrá dos clases de escuelas: elementales y 
superiores. l 



(1) Decreto Supremo. — Valparaíso, 2 de febrero de 1871. 

Con lo expuesto, etc. 

1," Las escuelas públicas elementales se dividen en urbanas y rurales. 

2." Corresponden á la clasificación de escuelas urbanas las establecidas y que 
en adelante se establezcan dentro de los límites fijados por las Municipalidades á 
la población urbana de las capitales de provincias y departamentos. 

Todas las escuelas situadas fuera de los límites de las poblaciones antedichas se 
denominarán rurales. 

Se comprenden en las dos clasificaciones expresadas en el art. 1.° las escuelas 
establecidas ó que se establecieren en los conventos de regulares y monasterios 
de monjas, según lo dispuesto en el art. 7.° de la ley orgánica, y todos los esta- 
blecimientos de educación primaria que reciben alguna subvención de fondos pú- 
blicos. 

Tómese razón, eto, — Pérez — Eulogio AUimirano, 

23 



178 LEY DE INSTRUCCIÓN PRIMARIA 

En las primeras se enseñará, por lo menos, lectura y 
escritura del idioma patrio, doctrina y moral cristiana, 
elementos de aritmética práctica y el sistema legal de ¡aesos 
y medidas. 

En las suj)eriores, á más de los ramos designados, se 
dará mayor ensanche á la instrucción religiosa, y se ense- 
ñará gramática castellana, aritmética, dibujo lineal, geo- 
grafía, el compendio de la Historia de Chile y de la Cons- 
titución Política del Estado, y, si las circunstancias lo 
permitieren, los demás ramos señalados para las escuelas 
normales. 

En las escuelas superiores para mujeres se substituirá, á 
la enseñanza del dibujo lineal y de la Constitución Políti- 
ca, la de la economía doméstica, costura, bordado y de- 
más labores de aguja. 

Art. 4.° Se establecerán en las poblaciones de cada 
departamento las escuelas de ambos sexos que fueren ne- 
cesarias, hasta llegar á la proporción de una escuela ele- 
mental de niños y otra de niñas, por cada dos mil habitan- 
tes que contuviere la población. 

Art. 5.° — En las aldeas en que no hubiere el número 
de habitantes que queda expresado, y en los campos en 
que lo permitiere la diseminación de la población, se esta- 
blecerán escuelas que durarán en ejercicio cada año cinco 
meses por lo menos. 

Art. 6.° — En la cabecera de cada departamento se co- 
locará una escuela superior para niños y otra ¡)ara niñas, 
pudiendo darse este carácter, en los departamentos que 
hubiere falta de fondos, á una de aquellas que deben fun- 
darse según lo dispuesto en el artículo 4.° 

Art. 7.° — Todos los conventos y conventillos de regu- 
lares mantendrán una escuela gratuita para hombres, y 
los monasterios de monjas, para mujeres, siempre que el 
estado de sus rentas lo permitiere, á juicio del Presidente 
de la República, quien determinará también si la escuela 
ha de ser elemental ó superior. 

Art. 8.° — Se establecerán las escuelas normales para 
preceptores y preceptoras que sean necesarias, y serán 
costeadas por el tesoro público. 



DE LA RENTA 179 



Art. 9.° — En las escuelas normales para hombres se 
enseñará, á más de los ramos señalados para las superio- 
res, elementos de geometría, de cosmografía, de física y 
química, historia sagrada, de América y en especial de 
Chile, dogma, fundamentos de la fe, música vocal, elemen- 
tos de agricultura, vacunación y pedagogía teórica y 
práctica. 

En las destinadas á preceptoras, se enseñará, á más de 
lo ¡^rescrito en el inciso 4.° del artículo 3.°, elementos de 
cosmografía y de física, historia sagrada, de América, y en 
especial de Chile, dogma y moral religiosa, música vocal, 
horticultura, dibujo natural y pedagogía teórica y prác- 
tica. 

A los ramos designados en este artículo, se ao-resfarán 
los que fuesen necesarios según las circunstancias. 

Art. 10. — La instrucción que se diere privadamente 
á los individuos de una familia, no estará sujeta á las dispo- 
siciones de la presente ley. 

Art. 1 1, — Las escuelas costeadas por particulares ó 
con emolumentos que pagaren los alumnos, quedan some- 
tidas á la inspección establecida por la presente ley, en 
cuanto á la moralidad y orden del establecimiento, pero 
no en cuanto á la enseñanza que en ella se diere, ni á los 
métodos que se emplearen. 

TÍTULO II 

DE LA RENTA 

Art. 1 2, — La instrucción primaria que, con arreglo á 
la presente ley, deberá darse en cada departamento, será 
costeada: 

1.° Con la suma que el tesoro nacional aplicará anual- 
mente á este objeto. 

2.° Con las cantidades que de sus propias rentas desti- 
narán anualmente al mismo fin las Municipalidades. 

3.° Con el producto de las fundaciones, donaciones y 
multas aplicadas á la instrucción primaria, y con el de 



180 LEY DE INSTRUCCIÓN PRIMARIA 

las mandas forzosas que se recaudaren en cada departa- 
mento. ' 

4.° Con el producto de una contribución que se estable- 
cerá con este único y exclusivo objeto, y cuyas bases se 
fijarán por una ley, ya de una manera general, ya de 
una manera especial, para cada provincia ó departa- 
mento. 

Art. 13, — Las Municipalidades llevarán una cuenta 
especial de los fondos destinados por esta ley á la instruc- 
ción primaria, y no podrán darles otra inversión. El que 
la decretare ó ejecutare, quedará resjDonsable con sus pro- 
pios bienes. 

Art. 14. — Son gastos de la instrucción primaria que 
deben satisfacerse con los fondos señalados en la presen- 
te ley: 

1.° Los sueldos de los preceptores y ayudantes que ne- 
cesiten las escuelas existentes, y las que deben establecer- 
se en conformidad á esta ley. 

2.° El costo de adquisición de locales y construcción de 
edificios para las escuelas en aquellos puntos en que las 
Municipalidades no los posean aparentes, y el costo del 
arriendo provisional de los mismos. 

3.° La adquisición y reparación de los muebles precisos 
para cada escuela, y de los libros y útiles de enseñanza de 
que haya de proveerse gratuitamente á los niños que por 
su pobreza no pudieren costearlos. 

4.° Las sumas necesarias para la formación y fomento 
de las bibliotecas populares en cada departamento. 

Art. 15. — Las Municipalidades presentarán anual- 
mente al Presidente de la República el presupuesto de los 
gastos que deba hacerse en la instrucción primaria de sus 
departamentos, para que sea aprobado, previa las modifi- 
caciones que juzgare conveniente. 



(1) Desdo que comenzó ¡t regir la ley de 2S de noviembre de 1S78, que estable- 
ció un impuesto sobre las herencias y donaciones, ha dejado de comprenderse en 
la ley periódica que permite el cobro de las contribuciones, la de mandas forzo- 
sas, establecida por el Senado Consulto de 30 de mayo de 1819, modificada por 
el supremo decreto de 16 de enero de 1S36, y asignada por este artículo al fondo 
de la instrucción primaria. 



DE LOS PRECEPTORES 181 



TITULO III 

DE LOS PRECEPTORES 

Art. 1 6. — Ninguna persona podrá ejercer las funcio- 
nes de preceptor de instrucción, primaria, sin acreditar 
previamente ante el Gobernador del departamento, con el 
testimonio de dos sujetos fidedignos, tener buena vida y 
costumbres. 

Si se estableciere una escuela sin este requisito, será 
cerrada inmediatamente, y su preceptor castigado con una 
multa de veinte pesos ó quince días de prisión, y esta 
pena se duplicará en caso de reincidencia. 

Art. 1 7. — Las escuelas costeadas por los departamen- 
tos ó por el fisco, serán servidas por alumnos de las escue- 
las normales que hayan obtenido el competente diploma 
de aprobación, y en su defecto, por personas que, á más 
de lo dispuesto en el artículo anterior, acrediten tener las 
aptitudes necesarias. 

Art. 1 8. — La prueba de aptitudes puede consistir, ó 
en un examen rendido en la forma que dispongan los re- 
glamentos, ó en un título literario otorgado por la Uni- 
versidad, ó en un certificado expedido por el director de 
algún establecimiento en que se puedan rendir exámenes 
conforme á la ley, en el cual conste qne el individuo, á 
cuyo favor se da, ha sido aprobado en los ramos de ins- 
trución primaria á cuya enseñanza va á dedicarse. 

Art. 1 9, — No pueden ser preceptores de instrucción 
primaria, aunque cumplan con lo prevenido en el art. 1 6 : 

1.° Los que se hallen procesados por un delito que me- 
rezca pena aflictiva ó infamante, ó hayan sido condenados 
á pena de esta clase. 

2.° Los que hayan sido destituidos de sus funciones de 
preceptor por causa averiguada que comprometa su mora- 
lidad y costumbres. 

Art. 20. — Los preceptores de instrucción primaria que 
hubieren obtenido diploma, ó comprobado sus aptitudes 
para el cargo, mientras estén en ejercicio, gozarán de las 
siguientes prerrogativas: 



182 LEY DE INSTRUCCIÓN PRIMARIA 

1. a Excepción del servicio compulsivo en el ejército y 
en la guardia nacional. 

2. a Excepción de todo cargo concejil. 

3. a Excepción de cualquiera otra comisión en el servi- 
cio del Estado ó en un pueblo, á menos que sea relativa á 
la instrucción primaria. 

Art. 2 1, — El que hubiere desempeñado por diez años 
continuados el cargo de preceptor, si se retirare de la pro- 
fesión, quedará exento por vía del servicio compulsivo en 
el ejército. 

Art. 22. — Los sueldos de los preceptores de las escue- 
las costeadas por los departamentos, serán fijados por las 
respectivas Municipalidades, con la aprobación del Presi- 
dente de la República. 

Art. 23i — Los preceptores, tanto de las escuelas cos- 
teadas por los departamentos como de las fiscales, tendrán 
derecho á jubilación en la forma y con los requisitos dis- 
puestos por la ley para los empleados públicos. Esta jubi- 
lación será costeada con fondos nacionales. 

Art. 24.— La Municipalidad de la capital de cada pro- 
vincia concederá anualmente un premio de valor de 25 pe- 
sos, por lo menos, al preceptor de la escuela pública ó pri- 
vada de la provincia que más se haya distinguido en el 
ejercicio de su profesión, y otro de igual suma á la precep- 
tora que hubiere llenado la misma condición. 

Estos j)remios se concederán en la forma que dispusie- 
ren los reglamentos. 



-o- 1 



TITULO IV 



DE LA INSPECCIÓN 



Art. 25, — Habrá una inspección que vigile y dirija la 
instrucción primaria en toda la República. 

Art. 26. — Esta inspección se compondrá de un ins- 
pector general y de un visitador de escuelas para cada 
una de las provincias del Estado. 

Art. 27. — El inspector general será nombrado por el 



DE LA INSPECCIÓN 183 



Presidente de la República. Igualmente los visitadores 
de escuelas, á propuestas del inspector general. 

Art. 28. — El inspector general será miembro del Con- 
sejo de Instrucción Pública, 1 y tendrá un escribiente para 
el desempeño de las funciones especiales de su empleo. 

Art. 29. — El inspector general cuidará de la buena 
dirección de la enseñanza, de la moralidad de las escuelas 
y maestros, y de todo cuanto conduzca á la difusión y ade- 
lantamiento de la instrucción primaria, con las limitacio- 
nes establecidas en los artículos 10 y 11 de esta ley. 

Art. 30. — Anualmente presentará al Gobierno un in- 
forme completo sobre el estado de la instrucción primaria, 
indicando los medios de adelantarla y perfeccionarla, los 
efectos que haya producido esta ley y las disposiciones 
dictadas sobre la materia 

Art. 3 1, — Los visitadores de escuelas dependerán del 
inspector general, cuidarán de las escuelas establecidas en 
su provincia, y las visitarán con la frecuencia y en la ma- 
nera conveniente. 

Art. 32. — Los visitadores de escuelas, en aquellas pro- 
vincias en que fuere posible, tendrán á su cargo ó enseña- 
rán algunos ramos en algunas de las escuelas supe- 
riores. 

Art. 33. — Los individuos de la inspección gozarán de 
las prerrogativas y premios concedidos por los artículos 20, 
21 y 23 á los preceptores. 

Art. 34. — Las rentas de los individuos de la inspección 
serán pagadas por el tesorero público. 

Art. 35. — Los párrocos tienen derecho á inspeccionar 
y dirigir la enseííanza religiosa que se diere en las escue- 
las públicas de su parroquia; y si no pudieren enmendar 
los defectos que notaren, los comunicarán á la autoridad 
competente para que dicte su pronto y eficaz remedio. 

Art. 36. — Las Municipalidades podrán nombrar comi- 
siones para el cuidado y vigilancia de las escuelas de su 



(11 La ley de 9 de enero de 1S79 sobre instrucción secundaria y superior no 
enumera al Inspector General de instrucción primaria entre las personas que for- 
man el Consejo. 



184 LEY DE INSTRUCCIÓN PRIMARLA 

departamento; pero estas comisiones no podrán alterar las 
reglas prescritas por la inspección. 

Y por cuanto, oido el Consejo de Estado, he te- 
nido á bien aprobarlo y sancionarlo; por tanto, 
promulgúese y llévese á efecto en todas sus par- 
tes como ley de la República. 

MANUEL MONTT 

Rafael Sotomayor 



LEY 



INSTRUCCIÓN SECUNDARIA Y SUPERIOR 



Promulgada el 13 de enero de 1879 



24 



zstot^ 



Como son tantas las disposiciones reglamenta- 
rias dictadas para la ejecución de esta ley, prefe- 
rimos remitirnos, para su conocimiento, á la 
compilación recien publicada por el señor Rector 
de la Universidad, don Jorge Huneeus. 

Sin embargo, los estudiantes universitarios 
hallarán aquí todo lo relativo al plan de estudios 
legales, exámenes, colación de grados, etc. 



Santiago, 9 de enero de 1879. 

Por cuanto el Congreso Nacional, ha discutido 
y aprobado el siguiente 

PROYECTO DE LEY 



INSTRUCCIÓN SECUNDARIA Y SUPERIOR 



TITULO I 

DE LA INSTRUCCIÓN SECUNDARIA Y SUPERIOR EN GENERAL 

Art. I.° — Con fondos nacionales se sostendrán estable- 
cimientos de enseñanza destinados: 

1.° A la instrucción secundaria: habrá á lo menos un 
establecimiento en cada provincia; 

2.° A la instrucción especial, teórica y práctica que pre- 
para para el desempeño de cargos públicos y para los tra- 
bajos y empresas de las industrias en general; 

3.° A la instrucción superior que requiere el ejercicio 
de las profesiones científicas y literarias; 

4.° A la instrución científica y literaria superior gene- 
ral en todos sus ramos y al cultivo y adelantamiento de 
las ciencias, letras y artes. 

Art. 2.° — Es gratuita la instrucción secundaria y supe- 
rior costeada por el Estado. 

Art. 3.° — Toda persona natural ó jurídica á quien la 



188 LE? DE INSTRUCCIÓN SECUNDAB1A Y SUPERIOR 

ley no se lo prohiba, podrá fundar establecimientos de ins- 
trucción secundaria y superior y enseñar pública ó priva- 
damente cualquiera ciencia ó arte, sin sujeción á ninguna 
medida preventiva ni á métodos ó textos especiales. 

Art, 4.° — No podrán fundar establecimientos de ins- 
trucción secundaria ni superior, ni enseñar públicamente 
ninguna ciencia ó arte, los que hubieren sido condenados 
por crímenes ó por simples delitos que traigan consigo 
inhabilitación absoluta ó especial para el desempeño de 
cargos ú oficios públicos ó profesiones titulares, mientras 
dure la condena. Esta incapacidad, sin embargo, es per- 
petua respecto de los condenados por crímenes ó simples 
delitos contra la moralidad pública. 

Estas disposiciones no comprenden á los condenados jDor 
delitos contra la seguridad interior del Estado. 

Art. 5." — Los empleados y los alumnos de los estable- 
cimientos de enseñanza secundaria y superior, estarán 
exentos del servicio de la guardia nacional. 

TÍTULO II 

DEL CONSEJO DE INSTRUCCIÓN PÚBLICA 

Art. 6.° — Habrá un Consejo de Instrucción encargado 
de ,1a superintendencia de la enseñanza costeada por el 
Estado, con arreglo al artículo 154 de la Constitución. 

Art. 7.° — Se compone el Consejo: 

Del Ministro de Instrucción Pública, que lo presidirá; 

Del Rector de la Universidad; 

Del Secretario General; 

De los Decanos de las Facultades; 

Del Rector del Instituto Nacional; 

De tres miembros nombrados por el Presidente de la 
República; 

De dos miembros elegidos en claustro pleno por la mis- 
ma Universidad. 

No concurriendo el Ministro de Instrucción Pública, 
el Consejo será presidido por el Rector, y á falta de éste, 
por el Decano más antiguo entre los concurrentes. 

Art. 8.° — Los miembros del Consejo nombrados por el 



EL CONSEJO BE INSTRUCCIÓN PUBLICA 189 

Gobierno durarán tres años, cuatro anos los elegidos por 
la Universidad, y los Decanos por el tiempo de su nom- 
bramiento, pudiendo todos ser nombrados ó reelegidos 
indefinidamente. 

Art. 9.° — Corresponde al Consejo: 

1.° Dictar el plan de estudios de los establecimientos 
públicos de enseñanza y los reglamentos para el régimen 
interior de los mismos, con la aprobación del Presidente 
de la República; 

2.° Determinar, con la aprobación del Presidente de la 
República, las pruebas finales para obtener grados univer- 
sitarios; no pudiendo regir ningún reglamento de pruebas 
sino después de un año de su publicación en el periódico 
de la Universidad; 

3.° Proponer á la autoridad competente la creación ó 
supresión de clases en los establecimientos públicos; 

4.° Determinar las pruebas á que deben sujetarse los 
profesores extranjeros para ser admitidos al ejercicio de 
una profesión científica; 

5.° Resolver todas las cuestiones que se susciten sobre 
validez y dispensa de grados ó de exámenes, entendiéndo- 
se que la dispensa de cualquier examen requiere el acuer- 
do de las tres quintas partes de los miembros presentes, 
y que la dispensa de uno ó más grados necesita el acuerdo 
de cuatro quintas partes; y el agraciado deberá someterse 
además á una prueba general; 

6.° Dirigir, ordenar y reglamentar la administración de 
los fondos de la Universidad; 

7.° Intervenir en el nombramiento, destitución ó sus- 
pensión de los empleados de instrucción secundaria y supe- 
rior, con arreglo á la ley; 

8.° Ejercer por sí ó por medio de delegados, sobre todos 
los establecimientos de instrucción secundaria y superior, 
públicos y privados, las atribuciones de vigilancia y poli- 
cía que se refieren á la moralidad, higiene y seguridad de 
los alumnos y empleados. En virtud de esta atribución 
adoptará las medidas de urgente necesidad que los casos 
requieran, sin perjuicio de dirigirse á las autoridades co- 
rrespondientes para el castigo y remedio de los males que 
se observen; 



190 LEY DE INSTRUCCIÓN SECUNDARIA Y SUPERIOR 

9.° Determinar las clases de los cursos de instrucción 
superior y de instrucción secundaria que han de proveer- 
se previo concurso, y prescribir las reglas á que dichos 
concursos han de sujetarse; 

10. Proponer la contratación de profesores extranjeros 
para la enseñanza de uno ó más ramos; 

11. Designar al secretario de Facultad que deba reem- 
plazar al Secretario General en los casos de ausencia, im- 
posibilidad ó permiso, siempre que no dure por más de 
seis meses; 

12. Mantener relaciones con las corporaciones científi- 
cas extranjeras, propendiendo al canje de publicaciones; 

13. Determinar lo conveniente acerca de la publicación 
del periódico oficial de la Universidad; 

14. Vigilar por el cumplimiento de todas las disposicio- 
nes sobre instrucción secundaria y superior, dirigiendo las 
comunicaciones y entablando las gestiones que creyere 
oportunas. 

Art. 1 0. — El Rector es el órgano oficial del Consejo 
de Instrucción Pública y de la Universidad. Tendrá tam- 
bién la representación legal de esta última. 

Art. 1 1 , — Habrá en todos los departamentos en que 
existan establecimientos públicos de enseñanza secundaria 
ó superior, delegaciones del Consejo de Instrucción. 

El mismo Consejo determinará el modo cómo deben 
constituirse las delegaciones, el número de miembros que 
han de formarlas, el tiempo de su duración y las facultades 
y atribuciones que se les delegan. 

En las provincias en que hubiere miembros académicos, 
docentes ú honorarios de la Universidad, el Consejo ele- 
girá precisamente entre ellos sus delegados. 

TÍTULO III 

DE LA UNIVERSIDAD Y SUS FACULTADES 

Constitución de la Universidad 

Art. 12. — La Universidad se compone de cinco Fa- 
cultades, presididas por su respectivo Decano: 



DE LA UNIVERSIDAD Y SUS FACULTADES 191 

De Teología; 

De Leyes y Ciencias Políticas; 

De Medicina y Farmacia; 

De Ciencias Físicas y Matemáticas; 

De Filosofía, Humanidades y Bellas Artes. 

Art. 13. — Cada Facultad se compondrá de miembros 
docentes, de miembros académicos y de miembros hono- 
rarios. 

Son miembros docentes: 

Los profesores de instrucción superior de ramos de la 
respectiva Facultad, que tuvieren nombramiento en pro- 
piedad; 

Los profesores propietarios de clases superiores del cur- 
so de instrucción secundaria que el Consejo designe; 

Los que á virtud de pruebas de suficiencia, rendidas 
ante comisiones de la respectiva Facultad, hubieren sido 
autorizados para enseñar en ella como profesores extraor- 
dinarios y se hallaren en actual servicio. 

Son miembros académicos: 

Los que por la Facultad respectiva fueren elegidos por 
mayoría de votos; 

Los actuales miembros de la Universidad. 

Los miembros académicos de cada Facultad no podrán 
exceder de quince. 

Los miembros actuales de la Universidad conservarán, 
sin embargo, este carácter; pero las vacantes que en lo su- 
cesivo ocurran, no se llenarán sino cuancln fuere necesario 
para completar el número que fija el incl . > anterior. 

Son miembros honorarios: 

Las personas que obtuvieren este título por elección de 
la Facultad respectiva. 

Art. 14. — Todos los miembros de cada Facultad po- 
drán concurrir á sus deliberaciones; pero sólo los miem- 
bros docentes y académicos tendrán voto en las elecciones 
de Rector, secretarios, Decanos y miembros de la misma 
Facultad. 

Para que los profesores extraordinarios puedan votar 
en las elecciones se requiere que hayan estado en ejercicio 
por lo menos un año antes de que ellas se verifiquen. 

Art. 1 5. — El cargo de Rector de la Universidad du- 



192 LEY DE INSTRUCCIÓN SECUNDARIA Y SUPERIOR 

rara cuatro años; el de Decano dos; y" serán vitalicios los 
de Secretario General y de las Facultades, pudiendo ser 
el Rector y Decanos reelegidos indefinidamente. 

Art. 1 6. — La elección de la terna que se presentará 
al Presidente de la República para proveer el cargo de 
Rector y de Secretario General y la de los dos miembros 
conciliares á que se refiere el art. 7.°, se hará en claustro 
¡jleno por convocatoria de todas las Facultades y por ma- 
yoría absoluta, con la concurrencia, á lo menos, de la mi- 
tad del total de los miembros docentes y académicos dé 
la Universidad residentes en Santiago. 

La elección de la terna que se presentará al Presidente 
de la República para proveer el cargo de Decano, se hará 
por la Facultad respectiva con la asistencia de la mitad 
de sus miembros residentes en Santiago. 

En caso de ausencia ó impedimento de los secretarios 
de Facultad, el Decano respectivo nombrará el miembro 
que deba hacer las veces de secretario, siempre que la im- 
posibilidad del titular no dure por más de dos meses. 

El Decano será reemplazado por los miembros docen- 
tes, residentes en Santiago, según el orden de antigüedad, 
siempre que la imposibilidad no se prolongare por más de 
dos meses. 

Art. 1 7. — Corresponde á las Facultades: 

1.° Elegir á sus miembros y empleados; 

2.° Designar á los miembros de su seno que deban pre- 
sidir los concursos; 

3. a Determinar las pruebas literarias que hayan de exi- 
girse de los que soliciten autorización para enseñar en la 
Facultad como profesores extraordinarios, y nombrar las 
comisiones ante que deban rendirse; 

4.° Nombrar comisiones para que vigilen la marcha de 
los establecimientos públicos; 

5.° Examinar los textos y trabajos científicos que se 
presenten, y expedir los informes que le pida el Presiden- 
te de la República, el Consejo ó las demás autoridades; 

6.° Presentar al Consejo, por medio del Decano, una 
memoria anual sobre los trabajos de la Facultad, sobre el 
estado de los ramos de su asignatura en toda la Repúbli- 
ca y sobre las reformas que deban introducirse. 



ENSEÑANZA UNIVERSITARIA 193 

Art. 1 8. — Un reglamento especial dictado por el Con- 
sejo determinará los demás requisitos de las elecciones y 
establecerá la forma de los nombramientos de los emplea- 
dos subalternos del mismo Consejo y de las Facultades. 

Art. 1 9. — El Rector de la Universidad, Secretario 
General y Decanos de Facultad, serán considerados como 
empleados superiores para los efectos del inciso 10 del 
art. 82 de la Constitución. 

• Art. 20. — Los secretarios de Facultades y demás em- 
pleados del gobierno interno de la Universidad ó de sus 
Facultades, serán considerados como dependientes del 
Rector para su destitución. 

Art. 2 1 . — Cada una de las Facultades concederá en 
cada bienio un premio á las obras de importancia relati- 
vas á su asignatura, para lo cual podrá disponer de la su- 
ma de mil pesos. 

Un reglamento formado por el Consejo y aprobado por 
el Presidente de la República, determinará lo concernien- 
te á la concesión de estos premios. 

Art. 22. — El Rector de la Universidad designará cada 
año á uno de los miembros de la corporación para que 
componga un discurso ó memoria referente á la historia 
nacional. El miembro designado podrá elegir el tema que 
tenga á bien 

La impresión del discurso ó memoria será costeada por 
el erario nacional. 

§H 

Enseñanza universitaria 

Art. 23. — Habrá, por lo menos, en cada Facultad de 
la Universidad los profesores necesarios para la enseñan- 
za de los diversos cursos de estudios superiores que pre- 
paran para las carreras literarias y científicas. 

Los ramos de estudios superiores que deben abrazar 
los cursos de la Universidad y que se exijan á los que se 
dedican á carreras literarias ó científicas, se especificarán 
en reglamentos que dictará el Consejo, oyendo previamen- 



194 LEY DE INSTRUCCIÓN SECUNDARIA Y SUPERIOR 

te á la Facultad respectiva. Esos reglamentos deben so- 
meterse á la aprobación del Presidente de la República. 1 
La agregación de uno ó más ramos á cualquiera de esos 
cursos ó la supresión de algunos de los que los reglamen- 
tos exigieren, sólo podrá hacerse á virtud de acuerdo del 
Consejo, oyendo á la Facultad respectiva y con aprobación 
del Presidente de la República. 2 

Art. 24. — La creación de nuevas clases en la Univer- 
sidad, se decretará por el Presidente la República, previo 
informe del Consejo de Instrucción. 

Podrá también decretarse el establecimiento de nuevas 
clases á petición de la Facultad respectiva, apoyada por 
el Consejo. 

Art. 25. — Los miembros docentes de cada Facultad 
tendrán la dirección inmediata de la enseñanza de que es- 
tuvieren encargados. 

Les corresponde, en consecuencia, fijar anualmente el or- 
den de los cursos, las materias que deben abrazar, la exten- 
sión que debe darse á la enseñanza de cada ramo y vigilar 
por el aprovechamiento de los estudiantes. 

<l> Plan do estudio lio elencías icsales* 

Santiago, 5 de junio de lSS-t. — Visto el oficio que precede y el acuerdo celebra- 
do por el Consejo de Instrucción Pública, en uso de la atribución que le confiere 
el número 1." del art. 9.° de la ley de 9 de enero de 1879, decreto: 

Apruébase el siguiente plan de estudios de ciencias legales: 

1." año. — Derecho natural, derecho romano. 

2° año. — Código Civil primer año, derecho canónico, economía política. 

3." año. — Código Civil segundo año, derecho internacional. 

Jf." año. — Código de Comercio, derecho constitucional y administrativo, Código 
Penal de marzo á julio. 

5." año. — Práctica forense, Código de Minería de marzo á julio, enjuiciamiento 
criminal de agosto a diciembre. 

Ningún bachiller en leyes podrá pretender el grado de licenciado en la misma 
Facultad sino después de transcurridos trescientos sesenta y cinco días, contados 
desde la fecha de su incorporación á la clase de práctica forense. 

Anótese, etc. — Santa María. — José Ignacio Vergara. 

<2> Clase de enjuiciamiento criminal. 

Santiago, 7 de diciembre de 1SS3.— Visto el oficio que precede, y teniendo pre- 
sente el acuerdo celebrado por el Consejo de Instrucción Pública, en uso de la 
atribución que le confiere el número 3.° del art. 9.° de la ley de 9 de enero de 
1879, decreto: 

El profesor de Código Penal de la Universidad enseñará también enjuiciamien- 
to criminal, y la clase será de una hora diaria. 

Anotes:; etc. — Santa Mauía. — José Ignacio Vergara. 



ENSEÑANZA UNIVERSITARIA 195 

Á los miembros docentes de todas las Facultades presi- 
didas por el Rector, pertenece la dirección inmediata de 
la enseñanza que en ellas se diere, en todo lo que sé refie- 
re á las Facultades en común. 

Aiit. 26. — Los profesores de instrucción superior no 
estarán sujetos á textos en sus cursos, pero deberán llenar 
el programa que el cuerpo de ¡Jrofesores de la respectiva 
Facultad hubiere fijado, conservando completa libertad 
para exponer sus opiniones ó doctrinas acerca del ramo 
que enseñaren. 

Art. 27. — Los cursos que hicieren los profesores extra- 
ordinarios surtirán los mismos efectos que los dados por 
profesores titulares. 

Art. 28. — Cuando en conformidad á lo dispuesto en 
el inciso 9.° del art. 9.°, las clases hubieren de darse á con- 
curso, el nombramiento deberá hacerse en alguno de los 
candidatos que la comisión examinadora hubiere califica- 
do de idóneos. 

Si no se hubiere presentado opositor ó si ninguno de 
los candidatos hubiere sido calificado de idóneo, se pro- 
veerá interinamente la clase, debiendo convocarse á con- 
curso para el año inmediato. Si no se presentare opositor 
ó no hubiere candidato idóneo, podrá proveerse la clase 
definitivamente, conforme á lo dispuesto en el artículo si- 
guiente. 

Art. 29. — Los profesores de la Universidad que hu- 
bieren de desempeñar clases no sujetas á la formalidad del 
concurso para su provisión, serán nombrados á propuesta 
en terna del cuerpo de profesores de la respectiva Facul- 
tad, presidido por el Rector. 

Antes de convocar al cuerpo de profesores para que 
proponga terna, el Rector de la Universidad anunciará 
por la prensa la clase vacante que se trata de proveer, se- 
ñalando un plazo dentro del cual podrán presentarse los 
que deseen servirla, y previniendo que deben ponerse en 
la secretaría las obras, diplomas ú otros documentos que 
acrediten la competencia de los candidatos. 

Transcurrido el plazo que se hubiere fijado, el cuerpo de 
profesores, después de tomar conocimiento de las obras y 



196 LEY DE INSTRUCCIÓN SECUNDARIA Y SUPERIOR 

documentos presentados por los candidatos, procederá á 
formar su terna. 

Podrá hacer figurar en ella á las personas que tengan 
fundados motivos para creer competentes y aptas, aunque 
no se hayan presentado como candidatos. En igualdad 
de competencias y aptitudes, será preferido el profesor 
actualmente en ejercicio, sea titular ó extraordinario. 

Los profesores interinos ó nombrados para desempeñar 
una clase mientras se provee definitivamente, ó por ha- 
llarse el titular ejerciendo otro cargo, y los suplentes que 
reemplazan al profesor tempor alíñente impedido, serán 
nombrados á propuesta del Rector de la Universidad. 

El profesor titular podrá proponer reemplazante en los 
dos casos de este artículo. 

La aceptación del reemplazante queda sujeta á la cali- 
ficación que de sus aptitudes y competencia hiciere el 
Rector de la Universidad. 

Art. 30. — Los profesores de instrucción superior sólo 
podrán ser destituidos de sus cargos en los casos previstos 
en la parte décima del art. 82 de la Constitución, previo 
el informe del Consejo de Instrucción Pública, acordado 
por los tercios de los miembros presentes á la sesión, que 
apoye la medida. 

TÍTULO IV 

DE LOS ESTABLECIMIENTOS DE INSTRUCCIÓN SECUNDARIA 

Art. 31. — Los establecimientos de instrucción secun- 
daria sostenidos con fondos nacionales, serán de primera 
y segunda clase. 

En los primeros se enseñará el curso completo de hu- 
manidades que durará seis años, y en los segundos la par- 
te de dicho curso que se comprende en los tres primeros 
años. 

La enseñanza de los diversos ramos que constituyen el 
curso se distribuirá de manera que los establecimientos 
de segunda clase se correspondan con los de primera. 

No podrán hacerse alteraciones en los ramos de estudios 
que constituyen el curso de humanidades, sea agregando 
ó suprimiendo uno ó más ramos, sino á virtud de acuerdo 



DE LOS ESTABLECIMIENTOS DE INSTRUCCIÓN SECUNDARIA 197 

del Consejo de Instrucción Pública, oyendo previamente 
á la Facultad respectiva y con aprobación del Presidente 
de la República. 

Art 32. — Los establecimientos á que se refiere el ar- 
tículo anterior, tendrán la siguiente planta de empleados: 

Los de primera clase, un rector y nueve á trece profe- 
sores de curso y los profesores que exija la enseñanza re- 
ligiosa, la de lenguas vivas extranjeras, la de caligrafía, 
dibujo ú otras artes liberales; 

Los de segunda clase, un rector, tres á cinco profesores 
de curso y los profesores que exija la enseñanza religiosa, 
la de lenguas vivas extranjeras, caligrafía y artes liberales. 

Si el establecimiento admitiere internos, habrá tam- 
bién un vice-rector. Habrá, además, los empleados desti- 
nados al servicio interno que, en vista de las circunstancias 
particulares del establecimiento, determine el Presidente 
de la República. 

Cuando la concurrencia de alumnos lo requiera, se 
aumentará el número de clases del mismo grado ó del mis- 
mo ramo y el número de profesores de planta. 

Si el aumento de alumnos fuera transitorio, se nombra- 
rán profesores auxiliares. 

En los establecimientos de instrucción secundaria en 
que el Presidente de la República, á propuesta del Con- 
sejo de Instrucción Pública ó previo informe de este cuer- 
po, decretare la enseñanza de cursos especiales de aplica- 
ción práctica, ó la de otros ramos no comprendidos en el 
curso de humanidades, habrá los profesores que esa ense- 
ñanza requiera. 

Art. 33. — En los establecimientos de instrución secun- 
daria sostenidos por el Estado, se dará enseñanza de los 
ramos de la religión católica, apostólica romana á aquellos 
alumnos cuyos padres ó guardadores no manifiesten vo- 
luntad contraria. 

El examen de estos ramos ó el certificado de haberlos 
rendido, no será obligatorio para obtener grados univer- 
sitarios. 

Art. 34.— El Consejo de Instrucción Pública formará 
cada dos años una lista de los textos entre los cuales el 
rector de cada establecimiento de instrucción secundaria, 



198 LEY DE INSTRUCCIÓN SECUNDARIA Y SUPERIOR 

dependiente del Estado, pueda elegir, con el acuerdo de los 
profesores del ramo, los que deban seguirse en la ense- 
ñanza. 

El Consejo podrá agregar nuevos textos a la lista men- 
cionada, aun después de haber sido formada. 

Los textos para la enseñanza del dogma y fundamentos 
de la fé, deberán elegirse de entre los textos aprobados 
por la Universidad, que también tuvieren la aprobación 
del Ordinario Eclesiástico. 

Art. 35. — Los empleados que prestan sus servicios en 
los establecimientos de instrucción secundaria, serán nom- 
brados: 

Los rectores, á propuesta en terna del Rector de la 
Universidad. Esta terna será previamente sometida á la 
aceptación del Consejo de Instrucción Pública. 

De la misma manera se procederá para el nombramien- 
to de los profesores de curso y de los profesores de ense- 
ñanza especia] y de aplicación práctica. 

Antes de formar terna, el Rector de la Universidad 
pedirá al rector del establecimiento respectivo que, de 
acuerdo con el cuerpo de profesores del mismo, le propon- 
ga las personas que califique idóneas para servir el cargo. 
También anunciará al público, en la forma y con la anti- 
cipación que prescriban los reglamentos, la clase vacante 
que se trata cíe proveer, é invitará á que se presenten los 
que deseen servirla, acompañando las piezas y documen- 
tos que comprueben su competencia y aptitudes. 

Los demás profesores de planta serán nombrados á pro- 
puesta del rector del respectivo establecimiento, aceptada 
por el Rector de la Universidad. 

Los profesores interinos, auxiliares y suplentes, el vice- 
rector y demás empleados destinados al servicio interno, 
serán nombrados á propuesta del rector del respectivo es- 
tablecimiento. 

Lo dispuesto respecto á la provisión de clases de ins- 
trucción superior, previo concurso, se aplica también á las 
clases de instrucción secundaria. 

Ai;t. 36. — Los rectores de establecimientos de instruc- 
ción secundaria sólo podrán ser destituidos previo informe 



DE LOS EXÁMENES Y DE LA COLACIÓN DE GRADOS 199 

del Rector de la Universidad, que proponga ó apoye la 
medida, de acuerdo con el Consejo de Instrucción Pública. 

Los profesores de dichos establecimientos sólo podrán 
ser destituidos previo informe del rector del respectivo 
establecimiento, apoyado por el Rector de la Universidad. 

Los profesores interinos, auxiliares y suplentes, vice-rec- 
tores y demás empleados del servicio interno, serán con- 
siderados como empleados dependientes del Rector para 
su destitución. 

TÍTULO V 

DE LOS EXÁMENES Y DE LA COLACIÓN DE GRADOS 

Art. 37. — Las Facultades de la Universidad conferi- 
rán los grados de bachiller y licenciado, á virtud de prue- 
bas de competencia, recibidas en la forma que determinen 
reglamentos especiales, dictados por el Presidente de la 
República, á propuesta del Consejo de Instrucción. 1 

<1> Reglamento de tramitación lie expedientes para obtener grados universitarios 

Santiago, 11 da muyo de 1885. 

Art. 1 ." Todo el que aspire á obtener un grado universitario, dirigirá al Rector 
de la Universidad una solicitud en la cual expresará los establecimientos donde 
haya rendido los exámenes de ramos que se exigen para conceder dicho grado. 

Si el grado de que se trata no pudiere conferirse sino después de haber obtenido 
previamente otro grado, el solicitante deberá expresar la fecha de la sesión del 
Consejo en que se le haya conferido, y acompañará el diploma respectivo. 

El Secretario General ó el pro-secretario, sólo podrá eximir de la presentación 
del diploma cuando haya causa justificada para no presentarlo; y en este caso, el 
uno ó el otro procederá á comprobar, sea en vista del expediente, ó sea en vista 
del acta del Consejo, la efectividad del grado. 

El Secretario General ó el pro-secretario, pondrá al pié de la solicitud una dili- 
gencia en la cual declare que el solicitante ha comprobado el grado previo, sea 
por la presentación del diploma, sea en vista del expediente ó del acta. 

Art. 2." El Secretario General ú el pro-secretario, pedirá informe á los recto- 
res de los establecimientos donde el solicitante declare haber rendido los exámenes 
de ramos, ó al pro-rector de la Universidad; y enviará directamente la solicitud 
al respectivo rector ó al mencionado pro-rector, sea por el correo, cuando se tra- 
tare de un establecimiento que funcione fuera de Santiago, ó sea por un empicado 
de la Universidad, cuando el establecimiento funcione en esta ciudad. 

La solicitud no podrá ser confiada por ningún motivo al solicitante, mientras 
esté en tramitación. 

Si se acompaña á la solicitud un diploma de grado, éste se guardará en la ofici- 
na de la Secretaría General hasta que se admita ó no al solicitante á rendir las 
pruebas finales 



200 LEY DE INSTRUCCIÓN SECUNDARIA Y SUPERIOR 

Para obtener grado de licenciado es indispensable haber 
obtenido previamente el de bachiller en la misma Facul- 
tad, salvo que se hubiere obtenido en alguna universidad 
extranjera, reconocida por la de Chile, ó que el solicitan- 
te hubiere sido admitido al ejercicio de alguna profesión 
científica en alguna Universidad extranjera reconocida 
por la de Chile y en la cual no se exija el grado de ba- 
chiller. 

El título de bachiller en Filosofía y Humanidades en 
la Universidad de Chile será indispensable para preten- 
der no sólo el de licenciado en la misma Facultad, sino 
también en la de Leyes y Medicina. 

Art. 38. — Las pruebas finales para obtener el grado 
de bachiller y de licenciado, se rendirán ante las comisiones 
que nombren las respectivas Facultades. 

Art. 39. — Las pruebas finales para obtener los grados 
de bachiller ó licenciado deberán referirse á ramos de la 
especial asignatura de cada Facultad. 

Art. 40. — El que aspire al grado de bachiller ó licen- 
ciado deberá justificar, con los certificados respectivos, 
haber rendido los exámenes que exija el reglamento de 



En uno ú otro de estos casos, se lo devolverá el mencionado diploma. 

Art. 3.° Cuando se hayan reunido todos los informes necesarios, el Secretario 
General ó el pro-secretario, pondrá una diligencia en que exprese que, á su juicio 
el solicitante puede ser admitido, ó no, á las pruebas finales. 

Si el dictamen precedente fuera contrario al solicitante, éste podrá reclamar 
ante el Rector de la Universidad, quien, según los casos, resolverá el punto por 
por sí mismo ó lo someterá al Consejo. 

Si el dictamen fuere favorable al solicitante, el Secretario General ó el pro-se- 
cretario, pasará el expediente al Decano respectivo, para que éste informe lo que 
tenga á bien. 

Cuando se hubiere presentado diploma de grado, éste se remitirá al Decano con 
el expediente. 

Si el Decano tuviere observaciones que hacer, las expresará por escrito, á fin de 
que el Eector de la Universidad resuelva lo que estime á bien ó las someta al 
Consejo. 

Si el Decano no tuviere observaciones que hacer, lo consignará también por 
escrito. 

Art. 4.° Cuando quedare comprobado en la forma determinada por los artícu- 
los precedentes, que el solicitante ha llenado las condiciones exigidas por los esta- 
tutos, é> cuando el Rector de la Universidad ó el Consejo de Instrucción Pública, 
según los casos, decidiere que los ha llenado, el referido Rector expedirá uu de- 
creto, firmado por él y por el Secretario General é> el pro-secretario, para que el 
solicitante proceda á sortear y á rendir las pruebas. 



DE LOS EXÁMENES Y DE LA COLACIÓN DE GRADOS 201 

grados y someterse á la prueba final que disponga el mis- 
ino reglamento para grado. * 

(1) Disposiciones reglamentarias sobre exámenes universitarios 

Exámenes de práctica forense 

Santiago, 7 de mayo de 1881. — Con lo expuesto por el Rector de la Universi- 
dad en el oficio que precede, decreto: 

En lo sucesivo sólo se recibirá examen de práctica forense en la sección univer- 
sitaria del Instituto Nacional á los bachilleres que hayan asistido un año escolar 
á la clase de dicho ramo, salvo las dispensas acordadas por la autoridad com- 
petente. 

Anótese, ete. — Pinto. — .1/. García de la Huerta. 

Kendicióu de'exHinenes lucra de las épocas ordinarias 

Santiago, 4 de octubre de 18S2. — Visto el acuerdo celebrado por el Consejo de 
Instrucción Pública, en sesión de 1 1 de septiembre último, en uso de la atribución 
que le confiere el número 1.° del art. 9.° de la ley de 9 de enero de 1879, decreto: 

Una comisión compuesta del Rector de la Universidad, del Decano respectivo 
y del Secretario General, siempre que se trate de concesiones individuales, podrá 
permitir que, en casos justificados, se rindan exámenes fuera de las épocas seña- 
ladas en el supremo decreto de 2S de enero de 1S81. 

Para hacer igual concesión á todos los alumnos de una clase de los estableci- 
mientos nacionales, será necesario el acuerdo del Consejo de Instrucción Pública, 
con arreglo á lo dispuesto en el art. 1 3 del decreto supremo antes citado. 

Queda sin efecto el decreto supremo de 27 de mayo de 1S81. 

Anótese, etc. — Santa María. — José Eugenio Vergara. 

Prohibición de rendir exámenes de ramos universitarios en los meses de 
septiembre, octubre y noviembre 

Santiago, 23 de septiembre de 1883. — Visto el oficio que precede y de acuerdo 
con el Consejo de Instrucción Pública, decreto: 

No se recibirán en lo sucesivo exámenes de los ramos correspondientes á los cur- 
sos universitarios, durante los meses de septiembre, octubre y noviembre de ca- 
da año. 

Anótese, etc. — Santa María. — José Ignacio Vergara. 

Sorteo para la colación de grados 

Valparaíso, 9 de abril de 1SS5.— Visto el oficio precedente y teniendo presente 
el acuerdo celebrado por el Consejo de Instrucción Pública, en sesión de 23 de 
marzo liltimo, decreto: 

Art. 1." El archivo de las secretarías de las Facultades de la Universidad, en 
todo lo referente á exámenes, se trasladará á la oficina del pro-rector de la sección 
universitaria. Este funcionario despachará en adelante los certificados de exámenes 
que actualmente expiden los secretarios de Facultad. 

Art. 2.° El sorteo de cédulas para la colación de grados universitarios se efec- 
tuará en adelante en la oficina del Secretario General de la Universidad, en pre- 
sencia de este funcionario ó del pro-secretario, y del Secretario de la respectiva 
Facultad, en los días y horas que la Secretaría deberá señalar para ese efecto, 
dándose aviso de ello en la tableta de la Universidad. 

El acto del sorteo será público. 

Anótese, etc. — Santa María. — José Ignacio Vergara. 

Épocas en que deben verificarse las pruebas del bachillerato en las Facultades 

de la Universidad 

Santiago. 30 de octubre de 1885. — Visto el oficio que precede y teniendo pre- 
sente los acuerdos del Consejo de Instrucción Pública de 6 de abril último y de 
26 del que rige, decreto: 

26 



202 LEY DE INSTRUCCIÓN SECUNDARIA Y SUPERIOR 

Art. 41. — Los exámenes particulares de ramos exigi- 
dos á los que aspiren á los grados de bachiller y licenciado, 
se rendirán ante comisiones de profesores de estableci- 
mientos nacionales. 

Para estos exámenes se adoptará, en cuanto sea posi- 
ble, un sistema de pruebas escritas, en que cada exami- 
nando sea designado por un número de orden y en que las 
pruebas puedan ser rendidas por muchos alumnos á 
la vez. 

Siempre que se adoptare el sistema de pruebas escritas, 
se rendirán éstas en común por los alumnos de colegios 
particulares y de colegios nacionales del mismo ramo de 
estudio. En estos casos podrá formar parte de la comisión 
examinadora el profesor del ramo del colegio particular á 
que pertenezcan los alumnos que rindan exámenes. 

Los que hubieren estudiado privadamente ó en colegios 
particulares, podrán también rendir sus exámenes ante 
comisiones examinadoras nombradas por el Consejo de 
Instrucción Pública. En estos exámenes se preferirá el 
sistema de pruebas escritas respecto de todos los ramos 
en que ellas bastaren para formar juicio de la suficiencia 
del examinando. 

No obstante lo dispuesto en los incisos precedentes, 
serán válidos para obtener grados en la Facultad de Fi- 
losofía y Humanidades y en la de Teología, los exámenes 
rendidos ante sus propios profesores por los alumnos de 
los seminarios conciliares de la Serena, Santiago, Concep- 
ción y Ancud, y por los alumnos de los colegios-semina- 
rios de Valparaíso y Talca. 

Los programas de los establecimientos de educación á 
que se refiere el inciso precedente, deberán ser aprobados 
por el Consejo de Instrucción Pública, el cual podrá nom- 



Las pruebas finales para obtener el grado de bachiller en las Facultades de la 
Universidad, tendrán lugar solamente desde el 15 de marzo hasta el 30 de abril, 
y desde el 1." de octubre hasta el 15 de noviembre de cada año. 

Fuera de estos períodos no se podrá rendir prueba alguna final, cualesquiera que 
sean las causas y motivos que se aleguen para solicitarlo. 

Anótese, etc. — Saxta Maiíía. — E. Crisúlogo Varas. 



NOTA. — La disposición anterior empezó á regir el 1." de marzo de 1880, según decreto 
supremo de 4 de noviembre de 1885. 



DISPOSICIONES VARIAS 203 



brar, siempre que lo crea conveniente, uno ó dos comisio- 
nados, con voz y voto, que presencien los exámenes que 
en ellos se rindan y le informen sobre su resultado. El 
comisionado ó comisionados que se nombraren serán remu- 
nerados por el Estado en la forma que el Consejo de Ins- 
trucción Pública determine, con la aprobación del Presi- 
dente de la República. 

El Consejo de Instrucción Pública dictará con aproba- 
ción del Presidente de la República, los reglamentos que 
fueren necesarios para poner en práctica las disposiciones 
de este artículo. 

Art. 42. — El Consejo deberá nombrar comisiones ante 
las cuales se rindan las pruebas finales para obtener el 
grado de bachiller en las cabeceras de provincia en que 
funcionen liceos de primera clase y colegios particulares 
de instrucción secundaria y superior. 



TITULO VI 



DISPOSICIONES VARIAS 



Art. 43. — Los sueldos de los empleados de la instruc- 
ción secundaria y superior sólo podrán establecerse y mo- 
dificarse por medio de una ley y son compatibles con los 
de cualesquiera otros empleos que puedan ejercerse con- 
juntamente. 

El que desempeñare dos empleos en un mismo estable- 
cimiento de instrucción pública, sólo podrá percibir un 
sueldo íntegro y dos tercios del otro ó de los otros; pero 
los profesores de instrucción secundaria podrán gozar dos 
sueldos íntegros. 

Deberán tomarse en cuenta, para los efectos de la jubi- 
lación, con los que se gozaren por los otros empleos. 

Art. 44. — Los rectores y profesores de los estableci- 
mientos de instrucción secundaria y superior, tendrán, 
después de seis años de servicio, una gratificación anual 
equivalente á la cuarentava parte del sueldo que les estu- 
viere asignado al terminar el sexto año. 



204 LEY DE INSTRUCCIÓN SECUNDARIA Y SUPERIOR 

El tiempo de licencia que pasare de un mes, no se toma- 
rá en cuenta para los efectos de este artículo. ' 

Art. 45. — Los profesores de los establecimientos pú- 

<1> Tramitación fie solicitudes para obtener abono de premios 

Santiago, 5 de mayo de 18S3. — Visto el art. 44 de la ley de 9 de enero de 1879, 
etc., decreto: 

1." Los rectores y profesores de los establecimientos de instrucción superior y 
secundaria sostenidos por el Estado, que se consideren con derecho á los premios 
que establece el art. 44 de la ley de 9 de enero de 1879, presentarán sus solicitu- 
des para ese abono al Ministerio de Instrucción Pública, acompañadas de los de- 
cretos de su primer nombramiento, del inmediatamente anterior á la vigencia de 
la ley de 9 de enero de 1879, y de los posteriores á esta, siempre que por ellos se 
hubiere modificado el sueldo que anteriormente gozaban como empleadoa de di- 
cha instrucción, sea en el carácter de propietarios ó interinos, y además un certi- 
ficado del jefe ó jefes de los establecimientos en que hubieren servido, por el que 
se acredite el tiempo de las licencias de que hayan gozado; 

2.° Estas solicitudes y sus comprobantes se pasarán al Contador Mayor, para 
que este funcionario informe acerca de la fecha en que el solicitante haya princi- 
piado á servir, del sueldo de que gozaba A la fecha de la promulgación de la ley 
de 9 de enero de 1879 y de las modificaciones posteriores que en este sueldo se ha- 
yan hecho y del tiempo de licencia de que hubieren gozado en cada año, siempre 
que excediere de un mes; 

3.° En vista del informe precedente la oficina de Contabilidad General formará 
el ajuste del tiempo de servicio que deba ser de abono al reclamante; y eliminan- 
do los seis primeros años de dicho servicio y el tiempo de las licencias que exce- 
dieren de un mes en cada año, liquidará con relación al tiempo restante y sobre 
la base del sueldo que corresponda á la fecha en que deba haber principiado á go- 
zar de premios, la suma que por éstos deba corresponderle, á contar sólo desde el 9 
de enero de 1879; 

4." De la precedente liquidación, se dará vista al Fiscal de Hacienda, y con lo 
que este funcionario expusiere, se decretará si ha ó no lugar al pago de premios; 

5.° Las cantidades que se manden pagar á virtud de los decretos que se expi- 
dieren sobre esas reclamaciones, se imputarán al ítem único partida 23 de la sec- 
ción del presupuesto del año en curso correspondiente al Ministerio de Instrucción 
Pública; y las que no se alcanzaren á pagar dentro del presente año, quedarán en 
depósito en la Tesorería General por el espacio de los diez meses siguientes á dicho 
año, conforme á lo dispuesto en el art. 40 del supremo decreto de 25 de noviem- 
bre de 1869. 

Tómese razón, etc. — Santa María. — José Eugenio Vcrgara. 

Sentencia» sobre premios 

En un juicio iniciado por varios profesores de la Universidad y del Instituto 
Nacional, se dictaron las sentencias que copiamos á continuación: 

Se declara: 

1.° Que los rectores ó profesores demandantes, desde la vigencia de la ley de 9 
de enero de 1879, tienen derecho á la gratificación que acuerda el art. 44 de dicha 
ley, con arreglo al número de años de servicio que han prestado desde la fecha de 
sus nombramientos y sobre los sueldos que respectivamente se les hubiere asigna- 
do, con deducción de las licencias de más de un mes que se les haya corlcedido, 
debiendo tomarse en cuenta los seis primeros años de servicios, sólo para deter- 
nar las cuarenta avas partes que corresponden á la gratificación que debe pagárse- 
les el séptimo año, á razón de una cuarentava parte por cada año servido; 



DISPOSICIONES VARIAS 205 



blicos de instrucción secundaria ó superior que redactaren 
ó tradujeren alguna obra de importancia, tendrán derecho 
á una gratificación anual. 

El Consejo de Instrucción Pública, de acuerdo con la 
Facultad respectiva, calificará la importancia de la obra y 
fijará la gratificación. 

Por causa de estas gratificaciones los profesores no 
podrán recibir una suma mayor que el sueldo de que dis- 
frutan como tales profesores. 

Art. 46. — Cualquiera profesor nacional ó extranjero 
que hubiere sido autorizado para enseñar en los estableci- 
mientos del Estado como profesor extraordinario, podrá 
exigir de los alumnos que se incorporen á su curso los 
emolumentos que él establezca. 

Art. 47, — -El Consejo de Instrucción Pública fijará los 
derechos que deban cobrarse por la concesión de grados 
universitarios y determinará los emolumentos que deban 
pagar los alumnos internos en los establecimientos en que 
haya internado. Estos acuerdos deberán ser aprobados 
por el Presidente de la República. 



2.° Que el fisco debe hacer el pago previa liquidación de las gratificaciones que 
les correspondan con arreglo al número anterior y deduciendo previamente lo que 
hayan percibido por razón de gratificaciones hasta la fecha en que se les haga el 
pago que se ordena en esta sentencia; y 

3." Que el fisco debe continuar pagando en lo sucesivo los premios ó gratifica- 
ciones que devenguen con arreglo á lo resuelto en los números anteriores. — Con- 
súltese. — Henriquez, — Rcngifo, secretario. 

Santiago, mayo 27 de 1885. — Vistos: se aprueba la sentencia consultada de 10 
de marzo último, corriente á fs. 55 vta. — Tómese razón en la Contaduría Mayor y 
Tesorería Fiscal de Santiago. — Esta resolución ha sido acordarla contra el voto 
del señor Presidente Prats y del señor Ministro Lastarria, que habiendo dictami- 
nado primero por que se retuviera el conocimiento de la causa, desechado este 
dictamen, han opinado por que se revoque y se declare que no ha lugar á lo de- 
mandado. — Publíquese y devuélvanse. — Prats. — Covarrubias. — Berxales. — 
CousiSo. — Lastarria. 

(Gaceta de los Tribunales, año de 1885, pág. 1089) 



Por sentencia de 28 de diciembre de 1881 la Corte Suprema confirmó una de 
primera instancia en que se declaraba que don Diego Barros Arana debía gozar 
premios de constancia por cierto número de años en que sin haber servido su empleo 
de profesor del Instituto Nacional, retuvo, sin embargo, la propiedad de ese cargo; 
con declaración que el señor Barros Arana «no debe percibir aumento progresivo 
de premio» por los años que no sirvió el empleo. 



206 LEY DE INSTRUCCIÓN SECUNDARIA Y SUPERIOR 

Art. 48. — Cualquier individuo puede seguir el curso 
que desee y rendir el examen respectivo. 

Art. 49. — Lo dispuesto en esta ley sobre nombramien- 
tos de profesores, no se aplica á los profesores contratados 
en el extranjero. Estos podrán ser nombrados directamen- 
te por el Presidente de la República, sin previo concurso 
ni propuesta. 

Art. 50. — El título de licenciado en la Facultad de 
Ciencias Físicas y Matemáticas se considerará como título 
profesional de injeniero geógrafo, de ingeniero de minas y 
de ingeniero civil, según las pruebas prácticas que se exi- 
jan á los que lo obtuvieren. 

El título de médico-cirujano se expedirá por el Rector 
de la Universidad, de acuerdo con el Consejo, á los que, 
siendo licenciados en la Facultad respectiva, rindan el 
examen práctico exigido por los reglamentos, y á los pro- 
fesores extranjeros que hubieren cumplido con los requi- 
sitos que se determinen, según lo dispuesto en el art. 9.°, 
número 4.° 

El título de abogado será expedido por la Corte Supre- 
ma, á los que, teniendo el de licenciado en la Facultad de 
Leyes y Ciencias Políticas, rindan los exámenes requeri- 
dos ante aquel tribunal, y á los que, siendo profesores 
extranjeros, hayan cumplido con los requisitos respectivos 
y rindan los mismos exámenes. 

Los títulos profesionales de que trata este artículo, sólo 
se exigirán: 

1.° Para desempeñar empleos públicos nacionales ó mu- 
nicipales que requieran la competencia especial que el 
título supone, ó para ejercer cargos temporales ó transi- 
torios de igual naturaleza, conferidos por la autoridad ju- 
dicial ó administrativa, ó con aprobación de dichas auto- 
ridades. 

Cuando los cargos temporales ó transitorios á que se 
refiere el número anterior, hayan de ejercerse en pobla- 
ciones donde no existan profesores con título que puedan 
desempeñarlos, podrán conferirse á personas que puedan 
ser consideradas como capaces de servirlos, auque no ten- 
gan título. 



DISPOSICIONES VARIAS 207 



2.° Para la práctica autorizada de la profesión de mé- 
dico cirujano en los lugares donde practique otro médico 
titulado. 

3.° Para los actos especiales en que las leyes exijan in- 
tervención de abogado. 

Lo dispuesto en el número 1.° de este artículo, no se 
aplica á los profesores de competencia especial que el Go- 
bierno contratare en país extranjero, ni tampoco á los 
profesores de establecimientos públicos de instrucción se- 
cundaria y superior. 

Para ser farmacéutico no se necesitan grados universi- 
tarios, y se dará el título de tales á los que cumplan con 
los reglamentos especiales. 

Art. 51. — Se deroga la ley de 19 de noviembre de 
1842 y las demás relativas á la instrucción secundaria y 
superior. 



ARTÍCULO TRANSITORIO 

Las personas que actualmente ejercieren la profesión 
de médico-cirujano ó farmacéutico, con el permiso del Go- 
bierno y sin tener para el efecto los títulos universitarios 
competentes, podrán continuar en el ejercicio autorizado 
de dichas profesiones, no obstante lo dispuesto en la pre- 
sente ley. ' 

Y por cuanto, oido el Consejo de Estado, he 

<1> Farmacéutico!* 

Santiago, 15 de julio de 1SS1. — Por cuanto, etc. 

PROYECTO DE LEY: 

Artículo único. — Las personas que á la fecha de la promulgación de la ley de 
9 de enero de 1S79, hubieren tenido abiertos establecimientos de farmacia sin 
título legal y sólo al amparo de disposiciones gubernativas no comprendidas en el 
caso previsto por el artículo transitorio de dicha ley, podrán ejercer esa industria 
en cualquier lugar del territorio, sin perjuicio de quedar sujetas á los reglamentos 
que corresponde dictar al Presidente de la República, según el inciso final del 
artículo 50 de la misma ley. 

Y por cuanto, etc. — Aníbal Pinto. — M. García de la Huerta, 



208 LEY DE INSTRUCCIÓN SECUNDARIA Y SUPERIOR 

tenido á bien aprobarlo y sancionarlo; por tanto, 
promulgúese y llévese á efecto en todas sus partes 
como ley de la República. 

ANÍBAL PINTO 

Joaquín Blest Gana. 



^ 



LIE 



SOBRE 



FORMACIÓN DE PRESUPUESTOS 



Y CUENTA DE INVERSIÓN 



Promulgada el 26 de septiembre de 1884 



27 



Santiago, 16 de septiembre de 1884- 
Por cuanto el Congreso Nacional ha aprobado 



el siguiente 



i & 



PROYECTO DE LEY: 



CONTRIBUCIONES 

Art. 1 ,° — La recaudación de las coatribuciones se veri- 
ficará en virtud de una ley que la autorice. 

La autorización será por el término de dieziocho meses. 

Art. 2.° — -En la ley se especificarán todas las contri- 
buciones, tanto fiscales como municipales que hayan de 
cobrarse. 

En esa especificación se designarán las fechas de las 
leyes á que cada contribución deba su origen. 

II 

PRESUPUESTOS 

Art. 3.° — Los gastos de la Administración pública se- 
rán fijados anualmente por la Ley de Presupuestos.. 

Art. 4.° — Los gastos se clasificarán según su natura- 
leza, en fijos, variables y autorizados por leyes especiales. 

Cada una de las tres secciones se dividirá en partidas y 
éstas en números ó ítems. En las partidas de gastos fijos 



212 LEY SOBRE FORMACIÓN DE PRESUPUESTOS, ETC. 

se designará la ley, contrato ó decreto que autoriza el 
gasto. 

En las partidas de gastos autorizados por leyes espe- 
ciales, se expresarán éstas, el monto de la autorización y 
lo que queda por invertirse. 

Art. 5.° — Anualmente se pasarán al Congreso, en los 
primeros quince días de las sesiones ordinarias, los presu- 
puestos para el año siguiente. Se acompañarán también 
cuadros en que se demuestren las alteraciones introduci- 
das con respecto á la ley vigente, un cálculo de las entra- 
das ordinarias y extraordinarias para el mismo año, y la 
existencia probable que pasará del año en ejercicio. 

Art. 6.° — Todos los presupuestos serán examinados 
por una sola comisión de senadores y diputados. 

Art. 7.° — La comisión, al informar sobre los presu- 
puestos presentados, informará no solamente sobre el pre- 
supuesto de salidas sino también sobre el de entradas y 
sobre los medios extraordinarios que se propongan para 
cubrir los gastos, si no bastaren para ello los recursos ordi- 
narios. 

Art. 8,° — No podrá procederse á la discusión de los 
presupuestos sin haberse presentado la cuenta de inver- 
sión del año anterior. 

Art. 9.° — Las modificaciones que se introduzcan en las 
partidas de gastos fijos por leyes de efectos permanentes 
y las que alteren los sueldos ó los gastos establecidos en 
leyes especiales, se considerarán como proyectos de ley que 
se discutirán y tramitarán como una ley independiente de 
la de Presupuestos. 

Cuando las exigencias extraordinarias del servicio públi- 
co demanden un aumento en la planta de empleados fijada 
por una ley permanente, se consultará el gasto entre las 
partidas variables del presupuesto. 

Cuando la Cámara revisora introdujere nuevos ítems en 
el presupuesto, se reputarán éstos como proyectos de ley 
para los efectos de su discusión y aprobación en la Cáma- 
ra de origen. 

El desacuerdo de las Cámaras en alguna partida ó ítem 
de los presupuestos no impide la sanción y promulgación 
de las demás partidas ó ítems aprobados por ambas. 



PRESUPUESTOS 213 



Art. 1 0. — Toda indicación que se haga en la discusión 
de los presupuestos para aumentar los gastos propuestos 
deberá expresar también los recursos con que deba cu- 
brirse. 

La misma asignación de recursos deberá contener el 
mensaje ó proyecto en que se soliciten suplementos á las 
partidas del presupuesto ya aprobado. 

Art. 11, — La vigencia de la Ley de Presupuestos 
principiará el 1.° de enero y terminará el 31 de diciembre 
de cada año. 

Art. 12. — Las partidas de gastos fijos del Presupues- 
to se pagarán por las respectivas oficinas, sin necesidad 
de decreto ni otra ley que el mismo presupuesto. 

Los gastos no comprendidos en el inciso anterior, se 
cubrirán en virtud de decreto firmado por el Presidente 
de la República y el Ministro del ramo, refrendado por 
el Ministerio de Hacienda. 

Art. 1 3. — No es permitido imputar gastos á leyes an- 
teriores á la fecha del presupuesto vigente, salvo el caso 
en que la ley haya sido promulgada después de la presen- 
tación al Congreso del presupuesto correspondiente al año 
en que se decrete el gasto. 

Tampoco es permitido imputar á las partidas fijas ó 
variables del presupuesto de un año gastos hechos en años 
anteriores, ni alterar los sueldos de los empleados públicos 
fijados por ley, bajo la forma de comisiones ó gratificacio- 
nes, ni, por último, aplicar los ítems del presupuesto á 
distintos objetos de aquel á que han sido destinados. 

Art. 14. — No se podrá exceder la suma fijada en cada 
ítem ó partida de los presupuestos de gastos, salvo en los 



casos siguientes: 

1.° De leyes posteriores á la promulgación de los pre- 
supuestos; 

2.° De sentencias ejecutorias, dictadas por autoridad 
competente; 

3.° De comisiones que hubiere que pagar por las opera- 
ciones de empresas industriales ó comerciales pertenecien- 
tes á la nación; 

4.° De exigencias impostergables de provisión ó de ser- 



214 LEY SOBRE FORMACIÓN DE PRESUPUESTOS, ETC. 

vicios que sean condición de la empresa misma y que no 
se hubiesen podido prever; 

5.° De aplicación á empleados que recibieren gratifica- 
ciones, mayores sueldos ó pasaren á hospitales, en confor- 
midad á los preceptos de las leyes correspondientes. 

Art. 1 5. — Todo decreto de pago, antes de cumplirse, 
deberá ser registrado en la oficina pública destinada para 
este efecto por la ley. Si el decreto no se ha dictado en 
conformidad á las prescripciones de la presente, la Direc- 
ción del Tesoro suspenderá el registro y hará observacio- 
nes por escrito al Presidente de la República. Si, no obs- 
tante esta representación, el Presidente de la República 
ordena, por segunda vez, el pago, la Dirección del Tesoro 
deberá dar cuenta á la Cámara de Diputados ó á la Co- 
misión Conservadora si el Congreso estuviere en receso, 
y registrará el decreto. 

Si el Director del Tesoro no observare ó suspendiere el 
registro de decretos ilegales ó no diere cuenta á quien 
corresponda de las observaciones que hubiere hecho, sufri- 
rá la pena de suspensión del empleo, en su grado mínimo, 
sin perjuicio de la responsabilidad civil 

Art. 1 6. — Los ordenadores de un pago ilegal son per- 
sonalmente responsables. 

III 

CUENTA DE INVERSIÓN 

Art. 1 7. — En los primeros quince días de las sesiones 
ordinarias del Congreso se presentará impresa la cuenta 
general de las entradas y gastos fiscales del año anterior. 

Art. I 8. — Dicha cuenta, que será formada por la Di- 
rección de Contabilidad y certificada por la Dirección del 
Tesoro, contendrá: 

1.° El balance de la Hacienda Pública en el último día 
del año á que se refiere. 

En el Debe de este balance figurarán: 

I. El valor calculado de las propiedades fiscales, raíces 
ó muebles, según inventario; 



CUENTA DE INVERSIÓN 215 



II. Los créditos á favor del Fisco, mencionando sepa- 
radamente los constituidos en mora; 

III. El valor en pastas metálicas y otras existencias; y 

IV. El dinero de propiedad fiscal existente en caja en 
las diversas oficinas el día del balance. 

En el Haber se expresarán: 

I. El monto nominal de la deuda pública, incluyendo 
los censos y especificándose el tipo de intereses y las con- 
diciones de amortización; y 

II. Los acreedores del Estado por cualquier motivo. 
2.° Una cuenta general de las entradas y gastos fiscales 

en el año á que se refiere. 

En el Debe de esta cuenta figurarán: 

I. La existencia en dinero de propiedad fiscal que había 
en las cajas de la Nación el 31 de diciembre del año an- 
terior; 

II. Las entradas provenientes de cada una de las ren- 
tas públicas, especificándose, y con distinción de las ordi- 
narias y extraordinarias; y 

III. Los créditos contra el Fisco el 31 de diciembre 
del año á que se refiere el balance. 

En el Haber se expresarán: 

I. Los gastos hechos en el año, según los presupuestos 
y leyes especiales. En los ítems de las partidas de gastos 
variables ó autorizados por las leyes especiales, se citará la 
fecha de los contratos en virtud de los cuales se hubiere 
hecho el gasto; 

II. Los créditos existentes contra el Fisco el 31 de di- 
ciembre del año anterior; y 

III. La existencia en metálico que quedó el 31 de di- 
ciembre del año á que se refiere la cuenta. 

3.° Estados que manifiesten el movimiento en el año 
de los depósitos, de las existencias en pastas metálicas, 
bonos, materiales de guerra, ferrocarriles y demás existen- 
cias en almacenes pertenecientes al Estado. 

4.° Cuenta detallada de los reintegros y de las devolu- 
ciones en el año. 

5.° Operaciones efectuadas en el año por las oficinas 
que administran fondos fiscales. 

6.° Cuadros que manifiesten las entradas y gastos de 
las empresas industriales, monopolios y servicios adminis- 



216 LEY SOBRE FORMACIÓN DE PRESUPUESTOS, ETC. 

trados por el Estado, como ferrocarriles, telégrafos, co- 
rreos, etc. 

7.° Un estado sumario de los contratos fiscales que se 
hubieren celebrado, en el cual se expresarán el nombre de 
los contratantes y sus fiadores, la duración ó principales 
condiciones del contrato. 

Art. 19. — La comisión de Senadores y Diputados 
nombrada para examinar los presupuestos, examinará tam- 
bién la Cuenta de Inversión, los balances de la Hacienda 
Pública y la conformidad de los saldos, existencias y de- 
más anexos que prescribe el artículo anterior. 

Art. 20. — La resolución del Congreso aprobando ó 
reprobando las cuentas de inversión, se comunicará al Pre- 
sidente de la República para su ejecución y publicación 
en el periódico oficial. 

Y por cuanto, oido el Consejo de Estado, lo he 
aprobado y sancionado; por tanto, ordeno se pro- 
mulgue y lleve á efecto como ley de la República. 

DOMINGO SANTA MARÍA 

Ramón Barros Luco. 



GRUPO DE ALGUNAS LEYES 



CORRESPONDIENTES AL 



DERECHO ADMINISTRATIVO 



IZCsFIDIOIE 



1.° Ley orgánica del servicio di¡:>lomático. 
2.° Ley de jubilación. 
3.° Ley de licencias. 
4.° Retiro militar. 
5.° Ley de cementerios. 

6.° Armas prohibidas (Senado Consulto de 20 de mar- 
zo de 1824). 

7.° Ley de policía rural. 

8.° Leyes de privilegios exclusivos. 

9.° Ley de pesos y medidas. 

10 Ley de propiedad literaria. 



LEY ORGÁNICA DEL SERVICIO DIPLOMÁTICO 

Promulgada el 15 <le septiembre cíe 1883 



Santiago, sejjtiembre 12 de 1883. 

Por cuanto el Congreso Nacional ha prestado 
su aprobación al siguiente 



PROYECTO DE LEY: 

Art. 1 ,° — Los agentes diplomáticos que nombrare el 
Presidente de la República, en uso de la atribución que 
le confiere el número 6 del artículo 82 de la Constitución, 
serán de dos clases: 

1.° Enviados Extraordinarios y Ministros Plenipoten- 
ciarios; 

2.° Ministros Residentes. 

Podrá, además, investirse del carácter de Encargado de 
Negocios á los secretarios de Legación que por falleci- 
miento, ausencia ó imposibilidad del Jefe de ella, deban 
asumir interinamente y con la competente autorización 
del Gobierno, el desempeño de funciones diplomáticas. 

Art. 2." — El personal de los empleados de secretaría 
de las legaciones de Chile podrá constar de un secretario 
de Legación, de uno ó dos oficiales de secretaría, según lo 
creyere conveniente el Presidente de la República, y has- 
ta de tres adictos. 

Podrá también agreo-arse á estas leo-aciones á un oficial 
del Ejército ó ele la Armada Nacional, siempre que, por 



220 LEY ORGÁNICA 



razones especiales del servicio, el Presidente de la Repú- 
blica lo determine. 

Art. 3.° — El sueldo de los Enviados Extraordinarios 
y Ministros Plenipotenciarios será de diez mil pesos anua- 
les, y el de los Ministros Residentes de ocho mil. 

Art. 4.° — Los secretarios de Legaciones servidas por 
Ministros de primera clase, gozarán el sueldo de cuatro 
mil pesos anuales, y los de las Legaciones servidas por 
Ministros de segunda, el de tres mil quinientos. 

Los oficiales de Secretaría que se encuentren en el pri- 
mer caso indicado en el inciso precedente, tendrán el suel- 
do anual de dos mil pesos, y el de mil ochocientos los que 
se encuentren en el segundo. 

Art. 5.° — Los oficiales del Ejército ó de la Armada 
Nacional que prestaren sus servicios en una Legación de 
la República, en calidad de adictos, gozarán del sueldo de 
su empleo militar y de una gratificación igual al veinticin- 
co por ciento del que corresponda á los oficiales de Secre- 
taría en la misma Legación. 

Art. 6.° — Los adictos durarán en sus funciones por el 
término de dos años, contados desde la fecha de su res- 
respectivo nombramiento. 

Art. 7.° — Los Agentes Diplomáticos de la República 
podrán gozar, independientemente de los sueldos fijos que 
establece el artículo 3.° de la presente ley, de una asigna- 
ción local destinada á satisfacer los gastos de represen- 
tación. 

El presupuesto del Ministerio de Relaciones Exteriores 
contendrá anualmente un cuadro de las indicadas asigna- 
ciones locales, las que se regularán en consideración á las 
necesidades y exigencias especiales del país en donde es- 
tuviese acreditado el agente diplomático. 

Art. 8.° — Los gastos de escritorio y correspondencia 
de cada Legación serán de cargo del Jefe de ella. Corre- 
rá, sin embargo, de cuenta del Estado, el valor de las co- 
municaciones telegráficas que, por motivos del servicio y 
con causa justificada, se dirigiesen al Gobierno ó á funcio- 
narios chilenos. 

Art. 9,° — Los Secretarios de Legación que, en los ca 



DEL SERVICIO DIPLOMÁTICO 221 

sos á que se refiere el artículo 1.°, quedasen interinamente 
investidos del carácter de Encargados de Negocios, per- 
cibirán, mientras duren sus funciones de tales, y además 
del sueldo de su empleo, la asignación local correspondien- 
te al Jefe de la Legación á quien reemplazaren. 

Art. 1 0. — Para espensa de establecimiento, se asigna 
á los Agentes Diplomáticos, Secretarios de Legación y 
oficiales de secretaría, una mitad del sueldo fijo correspon- 
diente á un año, según su categoría. 

Esta asignación podrá percibirse desde quince días antes 
de la salida del país. 

En el caso que un Agente ó empleado diplomático de- 
jase, por causa de promoción ó renuncia, el servicio de la 
Legación para que hubiese sido nombrado, antes de que 
transcurriesen trescientos sesenta y cinco días desde la fe- 
cha inicial indicada en el inciso precedente, sólo tendrá 
derecho á que se le considere de abono, como legítima- 
mente devengada, la parte de asignación proporcional al 
número de días transcurrridos. 

Art. 1 1 . — El Estado abonará el costo del transporte 
marítimo de los empleados diplomáticos enumerados en el 
artículo anterior, de sus mujeres y de aquellos de sus hi- 
jos menores de edad que vivan á su lado, desde el puerto 
inicial de la navegación hasta el de término, y tanto en el 
viaje de partida como en el de regreso al país, después de 
terminada la misión por haber llenado su objeto ó por re- 
solución del Gobierno. 

Para los efectos de este abono, las tesorerías del Esta- 
do ó las oficinas pagadoras de los empleados diplomáticos 
sólo tomarán en consideración las tarifas de transportes 
por la vía más directa entre el puerto inicial de la nave- 
gación y el de su destino en el país en donde el empleado 
se dirije definitivamente. 

Art. 1 2. — Los Agentes y empleados diplomáticos que 
hubieren de trasladarse á un punto distinto, ó á un país 
diverso de aquel en que residen, con motivo de comisiones 
accidentales en servicio de la República, serán reembolsa- 
dos de sus gastos personales de traslación y de residencia, 
según la cuenta que presentaren bajo su sola exposición. 

Art. 1 3. — Las Legaciones de la República en el ex- 



LEY ORGÁNICA 



tranjero podrán ser dotadas, siempre que el Presidente 
de la República lo estime necesario, de un oficial con- 
tador. 

El Presidente de la República podrá asignar á este em- 
pleado, según las necesidades del servicio que se le confíe, 
un sueldo anual que no baje de dos mil pesos ni suba de 
cuatro mil quinientos. 

Art. I 4. — Los sueldos y asignaciones que establece la 
presente ley comenzarán á devengarse desde quince días 
antes de la partida del país, y cesarán quince días después 
de aquel en que el agente ó empleado diplomático ha de- 
bido regresar al país, valiéndose de las vías directas y 
usuales de comunicación. 

Art. 1 5. — Los sueldos y asignaciones á que se refiere 
el artículo precedente, serán pagados en libras esterlinas 
ó giros y valores equivalentes, á razón de una libra por 
cada cinco pesos de dichos sueldos y asignaciones. 

Art. 1 6. — Los agentes y empleados diplomáticos de 
Chile deberán residir en la capital ó en el punto en que 
tengan su asiento el Gobierno del país cerca del cual se 
encuentran acreditados. 

Sin perjuicio de la regla general establecida en el inciso 
precedente, los referidos empleados diplomáticos podrán 
separarse del lugar de su residencia hasta por un térmi- 
no de dos meses, con goce de sueldo, y de cuatro meses 
adicionales, sin sueldo, siempre que hubieren obtenido una 
autorización previa por el órgano del Ministerio resjiectivo. 

En los casos que por circunstancias imprevistas no les 
hubiere sido dable obtener esa previa autorización, debe- 
rán dar cuenta al Ministerio de toda ausencia que se pro- 
longue por más de quince días. 

No es aplicable á los agentes y empleados diplomáticos 
la ley de 10 de septiembre de 1869. l 

Art. 1 1,— La jubilación de los Enviados Extraordina- 
rios y Ministros Plenipotenciarios se hará con arreglo al 
sueldo que corresponda á un Ministro de la Corte Sirpre- 
ma en la proporción indicada para este efecto en la ley 
de 11 de enero de 1883. 



(1) Esta es la loy do licencias para empleados públicos. 



DEL SEBVICIO DIPLOMÁTICO 223 

Los Ministros Residentes se jubilarán con arreglo al 
sueldo que corresponda á un Ministro de la Corte de 
Apelaciones, en la misma proporción establecida en la in- 
dicada ley de 11 de enero de 1883. 

ARTÍCULOS TRANSITORIOS 

Art. 1 ,° — Los Agentes Diplomáticos actualmente 
acreditados como Encargados de Negocios, continuarán 
en el ejercicio de estas funciones mientras el Presidente 
de la República determine poner término á su misión, ó 
modificar su carácter, en conformidad á la presente ley. 

Art. 2.° — La limitación que establece el art. 2.° de la 
presente ley, en orden al número de los Adictos de las le- 
gaciones de Chile, no importa la caducidad del título de 
los que actualmente desempeñasen esas funciones, en exce- 
so del número fijado por la precitada disposición. 

Y por cuanto, oido el Consejo ele Estado, he 
tenido á bien aprobarlo y sancionarlo; por tanto, 
promulgúese y llévese á efecto como ley de la Re- 
pública. 

DOMINGO SANTA MARÍA 

Luis Aldunate. 



LEY DE JUBILACIÓN 

Promulgada el 29 de aa-osto de 1857 



Santiago, 20 de agosto de 1857. 
Por cuanto el Congreso Nacional ha aprobado 



el siguiente 



PKOYECTO DE LEY: 



Art, I.° — Los empleados públicos que habiendo desem- 
peñado cumplidamente las funciones de su destino, se im- 
posibilitaren física ó moralmente para ejercerlas, serán 
jubilados con arreglo á la presente ley. 

Art, 2.° — Tienen derecho á esta jubilación los emplea- 
dos públicos que reciben sus rentas del Tesoro Nacional, 
ó de los establecimientos de educación dirigidos y costea- 
dos por el Estado. 

Art, 3.°— No dan derecho á la jubilación: 
1.° Los servicios públicos prestados en comisión ó de 
otra manera que no fuere en desempeño de un destino 
permanente conferido al empleado. L 



(1) Santiago, 3 de septiembre de 1863. — Por cuanto, etc. 

Proyecto de LEY: — Art. 1.° Son de abono para los efectos de la jubilación los 
servicios prestados en calidad de interino, suplente ó auxiliar, siempre que por 
alguna otra circunstancia no estén esceptuados del beneficio de la jubilación. 

Art. 2." Para obtener la jubilación se necesita haber servido más de diez años, 
aunque los servicios hayan sido interrumpidos; pero si las interrupciones provi- 
nieren de destitución ó separación motivadas por faltas cometidas en el desempe- 
ño del destino, los servicios prestados anteriormente no aprovecharán para los 
efectos do la jubilación. 

Y por cuanto, etc. — José Joaquín Pérez, — Domingo Santa María, 



LET DE JUBILACIÓN 225 



2.° Los que se presten en cargos consegiles no remu- 
nerados por el Tesoro Nacional. 

3.° Los que se presten en favor de las Municipalidades 
de los departamentos ó de las provincias, y cuya renta no 
fuere satisfecha por el Tesoro Público. 

Art. 4.° — La imposibilidad del empleado que da dere- 
cho á la jubilación ha de ser absoluta, y tal que no le per- 
mita desempeñar su destino. 

Esta imposibilidad se comprobará con documentos fe- 
hacientes y se calificará con audiencia del ministerio pú- 
blico. 

No se entenderá por imposibilitado el empleado público 
á cuya salud perjudicare el temperamento de un lugar, si 
en otro lugar pudiere desempeñar otro destino igual ó 
análogo; ni aquel que imposibilitado para ciertos cargos 
pudiera ejercer otros de igual escala. 

Podrá no obstante concederse jubilación á los que hu- 
bieren servido cuarenta años y tuvieren más de sesenta y 
cinco de edad. 

Art 5.° — Para obtener la jubilación se necesita haber 
servido por más de diez años y que los servicios no hayan 
sido interrumpidos. 1 

No obstará sin embargo la interrupción si ésta hubiera 
procedido de supresión del empleo ó de haber expirado el 
término legal de su desempeño; pues en tales casos apro- 
vechará el tiempo servido antes de ella. 

Art. 6„° — Los empleados públicos gozarán por jubila- 
ción una cuarentava parte de su renta por cada uno de 
los años de servicios que hubieren prestado. 

Las fracciones de año no serán tomadas en cuenta para 
la computación de la renta para la jubilación. 

Art. 7.° — La jubilación de un Ministro Plenipotencia- 
rio se hará sobre la base del sueldo que corresponde á un 
Ministro de la Corte Suprema y la de un Encargado de 
Negocios con arreglo al sueldo de un Ministro de la Corte 
de Apelaciones de Santiago. 2 Los empleados de á caba- 
llo de los Resguardos y otros en que el sueldo esté fijado, 

(1) Derogado en parte por la ley transcrita en la nota anterior. 

(2) Véase el artículo 17 de la ley orgánica del servicio diplomático, pág. 222. 

29 



226 LEY DE JUBILACIÓN 



no sólo en retribución del servicio, sino para ayuda de 
ciertos gastos que ocasiona su desempeño, sólo se tomarán 
en cuenta los dos tercios de dicho sueldo para computar 
la suma de la jubilación. 

No se contarán tampoco los sobresueldos, gratificacio- 
nes ú otras recompensas extraordinarias de que gozare el 
empleado. 

Art. 8.° — Ningún empleado podrá jubilar con la renta 
de su último empleo, si no lo hubiere desempeñado por 
tres años continuos, á no ser que hubiese ascendido á él 
desde el empleo inmediato inferior. 

Art. 9.° — La presente ley no comprende á los emplea- 
dos militares. 

No obstante, á los que dejando este servicio pasaren sin 
interrupción á desempeñar un empleo civil, se les compu- 
tará el tiempo que hubieren servido en la carrera militar. 

Art. 10. — Queda derogada la ley sobre reforma ó ju- 
bilación civil de 19 de octubre de 1832 y cualesquiera 
otras disposiciones que hubiere sobre la materia. 

Y por cuanto, oiclo el Consejo de Estado, he 
tenido á bien aprobarlo y sancionarlo; por tanto, 
ordeno se promulgue y lleve á efecto en todas sus 
partes como ley de la República. 

MANUEL MONTT 

Alejandro Vial. 



LEY DE LICENCIAS 

Promulgada el 11 de septiembre de ¡809 



Santiago, 10 de septiembre de 1869. 

Por cnanto el Congreso Nacional ha aprobado 
el siguiente 

PROYECTO DE LEY: 

Art. I ." — Las licencias que se conceden á los emplea- 
dos civiles que reciban sueldo del Erario Nacional, no 
podrán exceder de ocho meses, si tuvieren por objeto aten- 
der al restablecimiento de la salud, y de dos meses si fue- 
re para asuntos particulares. 

Los plazos á que se refiere el inciso anterior, sean con- 
tinuos ó interrumpidos, se entenderán con relación al año 
en que se solicite la licencia. 

Art. 2.° — En el primer caso, el empleado tendrá dere- 
cho al abono de sueldo íntegro durante los dos primeros 
meses; de medio sueldo durante los dos subsiguientes; y 
durante los cuatro últimos meses, no tendrá derecho á 
sueldo alguno. 

En el segundo caso, las licencias se concederán sin goce 
de sueldo. 

Art. 3.° — Los suplentes que entran á subrogar á los 
empleados propietarios en los casos de licencias, y los auxi- 
liares que fueren llamados á prestar sus servicios acciden- 
talmente ó por un tiempo limitado en su mismo nombra- 
miento, no tendrán derecho á licencia. 

Art. 4.° — Los empleados civiles á quienes no se acuer- 



228 LEY DE LICENCIAS 



da feriado por leyes vigentes, tendrán derecho á gozar de 
licencia por un mes en cada año. 1 

El Presidente de la República determinará el tiempo y 
la forma en que deba hacerse uso de este derecho. 

Art. 5.° — Si transcurridos los plazos establecidos en 
la presente ley no se presentare el empleado á servir su 
destino, se tendrá esta inasistencia como causal bastante 
para que la autoridad competente, siguiendo los trámites 
legales, pueda declarar vacante el empleo. Ejecutoriada 
la declaración de vacancia, el empleado cesante tendrá el 
plazo de tres meses para iniciar su expediente de jubila- 
ción, la cual se le concederá sienrpre que reúna los requi- 
sitos exigidos por la ley del caso, sin que obste para ello 
el ser empleado cesante. 

Y por cuanto, etc. 

JOSÉ JOAQUÍN PÉREZ 

Melchor Concha y Toro. 



<1) lies de vacaciones 

Santiago, 15 de abril de 18S2. — A virtud, etc., decreto: 

Art. 1." Para contar el mes de vacaciones que los empleados piíblieos tienen 
derecho de gozar en cada año, se entenderá éste iniciado el 1.° de enero y termi- 
nado el 31 de diciembre. 

Sin perjuicio de la regla general que establece el inciso precedente, los emplea- 
dos que tomen posesión de 3U destino en una época cualquiera del año posterior á 
la fecha inicial de 1." de enero, podrán hacer uso del derecho que les otorga el 
artículo 4.° de la ley de 10 de septiembre de 1869, por un período de tiempo pro- 
poreionalmente designado por el jefe de la oficina entre el término máximo que 
acuerda la ley en un año completo y aquel por el cual hubieren prestado sus ser- 
vicios. 

Art. 2.° El jefe de cada oficina tendrá la atribución de distribuir entre sus su- 
balternos el goce del mes de feriado, de manera que no puedan ausentarse simul- 
táneamente diversos empleados, con daño del servicio público. 

Art. 3.° No podrá fraccionarse el mes de vacaciones sino en dos períodos com- 
pletos de quince días. 

Art. 4.° Los jefes de oficina llevarán un libro especial en el cual anoten las 
licencias concedidas á cada empleado á título de vacaciones y darán cuenta á la 
Tesorería respectiva, para los efectos de la suspensión de pago del sueldo, toda 
vez que un empleado no se presente á desempeñar sus funciones al siguiente día 
hábil de aquel en que expire su licencia. 

Los expresados jefes serán personalmente responsables de los sueldos que per- 
cibieren indebidamente los empleados que excedieren el goce del tiempo de vaca- 
ciones que les corresponde. 

Tómese razón, etc. — Santa María. — Luis Aldanate. 



RETIROS MILITARES 

Ordenanza General del Ejército de 25 de abril 
de 1 839 



TITULO LXXXIV 

DE LOS RETIROS 

Aiit. 1 ,° — El oficial que habiendo servido seis años sin 
interrupción en el ejército ó armada, se separare volunta- 
riamente con licencia del Gobierno, tendrá el uso de uni- 
forme y gozará el fuero militar solamente en lo criminal, 
siempre que en la licencia que se le expidiere se expresase 
esta circunstancia. 1 

Art. 2." — El oficial retirado con sueldo, además del 
uso del uniforme, gozará también del fuero civil y crimi- 
nal, como los demás del ejército permanente. 

Art. 3.° — Los oficiales del ejército y armada que por 
no poder continuar en servicio activo obtuvieren cédula 
de retiro, gozarán por todo sueldo, tantas partes de las 
cuarenta en que se dividiere el que gozaban en su último 
empleo efectivo, cuantos fueren los años de su servicio. 

Art. 4.° — La división del sueldo de los oficiales del 
ejército ó armada que se establece por el artículo anterior, 
se hará por el designado en el reglamento del arma de 
infantería. 2 

(1) Los militares no tienen fuero actualmente. 

(2) El art. 9." de la ley de 25 de septiembre de 1SS2 derogó este artículo. 
Dice así: 

«El retiro temporal ó absoluto se decretará tomando por base el sueldo de asam 
blea establecido en el art. 3. u » 
Es decir, el 3.° de la misma ley. 



230 RETIROS MILITARES 



Art. 5.° — Los retiros se dividen en temporales y abso- 
lutos. 

Art. 6.° — Serán comprendidos en el retiro temporal 
los oficiales que quedaren sin colocación, bien sea por ha- 
berse disuelto el cuerpo ó desarmado el buque en que ser- 
vian, ó bien porque el Gobierno no tenga por conveniente 
su continuación en el servicio activo; pero este retiro será 
con sueldo únicamente para los que hubieren cumplido seis 
años de servicio. 

Art. 7.° — Serán comprendidos en el retiro absoluto los 
que por imposibilidad física ó moral no pudieren continuar 
en el servicio. 

Art. 8,° — Los que se imposibilitaren por achaques ó 
enfermedades incurables, comprobados en debida forma, 
aunque ellos no hayan emanado inmediatamente de fati- 
gas del servicio, obtendrán retiro absoluto con sueldo si 
tuvieren diez años cumplidos. ' 

Art. 9.° — El oficial que se inutilizare en función del 
servicio, obtendrá su retiro absoluto con sueldo, cualquie- 
ra que sea el tiempo que lo hubiere prestado. 

Art. 10. — El oficial que se inutilizare en función de 
guerra, obtendrá el retiro absoluto con sueldo, siéndole de 
abono un año más por cada dos de los que hubiere servido. 

Art. 1 1 .— El oficial que se inutilizare por jrérdida ab- 
soluta de algún miembro en función de guerra, gozará del 
retiro con las dos terceras partes del sueldo correspon- 
diente á la clase que tenía al tiempo de inutilizarse, á no 
ser que el número de años de sus servicios le diere dere- 
cho á mayor goce. 

Art. 1 2. — Á la solicitud para obtener cédula de retiro, 
acompañará el oficial el despacho original del último em- 
pleo que tuviere, ó copia autorizada de él, la hoja de ser- 
vicios legalizada en la forma que previene la Ordenanza, 
ó justificación de ellos por medio de certificaciones legales, 
y los documentos que acrediten la inutilidad. 

Art. 13. — La inutilidad se justificará con la certifica- 

(1) Según el decreto de 1 de octubre d^ 1S43, corresponde al Comandante Ge- 
neral de Armas designar el facultativo que debe examinar el estado de salud de 
los oficiales que deseen retirarse. 



RETIROS MILITARES 231 



ción del facultativo ó facultativos que señalará el coman- 
dante general de armas en guarnición, ó el general en jefe 
en campaña, y los informes de los jefes bajo cuyas órdenes 
servía al tiempo de inutilizarse. 

Art. 14. — El facultativo que diere certificaciones fal- 
sas ó exageradas en virtud de las cuales haya obtenido el 
oficial su retiro, será suspedido del ejercicio de su facultad 
por el término de cuatro años, y destinado á presidio por 
el mismo tiempo. 

Art. 1 5. — El oficial que dolosamente solicitare esta 
clase de certificaciones, será despedido del servicio, y per- 
derá cualquier derecho que pudiera tener á los beneficios 
de esta ley. 

Art. 1 6. — A todos los jefes y oficiales que hayan pres- 
tado sus servicios en el ejército ó armada en cualquier 
tiempo contado desde el 18 de septiembre de 1810, les 
será de abono un año más por cada tres de servicio, desde 
la precitada fecha hasta el 14 de enero de 1826 en que 
terminó la guerra de la independencia con la recuperación 
de la provincia de Chiloé. 1 

Art. 1 7. — La antigüedad de servicios de los oficiales 
que hayan principiado su carrera en clase de alumnos de 
la Academia Militar, creada en 19 de julio de 1831, se 
contará solamente desde la data de sus primeras patentes 
de oficial. 2 

Art. 1 8. — Si el oficial retirado temporalmente fuere 
llamado nuevamente al servicio, le será de abono el tiem- 
po anterior hasta el día en que obtuvo su primer retiro, 
debiendo observarse esto mismo cuantas veces fuere reti- 
rado temporalmente y llamado nuevamente á servir; pero 
de ningún modo le será de abono el tiempo de su retiro. 

Art. 1 9. — El oficial retirado temporalmente antes de 
haber cumplido seis años de servicio, será preferido en la 
provisión de cualquier empleo civil, según sus aptitudes, y 
si fuere llamado nuevamente al servicio, le serán de abo- 
no los años que hubiere servido en la carrera civil como 
si los hubiere prestado en el ejército. 

(1) La ley de 20 do noviembre de 1873 derogó esta disposición. 

(2) Derogado por la ley de 13 agosto de 1852. 



232 RETIROS MILITARES 



Art. 20. — Los oficiales de milicias que se hallen en los 
casos prevenidos en los arts. 9 y 10, gozarán igual retiro 
que los del ejército. 

Art. 21. — Los oficiales generales quedan comprendi- 
dos en esta ley para obtener sus retiros como los demás 
oficiales particulares del ejército ó armada, previniéndose 
que el sueldo de retiro de los generales ha de ser con arre- 
glo al que actualmente gozan. ' 

Art. 22. — Todo general ú oficial retirado temporal- 
mente en virtud de esta ley, queda obligado á volver al 
servicio siempre que el Gobierno tuviere á bien em- 
plearlo. 

Art. 23. — No son comprendidos en la presente ley los 
individuos del ejército que después de haber sido refor- 
mada con arreglo á la de 2 de enero de 1829 hubieren 
vuelto nuevamente al servicio, como tampoco los que por 
disposiciones anteriores hayan obtenido cédula de retiro 
á inválidos, dispersos ó á sus casas. 

Art. 24.— Se establece una comisión compuesta del 
inspector general del ejército, quien la presidirá, y de dos 
jefes más, en calidad de vocales, con un secretario nom- 
brado por el Gobierno. 

Art. 25.— Toda solicitud sobre retiro se entablará ante 
la comisión de que hace mérito el anterior artículo, quien 
examinará y calificará los documentos que los interesados 
deben presentar en conformidad de lo prevenido en los 
artículos 12 y 13 de este título. 

Art. 26. — La comisión no dará curso á ninguna soli- 
citud sobre retiro, sin estar revestida de todos los requi- 
sitos prevenidos para obtener dicha gracia. 

Art. 27. — Satisfecha que sea la comisión de la legali- 
dad de los documentos presentados, elevará al Gobierno 
el expediente revestido con su informe, para que recaiga 
el decreto de retiro, si se encontrare todo arreglado á lo 
que se previene en esta ley. 

Art. 28. — La comisión será responsable de cualquiera 

(1) Véase el artículo 3.° Je la ley de 30 Je octubre Je 1S45. 



RETIROS MILITARES 233 



omisión en el cumplimiento de sus deberes, quedando su- 
jeta á la pena que señala el art. 10, título 32 de esta Orde- 
nanza, en el caso de que el informe que dieren sus miem- 
bros no esté conforme con los documentos que designan 
los artículos 10 y 11. 

Art. 29, — Declárase el derecho á la pensión del mon- 
tepío en favor de las familias de los oficiales que se hayan 
retirado del servicio en virtud de esta ley, con goce de 
sueldo, con arreglo á lo que establece el reglamento del 
caso entendiéndose que el que goce de la pensión pía ha 
de ser con concepto al sueldo íntegro que el último supre- 
mo despacho designó al oficial antes de obtener su retiro, 
y la misma regla ha de observarse en orden á las familias 
de los agregados al Estado Mayor de Plaza. 

Art. 30. — El oficial retirado con goce de sueldo podrá 
establecerse en el lugar que más le convenga dentro del 
territorio de la República, precediendo la correspondiente 
licencia del Gobierno. 

Art. 3 1 . — En el caso de que el oficial retirado tuviere 
justo motivo á juicio del Gobierno para salir de la Repú- 
blica temporalmente, se le concederá el competente per- 
miso con el goce del sueldo íntegro que disfrutare por el 
retiro, siempre que su ausencia no exceda de un año. Si 
pasado este tiempo obtuviere próroga, gozará solamente 
la mitad del sueldo; y en el caso de excederse del término 
concedido en ella, no tendrá derecho á sueldo alguno has- 
ta que regrese al territorio de la República 1 



(1) La ley de 25 de septiembre de 1SS2 ha introducido serias reformas en las 
disposiciones sobre retiro militar, por lo que nos parece conveniente reproducirla 
n continuación: 

Por cuanto, etc, 

Art. 1." — Desde el 1.° de noviembre del presente año los individuos del ejérci- 
to gozarán de los sueldos que se expresan á continuación, sin perjuicio de las grati- 
ficaciones establecidas por leyes anteriores. 

Art. 2.°— Los generales de división gozarán del sueldo anual de $ 5,000, estan- 
do en servicio activo, y de $ 3,750, en cuartel. Los generales de brigada, el de 
$ 4,500 cu servicio activo, y el de $ 3,375, en cuartel. 

. Alt ' 3, °T I i 1 , suel(l ° P ara loa J efea y oficiales, desde coronel á subteniente inclu- 
sive, se dividirá en mayor, menor y de asamblea; 

30 



234 



RETIROS MILITARES 



Coronel 

Teniente-coronel 

Sargento-mayor 

Capitán 

Teniente 

Subteniente ó alférez 







t3 


rt 


U £ 

o 3 


° 3 


« o 




U 


a> 




s 


m 


m 


§ 3600 


$ 3340 


2800 


2604 


2000 


1S60 


1500 


1395 


1000 


930 


840 


782 



i 3006 

2444 

1674 

1256 

S37 

704 



Art. 4." — Gozarán de sueldo mayor los jefes y oficiales que pertenecen á la do- 
tación de los cuerpos de injenieros, artillería, caballería, del ministerio do la gue- 
rra, de las inspecciones del ejército y de la guardia nacional, de la dirección gene- 
ral del parque y maestranza, de la escuela militar, edecanes del Presidente de la 
República y del Congreso Nacional, ayudantes de las comandancias generales de 
armas de Santiago y Valparaíso, jefes y ayudantes del cuartel general, y jefes y 
ayudantes del estado mayor general de un ejército en campana. 

Art. 5." — Gozarán del sueldo menor los jefes y oficiales pertenecientes á la do- 
tación de los cuerpos de infantería. 

Art. 6.° — Gozarán del sueldo de asamblea todos los jefes y oficiales que no se 
hallen comprendidos en los dos artículos anteriores. 

Art. 7.° — El sueldo de los cadetes de la Escuela Militar, será el de $ 204 
anuales. 

Art. 8.° — El sueldo para tropa: 

Sueldo anual 

Sargento 1." § 300 

Id. 2.° 264 

Cabol." 228 

Id. 2." 204 

Músicos 204 

Soldados, tambores y cornetas de artillería 180 

Soldados, tambores y cornetas de infantería y caballería.... 168 

Art. 9." — El retiro temporal ó absoluto se decretará tomando por base el sueldo 
de asamblea establecido en el artículo 3." 

Art. 10. — La pensión de invalidez para las clases y soldados será el cincuenta 
por ciento de los sueldos que fija la presente ley. 

La disposición contenida en el inciso precedente no es aplicable á los inválidos 
á que se refiere la ley de 22 de diciembre de 1881. 

Art. 11. — Los jefes, oficiales y tropa de artillería de marina y los jefes y ofi- 
ciales de guerra de la armada que se bailaren en servicio activo gozarán los sueldos 
asignados por esta ley á los jefes y oficiales en el arma de artillería. 

Lo dispuesto en el inciso precedente no se aplica á los guardia-marinas. 

Y por cuanto, etc.— Domingo Santa María. — Oírlos Castellón, 



LEY DE CEMENTERIOS 

Promulgada el 1 de agosto tic 188ÍÍ 



Santiago, 2 de agosto de 1883. 

Por cuanto el Congreso Nacional ha prestado 
su aprobación al siguiente 

PROYECTO DE LEY : 

ARTÍCULO ÚNICO 

En los cementerios sujetos á la administración del Es- 
tado ó de las Municipalidades, 1 no podrá impedirse, por 

(1) Sobre esta materia puede verse el decreto supremo de 21 de diciembre de 
1S71, reformado en sus artículos 7.°, 8 ° y 9." por el que copiamos á continuación: 

Santiago, 11 de agosto de 1S83. — Considerando, etc. decreto: 

Art. 1." Derógansc las disposiciones contenidas en los arts. 7.°, 8." y 9." del 
supremo decreto de 21 de diciembre de 1871, no pudiendo, en consecuencia, veri- 
ficarse inhumación alguna desde la fecha del presente decreto en los cementerios 
particulares establecidos á virtud de la suprema disposición precitada. 

Art. 2." No obstante lo dispuesto en el artículo precedente, podrán ser inhu- 
mados en dichos cementerios particulares los cadáveres de las personas que antes 
de la fecha de este decreto hubieren adquirido derechos de sepultura. 

Los Gobernadores departamentales procederán inmediatamente á tomar nota 
exacta del número de tumbas cavadas y labradas en los expresados cementerios y 
de los títulos ó contratos que acrediten el uso de dichas sepulturas. 

Art. 3.° Kn aquellas localidades de la República en donde no existieren sino ce- 
menterios particulares construidos á virtud de las prescripciones del supremo de- 
creto de 21 de diciembre de 1871, continuarán verificándose las inhumaciones en 
la forma y condiciones en que se las hace en la actualidad, mientras se construyen 
por cuenta del Estado ó de las Municipalidades los cementerios públicos que deban 
prestar estos servicios 

Art. 4." La disposición contenida en el artículo 1 1 del supremo decreto de 1S71 , 
subsistir;') únicamente mientras la Facultad de Medicina informa al Gobierno si 
ella no ofrece inconvenientes ó peligros para la salubridad pública, á cuyo efecto 
determinará las reglas ó precauciones que en su aplicación deban observarse. 

Anótese, etc. — Santa María.—/. M. Balmaccda. 



236 LEY DE CEMENTERIOS 



ningún motivo, la inhumación de los cadáveres de las per- 
sonas que hayan adquirido ó adquieran sepulturas parti- 
culares ó de familia, ni la inhumación de los pobres de 
solemnidad. 

Y por cuanto, etc. 

DOMINGO SANTA MARÍA 

J. M. Balmaceda. 



ARMAS PROHIBIDAS 

Senado Consulto de 20 marzo tic 183 1 



EL DIRECTOR SUPREMO ETC. 

Oido mi Consejo de Estado he propuesto, y el 
Senado Conservador j Legislador ha sancionado 
lo siguiente: 

Art. 1 ,° — Queda prohibido absolutamente desde la pu- 
blicación de este decreto, el cargar cuchillo, puñal, daga, 
bastón con estoque, y toda arma corta, así en la Capital 
como en los demás pueblos del Estado. 

Art. 2.° — No son comprendidos en el artículo anterior 
los carniceros, pescadores, verduleros, y toda persona cuyo 
ejercicio necesita precisamente el uso de esta clase de ar- 
mas; pero sólo podrán llevarlas en la forma que prescribe 
el artículo 8.° 

Art. 3.° — La persona que se encuentre con alguna de 
dichas armas, será destinada á trabajos públicos jjor dos 
meses, y además perderá la que se le hallare. l 

Art. 4.° — Por sólo el acto de sacar cualquiera de di- 
chas armas con mira alguna ofensiva, incurrirá en la pena 
de un año de trabajos públicos. 



(1) Tanto este artículo como los que siguen hasta concluir este decreto-ley han 
sido derogados en todo ó parte por el Código Penal, Ley de Organización y Atri- 
buciones de los Tribunales y otras leyes. 

Hemos incluido dicha ley en esta recopilación, 

1." Por la importancia del artículo 1.°, vigente todavía, y 

2.° Porque da una idea de las nociones que entonces se tenian en Chile sobre 
derecho penal y separación de los poderes públicos. 



238 LEY DE ARMAS PROHIBIDAS 

Art. 5.° — La persona que hiriere aunque sea levemen- 
te con alguna de dichas armas, será destinada por dos 
años á los mismos trabajos. 

Art. 6.° — El que haga uso en pelea de cualquiera otra 
clase de instrumento, bien sea palo ó piedra, será destina- 
do por seis meses á los trabajos públicos. 

Art. 7.° — Será destinada por un año á dichos trabajos 
la persona que hiriere en pelea aunque levemente con ar- 
ma de la clase que expresa el artículo anterior. 

Art. 8.° — Ninguno de los exceptuados en el art. 2.° 
podrá cargar el cuchillo á la cinta, debiendo usarlo sola- 
mente para el caso de vender carne, pescado ó verduras 
en el mercado y sin punta; y los retobadores deberán lle- 
varlo con las demás herramientas de su ejercicio siempre 
que se les ofrezca trabajar, y no en otra forma, bajo las 
penas establecidas en los artículos antecedentes. 

Art. 9.° — La aplicación de las predichas penas perte- 
nece indistintamente á los Jueces ordinarios, y á los In- 
tendentes, Delegados, Subdelegados y Prefectos. 

Art. 1 0. — El procedimiento será sumario y verbal, y 
la ejecución no será suspendida por recurso alguno. 

Por tanto ordeno que se guarde y ejecute por 
todas las personas á quienes toque su cumplimien- 
to, publicándose por ley, é insertándose en el Bo- 
letín. Dado en el Palacio Directorial de Santiago 
á 20 ele marzo de 1824. 

ERPÁZUPJZ 

Mariano Egaña. 



LEY DE POLICÍA SURAL 

Promulgada el 19 de diciembre tic 1881 



Santiago, 16 de diciembre de 1881 
Por cuanto el Congreso Nacional ha aprobado 



el siguiente 



PROYECTO DE LEY: 



Art. 1.° — Se establece con el nombre de Policía Ru- 
ral una guardia de seguridad en las subdelegaciones rura- 
les de cada departamento de la República. 

Art. 2.° — Para atender al sostenimiento de esta policía 
los vecinos de las subdelegaciones rurales pagarán una 
contribución que no exceda del veinte por ciento de la 
cantidad que pagaren por impuesto agrícola. 

Los establecimientos industriales ó comerciales, de cual- 
quier género que sean, situados en las mismas subdelega- 
ciones, pagarán proporcionalmente hasta una cantidad 
igual á la patente fiscal ó municipal con que estuvieren ó 
fueren gravados. 

Todas las multas que se impusieren en las subdelega- 
ciones rurales por funcionarios judiciales ó administrati- 
vos, ingresarán también á los fondos destinados al mante- 
nimiento de la policía rural. 

Art. 3.° — Una junta compuesta de los dos mayores 
contribuyentes de cada una de las subdelegaciones rura- 
les de cada departamento, citados por el Gobernador, se 
reunirá el 1.° de marzo de cada año, en la cabecera del 



240 LEY DE POLICÍA RURAL 



departamento respectivo, y elegirá una junta compuesta 
de nueve contribuyentes y que se denominará «Junta de- 
partamental de vigilancia.» 

Para los efectos de esta ley se entenderá por mayores 
contribuyentes los que pagaren mayor contribución terri- 
torial ó mayor patente fiscal ó municipal en las subdele- 
gaciones rurales. 

La fuerza de policía estará á las órdenes superiores del 
Gobernador del departamento. 

El nombramiento y destitución de los jefes y de los su- 
balternos se hará conforme á lo dispuesto en el artículo 
31 de la ley de 8 de noviembre de 1854 sobre organización 
y atribuciones de las Municipalidades, sin perjuicio de las 
atribuciones que esta ley confiere á la junta departa- 
mental. 

Art. 4.° — Serán atribuciones especiales de la junta de- 
partamental : 

1. a Formar el presupuesto anual que por conducto del 
Gobernador debe someterse á la aprobación de la Muni- 
cipalidad del departamento para mantenimiento de la po- 
licía rural. 

Las municipalidades podrán hacer modificaciones á di- 
chos presupuestos, no pudiendo en ningún caso aumentar 
en más de un diez por ciento las sumas de gastos cónsul 
tadas en ellos. 

Las mismas municipalidades podrán formar esos presu- 
puestos si la junta departamental no los hubiere presen- 
tado treinta días antes de la fecha en que debe principiar 
su vigencia; 

2. a Formar en sesión, bajo la presidencia del Goberna- 
dor local, los reglamentos necesarios para la distribución 
y buen servicio de la policía; 

3. a Arbitrar y resolver, oyendo previamente al Gober- 
nador respectivo, sobre la mejor manera de administrar 
los fondos destinados al mantenimiento de la policía rural; y 

4. a Nombrar para cada subdelegación una junta local 
de vigilancia, compuesta de tres miembros elegidos entre 
los vecinos de la misma subdelegación. 

Art. 5.° — Todo individuo enrolado en la policía rural, 
ó que desempeñare en ella cualquier servicio rentado, no 



LEY DE POLICÍA RURAL 241 



podrá ejercer las funciones de ciudadano activo con de- 
recho á sufragio durante el tiempo que conserve la ocu- 
pación ó empleo, no pudiendo durante el mismo tiempo 
desempeñar ni intervenir en actos ó comisiones electora- 
les de ninguna clase. 

La junta departamental de vigilancia, por resolución 
de la mayoría de los dos tercios de sus miembros, tendrá 
derecho para pedir al Gobernador local la destitución de 
cualquier empleado de la policía que se ocupare en servicios 
ó comisiones ajenas al objeto exclusivo de seguridad pú- 
blica para que son creadas por la presente ley las guardias 
rurales, y el Gobernador verificará esa destitución hecho 
el reclamo por la junta en la forma indicada. 

Art. 6.° — El Presidente de la República dictará las 
disposiciones necesarias para la ejecución de esta ley, 
recaudación del impuesto que en ella se establece y jiara 
que las policías rurales de los diversos departamentos se 
presten mutuo auxilio y hagan expedita la persecución y 
aprehensión de los delincuentes. 

Y por cuanto, etc. 
DOMINGO SANTA MARÍA 

José F. Vergara. 



REGLAMENTO 

Santiago, 11 de abril de 1882. 

A virtud de la autorización que me confiere el art. 6.° 
de la ley de 16 de diciembre de 1881, 

He acordado y decreto: 
Art. 1.° Los Gobernadores departamentales harán citar 
del 1.° al 10 de febrero de cada año, á los dos mayores 
contribuyentes de cada una de las subdelegaciones rurales 
de ese departamento, á una reunión que tendrá lugar en 
la sala de su despacho el día l.° de marzo para ejercitar 

31 



242 LEY DE POLICÍA RURAL 



los actos que les encomienda la ley de 16 de diciembre de 
1881. En la citación se expresará la hora de la reunión. 

La citación se hará á los que aparezcan en los roles de 
las Tesorerías Fiscales pagando mayor contribución agrí- 
cola ó mayor patente fiscal ó municipal en las subdelega- 
ciones rurales, ya sean propietarios, arrendatarios ó admi- 
nistradores de las propiedades gravadas. 

En el caso de muerte, ausencia ó de cualquiera inhabili- 
dad de los mayores contribuyentes designados, averiguada 
oportunamente por la autoridad local, citará en su reem- 
plazo al contribuyente que siga inmediamente en el rol 
respectivo. 

Art. 2.° La citación se hará por medio de los subdele- 
gados, publicándose también en un diario ó periódico del 
departamento, si lo hubiere. 

Art. 3.° El mayor contribuyente que se considere per- 
judicado en las prerogativas que le concede la ley por fal- 
ta de citación ú otra causa, tendrá derecho para presen- 
tarse á la junta de contribuyentes reunida el 1.° de marzo, 
reclamando su título de preferencia. La resolución ele la 
junta será definitiva para los efectos de su constitución. 

Art. 4.° La junta de contribuyentes funcionará el día 
1.° de marzo, con los miembros que concurran, y procede- 
rá al nombramiento de la junta departamental de vigilan- 
cia establecida en el art. 3.° de la ley. 

Art. 5.° La junta de vigilancia será citada por el Go- 
bernador dentro de los quince primeros días de su elección 
y, una vez reunida bajo su presidencia, dará cumplimien- 
to á las disposiciones del art. 4.° de la ley. La expresada 
junta iniciará sus trabajos por la formación del presupues- 
to de gastos de la policía, y en vista de ese presupuesto y 
del estudio detallado de las necesidades de cada localidad, 
propondrá la cuota del impuesto que debe fijarse en cada 
departamento dentro del máximum señalado por el art. 2.° 
de la ley. Este presupuesto pasará á la Municipalidad 
para su aprobación ó modificación, conforme á lo dispues- 
to por el inciso 2.° del art. 4.° de la misma ley. 

Las Municipalidades formarán por sí mismas estos pre- 
supuestos, si la junta de vigilancia no los hubiere presen- 
tado antes del 1.° de junio. 

Art. G.° Aprobados los presupuestos por las Munici- 



LEY DE POLICÍA RURAL 2-13 



palidacles, se notificará á los vecinos del departamento, 
por bando y por aviso en los diarios, la cuota de contribu- 
ción que, proporcionalmente con la territorial y la de pa- 
tentes, se les hubiere señalado. En la tesorería departa- 
mental se mantendrá un rol completo, que contendrá los 
nombres de todos los contribuyentes y la cantidad que á 
cada uno corresponda pagar, para que pueda ser consultado 
por los interesados. Estas publicaciones se harán antes 
del día 1.° de julio. 

Art. 7.° El pago de la contribución se verificará durante 
el mes de julio de cada año. Los contribuyentes que no 
hubieren verificado dicho pago antes del 1.° de agosto, 
quedarán sujetos á las penas señalas por la ley para el caso 
de mora en los impuestos fiscales. 

Art. 8.° La percepción del impuesto se hará por las 
Tesorerías municipales de cada departamento, en las cua- 
les se abrirá una cuenta á los fondos de policía rural. 
Ingresará á dicha cuenta el producto de la contribución y 
el de todas las multas que se impusieren en las subdele- 
gaciones rurales por funcionarios judiciales ó administra- 
tivos, según lo dispuesto por el inciso final del art. 2.° A 
la misma cuenta se cargarán todos los gastos que demande 
el mantenimiento de la policía. 

Art. 9.° La junta de vigilancia se reunirá por citación 
del Gobernador local y bajo su presidencia, para dar cum- 
plimiento á las disposiciones contenidas en los incisos 2.°, 
3.° y 4.° del art. 4.° de la ley. Formará número en las se- 
siones destinadas á este efecto, la concurrencia de cinco 
mayores contribuyentes; quedando autorizado el Gober- 
nador para proceder con los que asistieren, si en dos cita- 
ciones sucesivas no se hubiere obtenido la concurrencia 
del quorum indicado. Para este fin se dejará constancia 
en un libro de actas, de los miembros que hubieren concu- 
rrido á cada citación, firmando el Gobernador y los asis- 
tentes. 

ARTÍCULOS TRANSITORIOS 

Art. 1.° La reunión de contribuyentes que debe ve- 
rificarse cada año el 1." de marzo, tendrá lugar este año 
el día 15 de mayo. Los Gobernadores departamentales 



244 LEY DE POLICÍA RURAL 



harán, desde luego, la citación de los contribuyentes, con- 
forme á lo establecido en el arfc. 1.° de este reglamento. 

Art. 2.° Tan pronto como se encuentren organizadas 
las policías rurales de los diversos departamentos y con 
conocimiento de la forma en que han sido establecidas, 
dictará el Presidente de la República las disposiciones ne- 
cesarias para que se presten mutuo auxilio y hagan expe- 
dita la persecución y aprehensión de los delincuentes. 

Tómese razón, comuniqúese, publíquese ó insértese en 
el Boletín de las Leyes. 

SANTA MARÍA 

Luis Aldünate. 



LEY DE PRIVILEGIOS EXCLUSIVOS 

Decreto con fuerza de ley de 9 de septiembre 
de 1810 



Por cuanto con la facultad que me confieren los 
arts. 43 y 82 de la Constitución he tenido á bien 
aprobar y sancionar el siguiente acuerdo: 

Art. 1.° — El autor ó inventor de un arte, manufactu- 
ra, máquina, instrumento, preparación de materias ó cual- 
quiera mejora en ellas, que pretenda gozar de la propiedad 
exclusiva que le asegura el artículo 152 de la Constitución, 
se presentará al Ministro del Interior, haciendo una des- 
cripción fiel, clara y suscinta de la obra ó invento, jurando 
que es descubrimiento propio, desconocido en el país, 
acompañando muestras, dibujos ó modelos, según lo per- 
mita la naturaleza de los casos, y solicitando una patente 
que acredite su propiedad. 

Art. 2.° — El Ministro del Interior nombrará una co- 
misión de uno ó más peritos para que examine la obra ó 
invención, y le informe sobre su originalidad; tomándoles 
en presencia del inventor solicitante, juramento de su fiel 
desempeño y de guardar religiosamente el secreto que se 
le va á comunicar, por todo el tiempo que dispone esta 

ley- 1 

(1) Decreto de 1." de agosto do 1851. 

Las personas que en calidad de peritos fueren nombrados conforme á lo dispues- 
to en el art. 2.° de la ley de 9 de septiembre de 1840, deberán informar no sola- 
mente sobre la utilidad de la invención ó introducción, sino también sobre los 
inconvenientes que del otorgamiento del privilegio que se solicita pudieran resul- 
tar á la industria ó al comercio; sobre las dificultades y gastos que ofrezca á los 
solicitantes, para graduar en vista de ellos el tiempo por que deba concederse, y 
el plazo que deba darse para la planteación de la industria privilegiada. Deberán 



246 LEY DE PRIVILEGIOS EXCLUSIVOS 

Art. 3.° — Averiguada ésta, el Presidente de la Repú- 
blica concederá el privilegio exclusivo por un término que 
no exceda de diez años, y mandará extender la respectiva 
patente, que será autorizada con su firma y sellada con el 
sello de la República. 1 

Art. 4.° — Esta patente será registrada íntegra en un 
libro que al efecto se llevará en la oficina del Ministerio 
del Interior. 

Art. 5." — Antes de entregarse la patente al que la so- 
licita, hará constar por los correspondientes recibos el haber 
enterado en la Tesorería General la cantidad de $ 50, y 
haber depositado en el Museo Nacional las muestras, dibu- 
jos ó modelos, y un pliego extendido á satisfacción de la 
comisión informante y autorizado con firma entera de cada 
uno de sus miembros, que contenga una descripción com- 
pleta tan minuciosa y especificada, que distinga la inven- 
ción ó descubrimiento do las otras cosas antes conocidas 
y usadas, y que señale el método y principios de que se 
vale en su aplicación, para que pueda habilitar á cualquie- 
ra otra persona entendida, para hacer construir ó usar la 
misma invención, á fin de que el público se aproveche de 
su beneficio á la expiración del término de la patente. 
Este pliego lo cerrará en presencia de la comisión, escri- 
biendo sobre su cubierta el título ú objeto del privilegio; 
firmará el propietario que ha llenado fielmente la condi- 
ción aquí impuesta, y lo certificará la comisión. El pro- 
pietario, durante el término de su privilegio, podrá exami- 
nar el pliego, cuantas veces quiera, para ver si se mantiene 
cerrado y lacrado como lo entregó. 

Art. 6." — En el Museo Nacional se destinará una sala 
para colocar las muestras, modelos ó dibujos, y una arca 



igualmente expresar, si 30 trata de un invento ú de una nueva introducción sola- 
mente, y especilicar las condiciones que á su juicio debe exigirse para que se pue- 
da conocer con claridad cual es la invención, introducción ó industria que por la 
concesión del privilegio queda prohibida. 
Anótese, etc. — Bulnes. — AnUnio Varas. 

(1) Santiago, 20 de enero de 1883.— Por cuanto, etc. 

Articulo único. — El Presidente do la República podrá extender hasta por vein- 
te años los privilegios exclusivos que se otorgaren por nuevos inventos, en vista 
'leí informe de los peritos sobro la naturaleza é importancia de la invención. 

Y por cuanto etc. — Domingo Santa Mabía. — /. U. Balmaceda. 



LEY DE PRIVILEGIOS EXCLUSIVOS 247 

segura para custodiar los ¡diegos cerrados de que habla el 
artículo anterior, los que no podrán ser abiertos ni publi- 
cados, mientras no haya expirado el término del privilegio 
ó patente, excepto en los casos de los arts. 11, 12 y 15. 
Art. 7.° — Los cincuenta pesos que previene el art. 5." 
se destinarán ¡Dará la conservación y fomento de la sala 
que se establece en el Museo. 

Art. 8.° — (Derogado por ¡a ley de 25 julio de 1872.) ' 
Art. 9i° — La propiedad del privilegio ó patente es 
trasmisible como toda otra; pero cuando se enajena, se 
avisará previamente al Ministerio del Interior, expresan- 
do los motivos que causan la enajenación. Si los encon- 
trase justos se anotará en el libro la transferencia, y si no, 
procederá á hacer efectiva la disposición del artículo 11. 

Art. 1 0. — Cualquiera persona que construya artículos 
privilegiados por el mismo método que conste del privile- 
gio, pagará una multa que no baje de 100 pesos ni suba 
de 1000, perderá los efectos que se le encuentren construi- 
dos, y las máquinas, ingenios, instrumentos ó útiles de 
que se ha valido. El valor de todo será aplicado por mitad 
al fisco y al propietario de la patente ó privilegio, salvo 
la acción de daños y perjuicios que á éste corresponda. 

Art. 1 1 , — El privilegio que se haya conseguido subrep- 
ticiamente, es decir, sobre falsos testimonios ó no siendo 
el inventor el que le ha solicitado, ó sobre una industria 
ya establecida en el país en la misma manera, será anula- 
do inmediatamente, condenado en las costas del proceso 
del esclarecimiento el que lo obtuvo, y castigado con una 
multa pecuniaria que no exceda de $ 1,000 ni baje de 
ciento, ó con una prisión que no baje de tres meses ni pase 
de doce. 



(1) Santiago, 25 ilc julio do 1872. — Por cuanto, etc. 

Artículo único. — Se deroga el art. S." de la ley de 9 de septiembre de 1S40. — 
Y por cuanto, etc. — Feduuico Ekrázuriz. — Eulogio Allamiráno. 

Art. S." derogado. — La introducción de artes, industrias ó máquinas inventadas 
en otras naciones y desconocidas enteramente, ó no establecidas ni usadas en Chi- 
le podrá obtener privilegios exclusivos en los mismos términos y con las mismas 
condiciones que los nuevos descubrimientos ú invenciones; pero por un tiempo mía 
corto que los últimos, que no pase do ocho años, según su utilidad y dificultades 
de la empresa, á juicio del ministerio en vista del informe de la comisión. No 
gozarán de privilegio las simples variaciones ó mudanzas de sólo formas ó propor- 
ciones de las máquinas ú cosas antes establecidas. 



248 ' LEY DE PRIVILEGIOS EXCLUSIVOS 

Art. 1 2. — Si se suscitare pleito entre individuos que 
hayan obtenido privilegios para la fabricación de unos 
mismos productos, será decidido por un arbitraje en única 
instancia, compuesto de un juez nombrado ¡3or cada parte 
y de un tercero que nombrará el Ministro del Interior. 

Art. 1 3. — Se concederán privilegios generales que ten- 
gan su efecto en todo el territorio de la República, ó par- 
ticulares que comprendan á uno, dos ó más departamentos 
ó provincias. 

Art. 1 4. — En todo privilegio que se conceda, se fijará 
un término proporcionado para el establecimiento de las 
máquinas, ingenios ó manufacturas, concluido el cual, 
comenzará á correr el concedido al privilegio. 

Art. 1 5. — Si al vencimiento del plazo concedido para 
el establecimiento, no se planteare, no tendrá lugar el pri- 
vilegio, y caducará si desjDués de planteado se abandonare 
por más de un año, ó si se adulteran los productos, hacién- 
dose inferiores á las muestras ó modelos presentados. 

Art. 1 6. — Sólo podrá concederse la renovación de una 
patente, cuando casos fortuitos ú ocurrencias extraordina- 
rias hagan merecedor de ella al privilegiado, y sea solici- 
tada por lo menos seis meses antes de la expiración del 
privilegio. 

Art. 1 7.— No se deroga por la presente ley lo esta- 
blecido en la Ordenanza de Minería con respecto á los ¡pri- 
vilegios que se concediesen en este ramo, ni lo establecido 
en la ley de 24 de julio de 1834, relativo á la propiedad 
de obras literarias y de bellas artes. 

Por tanto, dispongo se promulgue y lleve á 
efecto en todas sus partes como ley del Estado. 

PRIETO. 

Manuel Montt. 



LEY DE PESOS Y MEDIDAS 

Promulgada el 1 de febrero de 18 18 



Santiago, 29 de enero de 18J/.8. 

Por cuanto el Congreso Nacional lia acordado 
el siguiente 

PROYECTO DE LEY: 

Medidas de lon<;i(ii<l 

Art. 1 ,° — La base para todas las medidas, así de lon- 
gitud como de superficies, volúmenes, áridos y líquidos, 
será el metro, que es una diezmillonésima parte del cua- 
drante del meridiano terrestre. 

Art. 2.° — El metro se dividirá en: 

10 decímetros. 

100 centímetros. 

1,000 milímetros. 

Art. 3.° — Las medidas mayores que el metro serán: 

El decámetro, igual á diez metros. 
El hectómetro, igual á cien metros. 
El kilómetro, igual á mil metros. 

Medidas de superficie 

Art. 4«° — Las medidas de superficie serán: 

Un metro cuadrado; 

Una área, que tendrá cien metros cuadrados; 

Una hectárea, que tendrá diez mil metros cuadrados. 

32 



250 LEY DE TESOS Y MEDIDAS 

Medidas de capacidad para líquidos 

Art. 5.° — Las medidas de capacidad para los líquidos 
serán: 

El litro, equivalente á un decímetro cúbico. 
El decalitro, que tendrá diez litros ó diez decímetros cú- 
bicos. 

El decilitro, igual á una décima parte del litro. 

Medidas de áridos 

Art. 6.° — Las medidas para los áridos serán: 

El litro igual, un decímetro cúbico. 
El decalitro, á diez decímetros cúbicos. 
El hectolitro, á cien decímetros cúbicos. 
El kilólitro á mil decímetros cúbicos. 

Art. 7.° — -La medida de volúmenes será el metro cú- 
bico. 

Pesos 

Art. 8.° — La unidad de medida para las cosas que se 
compran y venden al peso será el kilogramo, que es el peso 
de un decímetro cúbico de agua destilada, pesada en el 
vacío y á la temperatura de 4.° del termómetro centígrado 
sobre cero. 

Art. 9.° — El kilogramo se dividirá en: 

10 hectógramos. 
100 decágramos. 
1,000 gramos. 
10,000 decigramos. 
100,000 centigramos. 
1.000,000 miligramos. 

Se usará además del quintal métrico, igual á cien kilo 
gramos. 

Disposiciones generales 

Art. 10. — No habrá más pesos y medidas nacionales 
que los exjiresados en la presente ley. 



LEY DE PESOS Y MEDIDAS 251 

Art. 1 1. — Se construirán patrones de pesos y medidas 
con arreglo á lo que esta ley previene y se distribuirán á 
todas las municipalidades de la República. 

Art. 1 2. — El que fabricare ó usare fraudulentamente 
pesos ó medidas falsos, sufrirá, á más de la destrucción ó 
confiscación de las piezas, una pena que no baje diez pesos 
ni suba de tres mil, ó en su defecto, una que no baje de 
quince días ni suba de cuatro años de prisión, trabajos 
forzados ó destierro, según la gravedad y consecuencia del 
delito, salvo siempre la acción de daños y perjuicios que 
corresponde al perjudicado. La indemnización de éste será 
en todo caso preferida al pago de la pena pecuniaria. 1 

Todo aquel que tuviere pesos ó medidas falsas, aun 
cuando no se le probare haber hecho uso de ellos, sufrirá, 
á más de la destrucción ó confiscación de las piezas, una 
pena que no baje de diez pesos ni suba de doscientos, y si 
no tuviere como pagarla sufrirá una prisión que no baje 
de diez días ni suba de ciento. 

Art. 1 3. — En ninguna tienda ni despacho público de 
cualquier clase en que se compre ó venda, podrá usarse de 
pesos ó medidas, cuya legalidad no esté comprobada con 
el sello correspondiente puesto por el Fiel Ejecutor de la 
Municipalidad del departamento, bajo la multa de veinte 
pesos aplicados á fondos municipales. 

Art. 1 4. — En todos los contratos y escrituras de com- 
pras y ventas anteriores á la introducción del sistema mé- 
trico decima], se admitirán para el avalúo de los antiguos 
pesos y medidas los valores en metros, litros y kilogramos 
en la proporción siguiente: 

Una vara = 0.836 metro. 

Un pié= 0.279 metro 

Una vara cuadixtda = O.C>00 metro cuadrado. 

Un pié cuadrado = 7.76 decímetros cuadrados. 

Una vara cúbica = 0.584 metro cúbico. 

Un cuartillo = 1.1 litro. 

\Jnafancrja = 97 litros = 0.97 hectolitros. 



(I) Todas csi.is disuasiones penales las creemos derogadas por el Código Penal. 



252 LEY DE PESOS Y HEDIDAS 

Una arroba de pesos = 11.5 kilogramos. 

Una libra — 0.46 kilogramos. 

Una onza = 0.0287 kilogramos. 

Un grano = 0.0499 gramo. - 

Una cuadra = 125.39 metros. 

Una cuadra cuadrada— 157.21 áreas. 

Art. 1 5. — Se permitirá para el uso del comercio, y 
sólo por el término de diez años, tener en los almacenes, 
tiendas y despachos por menor: 

Una vara, señalada en el metro mismo y dividida en 
pies y pulgadas; debiendo la señal de la vara corresponder 
á los 836 milímetros. 

Un cuartillo, un medio cuartillo y un octavo de cuarti- 
llo, que corresponderán respectivamente á un litro, á un 
medio litro y á un octavo de litro. 

Una libra, igual á un medio kilogramo, dividida en onzas 
y adarmes. 

Una fanega, igual á un hectolitro, dividida en diez al- 
mudes. 

Un almud, igual á una décima parte de un hectolitro. 

Art. 1 6. — El Presidente de la República determina- 
rá la época en que haya de empezar á regir la presen- 
te ley. 1 

Art. 1 7. — Se le faculta para nombrar en cada depar- 
tamento el individuo ó individuos que juzgue necesarios 
para que desempeñen las funciones de Fieles Ejecu- 
tores. 

Art. 1 8^ — Señalará asimismo la cantidad que deba pa- 
garse por la comprobación y sello de los pesos y medidas. 
Esta contribución servirá exclusivamente ¡jara premio de 
los funcionarios que ejecuten la comprobación y pongan 
los sellos. 

La autorización que por este artículo se confiere al Pre- 
sidente de la República, durará por el término de tres años 
contados desde la promulgación. 2 

Queda derogada la ley de 15 de diciembre de 1843. 



(1) Por decreto de 21 de octubre de 1864, se fijó el 1." de junio de 1865 para el 
objeto indicado en esto artículo. 

(2) El 25 de enero de 1851 so dictó el reglameuto parala ejecución de esta ley. 



LEY DE PESOS Y MEDIDAS 253 

Y por cnanto, oido el Consejo de Estado, he 
tenido á bien aprobarlo y sancionarlo; por tanto 
dispongo se promulgue y lleve á efecto en todas 
sus partes como ley de la República. 

MANUEL BULNES. 

Manuel Camilo Vial. 



LEY DE PROPIEDAD LITERARIA 

Promulgada el 25 de Julio de 1834 



Santiago, 2^ de julio de 1831/.. 

Por cuanto el Congreso Nacional ha discutido 
y acordado el siguiente 

PROYECTO DE LEY : 

Art. 1,° — Los autores de todo género de escritos, ó de 
composiciones de música, de pintura, dibujos, escultura, y 
en fin de aquellos á quienes pertenece la primera idea en 
una obra de literatura ó de las letras, tendrán el derecho 
exclusivo, durante su vida, de vender, hacer vender ó dis- 
tribuir en Chile sus obras por medio de la imprenta, bio- 
grafía, l molde, ó cualquiera otro medio de reproducir 
ó multiplicar las copias. 

Art. 2." — Sus herederos testamentarios y los legíti- 
mos, - gozarán por cinco años del mismo derecho, proro- 
gables hasta diez al arbitrio del Gobierno; pero si el fisco 
fuere el heredero, pasará á ser de propiedad común. 

Art. 3.° — Los autores y sus herederos pueden trasmi- 
tir sus derechos á cualquiera persona. 

Art. 4.° — -El propietario de un manuscrito de una obra 
postuma gozará de su propiedad exclusiva por el término 



(1) Este es claramente un error; debe leerse: litografía. 

(2) Abintestato. 



LEY DE PROPIEDAD LITERARIA 255 

de diez años improrogables, contados desde la primera 
edición, con tal que lo publique separadamente, y no en 
una nueva edición de los escritos publicados ya en vida 
del autor, porque entonces seguirá la suerte de éstos. 

Art. 5.° — El poseedor de un manuscrito postumo que 
contenga correcciones de una obra del mismo autor, publi- 
cada en vida, gozará por diez años improrogables de su 
propiedad, siempre que presente dicbo manuscrito á la 
justicia ordinaria dentro del año siguiente al fallecimiento 
del autor, y pruebe ser legítimo. 

Art. 6." — Los extranjeros que publiquen sus obras en 
Chile gozarán de los mismos derechos que los chilenos, y 
si publicadas en otro país hacen en Chile nueva edición 
gozarán de iguales derechos por el término de diez años. 

Art. 7.° — -Las piezas teatrales tendrán además el privi- 
legio de no poder representarse en ningún teatro de Chile 
sin permiso escrito de su autor ó de sus herederos, duran- 
te la vida del primero, y los cinco años concedidos á los 
últimos. 

Art. 8.° — Cuando el autor de una obra fuese un cuer- 
po colegiado conservará la propiedad de ella por el térmi- 
no de cuarenta años contados desde la fecha de la primera 
edición. 

Art. 9.° — Los traductores de cualesquiera obras y sus 
herederos tendrán los mismos derechos que los autores y 
sus herederos. 

Art. 1 0. — -Para entrar en el goce de los derechos con- 
cedidos por los artículos anteriores, no se necesita título 
alguno del Gobierno, y bastará que depositándose previa- 
mente tres ejemplares de la obra en la Biblioteca pública 
de Santiago, se anuncie en el frontispicio á quien perte- 
nezca. 

Art. 1 1 . — El Gobierno podrá conceder privilegios 
exclusivos que no excedan del término de cinco años á los 
reimpresores de obras interesantes, siempre que las edi- 
ciones sean correctas y hermosas. 

Art. 1 2. — Si el autor ó editor de una obra no quisiese 
gozar de este privilegio y omitiere las formalidades pres- 
critas en el artículo 10, el impresor estaní obligado á entre- 



256 LEY DE PROPIEDAD LITERARIA 

gar los mismos tres ejemplares en la Biblioteca pública 
de Santiago. 

Art. 1 3. — Todo impresor deberá también depositar en 
la misma Biblioteca dos ejemplares de cada papel perió- 
dico ó suelto que imprima y pasar uno al Ministerio del 
Interior y otro á cada fiscal. 

Art. 1 4. — Pasados los términos de que hablan los ar- 
tículos precedentes, toda obra quedará en el concepto de 
propiedad común, y todos tendrán expedita la acción de 
negociar con ella como les pareciere. 

Art. 15. — Si alguno reimprimiere, grabare, imitare una 
obra ajena, ó de cualquiera manera contraviniere á las 
disposiciones de esta ley, podrá el interesado denunciarle 
ante el juez, quien le juzgará sumariamente con arreglo á 
las leyes vigentes sobre usurpación de la propiedad ajena. 

Y por cuanto, con la facultad que me confieren 
los artículos 43 y 82 de la Constitución, he tenido 
á bien aprobarlo y sancionarlo; por tanto, dispon 
go se promulgue y lleve á efecto en todas sus par- 
tes como ley del Estado. 

PRIETO. 

Joaquín Tocornal. 



LEY DE MATRIMONIO CIVIL 

Promulgada el 16 de enero de 1884 



LEY DE REGISTRO CIVIL 

Promulgada el 26 de julio de 1884 



33 



Santiago, 10 de enero de IS84. 

Por cuanto el Congreso Nacional ha aprobado 
el siguiente 

PROYECTO DE LEY: 
i 1 

DISPOSICIONES GENERALES 

Art. 1 ,° — El matrimonio que no se celebre con arre- 
glo á las disposiciones de esta ley, no produce efectos ci- 
viles. 

Es libre para los contrayentes sujetarse ó no á los re- 
quisitos y formalidades que prescriba la religión á que 
pertenecieren. 

Pero no se tomarán en cuenta esos requisitos y forma- 
lidades para decidir sobre la validez del matrimonio, ni 
para reglar sus efectos civiles. 

Art. 2.° — El conocimiento y decisión de todas las cues- 
tiones á que diere margen la observancia de esta ley co- 
rresponden á la jurisdicción civil. 

Art. 3.° — Corresponden también á la jurisdicción civil 
el conocimiento y decisión de las cuestiones sobre divor- 
cio ó nulidad de los matrimonios contraidos antes de la 
vigencia de esta ley. 

§ II 

DE LOS IMPEDIMENTOS Y PROHIBICIONES 

Art, 4." — No podrán contraer matrimonio: 



260 LEY DE MATRIMONIO CIVIL 

1.° Los que se hallaren ligados por vínculo matrimo- 
nial no disuelto; 

2.° Los impúberes; 

3.° Los que sufrieren de impotencia perpetua é incu- 
rable; 

4.° Los que de palabra ó por escrito no pudieren expre- 
sar su voluntad claramente; 

5.° Los dementes. 

Art. 5," — Tampoco podrán contraer matrimonio en- 
tre sí: 

1.° Los ascendientes y descendientes por consanguini- 
dad ó afinidad; 

2.° Los colaterales por consanguinidad hasta el segun- 
do grado inclusive. 

Art. 6.° — El cónyuge sobreviviente no podrá contraer 
matrimonio con el asesino ó cómplice en el asesinato de 
su marido ó mujer. 

Art. 7.° — -La mujer no podrá contraer matrimonio con 
su co-reo en el delito de adulterio. 

Art. 8.° — Son obligatorias para la autoridad civil las 
disposiciones contenidas en los arts. 126 y 129 del Códi- 
go Civil. 

§ III 

DE LAS DILIGENCIAS PRELIMINARES Á LA CELEBRACIÓN DEL 

MATRIMONIO 

Art. 9.° — Los que intentaren contraer matrimonio lo 
manifestarán por escrito ó verbalmente al Oficial del Re- 
gistro Civil del domicilio ó residencia de cualquiera de ellos, 
expresando sus nombres y apellido paterno y materno; el 
lugar de su nacimiento; su estado de solteros ó viudos, y 
en este caso, el nombre del cónyuge y el lugar y fecha de 
la muerte; su profesión ú oficio; los nombres y apellidos 
de los padres, si fueren conocidos; los de las personas cuyo 
consentimiento fuere necesario; y el hecho de no tener 
impedimento ó prohibición legal para contraer matri- 
monio. 

Se tendrá por lugar de la residencia aquel en que cual- 



DE LAS DILIGENCIAS PRELIMINARES, ETC. 261 

quiera de los contrayentes haya vivido los últimos tres 
meses anteriores á la fecha de la manifestación. 

Art. 1 0. — Si la manifestación fuere verbal, el Oficial 
del Registro Civil levantará acta completa de ella, que 
será firmada por él y por los interesados, si supieren y 
pudieren, y autorizada j)or dos testigos. 

Art. 1 1 ■ — Se acompañará á la manifestación constan- 
cia fehaciente del consentimiento para el matrimonio, da- 
do por quien corresponda, si fuere necesario según la ley 
y no se prestare verbalmente ante el Oficial del Registro 
Civil. 

Art. 1 2. — En el momento de presentar ó hacerse la 
manifestación, los interesados rendirán información de dos 
testigos por lo menos, sobre el hecho de no tener impedi- 
mentos ni prohibiciones para contraer matrimonio. 

Art. 13. — Inmediatamente después de rendir la in- 
formación y dentro de los noventa días siguientes, podrá 
procederse á la celebración del matrimonio. Transcurrido 
este plazo, no podrá procederse á la celebración del ma- 
trimonio sino después de repetidas las formalidades pres- 
critas en los cuatro artículos precedentes. 

Art. 14. — No podrán ser testigos en los matrimonios: 

1.° Los menores de diez y ocho años; 

2.° Los que se hallaren en interdicción por causa de 
demencia; 

3.° Los que actualmente se hallaren privados de la 
razón; 

4.° Los ciegos, los sordos y los mudos; 

5.° Los que estuvieren declarados culpables de crimen 
ó delito á que se aplique la pena de más de cuatro años 
de reclusión ó presidio, y los que por sentencia ejecutoria- 
da estuvieren inhabilitados para ser testigos; 

6.° Los extranjeros no domiciliados en Chile, ni las per- 
sonas que no entiendan el idioma español. 

Art. 15. — El matrimonio celebrado en país extranjero, 
en conformidad á las leyes del mismo país, producirá en 
Chile los mismos efectos que si se hubiere celebrado en 
territorio chileno. 

Sin embargo, si un chileno ó chilena contrajere matri- 



262 LEY DE MATRIMONIO CIVIL 

monio en país extranjero contraviniendo á lo dispuesto en 
los arts. 4.°, 5.°, 6.° y 7.° de la presente ley, la contra- 
vención producirá en Chile los mismos efectos que si se 
hubiere cometido en Chile. 



§ IV 

DE LA CELEBRACIÓN DEL MATRIMONIO 

Art. 1 6. — -El matrimonio se celebrará ante el Oficial 
del Registro Civil, en el local de su oficina pública, ó en 
casa de alguno de los contrayentes, y ante dos testigos, 
parientes ó extraños. 

Art. 1 7. — El Oficial del Registro Civil, presentes los 
testigos y delante de los contrayentes, dará lectura á la 
manifestación de que habla el art. 9.° y á la información 
sumaria á que se refiere el art. 12. 

Preguntará á los contrayentes si consienten en recibir- 
se el uno al otro como marido y mujer, y con la respues- 
ta afirmativa, les declarará casados en nombre de la ley. 

Art. 1 8. — Inmediatamente, el Oficial del Registro Ci- 
vil levantará acta de todo lo obrado, la cual será firmada 
por él, los testigos y los cónyuges, si supieren y pudieren 
firmar; y procederá á hacer la inscripción en los libros del 
Registro Civil en la forma prescrita por el reglamento 
respectivo. 

§v 

DEL DIVORCIO 

Art. 1 9. — El divorcio no disuelve el matrimonio, sino 
que suspende la vida común de los cónyuges. 

Art. 20. — El divorcio es temporal ó perpetuo. 
La duración del divorcio temporal no pasará de cin- 
co años. 

Art. 21. — El divorcio procederá solamente por las si- 
guientes causas: 

1. a Adulterio de la mujer ó del marido; 



DEL DIVORCIO 263 



2. a Malos tratamientos graves y repetidos, de obra ó 
de ¡Dalabra; 

3. a Ser uno de los cónyuges autor, instigador ó cómpli- 
ce en la perpetración ó preparación de un delito contra 
los bienes, la honra ó la vida de otro cónyuge; 

4. a Tentativa del marido para prostituir á su mujer; 

5. a Avaricia del marido si llega hasta privar á la mu- 
jer de lo necesario para la vida, atendidas sus facultades; 

6. a Negarse la mujer, sin causa legal, á seguir á su 
marido; 

7. a Abandono del hogar común, ó resistencia á cumplir 
las obligaciones conyugales sin causa justificada; 

8. a Ausencia, sin justa causa, por más de tres años; 

9. a Vicio arraigado de juego, embriaguez ó disipación; 

10. Enfermedad grave, incurable y contagiosa; 

11. Condenación de uno de los cónyuges por crimen ó 
simple delito; 

12. Malos tratamientos de obra inferidos á los hijos, si 
pusieren en peligro su vida; 

13. Tentativa para corromper á los hijos, ó complici- 
dad en su corrupción. 

Art. 22.— Las causales 5. a , G. a , 7. a , 8. a y 12 del artícu- 
lo anterior, no son suficientes para pedir y decretar divor- 
cio perpetuo. 

Art. 23. — El juez, atendida la naturaleza de las cau- 
sales probadas y el mérito del proceso, fijará la duración 
del divorcio temporal. 

Art. 24. — La acción de divorcio corresponde única- 
mente á los cónyuges, y no podrá deducirse contra el cón- 
yuge inocente. 

Art. 25. — La acción de divorcio es irrenunciablc. 

Sin embargo, el derecho de pedir divorcio por causa 
existente y conocida puede renunciarse, y se entiende re- 
nunciado cuando ha seguido cohabitación. 

Esta presunción de renuncia se extiende aún al caso de 
existir juicio pendiente. 

Art. 26. — La acción de divorcio prescribe en un año, 
contado desde que se tuvo conocimiento del hecho en que 
se funda. 



264 LEY DE MATRIMONIO CIVIL 

Art. 27. — El juez oirá el dictamen del ministerio pú- 
blico en el juicio sobre divorcio. 

Art. 28, — El divorcio y sus efectos cesarán cuando los 
cónyuges consintieren en volver á reunirse. 

Se exceptúa de lo dispuesto en el inciso anterior el caso 
de divorcio sentenciado por las causales 4. a y 13 del ar- 
tículo 21. 

§ VI 

DE LA NULIDAD DEL MATRIMONIO 

Art. 29. — El matrimonio celebrado con cualquiera de 
los impedimentos designados en los artículos 4.", 5.°, G.° 
y 7.° es nulo. 

Art. 30. — El impedimento que, según las prescripcio- 
nes de esta ley, anula el matrimonio, ha de haber existido 
al tiempo de la celebración. 

Art. 3 I . — Es igualmente nulo el matrimonio que no 
se celebre ante el Oficial del Registro Civil correspondien- 
te, y ante el número de testigos hábiles determinados en 
el artículo 16. 

Art. 32, — Es también nulo el matrimonio para cuya 
celebración no ha habido, por parte de alguno de los con- 
trayentes, libre y espontáneo consentimiento. 

Art. 33. — Falta el consentimiento libre y espontáneo 
en los casos siguientes: 

1.° Si ha habido error en cuanto á la identidad de la 
persona del otro contrayente; 

2.° Si ha habido fuerza, según los térmi?ios de los ar- 
tículos 1456 y 1457 del Código Civil; 

3.° Si ha habido rapto, y al tiempo de celebrarse el ma- 
trimonio, no ha recobrado la mujer su libertad. 

Art. 34. — Corresponde la acción de nulidad á los pre- 
suntos cónyuges, á sus ascendientes, al ministerio públi- 
co y á las personas qne tengan actual interés en ella, y no 
podrá intentarse si no viven ambos cónyuges. 

Sin embargo, la acción de nulidad fundada en los nú- 
meros 1." y 2." del artículo anterior, corresponde exclusi- 
vamente al cónyuge que ha sufrido el error ó la fuerza. 



DE LA DISOLUCIÓN DEL MATRIMONIO 265 

En el caso de matrimonio celebrado en artículo de muer- 
te, corresponde la acción de nulidad á los herederos del 
cónyuge difunto. 

El ministerio público será siempre oido. 

Art. 35, — La acción de nulidad del matrimonio no 
¡^rescribe por tiempo, salvo la que se funde en alguno de 
los impedimentos contenidos en los números 2.°, 4.° ó 5.° 
del artículo 4.°, ó en los números 1.° ó 2.° del artículo 33, 
que prescribirá en un año. 

El año se contará desde que los contrayentes llegaren 
á la edad de la pubertad, en el caso de matrimonio de im- 
púberes, y en los otros casos, desde que haya desapareci- 
do el hecho que los origina. 

La acción de nulidad á que se refiere el inciso 3.° del 
artículo anterior prescribirá también en un año, contado 
desde la fecha de la muerte del cónyuge enfermo. 

Art. 36» — Cuando, deducida la acción de nulidad fun- 
dada en la existencia de un matrimonio anterior, se dijese 
también de nulidad de este matrimonio, se resolverá pri- 
meramente la validez ó nulidad del primer matrimonio. 

§ VII 

DE LA DISOLUCIÓN DEL MATRIMONIO 

Art. 37. — El matrimonio se disuelve: 
1.° Por la muerte natural de uno de los cónyuges; 
3." Por la declaración de nulidad pronunciada por auto- 
ridad conéctente. 

Art. 38. — Se disuelve también el matrimonio por la 
muerte presunta de uno de los cónyuges, si cumplidos diez 
años desde las últimas noticias que se tuvieron de su exis- 
tencia, se probare que han transcurrido setenta desde el 
nacimiento del desaparecido. Se disolverá además trans- 
curridos que sean treinta años desde la fecha de las úl- 
timas noticias, cualquiera que fuere, á la expiración 
de dichos treinta años, la edad del desaparecido, si vi- 
viere. 

34 



266 LEY DE MATRIMONIO CIVIL 

§ VIII 

ARTÍCULO FINAL 

Art. 39. — Quedan vigentes las disposiciones del Códi- 
go Civil en lo que no fueren contrarias á esta ley. 

ARTÍCULOS TRANSITORIOS 

Art. 1.° — Mientras se establece el Registro Civil, sub- 
sistirá la vigencia de las leyes actuales en lo concerniente 
á las formalidades para la celebración del matrimonio. 

Art. 2.° — -En caso de que la autoridad eclesiástica se ne- 
gare á la celebración del matrimonio, el juez de letras del 
respectivo departamento, procederá á dicba celebración 
con arreglo á las disposiciones de esta ley. 

Y por cuanto, oido el Consejo de Estado, he 
tenido á bien aprobarlo y sancionarlo; por tanto, 
promulgúese y llévese á efecto como ley de la Re- 
pública. 

DOMINGO SANTA MARÍA. 

José I. Vergara. 



Santiago, 17 de julio de 188 '4. 

Por cuanto el Congreso Nacional ha prestado 
su aprobación al siguiente 



PROYECTO DE LEY: 

Art. 1,° — La inscripción de los nacimientos, matrimo- 
nios y defunciones, se hará en los libros destinados al efec- 
to, por el encargado del Registro Civil, que tendrá la de- 
nominación de Oficial del Registro Civil. 

Art. 2.° — Los libros del Registro Civil se llevarán por 
triplicado y se dividirán en tres secciones que se deno- 
minarán: 

1. a De los nacimientos; 

2. a De los matrimonios; y 

3. a De las defunciones. 

Art. 3.° — En el Registro Civil se inscribirán: 
1.° Los nacimientos que ocurran en el territorio de cada 
circunscripción; 

2.° Los nacimientos que ocurran en viaje ó estando los 
padres en el extranjero, en servicio de la República, en la 
circunscripción correspondiente al domicilio conocido de 
los padres; 

3.° Los nacimientos que ocurran en el mar, en la cir- 
cunscripción del primer puerto de arribada de la nave, si 
los padres no tuvieren domicilio conocido; 

4.° Los matrimonios que se celebren en el territorio de 
cada circunscripción; 

5.° Los matrimonios celebrados in artículo mortis, por 
militares en campaña en el extranjero, en la circunscrip- 



2G8 LEY DE REGISTRO CIVIL 



ción correspondiente al domicilio conocido de los contra- 
yentes; 

6.° Los matrimonios celebrados en el extranjero por un 
chileno con una extranjera ó por dos chilenos, en la circuns- 
cripción correspondiente al domicilio conocido de cualquie- 
ra de ellos; 

7.° Las sentencias ejecutoriadas en que se declare la 
nulidad del matrimonio ó se decrete el divorcio de los 
cónyuges; 

8.° Las defunciones que ocurran en el territorio de cada 
circunscripción; 

9.° Las defunciones que ocurran en viaje por mar, en 
la circunscripción correspondiente al último domicilio del 
difunto, ó en la del primer puerto de arribada, si el domi- 
cilio no fuere conocido; 

10. Las defunciones de los militares en campaña, en la 
circunscripción del último domicilio de cada uno; 

11. Las declaraciones de legitimación ' y reconocimien- 
to de hijos naturales, ó de muerte por desaparecimiento; y 

12. Las sentencias ejecutoriadas que dispongan la rec- 
tificación de cualquiera partida. 

Art. 4.° — Las inscripciones se harán por orden numé- 
ricos, unas en pos de otras, sin dejar blancos ó claros, fuera 
de los indispensables para evitar confusión. 

Se omitirán las abreviaturas, y las cantidades ó fechas 
se expresarán en letras y no en cifras. 

Art. 5.° — Los libros del Registro Civil serán foliados, 
sellados en cada página con el sello de la Municipalidad y 
rubricados en la primera y última por el juez de letras 
del departamento á que estén destinados, ó por el juez de 
primera instancia, en su caso. 

Se abrirán con un certificado en que se exprese la pri- 
mera inscripción que va á hacerse, y se cerrarán el treinta 
y uno de diciembre de cada año con otro certificado en 
que se expresen el número de fojas y de inscripciones que 
contengan y cuanta particularidad pueda influir en lo sus- 

(1) En la redacción de esto número hay un error manifiesto: para legitimar hijos 
naturales no hay necesidad de declaración alguna. 

Creemos que se ha querido decir lo siguiente: «Las declaraciones de legitima- 
ción, de muerte por desaparecimiento, ó reconocimiento de hijos naturales.» 



LET DE REGISTRO CIVIL 269 



tancial de las inscripciones que conduzca á precaver su- 
plantaciones y otros fraudes. 

Art. 6.° — Dentro de los quince días siguientes á la 
clausura del Registro se remitirán dos de los ejemplares 
triplicados al juez de letras, ó al de primera instancia en 
su caso, quien, después de examinarlos, entregará un ejem- 
plar al notario conservador del departamento para que lo 
archive, y mandará el otro á la oficina de Estadística de 
Santiago. 

Art. 7.° — Toda inscripción expresará: 

1.° El lugar, el día y el año en que se hace; 

2.° El nombre, apellido, edad, profesión y domicilio de 
los comparecientes; 

3.° La circunstancia de que los comparecientes sean 
conocidos del oficial civil, ó la manera como se haya acre- 
ditado la identidad personal; 

4.° La firma de los comparecientes, expresándose, en 
caso de que no puedan hacerlo, el motivo por que no fir- 
man; y 

5.° La firma del oficial civil. 

En la inscripción no se consignará nada, fuera de lo que 
deba ser declarado por los comparecientes. 

Art. 8.° — El oficial civil se limitará á consignar las 
declaraciones de los comparecientes haciendo las obser- 
vaciones del caso, si le declararen hechos evidentemen- 
te erróneos. Pero si las partes insisten, las declaraciones 
deben ser admitidas y consignadas tal como hayan sido 
hechas, junto con las observaciones del oficial civil, sin 
perjuicio de las acciones que competan en contra de los 
falsos declarantes. 

Art. 9.° — Cuando no se exija la comparecencia perso- 
nal, los interesados podrán hacerse representar por medio 
de apoderados. Se tendrá como apoderado á la persona 
que se presente en tal carácter expresando que ha recibi- 
do comisión verbal. 

Art. 1 0. — Los testigos que se presenten para los efec- 
tos de una inscripción, será elegidos por los interesados 
entre sus parientes ó entre extraños. 

No podrán ser testigos los que no pueden serlo en los 
matrimonios. 



270 LEY DE REGISTRO CIVIL 



Art. 1 1 . — Verificada una inscripción, sólo se podrá al- 
terar en virtud de resolución judicial. 

La inscripción que se haga para cumplir lo resuelto 
judicialmente, será anotada al margen de la primitiva, de- 
biendo fecharse y firmarse la anotación por el oficial civil 
en los registros corrientes, y en el duplicado que conserve 
en su poder, si se trata de una inscripción que conste de 
un registro clausurado. 

En este último caso el oficial civil dará parte dentro de 
tercero día al notario conservador y á la oficina de Esta- 
dística de Santiago, para que procedan á hacer la anota- 
ción en los ejemplares que existan en su archivo. 

Akt. 1 2. — Si uno de los ejemplares de cualquiera de 
las secciones del Registro sufriere extravío ó destrucción, 
el juez de letras ordenará que se sustituya inmediatamen- 
te con una copia certificada del ejemplar conservado, hecha 
por el encargado del archivo en que éste se encuentre. 

Esta copia será visada por el juez de letras. 

Art. 1 3. — Habrá un oficial del Registro en el territo- 
rio que forma cada una de las parroquias y vice-parroquias 
que existen en la actualidad. Sin embargo, en Santiago 
habrá sólo tres oficiales para la parte urbana y dos en Val- 
paraíso. 

El Presidente de la República fijará los límites de cada 
circunscripción, señalando aquella á que deban incorpo- 
rarse, dentro de cada departamento, las porciones de te- 
rritorios que dependan de parroquias que tengan su asien- 
to fuera del departamento. Del mismo modo fijará las 
circunscripciones en que deben dividirse las poblaciones 
de Santiago y Valparaíso. 

Señalará también en cada circunscripción el lugar en 
que deba tener su asiento el oficial. 

Para hacer estas designaciones, oirá el informe de la 
respectiva Corte de Apelaciones. 

Art. 1 4. — Los oficiales del Registro Civil se nombra- 
rán y removerán en la forma establecida en la ley de 1 5 de 
octubre de 1875 para los notarios públicos, á menos que 
el Presidente de la República haga recaer el nombramien- 
to en notarios que estén en ejercicio de sus funciones. 



LEY DE REGISTRO CIVIL 271 



El nombramiento no podrá recaer en el notario conser- 
vador de bienes raices. 

Art. 1 5. — Los oficiales del Registro Civil que tengan 
su asiento fuera de las ciudades, podrán llevar además re- 
gistro público, para los efectos de otorgar testamentos, 
poderes judiciales é inventarios solemnes. Por estos ser- 
vicios podrán cobrar los emolumentos establecidos por los 
aranceles judiciales. 

Art. 1 6. — Los oficiales del Registro Civil gozarán de 
los sueldos anuales que á continuación se expresan: 

Tres mil pesos los de las circunscripciones de las ciuda- 
des de Santiago y Valparaíso, no pudiendo desempeñar 
otra función pública. 

Mil cuatrocientos pesos los de las ciudades de Copiapó, 
Serena, Talca, Chillan y Concepción. 

Mil doscientos pesos los de las demás capitales de pro- 
vincia. 

Mil pesos los de las capitales de los departamentos de 
las provincias de Atacama, Coquimbo, Aconcagua, Val- 
paraíso y Santiago. 

Novecientos los de las capitales de los departamentos 
de las provincias de O'Higgins, Colchagua, Curicó, Talca, 
Linares, Maule, Nuble, Concepción y Bio-Bio 

Setecientos pesos los de las capitales de los departamen- 
tos de las provincias de Arauco, Valdivia, Llanquihue y 
Chiloé, y de los territorios de colonización de Angol y de 
Magallanes. 

Mil doscientos pesos los de las circunscripciones rurales 
de las provincias de Atacama, Coquimbo, Aconcagua, 
Valparaíso y Santiago. 

Mil pesos los de las circunscripciones rurales de las pro- 
vincias de O'Higgins, Colchagua, Curicó, Talca, Linares, 
Maule, Nuble, Concepción y Bio-Bio. 

Ochocientos pesos los de las circunscripciones rurales 
de las provincias de Arauco, Valdivia, Llanquihue, Chi- 
loé y territorios de colonización de Angol y Magallanes. 
Art. 1 7. — El Presidente de la República nombrará 
dos inspectores para que vigilen el desempeño de los ofi- 
ciales del Registro Civil. 
Cada inspector tendrá un sueldo anua] de tres mil pegos 



272 LEY DE REGISTRO CIVIL 



y gozará de un viático de cinco pesos diarios, siempre que 
viaje en comisión del servicio. 

Art. 1 8. — Sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo 
anterior, los oficiales del Registro Civil desempeñarán sus 
funciones bajo la inspección del juez de letras en lo civil 
del departamento, y en los que hubiere más de un juez, 
bajo la inspección del más antiguo, y estarán sometidos á 
las disposiciones del título XVIII de la ley de 15 de octu- 
bre de 1875 en cuanto no sean contrarias á esta ley. 

Art. i 9. — Los oficiales del Registro Civil no podrán 
cobrar derechos ó emolumentos de ninguna especie por 
los servicios que presten en tal carácter. 

Podrán, sin embargo, cobrar cincuenta centavos por 
cada certificado que se les pidiere de las inscripciones res- 
pectivas, con excepción del primero, que deberán dar gra- 
tis aunque no se les pida. 

Cuando los oficiales del Registro Civil sean llamados á 
ejercer sus funciones fuera de la oficina, podrán también 
cobrar los derechos que correspondan á los notarios por 
el artículo 2 de la ley de 21 de diciembre de 1865. 

Art. 20. — Solamente los certificados que expidan el 
notario conservador que esté á cargo del archivo y los ofi- 
ciales del Registro Civil, surtirán los efectos de las parti- 
das de que habla el artículo 305 del Código Civil. 

Art. 2 1 . — Dentro del término de treinta días, á contar 
desde aquel en que hubiere ocurrido el nacimiento, deberá 
hacerse presentación del recién nacido al oficial del Regis- 
tro Civil, quien procederá en el mismo acto á verificar la 
correspondiente inscripción. 

La inscripción del nacimiento se hará también en vir- 
tud del parte verbal ó del escrito que acerca de él deben 
dar las personas indicadas en el artículo 22, con arreglo á 
los reglamentos que se dicten. 

Art. 22. — Están obligados á hacer la presentación 
y declaraciones que se exijan por el Reglamento, las per- 
sonas siguientes, por el orden que se mencionan: 

1.° El padre, si es conocido y puede declararlo; 

2.° La madre, si puede declararlo; 

3.° El pariente más próximo, siendo mayor de edad, de 



LEY DE REGISTRO CIVIL 273 



los que se hubieren hallado en el lugar del alumbramiento 
al tiempo de verificarse; 

4.° El médico ó j>artera que haya asistido al parto, ó 
en su defecto, cualquiera otra persona que lo haya presen- 
ciado; 

5.° El jefe del establecimiento público ó el dueño de la 
casa en que el nacimiento haya ocurrido, si éste ocurriese 
en sitio distinto de la habitación de los padres; 

6.° Respecto de los recién nacidos abandonados, la per- 
sona que los haya recojido; 

7.° Respecto de los expósitos, el dueño de la casa ó jefe 
del establecimiento dentro de cuyo recinto se haya efec- 
tuado la exposición. 

Tratándose de la inscripción de un hijo ilegítimo, nadie 
estará obligado á declarar quienes son sus padres. 

La pena establecida en el inciso 3.° del artículo 496 del 
Código Penal, 1 se hará extensiva á las personas designa- 
das en los números 3, 4, 5, 6 y 7 de este artículo, solamen- 
te cuando, llamadas á hacer las declaraciones exigidas por 
este mismo artículo y siguientes, se negaren á ello. 

Art. 23. — Inmediatamente después de celebrado un 
matrimonio, el oficial del Registro Civil hará la inscrip- 
ción en el registro correspondiente y pondrá bajo su firma, 
al margen del acta respectiva, constancia de haber hecho 
la inscripción. 

Art. 24. — Los encargados de los cementerios, de cual- 
quiera clase que sean, y los dueños ó administradores de 
cualquier lugar en que se haya de enterrar un cadáver, 
no permitirán que se le dé sepultura sin la licencia del 
oficial del Registro Civil de la circunscripción en que ocu- 
rra la defunción. 

Art. 25. — El oficial civil estará obligado á expedir la 
licencia, después de hacer en el Registro la inscripción 
respectiva, y señalará en ella la hora desde la cual puede 
hacerse la inhumación, que no deberá ser sino pasadas 
las veinticuatro horas después de la defunción, salvo el 



(1) Código Penal, art. 496. — Sufrirán la pena do prisión en su grado mínimo 
(de uno á veinte días) conmutable en multa de uno á treinta pesos: 

3." El que teniendo obligación de presentar un recién nacido al funcionario en- 
cargado del registro civil, no lo hiciere dentro del término legal. 

35 



274 LEY DE REGISTRO CIVIL 



caso de epidemia ó infección, en los que se señalará la que 
determine la autoridad respectiva. 

Art. 1 6, — La inscripción de la defunción se hará en 
virtud del parte verbal ó del escrito que acerca de ella 
deben dar los parientes del difunto ó los habitantes de la 
misma casa, ó en su defecto los vecinos. 

Si el fallecimiento hubiere ocurrido en convento, hos- 
pital, lazareto, hospicio, cárcel, cuartel ú otro estableci- 
miento público, el jefe del mismo estará obligado á solici- 
tar la licencia de entierro y llenar los requisitos necesarios 
para la respectiva inscripción en el registro. 

Igual obligación corresponde al juez encargado de hacer 
ejecutar la sentencia de muerte, y á la autoridad de policía, 
en el caso de hallarse un cadáver que no sea reclamado 
por nadie, ó de fallecimiento de una persona descono- 
cida. 

Art. 27. — Con el parte de defunción deberá presentar- 
se un certificado expedido por el médico encargado de 
comprobar las defunciones, ó, donde no lo hubiere, por el 
facultativo que haya asistido al difunto en su última en- 
fermedad. 

En dicho certificado se anotarán el nombre, apellido, 
estado, profesión, domicilio, nacionalidad y edad efectiva 
ó aproximada del difunto; el nombre y apellido de su cón- 
yuge y de sus padres; la hora y el día del fallecimiento, 
si constaren, ó en otro caso los que se consideren proba- 
bles; y la clase de enfermedad ó la causa que haya produ- 
cido la muerte. Tratándose de un recién nacido, se anotará 
también en el certificado la circunstancia de si hubiere 
respirado ó nó. 

La verificación de las circunstancias indicadas en los 
dos incisos precedentes, podrá ser sustituida por la decla- 
ración de dos ó más testigos rendida ante el oficial civil ó 
ante cualquiera autoridad judicial de la localidad en que 
haya tenido lugar la defunción. En esa declaración deberá 
figurar el testimonio de las personas que hubieren tratado 
más de cerca al difunto ó que hubieren estado presentes 
en sus últimos momentos. 

Art. 28. — Los oficiales del Registro Civil vigilarán en 
sus respectivas circunscripciones por que se hagan las ins- 



LEY DE REGISTRO CIVIL 275 



cripciones de los hechos constitutivos del estado civil, y 
denunciarán ante la justicia ordinaria á los que hubieren 
omitido la presentación de un recién nacido ó dar el parte 
de una defunción. 

Art. 29. — Pasados noventa días desde la fecha de un 
nacimiento, ó tres días después de una defunción, no se 
podrá proceder á la inscripción sin decreto de la justicia 
ordinaria. 

Art. 30. — Los médicos á que se refiere el artículo 27 
que se negaren á dar el certificado que en dicho artículo 
se indica, ó el que diere sepultura á un cadáver sin la li- 
cencia previa de que habla el artículo 24, sufrirán la pena 
señalada en el artículo 496 del Código Penal. 1 

Art. 31. — Los empleos creados por esta ley no dan 
derecho á jubilación. 

Art. 32. — Las actuaciones, certificados y demás dili- 
gencias que se practiquen, con arreglo á la presente ley, no 
darán derecho para cobrar emolumentos ni honorarios de 
ninguna especie, salvo lo dispuesto en el artículo 19; y 
todas ellas se expedirán en papel común. 

Art. 33, — Dentro del término de tres meses, contados 
desde la fecha de la promulgación de esta ley, el Presi- 
dente de la República dictará, de acuerdo con el Consejo 
de Estado, los reglamentos necesarios para su ejecución, 
y los oficiales del Registro Civil comenzarán á ejercer sus 
funciones desde el 1.° de enero de 1885. 



artículos transitorios 

Art. 1 , n — El primer nombramiento de oficiales del Re- 
gistro Civil será hecho por el Presidente de la República 
á propuesta en terna formada por el Consejo de Estado. 

Art. 2.° — Todas las personas que no estuvieren inscri- 
tas en los registros actuales hasta el 1.° de enero de 1885, 
estarán obligadas á hacer la inscripción, con arreglo á las 



(1) Cúiligo Penal, art. 496. —Sufrirán la pena de prisión en su grado mínimo 
(de uno á veinte días) conmutable en multa de uno á treinta pesos: 



276 LEY DE REGISTRO CIVIL 



prescripciones de esta ley, contándose para ellas los plazos 
desde la fecha antes indicada. 



Y por cuanto, oido el Consejo de Estado, he 
tenido á bien sancionarlo; por tanto, promulgúese 
y llévese á efecto como ley de la República. 

DOMINGO SANTA MARÍA. 

José Ignacio Vergara. 



REGLAMENTO 



CÁMARA DE SENADORES 

Dictado el 31 de agosto de 1840 



La Cámara de Senadores ha acordado el si- 
guiente reglamentó, para su régimen interior y 
el de la Comisión Conservadora. 

TÍTULO I 

DEL LOCAL DE LAS SESIONES 

Art. 1.° — El local de las sesiones, mientras no hubiere 
un edificio destinado al intento, será el que se designe por 
el Supremo Gobierno y se aceptare por el Senado. 

Art. 2," — El Senado, y en su receso la Comisión Con- 
servadora, tomará las providencias necesarias para la co- 
modidad y decencia de la Sala de sesiones y de las demás 
destinadas al uso y servicio del Senado. 

Art. 3.° — El Senado tendrá á su disposición una colec- 
ción de todos los códigos, reglamentos, ordenanzas y leyes 
vigentes, y de los demás libros cuya adquisición ordenare. 

Art. 4.° — Las sumas que fueron necesarias para los 
gastos ordinarios del Senado, serán acordadas ¡sor el Se- 
nado, y en su receso por la Comisión Conservadora. El 
Presidente del Senado, y en su receso el de la Comisión 
Conservadora, las pedirá al Supremo Gobierno; y las cuen- 
tas de su inversión serán examinadas y aprobadas por el 
Senado. 

Art. 5,° — El Senado, y en su receso la Comisión Con- 
servadora, pedirá al Supremo Gobierno los objetos que 
extraordinariamente necesitare para su servicio. 

Art. 6.° — Los Senadores no formarán cuerpo fuera de 
la Sala de sesiones, á menos que se impida por la fuerza 
su reunión en ella. 



280 REGLAMENTO DE LA CÁMARA DE SENADORES 

TÍTULO II 

DEL PRESIDENTE 

Art. 7.° — El Senado nombrará un Presidente y un 
Vice-Presidente á pluralidad absoluta de sufragios, y la 
duración de estos caraos será de un mes. 

Art. 8.° — El Presidente y Vice-Presidente cesantes 
podrán ser reelegidos; y en todo caso continuarán ejercien- 
do sus cargos hasta el fin de la legislatura, mientras la 
Cámara no eligiere quien les suceda. 

Art. 9.° — El nombramiento de Presidente y Vice-Pre- 
sidente se avisará al Supremo Gobierno y á la Cámara de 
Diputados por el Presidente cesante. 

Art. 1 0. — El Presidente no podrá dirigir ni contestar 
por escrito ó de palabra comunicación alguna á nombre de 
la Cámara sin previo acuerdo de ella. 

Art. 1 1. — Las funciones del Presidente son: 

1. a Abrir, cerrar y suspender cada sesión; 

2. a Mantener el orden en la Sala, y hacer que se obser- 
ve compostura y silencio; 

3. a Fijar las proposiciones que hayan de discutirse por 
el Senado: ordenar que se tome la votación, luego que no 
haya Senador que sobre el asunto de que se trata quiera 
tomar la palabra: cuidar de la exactitud en el cómputo de 
los votos que bajo su inspección hará el Secretario, y pro- 
clamar las decisiones de la Cámara; 

4. a Conceder la palabra á los Senadores en el orden que 
la pidieren, y pidiéndola dos á un tiempo, concederla á su 
arbitrio; 

5. a Llamar á la cuestión al Senador que se desvíe de 
ella; llamar al orden al Senador que en sus expresiones fal- 
te á él, y si reconvenido basta por tercera vez no obede- 
ciere, intimarle, con acuerdo de la Sala, que se retire; 

6. a Pedir, con acuerdo ele la Sala, el auxilio de la fuer- 
za armada, y ordenar el uso de ella, para bacer cumplir 
las providencias de orden que la Sala estimare necesarias; 

7. a Dar curso, con arreglo á la Constitución y á este 
Reglamento, á los negocios que ocurran; 



DE LOS SENADORES 281 



8. a Nombrar las comisiones y reintegrarlas con acuerdo 
de la Sala; 

9. a Firmar las comunicaciones, minutas y copias de 
actas; 

10. Citar á sesión extraordinaria, cuando lo estimare 
conveniente, ó cuando el Supremo Gobierno ó algún miem- 
bro de la Cámara, apoyado por otros cuatro, lo pidiere; 

11. Cuidar de la puntual observancia de este Regla- 
mento; 

12. Calificar por sí solo los negocios de que deba dar 
cuenta en sesión secreta; y 

13. Velar sobre la seguridad y arreglo del arcbivo y 
libros. 

Art 1 2. — El Presidente podrá bablar y votar sobre 
cada cuestión como los demás Senadores. 

Art. 1 3. — Siempre que alguno de los Senadores recla- 
mare contra cualquiera de los actos ó disposiciones del 
Presidente, deberá éste tomar la opinión de la Cámara. 

Art. 14. — Por ausencia ó enfermedad del Presidente, 
ejercerá sus funciones el Vice-Presidente, y en defecto de 
ambos, el último de los que hubieren desempeñado el car- 
go de Presidente ó Vice-Presidente y se hallaren pre- 
sentes. 

TÍTULO III 

DE LOS SENADORES 

Art. 1 5 . — Los nuevos Senadores, en el acto de incor- 
porarse, prestarán de rodillas delante del Presidente el 
juramento que sigue: 

El Secretario Íes dirigirá la palabra en estos términos: 

«¿Juráis por Dios y estos santos Evangelios desempeñar 
fiel y legalmente el cargo que os ha confiado la Nación; 
consultar en el ejercicio de vuestras funciones sus verda- 
deros intereses, según el dictamen de vuestra conciencia 
y guardar secreto acerca de lo que se tratare en sesiones 
secretas ?» 

El nuevo Senador responderá: si juro, y si así no lo lu- 
ciere, Dios, testigo de mis 'promesas, me castigue. 

36 



282 REGLAMENTO SE LA CÁMARA LE SENADORES 

Durante la prestación de este juramento, y de cualquier 
otro que se pronunciare ante el Senado, el Presidente y 
todos los miembros y empleados de la Cámara que lo pre- 
senciaren estarán en pié. 

Art. 1 6. — El juramento de que habla el artículo ante- 
rior podrá prestarse simultáneamente por todos los nuevos 
Senadores que se hallaren presentes. 

Art. 1 7.— Las funciones de los Senadores son discutir 
las proposiciones que se les presenten, y votar sobre ellas, 
en el modo y forma determinados en este Reglamento. 

TÍTULO IV 

CEREMONIAL Y TRATAMIENTOS 

Art. 1 8.— En las reuniones solemnes del Congreso que 
se celebran en la Sala del Senado, el Presidente del Se- 
nado se sienta á la derecha del Presidente ele la Repúbli- 
ca, el Presidente de la Cámara de Diputados á la izquier- 
da, y los demás Senadores y Diputados concurrentes toman 
asiento sin distinción ni precedencia. 

Art. 1 9. — En las reuniones solemnes de que habla el 
artículo precedente, se destina para los Ministros del Des- 
pacho y el Cuerpo Diplomático el lado derecho de la tes- 
tera de la Sala, y el lado izquierdo para el Intendente de 
la provincia, Generales nacionales y extranjeros, y miem- 
bros de los Tribunales que acompañaren al Presidente de 
la República. Los demás individuos de la comitiva del 
Presidente de la República podrán tomar asiento dentro 
de la barra, después de los Senadores y Diputados. 

Art. 20. — Las Comisiones del Senado, cuando concu- 
rren en funciones públicas con cualesquiera autoridades ó 
corporaciones, ocupan el lugar inmediato al del Supremo 
Gobierno, á su derecha. 

Art. 2 1 . — La correspondencia del Senado con el Pre- 
sidente de la República ó con alguno de los Ministros del 
Despacho, con la Cámara de Diputados, con los Tribuna- 
les, con el M. R. Arzobispo, con los Intendentes, con los 
jefes militares, con los jefes de oficinas superiores, con las 



CEREMONIAL Y TRATAMIENTOS 283 

Municipalidades y con cualquiera miembro del Senado, se 
llevará por el Presidente del Senado. La correspondencia 
del Senado con cualquier otro cuerpo ó persona se llevará 
por el Secretario á nombre de la Cámara de Senadores y 
por orden del Presidente de ella. 

Art. 22. — La correspondencia del Senado con el Su- 
premo Gobierno se dirigirá al Presidente de la República 
y será igualmente directa respecto de todas las otras auto- 
ridades unipersonales. Las comunicaciones á la Cámara 
de Diputados, y á cualesquiera otras corporaciones, se les 
liarán por el conducto de los respectivos presidentes. 

Art. 23. — No obstante lo prevenido en el artículo 21, 
la contestación del Senado al discurso en que el Presiden- 
te de la República abre anualmente el Congreso, será da- 
da por el Senado en cuerpo, aunque sólo suscrita por el 
Presidente y Secretario del Senado. 

Art. 24.— El Senado, en la contestación al discurso de 
la apertura, dá al Presidente de la República el título de 
conciudadano y el tratamiento de Vos. 

Art. 25. — En todas las comunicaciones que se hacen 
á la Cámara de Senadores, se dirige la palabra al Presi- 
dente. 

Art. 26. — El Presidente del Senado, y en su receso 
el de la Comisión Conservadora, reciben por escrito, de to- 
das las autoridades, corporaciones y ciudadanos, el trata- 
miento de Excelencia. 

Art. 27. — La mención que se haga del Senado por sus 
miembros en actual sesión, y las referencias ó interpela- 
ciones de unos miembros á otros, serán siempre en tercera 
persona, con el título de Honorables; y sólo cuando la cla- 
ridad absolutamente lo exija, se designará á los Senadores 
por sus nombres. Lo mismo se observará en las referencias, 
peticiones ó interpelaciones al Presidente del Senado, y 
en las que haga el Presidente del Senado á la Sala ó á 
cualquiera de los Senadores. 



284 REGLAMENTO DE LA CÁMARA DE SENADORES 

TÍTULO V 

DE LA CONSERVACIÓN DEL ORDEN EN LA SALA 

Art. 28.— Es contraria al orden toda señal de aproba- 
ción ó desaprobación dentro ó fuera de la barra, y en ge- 
neral todo acto que turbare la deliberación, de cualquier 
modo que sea, ó coartare la libertad ó independencia de 
los Senadores. 

Art. 29. — Es contrario al orden cualquiera expresión 
en que se impute al Senado, á la Cámara de Diputados, ó 
á cualquiera Senador ó Diputado, intenciones ó sentimien- 
tos opuestos á los deberes de estos cuerpos, ó á los debe- 
res de sus miembros como Senadores ó Diputados. 

Art. 30. — Pero no se tendrá por contrarias al orden 
las imputaciones de desacierto, incapacidad ó negligencia 
que se hagan á los otros funcionarios públicos, de cual- 
quiera clase que sean; ni las imputaciones de infracción 
de la Constitución ó de sus respectivos deberes oficiales, 
que se hagan á dichos funcionarios públicos; ni las impu- 
taciones de delito alguno sobre el cual se promoviere acu- 
sación ante la Cámara. 

Art. 3 1 . — Es contrario al orden el tomar la palabra 
sin haberla obtenido, sino es para dirigir alguna breve 
observación ó petición al Presidente. 

Art. 32, — Es contrario al orden el interrumpir al 
miembro que habla, á no ser con el objeto de reclamar el 
orden, ó de hacer una brevísima explicación sobre algún 
hecho en que el miembro que tiene la palabra ha padeci- 
do error. 

Art. 33. — -Todo Senador puede llamar al orden, cuan- 
do crea que se contraviene á él; y para hacerlo, pronuncia- 
rá solamente la palabra orden. Si en su concepto el miem- 
bro que ha contravenido al orden sigue faltando á él, po- 
drá interpelar al Presidente para que lo haga guardar. 

Art. 34. — Todo Senador que juzgare haberse faltado 
al orden en su persona, podrá interpelar al Presidente 
para que lo haga guardar. 



DE LAS COMISIONES 285 



TITULO VI 

DE LAS COMISIONES 

Art. 35. — Para facilitar el curso de los negocios, ha- 
brá comisiones permanentes, compuesta cada una de dos 
ó tres individuos elegidos por el Senado, á propuesta del 
Presidente. 

La primera comisión se denominará de constitución, le- 
gislación y justicia. 

La segunda, de gobierno y relaciones exteriores. 

La tercera, de hacienda é industria. 

La cuarta, de guerra y marina. 

La quinta, de educación y beneficencia. 

La sexta, de negocios eclesiásticos. 

La séptima, de policía interior. 

Esta última se compondrá siempre del Presidente, Vi- 
ce-Presidente y Secretario; pero el Secretario no tendrá 
voto en ella, sino cuando fuere miembro del Senado. 

Art. 36. — El Senado entero podrá constituirse en co- 
misión, y para los acuerdos de ella bastará la j)resencia 
constante de siete Senadores al menos. 

Art. 37. — El Senado podrá además encargar el exa- 
men de un asunto á dos ó más comisiones reunidas, ó nom- 
brar comisiones especiales para los trabajos que en su con- 
cepto lo exigieren. 

Art. 38. — Las comisiones ¡Dodrán llamar á su presencia 
á cualesquiera individuos, y pedirles informes, cuando les 
pareciere conveniente, con tal que sea sobre materias que 
no pertenezcan exclusivamente á los Tribunales y Juzga- 
dos. Estas asistencias é informes serán siempre volun- 
tarios. 

Art. 39. — Los informes de cada comisión se ciarán á 
la Cámara por escrito, y firmados por todos los miembros 
de ella; pero los de la comisión de que habla el artículo 36 
serán autorizados como las sesiones ordinarias de la Cá- 
mara. Los individuos que no se conformen con la opinión 
de la mayoría, deberán exponer, fundar y firmar la suya 
por separado. 



286 REGLAMENTO DE LA CÁMARA DE SENADORES 

Art. 40. — Los Senadores que no fueren miembros de 
una comisión podrán, sin embargo, asistir á ella y tomar 
parte en sus discusiones, pero sin voto. 

TÍTULO VII 

DE LAS SESIONES, Y DEL ORDEN DE MATERIAS EN CADA SESIÓN 

Art. 4 1 . — Cada reunión particular del Senado se de- 
nominará sesión, y la serie de sesiones no interrumpida 
por un receso de la Cámara, se denominará legislatura or- 
dinaria, ó extraordinaria, según sea. 

Art. 42. — El Presidente del Senado, y en su receso el 
de la Comisión Conservadora, tomarán las providencias ne- 
cesarias para la reunión de los Senadores, ó de los miem- 
bros de la Comisión, citándolos, y en caso de prolongada 
ausencia, acordando con la Cámara ó la Comisión las con- 
ducentes á su asistencia. 

Art. 43, — Si un Senador después de citado tres veces 
por oficio no concurriere, el Presidente del Senado, y en 
su receso el de la Comisión Conservadora, dará cuenta al 
Senado ó á la Comisión para que adopte las medidas que 
estime convenientes. 

Art. 44. — El Presidente de la Comisión Conservado- 
ra citará para las sesiones preparatorias que con arreglo á 
la Constitución hubieren de celebrarse; y citará asimismo 
para las legislaturas extraordinarias, convocadas por el 
Supremo Gobierno. La citación en ambos casos, y en to- 
dos los otros en que el Presidente de la Comisión lo juz- 
gue conveniente, será por escrito. 

Art. 45. — Siempre 'que durante la legislatura se esta- 
blecieren días y horas fijos para las sesiones, se hará saber 
este acuerdo á todos los miembros que no hubieren con- 
currido á él; y después de esto no será necesario citar nin- 
gún Senador para las sesiones que hubieren de celebrarse 
en dichos días y horas. El Presidente del Senado podrá, 
sin embargo, ordenar la citación y aún hacerla por escrito, 
en todos los casos en que lo juzgare conveniente. 

Art, 46. — Siempre que se acordare alguna variedad 



DE LAS SESIONES Y DEL ORDEN DE MATERIAS EN CADA SESIÓN 287 



en el orden de los días y horas de sesión, será necesario 
citar á los Senadores que no hubieren concurrido al 
acuerdo. 

Ar:. 47. — Siempre que el Presidente del Senado cita- 
re á sesión extraordinaria, lo hará por citación especial. 

Art. 48. — Se abrirá cada sesión, tocando el Presiden- 
te la campanilla, y pronunciando estas palabras: En el 
nombre de Dios Todo-Poderoso, se abre la sesión. 

Art. 49. — En seguida el Secretario leerá el acta de la 
sesión anterior, y el Presidente preguntará si está exacta. 
Las dudas que sobre ello ocurrieren se decidirán por la 
Sala, y con las enmiendas que se acordaren, se rehará el 
acta, y si fuere posible, se aprobará y firmará antes de ter- 
minar la sesión. De las discusiones y acuerdos relativos á 
estas enmiendas no se hará mención en las actas, excepto 
cuando así lo ordenare el Senado. 

Art. 50. — Se leerán luego las comunicaciones que se 
hubieren dirigido á la Cámara, en el orden siguiente: 
1.° Las del Supremo Gobierno. 
2.° Las de la Cámara de Diputados. 
3.° Las de las otras autoridades ó corporaciones. 
4.° Las proposiciones ó proyectos de los Senadores. 
5.° Los memoriales de los particulares. 1 

Art. 5 1 . — Cuando estas comunicaciones ó memoriales 
requieran, ajuicio del Presidente, una simple contestación, 
la ordenará el Presidente en- el mismo acto; pero, si algún 
Senador pidiere que se tome sobre ello la opinión de la 
Sala, se hará así; y si no la aprobare la Sala, se dejará 
para ser considerada según el orden de materias que se 
expresa en el artículo 54. 

Art. 52. — Seguidamente se leerá por el Secretario la 
lista de que se trata en el artículo 56. 

Art. 53. — Los informes ele las comisiones se leerán 
cuando se proceda á la discusión de los asuntos á que se 
refieran. 



(1) En sesión de 28 de julio de 1S54, se acordó que la discusión de las solicitu- 
des particulares se verificase en sesión secreta, debiendo consignarse este acuerdo 
en el Reglamento. 



288 REGLAMENTO DE LA CÁMARA DE SENADORES 

Art. 54. — Los asuntos serán considerados por la Sala 
en el orden siguiente: 

1.° Los iniciados por el Supremo Gobierno. 

2.° Los iniciados por la Cámara de Diputados. 

3.° Las materias presentadas á la deliberación de la 
Cámara por cualquiera de las otras autoridades y corpora- 
ciones. 

4.° Las mociones ó proyectos de los Senadores. 

5.° Los memoriales de los particulares. Si hubiere dos 
ó más asuntos pertenecientes á una misma clase, se segui- 
rá en ellos el orden de las fechas. 

Art. 55. — Para pasar de la consideración de un asun- 
to á la del inmediato, no será necesaria la terminación del 
trámite en que actualmente se halle el- primero. El Pre- 
sidente podrá prorogar cualquiera discusión con acuerdo 
de la Sala. 

Art. 56. — El Secretario llevará una lista de los asun- 
tos pendientes según el orden que se les diere, conforme 
á los artículos 54 y 55. 

Art. 57. — Concluida la sesión, el Presidente anuncia- 
rá á la Sala los asuntos que queden en tabla para la si- 
guiente. 

Art. 58. — -El Presidente podrá suspender la sesión por 
un cuarto de hora, pronunciando estas palabras: se suspen- 
de la sesión. 

Art. 59.- — -La sesión terminará pronunciando el Presi- 
dente estas palabras: se levanta la sesión. 

Art. 60. — La sesión suspensa sigue su curso, pronun- 
ciando el Presidente estas palabras: continúa la sesión. 

Art. 6 1 . — Siempre que al suspenderse ó cerrarse la 
sesión reclamare algún Senador contra cualquiera de estas 
disposiciones, se tomará la opinión de la Sala; y si ésta 
acordare que continúe la sesión, lo proclamará así el Pre- 
sidente en el mismo acto con la fórmula del artículo 60. 

Art. 62. — Siempre que la presencia de algún miembro 
fuere necesaria para las discusiones ó acuerdos de la Sala, 
el Presidente podrá prohibirle que se retire, á menos que 
alguna grave causa, á juicio del Presidente, lo exija. 



REGLAS PARA LA DISCUSIÓN 289 



TITULO VIII 

REGLAS PARA LA DISCUSIÓN 

Art. 63, — Todo Senador que quiera hablar pedirá la 
palabra, y terminará su discurso con la fórmula, he dicho. 
No serán estas formalidades necesarias en las breves ob- 
servaciones, peticiones, reclamaciones y explicaciones á 
que se reñeren los artículos 31 y 32. 

Art. 64. — Los Ministros del Despacho que no fueren 
Senadores, tendrán derecho para asistir á las discusiones 
del Senado, sentándose entre los Senadores, y para tomar 
parte en las discusiones de la misma manera que los Se- 
nadores, pero sin voto. 

Art. 65. — La Cámara de Diputados podrá enviar co- 
misiones al Senado para ilustrar y apoyar los proyectos 
originados ó modificados en ella, y las comisiones tendrán 
asiento entre los Senadores, y tomarán parte en la discu- 
sión, de la misma manera que los Senadores, ¡:>ero sin voto. 

Art. 66. — Ningún Senador podrá hablar más de dos 
veces sobre un mismo asunto en cada trámite (entendién- 
dose por trámite de la discusión cada proposición, enmien- 
da ó sub-enmienda sobre que deliberare la Sala); ¡:>ero el 
autor de una moción ó proyecto, ó el Diputado ó Minis- 
tro del Despacho encargado de sostenerlo en el Senado, 
podrá hablar por tercera vez, cuando no haya quien tome 
la palabra. Se dispensa la observancia de esta regla en 
todas las comisiones. 

Art. 67. — Todo miembro tendrá el derecho de pedir 
que el asunto sobre que actualmente versare una discu- 
sión en la Cámara y que no se hubiere ¡Dresentado bajo la 
forma de una proj:>osición específica, se sujete inmediata- 
mente á esta forma. 

Art. 68. — Sometida una ¡oroposición á la Cámara no 
podrá presentársele otra, sino para los objetos siguientes: 

1.° Para proponer una enmienda. 

2.° Para proponer una prorogación. 

3.° Para reclamar una medida de orden en el instante 
mismo de haber sido éste violado. 

37 



290 REGLAMENTO DE LA CÁMARA DE SENADORES 

Art. 69, — Si nadie hablare sobre la proposición pen- 
diente, procederá el Presidente á tomar los votos. 

Art. 70. — Sin embargo, si al procederse á tomar los 
votos se pidiere que se discuta de nuevo la proposición 
pendiente, y lo ordenare así la Sala, se abrirá de nuevo la 
discusión sobre dicha proposición, y los Senadores podrán 
ejercer el derecho que se les concede por el artículo 66, 
como si no hubiesen tomado antes la palabra. 

Art. 71. — Toda enmienda se pondrá por escrito, antes 
de discutirse. El miembro que la proponga la entregará 
escrita al Presidente por medio del oficial de Sala, ó la 
dictará al Secretario. 

Art. 72. — Las enmiendas tendrán por objeto la adi- 
ción, supresión ó alteración de una ó más palabras ó cláu- 
sulas, ó la división de una proposición compleja en distin- 
tas proposiciones. 

Art 73. — Las enmiendas de las comisiones serán pre- 
ferentemente discutidas. 

Art. 74. — Cada sub-enmienda será sometida á discu- 
sión y votación antes que la enmienda, y cada enmienda 
antes que la proposición original. 

Art. 75. — Si se presentaren muchas enmiendas á un 
tiempo, el Presidente las someterá á la Sala en el orden 
que le pareciere conveniente; y si se reclamare contra este 
orden, decidirá la Sala. 

Art. 76. — Admitida ó desechada una enmienda, el 
Presidente someterá de nuevo á la Cámara la proposición 
original ó enmendada. 

Art. 77. — La prorogación de un asunto pendiente po- 
drá ser indefinida ó á día fijo. 

TÍTULO IX 

DE LOS TRÁMITES 

Art. 78. — Para los acuerdos del Senado que no reca- 
yeren sobre proyectos de ley, bastará una sola discusión. 
Pero siempre que por algún miembro de la Sala se pidie- 



DE LOS TRÁMITES 291 



re que el asunto de que se trata siga los trámites de un 
proyecto de ley, se someterá esta proposición á la Sala. 

Art. 79. — -Todo proyecto de ley ó de acuerdo se pre- 
sentará bajo la forma de ley ó de acuerdo. 

Art. 80. — Podrá preceder al proyecto de ley ó de 
acuerdo un preámbulo en que se expongan las razones en 
que lo funda su autor. 

Art. 8 I . — Todo proyecto de ley se leerá dos veces en 
la Sala, antes de someterse á discusión. 

Art. 82. — Antes ó después de la primera lectura, el 
autor del proyecto ó el Diputado ó Ministro del Despa- 
cho, encargado de sostenerlo, hará á las Sala las explica- 
ciones que juzgare oportunas. 

Art. 83. — Hecha la primera lectura, se pondrá el pro- 
yecto en tabla para la segunda, que no tendrá lugar sino 
en otra sesión. La Cámara, después de la primera lectura, 
podrá ordenar la impresión del proyecto con el preámbulo, 
ó del proyecto solo. 

Ari. 84- — Hecha la segunda lectura (que podrá omi- 
tirse, cuando se haya verificado la impresión del proyecto), 
preguntará el Presidente á la Cámara, si el proyecto se 
admite ó nó á discusión; y bastará cuatro votos para que 
prevalezca la afirmativa. Los proyectos de ley que hubie- 
ren sido iniciados en el Supremo Gobierno, ó en la Cáma- 
ra de Diputados, serán admitidos á discusión sin que pre- 
ceda este trámite. 

Art. 85. — Admitido el proyecto á discusión, se proce- 
derá en el mismo acto á discutirlo, y se aprobará ó dese- 
chará en general. 

Ar:« 86. — Admitido el proyecto en general, se pondrá 
en tabla para la discusión por menor, á menos que á pro- 
puesta de algún miembro, y con acuerdo de la Sala, haya 
de pasar á comisión. 

Art. 87. — En la discusión por menor, que tendrá lugar 
en distinta sesión, se deliberará sobre cada una de las-cláu- 
sulas separadamente, después de oido el informe de la co- 
misión, si lo hubiere. 

Art. 38. — Admitido ó enmendado el proyecto en la 



292 REGLAMENTO DE LA CÁMARA DE SECADORES 

discusión por menor, y no habiendo quien tome la palabra, 
se preguntará por el Presidente en el mismo acto á la 
Cámara, si el proyecto es ó no admitido definitivamente 
bajo su forma actual. En caso de afirmativa, se le dará el 
curso constitucional que corresponda; y en caso de negati- 
va se pondrá el proyecto en tabla para segunda discusión 
por menor. Reiterándose la negativa después de la segun- 
da discusión por menor, se tendrá por desechado el pro- 
yecto. 

Art. 89> — Bastarán dos discusiones sobre cada pro- 
yecto, una general y otra por menor; y sobre ninguno po- 
drá haber más de tres discusiones, una general y dos por 
menor. 

Art. 90. — Una sola discusión podrá continuarse en 
diferentes sesiones. 

Art. 9 1 , — Las diferentes lecturas y discusiones de un 
mismo proyecto podrán tener lugar en una sola sesión, 
cuando la Cámara así lo acordare, atendida la urgencia del 
asunto. 

Art. 92. — Las resoluciones negativas indicadas en los 
arts. 84 y 85, y en la cláusula final del 88, y la proroga- 
ción indefinida, á que se refiere el art. 77, terminan defi- 
nitivamente la deliberación del Senado sobre cualquier 
asunto que se haya sometido á ella. 

Art. 93. — No podrá un mismo asunto someterse dos 
veces á la deliberación de la Cámara durante una misma 
legislatura. Si ocurriere duda sobre la identidad, decidirá 
la Cámara. 

Art. 94. — N"o podrá retirarse proyecto alguno que ha- 
ya pasado á comisión, ó á discusión por menor, sin previo 
acuerdo de la Cámara. 

Art. 95. — El proyecto de ley que ha tenido su origen 
en el Senado pasará á la Cámara de Diputados sin preám- 
bulo alguno; pero se acompañará separadamente el pro- 
yecto original con el preámbulo. 

Art. 96. — Todo proyecto ele ley que hubiere venido 
de la Cámara de Diputados, se le devolverá bajo la forma 
que hubiere recibido en el Senado, y todo proyecto de ley 
que haya venido directamente del Supremo Gobierno, se 



DE f.OS TRÁMITES 293 



le devolverá bajo la forma que definitivamente hubieren 
acordado ambas Cámaras. 

Art. 97. — Al trasmitirse un proyecto de ley á la Cá- 
mara de Diputados ó al Supremo Gobierno, se aconrpa- 
ñarán los documentos con que haya venido al Senado, y 
los documentos particulares que el Senado haya tenido 
presente para su resolución, y que estimare conveniente 
comunicar. Esta comunicación será en original ó copia, 
según lo acordare el Senado. El Secretario reclamará 
oportunamente la restitución de los documentos originales 
que pertenezcan al archivo del Senado. 

Art. 98» — Los proyectos de ley aprobados ó modifica- 
dos por el Senado se trasmitirán con oficio á la Cámara 
de Diputados ó al Supremo Gobierno, y se citarán en el 
oficio los documentos que lo acompañan. 

Art. 99. — La discusión de un proyecto no terminada 
en una legislatura, podrá continuar en la siguiente. 

Art. 1 00» — El acta de cada sesión enumerará los docu- 
mentos leídos en ella, y expresará los nombres de todos 
los Senadores que se hubieren hallado presentes, princi- 
¡oiando por el del Presidente, terminando por el del Sena- 
dor Secretario y siguiendo en los demás el orden alfabéti- 
co. Si en alguna de las votaciones hubieren dejado de 
emitir sus votos uno ó más de los Senadores mencionados 
como asistentes, se mencionará esta circunstancia, exjiire- 
sando los nombres y la causa. 1 

(1) En sesión de 12 de junio de 1S47, se aprobó el siguiente 

PROYECTO DE ACUERDO: 

Art. 1.° Cuando un proyecto de ley es desechado en su totalidad por el Presi- 
dente de la República ó por la Cámara de Diputados, y devuelto en consecuencia 
al Senado conforme á los artículos 47 y 50 de la Constitución, el Senado, después 
de la segunda lectura de las observaciones que el Presidente de la República ó la 
Cámara de Diputados hubiere acompañado al proyecto devuelto, lo tomar;! de 
nuevo en consideración; y luego que crea suficientemente discutida la materia, 
votará sobre la cuestión siguiente: 

¿Insiste ó no la Cámara en el proyecto? 

Art. 2.° Cuando en un proyecto" de ley se han hecho modificaciones ó correc- 
ciones por el Presidente de la República ó por la Cámara de Diputados, y fuere 
en consecuencia devuelto al Senado conforme á los artículos 40, 47 y 51 de la 
Constitución, el Senado, después de la segunda lectura de los artículos originales, 
de las modificaciones ó correcciones hechas en ellos, y de las observaciones que 
hubieren sido trasmitidas por el Presidente de la República ó por la Cámara de 



294: REGLAMENTO DE LA CÁMARA DE SENADORES 



TITULO X 

DE LAS VOTACIONES 

Art. 101. — La votación se hará de dos modos: por la 
expresión verbal de sí ó no, ó j)or escrutinio. 

Art. 102. — La votación verbal por sí 6 no es de regla 
general. 

Art. 1 03. — La votación por escrutinio tendrá lugar 
en las elecciones, y en todos los negocios de interés par- 
ticular. 

Art. 104. — No tendrán voto los Senadores en los ne- 
gocios que les interesen directa y personalmente á ellos, 
á sus ascendientes ó descendientes, á sus esposas, ó á sus 
colaterales hasta el cuarto grado civil de consanguinidad 
y tercero de afinidad inclusive. 1 

Art. 1 05. — Los Senadores emitirán sus votos en uno 
y otro modo de votación, según el orden de sus asientos, 
principiando por el primero de la derecha, y terminando 
por el Presidente y el Senador Secretario. 

Art. 1 06. — En la votación verbal por sí ó no, el Se- 
cretario contará los síes y nóes y proclamará el resultado 
diciendo; aprobada ó desechada por tantos votos contra tan- 
tos, ó aprobada ó desechada por unanimidad. El Presi- 
dente en seguida dirá: queda aprobada ó desechada la 
proposición ó la enmienda,. 



Diputados junto con el proyecto devuelto, tomará en consideración cada una de 
dichas modificaciones ó correcciones por su orden, y suficientemente discutido, 
votará sobre la cuestión siguiente: 

jSe admite ó no la alteración propuesta? 

Art. 3.° Para expresar el juicio del Senado sobre un proyecto de ley que ha 
sido desechado en su totalidad, bastará una sola votación, contraída á sí ó no, sin 
hacer enmienda alguna en el proyecto; y para expresar el juicio del Senado sobre 
las modificaciones ó correcciones propuestas, bastará respecto de cada una de ellas 
una sola votación contraída de la misma manera, á sí ó «a, sin hacer enmienda 
alguna. 

(1) En sesión de 19 de agosto de 1S44, se aprobó como adición al art. 104 del 
Reglamento lo que sigue: 

No están inhabilitados para votar en una cuestión general los Senadores que 
tengan interés en ella como miembros de clases afectadas por esa cuestión. 



DE LAS VOTACIONES 295 



Art. 1 07. — Si en la votación verbal por si ó no hubie- 
re empate de votos, se constituirá la Cámara en comisión; 
y si discutida la proposición de este modo, se empataren 
de nuevo los votos, se tendrá por desechada. 

Art. 108' — -Cuando se votare por escrutinio, si la vo- 
tación se contrajere á aprobar ó desaprobar, se colocarán 
dos urnas en la mesa del Presidente, y se darán dos bolas, 
una blanca para la afirmativa, y otra negra para la nega- 
tiva, á cada uno de los Senadores presentes, y cada Sena- 
dor pondrá en la urna situada á la derecha del Presidente 
la bola que indicare su voto, y en la urna situada á la 
izquierda la bola restante. Terminada la emisión de votos, 
el Presidente sacará las bolas contenidas en la urna de la 
mano derecha; contará las blancas y las negras á vista 
de la Sala, y proclamará el resultado diciendo: aprobada 
ó desechada por tantos votos contra tantos, ó aprobada ó 
desechada por unanimidad. 

Art. 1 09. — Cuando en la votación por escrutinio hu- 
biere designación de personas, se distribuirán á cada Se- 
nador cédulas de una misma forma, color y tamaño; cada 
Senador escribirá en su cédula los nombres de tantas yer- 
sonas, cuantas hayan de ser las elegidas, y la depositará 
el mismo en la urna. 1 

Art. 1 10. — No se podrá elegir simultáneamente para 
dos cargos diferentes, sino cuando uno de ellos fuere su- 
plente del otro, y entonces el primero nombrado en la 
cédula se entenderá propietario y el segundo suplente. 

Art. 1 1 1 . — El Presidente sacará por sí mismo las cé- 
dulas de elección una á una, las leerá en voz alta, y las 
pasará al Secretario, el cual en vista de ellas escribirá los 
nombres en lista longitudinal, poniendo á continuación de 
cada nombre los guarismos 1, 2, 3, etc., según el número 
de sufragios que sobre él recayere, y pronunciando estos 
guarismos al mismo tiempo que los escriba. 

<S» Voto acumulativo 

Reforma del art. 109 del Reglamento. 

Artículo único. — Lo dispuesto en el art. 100 del Reglamento interior del Se- 
nado, no se aplicará á la elección de miembros de la Comisión Conservadora, que 
se hará en lo sucesivo por voto acumulativo. 



296 REGLAMENTO DE LA CÁMARA DE SENADORES 

Si se votare á un tiempo para propietario y suplente, 
se liarán dos listas longitudinales distintas. 

Art. 1 1 2. — Si ninguno de los nombrados hubiere obte- 
nido mayoría absoluta de votos de los Senadores presen- 
tes, se repetirá la votación, contrayóndola á los individuos 
que hubiesen obtenido los dos números superiores. Si de- 
finitivamente resultare empate, se recurrirá al sorteo. 

Art. 1 1 3. — Siempre que haya duda sobre el resultado 
de una votación proclamada por el Presidente, se repetirá 
la votación verbal por si ó no. Si [la votación por si ó no 
hubiere sido en la forma del art. 108, se compararán las 
bolas blancas y negras de ambas urnas, y habiendo desi- 
gualdad en el número de unas y otras entre sí ó con los 
Senadores presentes, se repetirá la votación. En las vota- 
ciones de elección, el Presidente leerá de nuevo las cédu- 
las, y el Secretario repetirá la operación indicada en el 
artículo 111. 

Art. 1 1 4. — Á ningún Senador presente es lícito el abs- 
tenerse de votar por sí ó no, excepto en los casos del 
artículo 104. 

Art. 1 1 5. — Cuando votándose por escrutinio, con de- 
signación de personas, se hubiere depositado una ó más 
cédulas en blanco, se entenderá que los Senadores que las 
han depositado adhieren al resultado de los votos de los 
demás Senadores presentes. El Secretario separará por 
consiguiente las cédulas blancas, y las agregará á la ma- 
yoría que resultare sin ellas. En caso de empate, se pro- 
cederá sin ellas á los trámites ulteriores de la elección, aun 
cuando el número de las cédulas escritas no llegare á once. 

Art. 116. — Se tendrán por cédulas blancas las que 
expresaren un voto diferente del que se pide. 

Art. 1 1 7. — Cuando el proyecto pendiente constare de 
gran número de artículos, se entenderá que la Cámara sig- 
nifica su asenso unánime á cualquiera de ellos, si después 
de leido no hubiere ningún miembro que pida la palabra 
para discutirlo. El Presidente, siempre que crea conve- 
niente recurrir á este modo extraordinario de votación, lo 
prevendrá á la Cámara; y si alguno de los Senadores se 
opusiera á ello, decidirá la Cámara. 



DEL SECRETARIO Y DEMÁS EMPLEADOS DE LA SALA 297 

TÍTULO XI 

DEL SECRETARIO Y DEMÁS EMPLEADOS EN LA SALA 

Art. 1 1 8. — El Secretario será nombrado á pluralidad 
absoluta de votos de la Sala, dentro ó fuera de su seno. 

Art. 1 1 9. — El cargo de Secretario es amovible á vo- 
luntad del Senado; y se entenderá cesar cuando el Sena- 
dor Secretario dejare de ser Senador. 

Art. 1 2 0. — Son funciones del Secretario: 

1.° Leer todas las comunicaciones y documentos pre- 
sentados á la Sala; 

2.° Extender el acta de cada sesión, expresando en ella 
todas las proposiciones y enmiendas sometidas al Senado, 
los resultados numéricos de todas las deliberaciones del 
Senado, y las órdenes que el Presidente hubiere expedido 
por sí solo á presencia de la Sala; 

3.° Redactar la correspondencia del Senado en todos 
los casos en que no se hubiere encargado de ella á una 
comisión especial; 

4.° Refrendar todos los actos firmados por el Presidente; 

5.° Llevar la correspondencia de la Cámara en los casos 
designados en el art. 21; 

6.° Hacer copiar las actas y comunicaciones de la Sala 
en los respectivos libros, llevando libros separados para 
las actas y oficios reservados; 

7.° Conservar el archivo general, y tener bajo su exclu- 
siva inspección y la del oficial mayor, el privado; 

8.° Cuidar de la biblioteca del Senado; 

9.° Proponer y separar, con acuerdo de la Sala, á los 
oficiales de pluma. 

Art. 1 2 1 . — Habrá un oficial mayor nombrado á plu- 
ralidad absoluta de votos de la Sala, á propuesta del Se- 
cretario. Sus funciones son: reemplazar al Secretario cuan- 
do no lo hubiere ó se hallare impedido, en cuyos casos 
tomará el título de Pro-Secretario; ejercer el cargo de 
archivero, y trabajar á las ordenes del Secretario y en ser- 
vicio de la Comisión Conservadora. 

38 



298 REGLAMENTO DE LA CÁMARA DE SENADORES 

Art. 1 22. — El oficial mayor es amovible á voluntad 
del Senado. 

Art. 1 23. — Habrá dos oficiales de pluma y un oficial 
de Sala nombrados por el Senado á propuesta del Secre- 
tario, y dos ordenanzas,, que se pedirán al Supremo Go- 
bierno. 

Art. 1 24. — El oficial de Sala comunicará las órdenes 
y citaciones verbales del Presidente, llevará la correspon- 
dencia de la Sala á sus destinos; introducirá y pondrá en 
manos del Presidente las comunicaciones que se trajeren 
á la Sala en actual sesión; y asistirá á todas las sesiones 
públicas para el servicio de la Sala, y para hacer que se 
guarde compostura y silencio en la barra, 

Art. 1 25. — Los cargos de oficiales de pluma son amo- 
vibles á propuesta del Secretario y con acuerdo de la Sala. 

El cargo de oficial de Sala es amovible á voluntad del 
Senado. 1 

TÍTULO XII 

DE LA OBSERVANCIA Y ENMIENDA DEL REGLAMENTO 

Art. 1 26. — Todo Senador tendrá derecho para recla- 
mar la observancia de este Reglamento; y el Presidente, 
siendo manifiesta la infracción, la hará cesar. 

Art. 127. — Si hubiere duda acerca de si la práctica 
que se acusa de irregular, es ó no conforme al Reglamen- 
to, se tomará la opinión de la Sala. 

Art. 1 28. — La Cámara no podrá alterar ningún artícu- 
lo del Reglamento, sino con las formalidades necesarias 
para la deliberación sobre un proyecto de ley. 

Art. 1 29. — El presente Reglamento se imprimirá, se 
distribuirá á los Senadores, y se comunicará al Supremo 



En Sesión de ó de enero de 18Í5.3 se aprobó como artículo adicional del Re- 
glamento de Sala, lo siguiente: 

«Todos los empleos de la redacción de sesiones del Senado, se darán en adelanto 
por certamen público.» 



DE LA OBSERVANCIA Y ENMIENDA DEL REGLAMENTO 299 

Gobierno y á la Cámara de Diputados. Los ejemplares 
sobrantes se guardarán en el archivo del Senado. 

Art. I 3 0, — De las alteraciones, modificaciones, adicio- 
nes ó explicaciones que en el Reglamento hiciere la Cá- 
mara, se llevará por el Secretario un registro particular 
que el Presidente de la Comisión Conservadora mandará 
imprimir y agregar al Reglamento vigente durante el re- 
ceso de la Cámara. 

Art. 1 3 1. — Las alteraciones, modificaciones, adiciones 
ó explicaciones de que habla el artículo precedente, se co- 
municarán también al Supremo Gobierno y á la Cámara 
de Diputados, luego que se hayan dado á la prensa. 

Art. 1 32. — El presente Reglamento empezará á regir 
desde la apertura de la próxima legislatura ordinaria ó 
extraordinaria. 

Sala del Senado, 31 de agosto de 1840. 

DIEGO ANTONIO BARROS 

Francisco Bello, 

Pro-Secretario. 



REGLAMENTO 



CÁMARA DE DIPUTADOS 

IDictado el 20 de junio de 1846 



IRIE&ID^IMiDEIISr'TO 

TÍTULO I J 

DE LAS SESIONES PREPARATORIAS 

Art. 1.° — El 15 de mayo y siguientes, si fuere necesa- 
rio, del año en que deba renovarse la Cámara, se reunirán 
en la Sala de sesiones de la Cámara de Diputados, á la 
una de la tarde, todos los ciudadanos que hubieren recibi- 
do poderes extendidos en la forma prescrita en el artícu- 
lo 73 de la ley de elecciones, que acrediten su representa- 
ción como Diputados propietarios ó suplentes. 

Reunido el número de Diputados projñetarios que re- 
quiere el artículo 54 de la Constitución, se leerá por el 
Pro-Secretario el presente título del Reglamento, y en 
seguida se procederá á nombrar, á pluralidad de votos de 
todos los presentes, sean propietarios ó suplentes, un Pre- 
sidente y un Secretario. 

El nombramiento de Presidente deberá recaer en un 
Diputado presente en la Sala. 

Art. 2.° — Luego que el Presidente electo haya toma- 
do el lugar que le corresponde, se dará cuenta de las recla- 
maciones de nulidad que hayan sido recibidas en la Secre- 
taría, en conformidad á lo que dispone el artículo 96 de la 
ley de elecciones. 

El Presidente distribuirá las reclamaciones presentadas 



(1) Este título del Reglamento fué mollificado en la forma en que ahora apare- 
ce en esta reimpresión, en sesión de 10 de enero de 1885. 



304 REGLAMENTO DE LA CÁMARA DE DIPUTADOS 

en cuatro grupos iguales en número, agregando las sobran- 
tes al último y haciendo las agrupaciones de norte á sur 
en el orden de los departamentos. 

Los poderes que se refieran á elecciones no objetadas 
constituirán un quinto grupo. 

Art. 3.° — Formados los grupos, el Presidente nombra- 
rá, de entre los Diputados propietarios presentes, un nú- 
mero igual de Comisiones, compuestas de cinco miembros 
cada una. 

El nombramiento deberá recaer, si fuere posible, en 
aquellos cuyas elecciones no estuvieran objetadas, y si no 
hubiere número suficiente de Diputados propietarios, se 
integrarán las comisiones con los suplentes de aquellos 
departamentos cuyos propietarios no estuvieren presentes. 

Se dará un número de orden á las Comisiones y á los 
grupos de poderes y se designará por sorteo el grupo so- 
bre que corresponda informar á cada Comisión. 

Art. 4.° — Las Comisiones nombradas deberán oir á los 
interesados que lo soliciten y despacharán su informe pre- 
cisamente para la primera sesión ordinaria, comprendien- 
do en él todos los poderes y reclamaciones que les hubie- 
ren sido remitidos. 

En dicha sesión la Cámara se pronunciará en primer 
lugar respecto de los poderes y elecciones que no hubieren 
sido objetados; se hará el sorteo á que se refiere el inci- 
so 2.° del artículo 73 en caso de empate, y se procederá 
en seguida á elegir Presidente y demás funcionarios que 
¡prescribe este Reglamento, pudiendo concurrir en la vo- 
tación aún los Diputados cuya elección no hubiere sido 
calificada. 

Inmediatamente se procederá en la misma forma al 
nombramiento de los Consejeros de Estado que corres- 
ponde designar. 

Art. 5.° — Los poderes que se presentaren después de 
la sesión preparatoria serán examinados por la Comisión 
respectiva si no hubiere reclamación de nulidad respecto 
de la elección. 

Si la elección estuviere objetada, serán examinados por 
la Comisión á que hubiere correspondido el primer grupo 
de elecciones objetadas. 



DE LOS DIPUTADOS 3Ü5 



Art. 6.° — Hasta el 20 de junio la Cámara celebrará 
sesiones diarias en los días no feriados, de dos horas por 
lo menos, destinadas á la calificación de las elecciones res- 
pecto de las cuales hubiere reclamación de nulidad ó res- 
pecto de las que se hicieren objeciones por cualquier Dipu- 
tado, antes de ser aprobadas. En este examen se comenzará 
de norte á sur en el orden de los departamentos. 

Art. 7.° — Si el 20 de junio no se hubiere terminado la 
calificación de todas las elecciones, por cualquier motivo 
que sea, el Presidente citará á la Cámara á sesión diaria- 
mente en los días no feriados, desde las doce del día hasta 
las cinco de la tarde, hasta que se termine la calificación 
de todas las elecciones. Estas sesiones se destinarán exclu- 
sivamente á la calificación de las elecciones. 

Si durante este tiempo fuere necesario, á juicio del Pre- 
sidente, destinar sesiones para el despacho de otros nego- 
cios, éstas tendrán lugar también diariamente de ocho á 
diez de la noche, con excepción de los días feriados. 

Art. 7.° bis. — Después de pronunciados tres discursos 
sosteniendo la nulidad de una elección y otros tres soste- 
niendo su legalidad, deberá declararse cerrado el debate 
si diez ó más Diputados lo pidieren. 

Formulada la petición para cerrar el debate, se proce- 
derá á votarla sin discusión alguna. 

TÍTULO II 

DE LOS DIPUTADOS 

Art. 8." — Los Diputados al tiempo de recibirse de su 
cargo, prestarán juramento ante el que presidiere la se- 
sión, siendo interrogados con arreglo á la siguiente fórmu- 
la: — ¿Juráis por Dios y estos Santos Evangelios guardar la 
Constitución del Estado; desempeñar fiel y legalmente el 
cargo que os ha confiado la Nación; consultar en el ejercicio 
de vuestras Junciones sus verdaderos intereses, y guardar 
sigilo acerca de lo que se tratare en sesiones secretees? — ■ 
Contestando el ^Diputado — sí juro, el Presidente agrega- 
rá: — Si así no lo hiciereis, que Dios, testigo de vuestras pro- 
mesas, os lo demande. 

39 



306 REGLAMENTO DE LA CÁMARA DE DIPUTADOS 

Art. 9.° — En el acto de prestarse juramento, se pon- 
drán de pié todos los Diputados y demás ¡personas que se 
hallaren presentes. 

Art. 10. — Los Diputados no formarán cuerpo fuera 
de la Sala de sus sesiones, á menos que sea para reunirse 
ambas Cámaras en los casos que previene la Constitu- 
ción. 

Art. 1 1, — Si en algún caso se les impidiere por la 
fuerza reunirse en el lugar designado para sus sesiones, 
la mayoría de los Diputados podrá hacerlo en cualquier 
otro lugar. 

Art. 1 2. — Los Diputados no podrán ausentarse del lu- 
gar de las sesiones, sin dar previo aviso al Presidente de 
la Cámara, indicándole el lugar en que van á residir y el 
tiempo que se proponen estar en él. 

Art. 1 3. — Si la ausencia pasare de quince días ó fuere 
por tiempo indefinido, el aviso lo darán á la Cámara para 
que resuelva lo conveniente. 

Art. 14. — Los Diputados que dejaren de asistir á cua- 
tro sesiones consecutivas, sin dar aviso ni alegar excusa 
fundada de su inasistencia, sufrirán la pena de que sus 
nombres se inserten en el acta respectiva, y se anuncien 
por los periódicos sus faltas. 

Art. 1 5. — La Cámara, y en su defecto la minoría reu- 
nida para sesión ordinaria, ó en virtud de legítima convo- 
cación extraordinaria, tiene facultad para compeler á los 
Diputados á la asistencia, imponiéndoles multas, detención 
personal ú otro apercibimiento cualquiera. 

Art. 1 6. — El Presidente de la Cámara, ó el que haga 
sus veces, es competente para llevar á efecto el acuerdo, 
valiéndose de los medios de acción que franquean las 
leyes. 

Art. 1 7. — La Cámara en ningún caso podrá dar licen- 
cia á tal número de Diputados, que queden menos de las 
tres cuartas partes de los electos. 

Art. 1 8. — Ningún Diputado suplente podrá incorpo 
rarse á la Cámara, sin que previamente se haya calificado 
por ella la imposibilidad del propietario para la asistencia, 



DEL PRESIDENTE 307 



y sin que la misma Cámara acuerde la citación del su- 
plente. a 

Art. 19. — Cuando un Diputado suplente estuviere en 
el ejercicio de sus funciones, no podrá presentarse á ejer- 
cerlas el propietario, si en la sesión anterior no hubiese 
anunciado á la Cámara que ha cesado el motivo de su ina- 
sistencia. 

Art. 20. — Siempre que por muerte, por declaración 
de nulidad de alguna elección ó por cualquier otro motivo, 
no hubiese Diputado, ni suplente, por algún departamen- 
to, el Presidente de la Cámara, con acuerdo de ella, lo 
avisará al de la República. 

Art. 21. — Cuando falleciere algún Diputado durante 
el ejercicio de las funciones de la Legislatura, nombrará 
la Cámara de su seno una Comisión de honor que presida 
los funerales, lo cual se pondrá también en conocimiento 
del Presidente de la República. 

TÍTULO III 

DEL PRESIDENTE 

Art. 22. — La Cámara nombrará un Presidente, un pri- 
mer Vice-Presidente y un segundo Vice-Presidente á 
pluralidad absoluta de sufragios, y la duración de estos 
cargos será de un mes. 2 

Art. 23. — El Presidente y Vice-Presidente cesantes 
podrán ser reelegidos. 

Art. 24. — El nombramiento de Presidente y Vice- 
Presidente se avisará al Presidente de la República y á 
la Cámara de Senadores. 

Art. 25. — El Presidente y Vice-Presidente tomarán 
asiento en la testera de la Sala, ocupando el primero la 
derecha. 



(1) En sesión de 7 de junio de 1879, se acordó citar á los Diputados suplentes 
siempre que los propietarios faltasen" á cuatro sesiones consecutivas, sin dar aviso. 
— Este acuerdo se renovó en 1882. 

(2) Este artículo fué modificado en los términos en que apareee en esta reimpre- 
sión, en sesión de 30 de junio de 1S74. 



308 REGLAMENTO DE LA CÁMARA DE DIPUTADOS 

Art. 26. — El Presidente no tendrá en la Sala trata- 
miento alguno especial: se le dirigirá la palabra en terce- 
ra persona como á los demás Diputados; jDero en l as co- 
municaciones oficiales tendrá el de Excelencia. 

Art. 27. — El Presidente no podrá dirigir ni contestar, 
por escrito ó de palabra, comunicación alguna á nombre 
de la Cámara sin previo acuerdo de ella. 

Art. 28. — Las funciones del Presidente son: 
1. a Abrir, suspender y cerrar la sesión. 
2. a Mantener el orden en la Sala, y hacer que se obser- 
ve compostura y silencio. : 



<i> Bteslamentu ¡>;iím iu asistencia A la barra «le la Cámara <Ie Diputados/ acordado 
en sesión lie ti íle julio ale 1S5S 

Art. 1.° La entrada á la barra de la Cámara de Diputados se concederá al arbi- 
trio de los miembros de la misma Cámara, dándose al efecto á cada Diputado en 
ejercicio de sus funciones dos boletos con su respectivo nombre impreso y con el 
sello de tinta ó lacre que se estampare en la Secretaría. 

Art. 2.° Habrá un encargado especial establecido en el lugar conveniente para 
que reciba los boletos y permita la entrada. 

Art. 3.° Este encargado podrá ser uno de los empicados de la Secretaría de la 
Cámara ó un individuo extraño que designará la Comisión de Policía Interior: 
será remunerado con diez y siete pesos veinticinco centavos mensuales durante las 
sesiones, que se pagarán con fondos destinados á gastos de Secretaría mientras 
dicha remuneración no sea considerada en el respectivo presupuesto. 

Art. 4.° Es obligación del encargado devolver á los Diputados en mano propia 
(') por pedido, bajo su firma, los boletos que hubieren servido en sesión pasada 
para que puedan servir en las siguientes. 

Art. 5." Los Diputados que no asistan á una sesión no tendrán boletos de en- 
trada á la barra para la sesión siguiente. 

Art. 6.° Cuando un Diputado quisiere ceder su boleto permanentemente, de- 
jará en la Secretaría el nombre del individuo á quien lo da, y para que éste entre 
bastará que presente su boleto al encargado de recibirlo. 

Art. 7. u Se dará boletos especiales de entrada á los miembros del cuerpo diplo- 
mático, Diputados suplentes que no funcionen, miembros de cualquiera de las Mu- 
nicipalidades, comisionados de periódicos y empleados de la Cámara, listos bole- 
tos servirán para toda una legislatura. 

Art. S." El recinto central de la Sala en que actualmente celebra sus sesiones 
la Cámara, quedará reservado para las personas indicadas en el artículo anterior. 

Art 9.° Se colocarán bancas en todo el espacio de la Sala destinado para los 
individuos que asistan á las sesiones. 

Art. 10. Ningún individuo de los que concurran á la barra podrá estar de pié 
durante la sesión. 

Art. 11. Es prohibido á los individuos que concurran á la Sala todo signo de 
aprobación ó desaprobación durante la sesión. 

Art. 12. En el caso de infracción del artículo anterior, el Presidente déla Pala 
mandará despejar la barra, y si no fuere obedecido en el acto, levantará la sesión, 
sea cual fuere el estado en que se encuentre. 

Art. 13. Cuando en virtud de lo dispuesto en el artículo anterior se levantare 
la sesión, el Presidente prohibirá por tres sesiones consecutivas la entrada á todo 



DEL PRESIDENTE 309 



3. a Fijar las proposiciones que hayan de discutirse por 
la Cámara; ordenar se reciba la votación, luego que no 
haya Diputado que sobre el asunto de que se trata quiera 
tomar la palabra; cuidar de la exactitud en el cómputo de 
los votos, que bajo su inspección hará el Secretario, y pro- 
clamar las decisiones de la Cámara. 

4. a Conceder la palabra á los Diputados en el orden en 
que la pidieren, y pidiéndola dos á un tiempo, concederla 
á su arbitrio. 

5. a Llamar á la cuestión al Diputado que se desvíe de 
ella, llamar al orden al que en sus expresiones faltare á él: 
y si reconvenido hasta por tercera vez no obedeciere, in- 
timarle, con acuerdo de la Cámara, que se retire. 

6. a Pedir, con acuerdo de la Cámara, el auxilio de la 
fuerza y ordenar el uso de ella, para hacer cumplir las 
providencias de orden que la Cámara estimare necesarias. 

7. a Dar curso, con arreglo á la Constitución y á este 
Reglamento, á los negocios que se presenten en la Sala. 

8. a Nombrar las Comisiones y reintegrarlas con acuer- 
do de la Cámara. 

9. a Firmar las minutas y copias de actas y las comuni- 
caciones que sea necesario dirigir al Presidente de la Re- 
pública, ó á los Ministros Secretarios del Despacho, á la 
Cámara de Senadores, á los Tribunales Superiores de 
Justicia, á los Reverendos Arzobispos y Obispos, á los In- 
tendentes de provincia y Jefes militares. ' 

10. Citar á sesión extraordinaria, cuando lo estimare 
necesario, cuando el Poder Ejecutivo lo invite, ó cuando 



individuo á la Sala de sesiones, quedando sólo las personas á que se refiere el ar- 
tículo 7.° 

Pero si la falta hubiere sido cometida por individuos determinados que puedan 
designarse, el Presidente se limitará á excluir á éstos de la asistencia de la barra 
por el tiempo que juzgue conveniente, sin perjuicio de mandarlos á disposición del 
juez competente para que los juzgue, si á su juicio los actos efectuados diesen mé- 
rito para ello. En este caso no tendrá lugar la prohibición de asistencia al resto 
de la barra. 

Art. 14. Si ocurriere agrupamiento ó desorden que hagan ilusorios los efectos 
del presente acuerdo y tiendan á perturbar la regularidad de las sesiones y faltar 
al respeto debido á la Cámara, el Presidente está autorizado para emplearla fuerza. 

Santiago, 7 de julio de 185S. — Manuel Valenzuula Castillo, presidente. — 
Francisco S." Puclma, secretario. 

(1) En sesión de 16 de julio de 1881, resolvió la Cámara que el Secretario ilu- 
diera, en nombre de las Comisiones, comunicar directamente los acuerdos de éstas 
á los Ministros de Estado. 



310 REGLAMENTO DE LA CÁMARA DE DIPUTADOS 

algún Diputado lo pida: en este último caso no podrá ha- 
cerlo sin el apoyo de la quinta parte de los Diputados. 

11. Cuidar de la puntual observancia de este Regla- 
mento. 

12. Calificar por sí solo los negocios de que deba darse 
cuenta en sesión secreta. 

13. Velar sobre la seguridad y arreglo del archivo y 
libros. 

Art. 29. — Siempre que alguno de los Diputados recla- 
me contra cualquiera de los actos ó disposiciones del Pre- 
sidente, deberá este pedir la resolución de la Cámara. 

Art. 30. — El Presidente, para conservar el orden en 
la Sala, llamar á él á los Diputados, y para abrir y cerrar 
las sesiones, usará de la campanilla. 

Art. 3 1 ■ — Cuando el Presidente, como Diputado, quie- 
ra hacer uso de la ¡palabra, la pedirá al Vice-Presidente. 

Art. 32. — Por ausencia ó enfermedad del Presidente, 
ejercerá sus funciones el Vice-Presidente, y en defecto de 
ambos, el último de los que hubieren desempeñado el car- 
go de Presidente ó Vice-Presidente, y se hallare presente. 

TITULO IV 

DE LAS COMISIONES 

Art. 33. — Para facilitar el curso y despacho de los 
negocios, habrá ocho Comisiones permanentes, compuesta 
cada una de cinco ó siete Diputados elegidos por la Cá- 
mara á propuesta del Presidente. — La primera Comisión 
se denominará de Elecciones, calificadora de peticiones. 

La segunda, de Constitución, Legislación y Justicia. 

La tercera, de Gobierno y Relaciones Exteriores. 

La cuarta, de Hacienda é Industria. 

La quinta, de Guerra y Marina. 

La sexta, de Educación y Beneficencia. 

La séptima, de Negocios Eclesiásticos. 

La octava, de Policía Interior. 

Esta última se compondrá siempre del Presidente, Vi- 
ce-Presidente y Secretario; pero el Secretario no tendrá 
voto en ella sino cuando fuere miembro de la Cámara. 



DE LAS SESIONES Y ORDEN DE LAS MATEKIAS, ETC. 311 

Art. 34. — El Presidente, con acuerdo de la Cámara, 
podrá encargar el examen de un asunto á dos ó más Co- 
misiones reunidas, ó nombrar Comisiones especiales j)ara 
los trabajos que en su concepto lo exigieren. 

Art. 35, — Cada Comisión nombrará de entre sus miem- 
bros un Presidente y un Secretario, quienes responderán 
de los documentos que se les presentaren. 

Art. 36. — Corresponde á las Comisiones preparar to- 
dos los datos, ó comprobar los hechos que necesite la Cá- 
mara para su deliberación, é informar sobre los proyectos 
que se les pasen, haciendo las ilustraciones que crean con- 
venientes. — Para obtener los datos que hayan de solicitar 
fuera de la Cámara, se valdrán del conducto del Secretario 
de ella. 

Art. 37. — Nombrarán de entre sus miembros uno que 
se encargue de sostener sus proyectos en la discusión. 

Art. 38. — Los Diputados que no se conformaren con 
el voto de la mayoría de su respectiva Comisión, podrán 
presentar á la Cámara por separado su voto particular. 

Art. 39. — Ningún Diputado podrá ser obligado á per- 
tenecer á más de dos Comisiones permanentes. 

Art. 40,— La Cámara hará por conducto del Presiden- 
te los requerimientos que juzgue necesarios á la Comisión 
que retardare el despacho de los negocios. 

Art. 4 1 . — Los Diputados que no fueren miembros de 
una Comisión, podrán, sin embargo, asistir á ella y tomar 
parte en sus discusiones, pero sin voto. 

TÍTULO V 

DE LAS SESIONES Y ORDEN DE LAS MATERIAS QUE DEBEN 
TRATARSE EN ELLAS 

Art. 42. — Cada reunión particular de la Cámara de 
Diputados se denominará Sesión; la serie de sesiones no 
interrumpidas por un receso, se denomirá Legislatura ordi- 
naria ó extraordinaria, según sea, y el trienio que duran 
las funciones de los Diputados, se denominará Periodo le- 
gislativo. 



312 REGLAMENTO DE LA CÍ.MARA DE DIPUTADOS 

Art. 43. — Las sesiones de la Cámara en cada Legis- 
latura se celebrarán por lo menos tres veces en cada sema- 
na, designándose por la misma Cámara los días y horas 
convenientes. 

Cuando á la hora designada para abrir cada sesión, no 
se hallare reunido el número de Diputados que se requie- 
re para celebrarla, podrán retirarse los asistentes, levan- 
tándose una acta en donde se expresen los nombres de éstos 
y de los que hayan faltado sin avisar. 

Art. 44- — Acordados los días y horas fijas para las 
sesiones, se hará saber el acuerdo á todos los Diputados 
que no hubieren concurrido á él, y después de esto, no será 
necesario citar á ninguno para las sesiones que hubieren 
de celebrarse en tales días y horas fijas. El Presidente de 
la Cámara, sin embargo, podrá ordenar la citación y aún 
hacerla por escrito cuando lo crea conveniente. 

Art. 45, — Siempre que se acordare alguna variación 
en el orden de los días y horas de sesiones, será necesario 
avisarlo á los Diputados que no hubieren concurrido al 
acuerdo. 

Art. 46. — Cuando el Presidente citare para sesión 
extraordinaria, lo hará por citación especial. 

Art. 47. — Se abrirá cada sesión poniéndose los Diputa- 
dos de pié al toque de la campanilla y pronunciando el 
Presidente estas palabras: — En el nombre de Dios, se abre 
la sesión. 

Art. 48. — En seguida el Secretario leerá el acta de la 
sesión anterior, y el Presidente preguntará si está exacta. 
Las dudas que sobre ello ocurrieren se decidirán por la 
Cámara, y con las enmiendas que se acordaren, se rehará 
el acta, y si fuere posible, se aprobará y firmará antes de 
terminar la sesión. De las discusiones y acuerdos relativos 
á estas enmiendas no se hará mención en las actas, excep- 
to cuando así lo ordenare la Cámara. 

Art. 49. — Se leerán luego las comunicaciones que se 
hubieren dirigido á la Cámara y los informes de las comi- 
siones. 

Art. 50. — El Presidente podrá suspender la sesión por 
un cuarto de hora pronunciando estas palabras: — Se sus 



DE LOS TRÁMITES 313 



pende la sesión. — La sesión suspensa sigue su curso, pro- 
nunciando el Presidente estas palabras: — Continúa la se- 
sión, y terminará ésta cuando el Presidente pronuncie 
estas palabras: — Se levanta la sesión. 

Art. 5 1 . — Al concluir la sesión el Presidente anuncia- 
rá á la Cámara los asuntos que quedan designados para la 
siguiente. 

Art. 52. — Los asuntos serán designados en este orden: 

1.° Los iniciados por el Poder Ejecutivo; 

2.° Los iniciados por la Cámara de Senadores; 

3.° Las mociones ó proyectos de los Diputados; 

4.° Los asuntos presentados á la consideración de la 
Cámara por cualquiera de las otras autoridades ó corpo- 
raciones. 

La Cámara, sin embargo, podrá acordar la preferencia 
á cualquier asunto, según su importancia, 

Las solicitudes de los particulares serán consideradas 
en los días que acordare la Cámara, según el orden de las 
fechas en que le hubieren sido presentadas. 

Art. 53. — Para pasar de la consideración de un asun- 
to á la del inmediato, no será necesaria la terminación del 
trámite en que actualmente se halle el primero. 

Art. 54. — Siempre que la presencia de algún Diputa- 
do fuere necesaria para las discusiones ó acuerdos de la Cá- 
mara, el Presidente podrá prohibirle que se retire, á menos 
que alguna grave causa, ajuicio del Presidente, lo exija. 

título vi 

DE LOS TRÁMITES 

Art. 55. — Los mensajes que dirigiere á la Cámara el 
Presidente de, la República, las mociones de los Diputa- 
dos, y en general, todo proyecto de ley ó de decreto que se 
iniciare en ella, se leerá por dos veces consecutivas en di- 
ferentes sesiones, y se pasará en seguida á la Comisión 
que corresponda, según la naturaleza del asunto. ' 

(1 ) En sesión de 7 de junio do 1S70, se acordó omitir la segunda lectura de los 
mensaje?, mociones, proyectos, etc., y considerar como segunda lectura su publi- 
cación en el Diario Oficial. — Este mismo acuerdo se renovó en sesión de C de junio 
de 1ÍS82. 

40 



314 REGLAMENTO DE LA CÁMARA DE DIPUTADOS 

Art. 56. — Los proyectos de ley ó de decreto aproba- 
dos por la Cámara de Senadores, se remitirán á Comisión 
con una sola lectura. 

Art. 57. — En ninguna de las dos lecturas se permitirá 
debate; pero el autor del proyecto ó la persona encargada 
de sostenerlo, podrá hacer sobre él las explicaciones ó 
ilustraciones que tenga por conveniente. 

Art. 58. — Cuando el proyecto, mensaje ó moción fuere 
extenso, la Cámara puede omitir el trámite de lectura, 
ordenando la publicación de la pieza. 

En este caso no podrá correr ésta sus trámites, mientras 
no se haya repartido impresa á los Diputados. 

Art. 59. — En los casos en que el proyecto sometido á 
la Cámara sea notoriamente obvio y sencillo, ó de tan pe- 
rentoria urgencia que no permita demora, podrá omitirse 
también el trámite de Comisión, si la Cámara lo acordare 
así por mayoría absoluta, y entonces el asunto se pondrá 
á discusión sobre tabla. 

Art. 60. — Los informes de las Comisiones se leerán el 
día de su presentación á la Cámara, y por el mismo hecho 
quedará en tabla el asunto sobre que versan, para que sea 
considerado á su turno. 

Art. 61. — Todo proyecto de ley ó de decreto se 
someterá primero á una discusión general con el objeto 
de admitirlo ó desecharlo en su totalidad, consideran- 
do sólo el ¡pensamiento fundamental ó matriz que con- 
tiene. 

Art. 62. — Si fuere desechado, se devolverá al autor y 
no podrá ser presentado de nuevo en aquella legislatura: 
si fuere admitido, se pondrá en discusión particular para 
las sesiones siguientes. 

Art. 63. — La discusión particular tiene por objeto 
examinar el proyecto en sus detalles, y aprobar, modificar, 
ó reprobar cada uno de sus artículos. 

Art. 64. — Si no se hiciere oposición, ni se propusiere 
modificación alguna, el artículo sometido á examen se pon- 
drá desde luego á votación. 

Art. 65. — Habiendo oposición ó modificaciones pro- 



DE LOS TRÁMITES 315 



puestas, quedará para segunda discusión en la sesión in- 
mediata. 1 

Art. 66. — Siempre que un proyecto ó artículo sea 
puesto en discusión, no se entenderá terminada ésta sino 
cuando todos los Diputados que quieran tomar la palabra 
hayan hablado las veces que permite este Reglamento. 

Art. 67. — Antes de dar una discusión por concluida, 
debe el Presidente invitar por dos veces á los Diputados 
para que hagan uso de la palabra, y si ninguno respondie- 
re á su invitación, declarará la discusión por concluida 
para proceder al trámite que corresponda. 

Art. 68. — Terminada la segunda discusión, el artículo 
se pondrá á votación. 

Art. 69. — No se dará tercera discusión particular sino 
cuando la Cámara lo acuerde por mayoría. 

Art. 70. — Cuando el proyecto de ley ó de decreto 
conste de un solo artículo, podrá omitirse el trámite de 
discusión particular, si la Cámara lo acordare así por una- 
nimidad de votos. 

En este caso, la única discusión versará sobre el fondo 
y la redacción del proyecto. 

Art. 7 1 ,— Una discusión puede prolongarse por dos ó 
más sesiones. 

Art. 72. — La discusión de un proyecto no termina- 
da en una legislatura, podrá continuarse en la siguiente. 

Art. 73. — -Ningún proyecto, una vez sometido á la 
Cámara, podrá ser retirado sin su permiso. 

Art. 74. — Aprobado ó desechado un proyecto de ley 
ó un artículo, no podrá abrirse discusión sobre él. 

Art. 75. — Ningún acuerdo de la Cámara, se comuni- 
cará al Presidente de la República ó al Senado, sino des- 



(1) Habiéndose pedido en sesión de 6 de enero de 1883, segunda discusión para 
una modificación introducida por el Senado en un proyecto acordado por la Cáma- 
ra de Diputados, se formuló la siguiente proposición: 

«Tratándose de proyectos que la Cámara revisora devuelve modificados ¿basta 
que un solo diputado pida segunda discusión de las modificaciones para que ella 
tenga lugar?» 

Puesta en votación esta proposición, resultaron 14 votos por la afirmativa y 22 
por la negativa. 



316 REGLAMENTO DE LA CÁMARA DE DIPUTADOS 

pues de aprobada el acta de la sesión en que se celebró, 
salvo el caso en que la Cámara disponga lo contrario. 

Art. 76. — El proyecto de ley ó de acuerdo que ha 
tenido su origen en la Cámara de Diputados, pasará al 
Senado con los documentos y antecedentes que hayan 
obrado en la discusión; y devuelto que sea á esta Cámara 
aprobado en su liltimo trámite, será comunicado al Presi- 
dente de la República, quedando archivados los originales. 

Art. 77. — Las solicitudes de particulares pasarán á la 
Comisión de Peticiones inmediatamente después que el 
Secretario dé cuenta de ellas á la Cámara. 

Art. 78. — Cuando la Comisión hallare que correspon- 
de á la Cámara entender en la solicitud, revestirá el expe- 
diente de las piezas ó documentos necesarios para compro- 
bar los hechos que dan mérito á ella, é informará solamente 
sobre la competencia. 

Art. 79. — Leido el informe de la Comisión y hecha 
relación del expediente por el Secretario, será consultada 
la Cámara, primeramente sobre su competencia, y en se- 
guida, siendo la solicitud sobre pensión de gracia, se le 
consultará si los hechos ó servicios en que la solicitud se 
funda, han empeñado la gratitud de la Nación para con 
el peticionario. 

Art. 80. — Resueltas ambas cuestiones por la afirmati- 
va, correrá el memorial los trámites de un proyecto de ley. 
Si se resolviere en contrario cualquiera de las dos, el me- 
morial será devuelto á su dueño, y no podrá ser presenta- 
do de nuevo en aquella legislatura. 

Art. 81. — Cuando algún Diputado acogiere bajo su 
patrocinio una solicitud aún no desechada por la Cámara, 
se le darán los trámites de una moción. ' 

Art. 82. — Para los simples acuerdos de la Cámara que 
no tienen el carácter de proyectos de ley ó decreto bastará 
una discusión, á menos que algún Diputado solicitare se- 
gunda. 



(1) En sesión de 6 de junio de 1882, se acordó que las solicitudes particulares 
patrocinadas, pasaran ¡i Comisión, teniéndose como segunda lectura la publica- 
ción del acta en que se haya dado cuenta de ellas. 



DE LAS DISCUSIONES 317 



TITULO VII 



DE LAS DISCUSIONES 



Art. 83. — Todo proyecto de ley ó decreto que se so- 
metiere á la Cámara, deberá presentarse por escrito en los 
mismos téminos en que se quiere sea aprobado por ella. 

Art. 84, — Si el proyecto contuviere varias disposicio- 
nes, se redactará de manera que cada disposición esté con- 
signada en artículo separado. 

Art. 85, — Los artículos deberán contener en términos 
precisos el mandato, prohibición ó regla que se va á erigir 
en ley, sin mezclar las razones ó motivos en que se funde. 

Art. 86, — De los diversos asuntos pendientes en la 
Cámara, deben ser puestos en discusión los que estén de- 
signados en la orden del día para tratarse en sesión deter- 
minada, prefiriendo unos á otros en el orden en que hayan 
sido anunciados. 

Para alterar esta regla será preciso un especial acuerdo 
de la Cámara. 

Art. 87. — Cuando la Comisión informante haya refun- 
dido un proyecto en otro redactado por ella, se adoptará 
éste para la discusión particular; y las disposiciones del 
proyecto preterido se tendrán por indicaciones hechas al 
que se prefiriese. 

Art. 88, — -Sometido un proyecto ó proposición á la 
Cámara, se guardará rigorosamente la unidad del debate, 
y no podrán admitirse indicaciones, sino para los objetos 



siguientes: 



1.° Para suspender la sesión ó reclamar cualquiera otra 
providencia de orden; 

2.° Para diferir la discusión indefinida ó temporalmente; 

3.° Para proponer una cuestión previa; 

4.° Para pasar el asunto de nuevo á Comisión; 

5.° Para dividir un artículo complejo, ó para hacer en 
él adiciones, supresiones ó enmiendas. 

Art. 89, — Las indicaciones contenidas en los cuatro 
números primeros del artículo precedente se discutirán 



318 REGLAMENTO DE LA CÁMARA DE DIPUTADOS 

previamente. Las indicaciones que expresa el número 5.° 
se discutirán conjuntamente, salvo el caso en que la com- 
plicación de ellas exija proceder por partes. 

Art. 90. — Al Presidente toca resolver sobre el parti- 
cular, designando en este caso el orden en que deben con- 
siderarse las diversas indicaciones. 

Art. 9 1 . — Toda enmienda ó sub-enmienda se presen- 
tará escrita por su autor, ó se formulará por el Secretario. 

Art. 92. — Si por las dificultades que ofrezca la materia 
ó la redacción del proyecto llegare á hacerse embarazosa 
la discusión, la Cámara podrá resolverse en Comisión gene- 
ral, y en tal estado, cesarán las formalidades prevenidas 
para las discusiones por este título, quedando la Cámara 
bajo las prescripciones de la prudencia ó del buen sentido 
de sus miembros. 

Art. 93. — El Presidente, siempre que lo crea conve- 
niente, volverá á constituir la Cámara en sesión para apro- 
bar ó reprobar el proyecto. 

Art. 94. — También puede la Cámara remitir de nuevo 
el proyecto á Comisión para que se redacte con arreglo á 
las indicaciones que hayan prevalecido en la Sala. 

Art. 95. — Estando pendiente la aprobación de un ar- 
tículo, puede no obstante pasarse á otro que no tenga rela- 
ción con él. 

Art. 96. — Los Diputados que quieran tomar parte en 
la discusión deberán pedir la palabra al Presidente, y no 
podrán hacer uso de ella mientras no se les haya concedi- 
do. Terminarán sus discursos con la fómula: — He dicho. 

Art. 97. — Cuando algún Diputado hubiere de comba- 
tir un proyecto en sus bases fundamentales ó en alguna 
de sus disposiciones principales, deberá inscribir su nom- 
bre en un registro que con este objeto se llevará en la 
Secretaría, á lo más tarde en la sesión precedente á aque- 
lla en que el asunto deba discutirse. 

Lo dispuesto en este artículo no quita á los Diputados 
la libertad que tienen de discutir ú oponerse en el acto 
mismo de la discusión, á cualquier proj-ecto de que la Cá- 
mara se ocupare. 

Art. 98, — Ningún Diputado podrá hablar más de dos 



DE LAS DISCUSIONES 319 



veces sobre un mismo proyecto ó artículo de proyecto, en 
cada una de las discusiones ií que se le someta. Pero le 
ser á permitido rectificar hechos incorrectos, ó proponer 
un enmienda ó sub-enmienda al artículo en discusión. 

Art. 99. — El autor del proyecto, ó la persona encar- 
gada de sostenerlo, podrá tomar la palabra por tercera vez. 

Art. 1 00. — El Diputado que habla debe dirigir la pa- 
labra al Presidente. 

Art. 101. — La mención ó referencia que un Diputado 
haga de otro en actual sesión, ó de cualquier otro funcio- 
nario de la República, será siempre en tercera persona, y 
sólo cuando la claridad lo exija absolutamente lo designa- 
rá por su nombre. 

Art. 1 02. — En todo caso los Diputados se darán mu- 
tuamente el tratamiento de honorables. 

Art. 1 03. — Los Ministros Secretarios del Despacho 
y las Comisiones del Senado que asistieren á la Cámara á 
sostener proyecto de ley, tomarán asiento entre los Dipu- 
tados y se someterán en todo á las formalidades de este 
Reglamento. 

Art. 1 04. — Corresponde al Presidente, procediendo 
de oficio ó por reclamo de cualquier Diputado, hacer guar- 
dar el orden en las discusiones. 

Art. 1 05. — Son faltas al orden: 

1. a Tomar la palabra sin haberla otorgado el Presiden- 
te, ó tomarla mayor número de veces de las que permite 
este Reglamento; 

2. a Salir de la cuestión sometida á examen; 

3. a Interrumpir al Diputado que habla, ó hacer ruido 
para perturbarlo en su discurso; 

4. a Dirigir la palabra á la barra ó á los Diputados di- 
rectamente; 

5. a Faltar al respeto debido á la Cámara ó á los Dipu- 
tados con acciones ó palabras descomedidas; por imputa- 
ciones á cualquiera persona ó funcionario de dentro ó de 
fuera de la Cámara, atribuyéndule intenciones ó senti- 
mientos opuestos á sus deberes. 

Art. 1 06, — Pero no se reputará tal la inculpación de 



320 REGLAMENTO DE LA CÁMARA DE DIPUTADOS 

desacierto, negligencia ó incapacidad á los funcionarios; ni 
la censura de sus actos oficiales como opuestos á las leyes 
ó al bien público. 

TÍTULO VIII 

DE LAS VOTACIONES 

Art. 1 07. — Para proceder á votación, se llamará á los 
Diputados que estuvieren fuera de la Sala. 

Art. 1 08. — El Secretario leerá en alta voz la proposi- 
ción por que se va á votar. 

Art. I 09. — Habiendo indicaciones incompatibles con 
la proposición original, se votarán primero aquéllas. 

Art. 1 1 0. — Habiendo varias enmiendas ó indicaciones 
concurrentes, designará el Presidente el orden en que de- 
ben ser puestas á votación. 

Art. 1 1 1 . — La proposición original se someterá al fin 
con las enmiendas ó supresiones aprobadas, en la misma 
forma que lia de quedar consignada en la ley. 

Art. 1 1 2. — Las votaciones pueden ser públicas ó se- 
cretas. 

Art. 1 1 3, — En las votaciones públicas los Diputados 
expresarán sus votos uno á uno, según el orden de asien- 
tos, principiando por el primero de la derecha, y conclu- 
yendo por el Presidente. Emplearán las palabras pre- 
cisas de sí ó no, y no se admitirán jamás votos condicio- 
nales. 

Art. 1 ] 4. — Las votaciones secretas se harán por bolas 
blancas para expresar la afirmación, y negras para la ne- 
gación, las cuales se depositarán por los Diputados en las 
urnas que han de estar preparadas al efecto. 

Art. 1 1 5. — El Presidente contará el número de votos, 
y resultando ser el mismo que hay en la Sala, verificará 
el escrutinio. 

Art. 1 1 6. — Para las elecciones, se pondrán por cada 
Diputado en una cédula los nombres de las personas que 
eligiere para los cargos vacantes, y el Presidente las leerá 



DE LAS VOTACIONES 321 



en alta voz después de haberse cerciorado de que están en 
número igual al de Diputados asistentes. J 

Art. 1 1 7. — La recepción de votos en la votación públi- 
ca, y el escrutinio en la secreta, se liará con intervención 
del Presidente, Vice-Presidente y Secretario; j>ero cual- 
quier Diputado puede acercarse á la mesa para presenciar 
la operación. 

Art. 1 1 8. — El Secretario publicará el resultado de ca- 
da votación, y el Presidente declarará por aprobadas ó 
reprobadas las proposiciones; ó por elegidas las personas, 
cuidando se lleve cuenta y razón del acuerdo. 

Art. 1 1 9. — Resultando empate quedará el asunto para 
la sesión siguiente, y si en ella volviere á resultar empate, 
se dará la proposición por desechada. 

Art. 120. — La votación, sea pública ó secreta, se repe- 
tirá cada vez que en el número de votos resultare un de- 
fecto, exceso ó irregularidad que pueda influir en el re- 
sultado. 

Art. 1 2 1 . — Cuando el exceso, el defecto ó irregulari- 
dad fuere tal que rectificada la operación no se alteraría 
el resultado, la votación se declarará valedera. 

Art. 1 22. — Habiendo dispersión de votos en una elec- 
ción, se contraerá la segunda votación á las dos personas 
que para cada cargo hubiesen obtenido mayoría respecti- 
va, y si resultare empate, decidirá la suerte. 

Art. 1 23. — Las cédulas en blanco, y las que espresa- 
ren un voto diferente del que se pide, se tendrán por no 
puestas y no viciarán la votación. 

La mayoría respectiva decidirá de la elección en este 
caso. 



(1) En sesión de 24 de agosto de 18 SO, aprobó la Cámara el siguiente artículo 
adicional de su Reglamento: 

«La eleción de miembros de la Cámara de Diputados, que deben formar parte 
de la Comisión Conservadora, según el artículo 57 de la Constitución, se hará por 
el sistema del voto acumulativo.» 

Posteriormente, el artículo único de la ley de 4 de septiembre de 1884, dispuso 
lo siguiente: 

«La elección de miembros del Senado y de la Cámara de Diputados que, según 
el artículo 57 de la Constitución, deben formar parte de la Comisión Conservado- 
ra, se hará por voto acumulativo. » 

41 



322 IÍEGLA5IEXT0 DE LA CÁMARA DE DIPUTADOS 

Art. 1 24. — Ningún Diputado presente en la discusión 
ó parte de ella podrá excusarse de votar. 

Art. 1 25, — No tendrán voto los Diputados en los ne- 
gocios que interesen directa ó personalmente á ellos, á sus 
ascendientes y descendientes, á sus esposas ó á sus parien- 
tes colaterales hasta el cuarto grado civil de consanguini- 
dad y tercero de afinidad inclusive. 

Art. 1 26. — Pero no se entenderán inhábiles para votar 
en asuntos que interesen al gremio ó profesión á que per- 
tenecieren. 

Art. 1 27. — Proclamada la votación, no se dará lug-ar 
á ninguna alegación de equívoco ó engaño. 

Art. 1 28. — Comenzada una votación, no podrá tomar 
la palabra ningún Diputado, ni se permitirá otra preten- 
sión que la de repetir la lectura de la proposición en tabla. 

Art. 1 29. — Cuando el proyecto pendiente constare de 
gran número de artículos, se entenderá que la Cámara 
significa su asenso unánime á cualquiera de ellos, si des- 
pués de leido y de hecha por el Presidente la invitación 
de que habla el artículo 67, no hubiere ningún Diputado 
que pida la palabra para discutirlo. 

Art. 1 30. — El Presidente no podrá recurrir á este me- 
dio extraordinario de aprobación, sino con previo y uná- 
nime acuerdo de la Cámara; pues siempre que algún Di- 
putado pida votación explícita, la habrá. 

Art. 131. — Cualquier Diputado tiene derecho para 
pedir que su voto particular se inserte en el acta. 

TÍTULO IX 

DE LAS INTERPELACIONES 

Art. I 32. — Cuando algún Diputado quisiere hacer in- 
terpelaciones á los Ministros Secretarios del Despacho 
sobre materias que no conciernan al asunto puesto en dis- 
cusión, lo anunciará á la Cámara, y el Presidente lo apla- 
zará para la sesión inmediata, ú otra posterior en que el 
Ministro se prestare á responder. 

Art. 1 33. — Sobre la materia de la interpelación po- 



DEL SECltETARIO Y DEMÁS EMPLEADOS DE LA CÁMARA 323 

drán hablar los Diputados las veces que permite este Re- 
glamento; pero si algún Diputado pidiere pase la Cámara 
á la orden del día, y ésta lo acordare así por mayoría de 
votos, no podrá seguir adelante la discusión. 

Art. 1 34. — Las interpelaciones no se someterán á vo- 
tación, pero serán acogidos los proyectos de ley ó de de- 
creto, ó las medidas constitucionales que se propusieren á 
consecuencia, de ellas. 

TÍTULO X 

DEL SECRETARIO Y DEMÁS EMPLEADOS DE LA CÁMARA 

Art. 1 35. — El Secretario será nombrado á pluralidad 
absoluta de votos, pudiendo recaer este cargo en una per- 
sona de dentro ó fuera de la Cámara. 

Art. 1 36. — El cargo de Secretario es amovible á vo- 
luntad de la Cámara, y se entenderá cesar terminado el 
período legislativo. 

Art. I 37. — Son funciones del Secretario: 

1. a Leer todas las comunicaciones y documentos pre- 
sentados á la Cámara; 

2. a Extender las actas, expresando en ellas por orden 
alfabético los Diputados que asistieron á la sesión á que 
cada una corresponde, empezando, sin embargo, por el Pre- 
sidente; enumerando los documentos leidos en la misma 
sesión, y designando los asuntos que en ella se hubieren 
discutido, con expresión de las indicaciones propuestas y 
de todos los acuerdos de la Cámara sobre cada uno de los 
asuntos que se hayan considerado; y comprendiendo en 
general una fiel relación de todo lo sustancial que haya 
ocurrido en cada sesión; 

3. a Redactar la correspondencia en todos los casos en 
que no se hubiere encargado de ella á una comisión es- 
pecial; 

4. a Refrendar todos los actos firmados por el Presi- 
dente; 

5. a Llevar la correspondencia de la Cámara con las 
autoridades y personas no designadas en la parte 9. a del 
artículo 28; 



324 REGLAMENTO DE LA CÁMARA DE DIPUTADOS 

6. a Hacer copiar las actas y comunicaciones de la Cá- 
mara en los respectivos libros, llevando libros separados 
para las actas y oficios reservados; 

7. a Conservar el archivo general, y tener bajo su exclu- 
siva inspección y la del Oficial Mayor, el privado; 

8. a Cuidar de la biblioteca de la Cámara; 

9. a Proponer y separar, con acuerdo de la Cámara, á los 
oficiales de pluma y al de Sala. 

Art. 1 38. — Habrá un Oficial Mayor nombrado á plu- 
ralidad absoluta de votos de la Cámara, á propuesta del 
Secretario. Sus funciones son: — reemplazar al Secretario 
cuando no lo hubiere ó se hallare impedido, en cuyos casos 
tornará el título de Pro-Secretario; ejercer el cargo de 
archivero, y trabajar á las ordenes del Secretario. 

Art. 1 39. — El Oficial Mayor es amovible á voluntad 
de la Cámara. 

Art. 1 40. — Habrá dos oficiales de pluma, un oficial de 
Sala, y dos ordenanzas que se pedirán al Supremo Go- 
bierno. 

Art. 141. — El Oficial de Sala comunicará las órdenes 
y citaciones verbales del Presidente; conducirá la corres- 
pondencia de la Cámara á sus destinos; introducirá y pon- 
drá en manos del Presidente las comunicaciones que se 
trajeren á la Sala en actual sesión, y asistirá á todas las 
funciones públicas, para el servicio de la Cámara, y para 
hacer que se guarde compostura y silencio en la barra. 

Art. 1 42. — Habrá también un portero encargado del 
servicio de policía de la Sala y estará á las ordenes del 
Oficial Mayor. * 



<1> ley «le reforma «leí servicio de las Secretarias «le ambas Cámaras 

Santiago, 12 de enero de 18S3. — Por cuanto etc. 

Art. 1.° La Secretaría del Senado será servida por los siguientes empleados, 
con los sueldos que se indican: 

Un secretario, jefe de la oficina, con el sueldo anual de $ 3G00 

Un pro-secretario y tesorero, con el de 2400 

Un olicial 1.", con el de 1200 

Un id. 2.", con el de 1000 

Un oficial de sala y auxiliar de pluma, con el de 800 

Un portero primero, con el de 480 

Dos porteros segundos, cada uno con el de 360 pesos 720 

Un mayordomo del edificio del Congreso, con el de 600 



DE LA OBSERVANCIA Y ENMIENDA DEL REGLAMENTO 325 

TÍTULO XI 

DE LA OBSERVANCIA Y ENMIENDA DEL REGLAMENTO 

Art. 1 43. — Todo Diputado tendrá derecho para recla- 
mar la observancia de este Reglamento; y el Presidente, 
siendo manifiesta la infracción, lo hará cumplir. 



Art. 2.° La Redacción de sesiones del Senado será servida por los siguientes em- 
pleados, con los sueldos que se indican: 

Un redactor 1.°, jefe de la redación, con el sueldo anual de $ 2400 

Un redactor 2.°, con el de 2000 

Dos taquígrafos primeros, cada uno con el de dos mil pesos 4000 

Dos id. segundos, cada uno con el de mil ochocientos pesos 3600 

Dos id. terceros, cada uno con el de mil ochocientos pesos 3600 

Un oficial, con el de 800 

Si el empleo á que se refiere el inciso anterior fuere desempeñado por la misma 
persona que el que sirve el análogo de la otra Cámara, gozará sólo de uno de los 
sueldos y de las dos terceras partes del otro. 

Art. 3.° La Secretaría de la Cámara de Diputados será servida por los siguien- 
tes empleados, con los sueldos que se indican: 

Un secretario, jefe de la oficina, con el sueldo anual de $ 3600 

Un pro-secretario y tesorero, con el de 2400 

Un oficial 1.°, con el de 1200 

Un id. 2.°, conelde 1000 

Un id. 3.°, conelde S00 

Dos oficiales de sala y auxiliares de pluma, cada uno con el de 

ochocientos pesos 1600 

Un mayordomo, con el de 600 

Un portero primero, con el de 540 

Dos id. segundos, cada uno con el de trescientos pesos 600 (1) 

Art. 4.° La Redacción de sesiones de la Cámara de Diputados será servida por 
por los siguientes empleados, con los sueldos que se indican: 

Un redactor 1.", jefe de la redacción, con el sueldo anual de... $ 2400 

Un id. 2.°, con el de 2000 

Unid. 3.°, con el de 1500 

Dos taquígrafos primeros, cada uno con el de dos mil pesos 4000 

Dos id. segundos, cada uno con el de mil ochocientos pesos 3600 

Dos id. terceros, cada uno con el de mil seiscientos pesos 3200 

Un oficial, con el de 800 

Un portero, con el de.. 300 (2) 

(1) En la discusión de los presupuestos de 1885, se igualo el sueldo de cada uno de estos 
porteros cou el sueldo de los misinos empleados de la secretaría del Senado. 

(2) El sueldo de este empleado se elevo en los presupuestos de 1885 á 360 pesos anuales. 
-—En estos misinos presupuestos, se creó el empleo de bibliotecario de la Biblioteca del 
Congreso, con el sueldo de mil pesos anuales. 



326 REGLAMENTO DE LA CÁMAIÍA DE DIPUTADOS 

Art. 1 44« — Si hubiere duda acerca de si la práctica 
que se acusa de irregular es ó no conforme al Reglamento, 
se tomará la opinión de la Cámara. 

Art. 1 45. — No podrá alterarse ningún artículo de este 
Reglamento, sino con las formalidades necesarias para la 
deliberación sobre un proyecto de ley en esta Cámara. 

Art. 1 46. — El presente Reglamento se distribuirá im- 
preso á los diputados, y se comunicará al Supremo Go- 
bierno y á la Cámara de Senadores. 

Art. 1 47 — Las alteraciones, modificaciones, adiciones 
ó explicaciones que se hicieren á este Reglameto se comu- 
nicarán también al Supremo Gobierno y á la Cámara de 
Senadores, y se repartirán á los Diputados en la misma 
forma. 



Art. 5. 11 Los empleados de la Secretaría del Senado servirán también á la Comi- 
sión Conservadora y al Congreso Nacional, cuando, respectivamente, funcionen di- 
chos cuerpos. 

Los taquígrafos de ambas Cámaras, reunidos al efecto bajo la dirección del re- 
dactor 1.° de sesiones del Senado, servirán también á la Comisión Conservadora y 
al Congreso Nacional, en los casos á que se refiere el inciso anterior. 

Art. 6.° Los secretarios serán nombrados y removidos en conformidad á las dis- 
posiciones del Reglamento respectivo de cada Cámara. 

Los pro-secretarios serán nombrados á perpetuidad y removidos respectivamen- 
te en cada Cámara por votación secreta y mayoría absoluta de los miembros pre- 
sentes, á propuesta del secretario. 

Los demás empleados de la Secretaría serán nombrados y removidos por la res- 
pectiva Comisión de Policía Interior de cada Cámara, á propuesta del secre- 
tario. 

Los redactores de sesiones, los taquígrafos, el oficial y portero de la redacción 
serán también nombrados por la respectiva Comisión de Policía Interior de cada 
Cámara, y podrán ser removidos por la misma Comisión á propuesta del jefe de 
la redacción. 

Art. 7.° La Comisión de Policía Interior de cada Cámara dictará respectiva- 
mente los reglamentos necesarios para ordenar el servicio de los empleados de la 
Secretaría y redacción de sesiones, y podrá tomar las medidas disciplinarias y co- 
rreccionales que estime convenientes á fin de asegurar el buen desempeño de dichos 
empleados. 

Art. 8." La organización de la planta de empleados y sueldos de las redacciones de 
sesiones podrá ser variada por acuerdo de cada Cámara, respectivamente, con tal 
que el gasto total no exceda del fijado por la presente ley para cada una de aquellas. 

Art. 9.° Durante el receso de las sesionas del Congreso, los oficiales de pluma 
y de Sala y los empleados de las redacciones de sesiones de ambas Cámaras, po- 
drán ser llamados por el Presidente de la República para servir en oficinas publi- 
cas del Estallo, existentes en la capital de la República, sin remuneración especial. 

Art. 10. Queda derogada en todas sus partes la ley de 3 de agosto de 1 SH5. 

Y por cuanto, etc. — DuMINüO SANTA MaiÚA. — José Manad Balinaccda. 



DE LA OBSERVANCIA Y ENMIENDA DEL REGLAMENTO 327 

Así quedó sancionado por la Cámara de Diputados en 
sesión de esta fecha. 

Santiago, 20 de junio de 184G. 

PEDRO NOLASCO VIDAL, 

Presidente. 

Ramón Rengifo, 

Secretario. 



REGLAMENTO 



CONSEJO DE ESTADO 

Dictado el 17 de mayo de 1844 



Santiago, 17 de mayo de 181/4- 

Exigiendo el buen servicio público que se ace- 
lere el curso de los negocios en que se ocupa el 
Consejo de Estado cuanto sea compatible con el 
acierto en las resoluciones; consultando ambos 
fines, vengo en disponer, de acuerdo con el mis- 
mo cuerpo, que se observe el siguiente 

REGLAMENTO 
TÍTULO I 

DEL PRESIDENTE 

Art 1,°— Las sesiones del Consejo de Estado serán 
presididas por el Presidente de la República. En el caso de 
que algún impedimento accidental no permitiese al Pre- 
sidente de la República presidir alguna ó algunas de di- 
chas sesiones, será al efecto subrogado por los Ministros 
del Despacho ó consejeros de Estado en el mismo orden 
que previenen los artículos 74 y 75 de la Constitución. 1 

Art. 2." — Las funciones del Presidente de la Repúbli- 
ca, como Presidente de las sesiones del Consejo de Esta- 
do, son: 

1. a Designar el lugar en que el Consejo debe tener sus 
sesiones, fuera del cual no podrán los consejeros funcionar 
en cuerpo; y también los días y horas en que haya de reu- 
nirse. 



(1) La segunda parte de este artículo está hoy virtualmentc derogada por el 
artículo 102 déla Constitución vigente. 



332 HEGLAMENTO DEL CONSEJO DE ESTADO 

2. a Abrir, cerrar y suspender cada sesión con las pala- 
bras se abre, se suspende, continúa ó se levanta la sesión. 

3. a Conceder á los consejeros la palabra, no usando de 
ella el Presidente, por el orden en que la pidan, ó á su 
arbitrio si dos ó más la pidieren á un tiempo. 

4. a Disponer que el Ministro del Despacho, á cuyo 
ramo pertenezca el asunto que ha de ocupar al Consejo, 
fije las proposiciones para la discusión. 

5. a Ordenar que se tome la votación cuando no haya 
quien pida la palabra con arreglo á este Reglamento, y 
que bajo su inspección se computen los votos, y se pro- 
clame el resultado de aquélla por el secretario. 

6. a Hacer que los consejeros se contraigan en sus dis- 
cursos al asunto de que se trate, y que se proceda de con- 
formidad con el presente reglamento. 

7. a Velar para que se dé curso constitucionalmente á 
los negocios que ocurran. 

8. a Nombrar y reintegrar las comisiones de que se ha- 
blará después. 

9. a Rubricar el acta de cada sesión. 

TÍTULO II 

DEL CEREMONIAL Y TRATAMIENTOS 

Art. 3.° — Todo consejero, inmediatamente después de 
su nombramiento y antes de incorporarse al Consejo, de- 
berá prestar juramento ante el Ministro del Interior, bajo 
la fórmula siguiente: 

«¿Juráis por Dios y sus Santos Evangelios guardar la 
Constitución de la Rejxiblica y desempeñar fiel y legal- 
mente el cargo de consejero de Estado que os ha confiado 
el Supremo Gobierno, consultando los intereses naciona- 
les y guardando secreto acerca de todos los asuntos que 
se trataren en sesiones secretas?» l 

El nuevo consejero responderá sí juro, y si así no lo 
hiciere, Dios, testigo de mis promesas, me castigue. 



(1) También debe considerarse mollificado por el art. 102 de la Constitución la 
fórmula del juramento de loa consejeros de Estado. 



DE LAS COMISIONES 333 



Art. 4.° — El Consejo ó las comisiones de él que con- 
curran á las asistencias públicas con cualesquiera otras 
autoridades ó corporaciones, ocuparán el lugar que desig- 
na la resjjectiva suprema disposición. 

Art. 5.° — El tratamiento que se darán mutuamente 
los consejeros en las sesiones, será el de Señoría. 

Art. 6.° — La mención que un miembro del Consejo 
haga de otro en actual sesión, y las referencias de unos 
miembros ¡i otros, serán siempre en tercera persona, y sólo 
cuando la claridad lo exija absolutamente se designará á 
los consejeros por sus nombres. 

Art. 7.° — Los consejeros se colocarán indistintamente, 
sin orden alguno de preferencia, en la Sala en que se reú- 
nan á ejercer sus funciones. 

Art. 8.° — Ninguno de ellos podrá retirarse de la Sala 
antes de que se haya levantado la sesión á que ha concu- 
rrido, á no ser por enfermedad ú otra causa grave que indi- 
cará al Presidente. 

Art. 9.° — El consejero que por algún inconveniente 
poderoso no pueda concurrir á alguna ó á algunas sesiones, 
cuidará de ponerlo con oportunidad en conocimiento del 
Presidente y del Consejo, por sí mismo ó por medio del 
secretario del cuerpo. 

TÍTULO III 

DE LAS COMISIONES 

Art. 1 0, — Para facilitar el curso de aquellos asuntos 
que por su notable importancia ó mucha complicación exi- 
gieren ser tratados con especial circunspección, habrá en 
el Consejo cuatro comisiones permanentes, compuesta ca- 
da una de ellas de dos ó tres consejeros, á las cuales podrá 
el Presidente, cuando lo tuviere á bien, hacer informar 
sobre cualquier negocio que crea hallarse en el caso pre- 
venido en el presente artículo. 

Art. 1 1. — La primera de dichas comisiones, que será 
denominada de Gobierno y Relaciones .Exteriores, se ocu- 
pará de los asuntos que deben despacharse por el Minis- 



334 REGLAMENTO DEL CONSEJO DE ESTADO 

terio del Interior y Relaciones Exteriores: la segunda, 
de los que han de ser despachados por el Ministerio de 
Justicia, y se denominará de Justicia, Culto é Instrucción 
Pública: la tercera, de los negocios cuyo despacho corres- 
ponda al Ministerio de Hacienda, y se titulará de Hacien- 
da; y la cuarta, que será titulada de Guerra y Marina, de 
los que pertenecen al departamento de estos últimos ramos. 

Art. 12. — El Presidente podrá además encargar el 
examen de un asunto á dos ó más comisiones reunidas ó 
nombrar comisiones especiales para los trabajos que en su 
concepto lo exigieren. 

Art. 13. — Las comisiones podrán llamar á su presen- 
cia á cualesquiera individuos para adquirir de ellos datos, 
ó pedirles algún informe cuando les pareciere necesario ó 
conveniente, con tal que los llamados se presten volunta- 
riamente á comparecer é informar. 

Art. 14. — Los consejeros que no fueren miembros de 
una comisión, podrán sin embargo asistir á ella y tomar 
parte en sus discusiones, pero sin voto. 

Art. 1 5. — Los informes de cada comisión se darán al 
Consejo por escrito y firmados por todos los miembros 
que la componen, pudiendo cada uno de éstos informar 
por separado si no se conformare con el parecer de los 
demás. 

TÍTULO IV 

DE LAS SESIONES Y DEL ORDEN DE LA DISCUSIÓN 

Art. 1 6. — Para que haya sesión se necesita la presen- 
cia de siete consejeros á lo menos. 

Art. 17. — Abierta una sesión, leerá el secretario del 
Consejo el acta de la precedente, que podrá enmendarse 
si así lo acordare el cuerpo á indicación que haga alguno 
de sus miembros de haberse incurrido en algún error al 
redactarla. Una vez aprobada, será rubricada por el Pre- 
sidente y firmada por el expresado secretario. 

Art. 1 8. — Dicha acta hará especial mención de todos 
los funcionarios que concurrieron á la sesión á que corres- 



DÉ LAS SESIONES Y DEL ORDEN DE LA DISCUSIÓN 335 

ponde, empezando por el Presidente y estampando el 
nombre de los consejeros por el orden en que habla de 
ellos el art. 102 de la Constitución; enumerará los docu- 
mentos leiclos en la misma sesión, y designará los asuntos 
que en ella se hayan discutido, con exjDresión de las pro- 
posiciones, enmiendas y sub-enmiendas propuestas, y de 
los acuerdos del Consejo sobre cada uno de estos trámites. 
En general, contendrá una fiel relación de todo lo sustan- 
cial que haya ocurrido en la sesión; y si en alguna de las 
votaciones hubieren dejado de emitir sus votos uno ó más 
de los consejeros mencionados como asistentes, se expre- 
sará esta circunstancia indicando los nombres y las causas. 

Art. 19, — Tiene facultad cada consejero para exigir 
que se haga distintamente mención en el acta del voto 
que hubiere emitido sobre cualquiera materia, y aún po- 
drá presentarlo redactado para que se inserte en ella, fun- 
dándolo brevemente. 

Art. 20. — Aprobada el acta, dará sumariamente cuen- 
ta el secretario de los asuntos que se le hayan pasado por 
los diversos departamentos del despacho para que sean 
considerados por el Consejo, indicando aquel que, de entre 
ellos ó de entre los que de antemano estaban pendientes, 
haya dispuesto el Presidente que se considere de prefe- 
rencia. 

Art. 2 1 . — Inmediatamente después procederá el mis- 
mo secretario á leer ó dar noticia de todos los documen- 
tos y piezas concernientes al asunto de que el Consejo se 
va á ocupar desde luego. 

Art. 22.— En seguida, si fuere necesario, hará el Mi- 
nistro del ramo á que dicho asunto corresponde una expo- 
sición sencilla para ilustrarlo, manifestando todos los ante- 
cedentes que le sean relativos, y que convenga se tengan 
presentes, expresando, en su caso, el parecer del Gobierno 
acerca del asunto de que habla, y concluyendo por fijar el 
punto á que ha de circunscribirse la discusión. 

Art. 23. — Si la exposición á que se refiere el artículo 
anterior, hubiese dejado en oscuridad algún particular, ú 
ofrecido dudas á los consejeros, ó si hubiere alguno de 
éstos que creyere preciso mayor esclarecimiento acerca de 



33G REGLAMENTO DEL CONSEJO DE ESTADO 

algún pormenor, se podrá interpelar en breves palabras al 
Ministro que la ha hecho. 

Art. 24. — Fijada la proposición ó designado el asunto 
que ha de discutirse, cada consejero podrá hablar sobre él 
dos veces solamente en cada discusión; pero podrá usar de 
la palabra por tercera vez para proponer alguna modifica- 
ción, enmienda ó sub-enmienda de la proposición princi- 
pal, ó para emitir su juicio respecto á la modificación, en- 
mienda ó sub-enmienda propuesta. 

Art. 25. — Se entiende por proponer una modificación, 
enmienda ó sub-enmienda de una proposición, el pedir que 
ésta se adicione, ó que en ella se suprima ó altere una ó 
más palabras ó cláusulas, ó que se divida si es compleja. 

Art. 26. — Cada sub-enmienda será objeto de la deci- 
sión del Consejo antes que la enmienda sobre que recaiga, 
y cada enmienda antes que la proposición original. 

Art 27. — El Consejo se ocupará de las enmiendas y 
sub-enmiendas, habiéndose propuesto varias, por el orden 
en que se hayan presentado. 

Art. 28. — Cuando el asunto que se haya señalado co- 
mo el objeto de una sesión ó de parte de ella, sea la elec- 
ción de algunas personas á efecto de que el Consejo las 
proponga al Presidente de la República para algún desti- 
no ó con otro fin, podrán también los consejeros usar de 
la palabra con arreglo á este reglamento, para manifestar 
que la elección indicada no es legal, y para proponer el 
candidato que en sentir de cada uno reúne las cualidades 
necesarias para ser propuesto ó elegido. Esto se entiende 
fuera de los casos en que la iniciativa pertenece al Go- 
bierno. 

Art. 29. — Ningún consejero podrá hacer uso de la 
palabra una vez principiada la votación. 

Art. 30. — -Todo consejero que quiera hablar pedirá al 
Presidente la palabra; y terminará su discurso con la fór- 
mula he dicho. Mientras tenga la palabra, no podrán los 
demás interrumpirlo en ningún caso. 

Art. 31. — Cuando se presente al Consejo, por acuerdo 
de este cuerpo, algún funcionario que no sea de su seno 
ó algún particular, á informar ó á hacer alguna exposición 



DE LAS VOTACIONES 337 



colocándose en el lugar que se le designe, tomará la pala- 
bra las veces que el Presidente lo crea necesario, pidiendo 
un permiso respetuoso para hacerlo. Los consejeros po- 
drán dirigirle las preguntas que juzgaren oportunas. 

Art. 32, — -Todo asunto ó proposición tendrá dos dis- 
cusiones, una general y otra por menor, salvo aquellas 
proposiciones que fueren de tal modo indivisibles que no se 
podría fijar para la discusión por menor una que fuese dis- 
tinta de la discutida en general. 

Art. 33. — Si en una sesión no hubiesen alcanzado á 
hablar, en un asunto todos los consejeros que quieran y 
puedan hacerlo, la discusión de él deberá continuarse en 
otra ú otras. 

Art. 34. — Cuando después de fijada una proposición 
para discutirse, ningún consejero pidiere la palabra en un 
espacio moderado de tiempo, el Presidente la dará por 
por aprobada, y se pasará á la discusión de otra. 

Art. 35. — No habiendo quien pida la palabra sobre 
una proposición pendiente, acerca de la cual ya se ha ha- 
blado, se tendrá por suficientemente discutida, y se proce- 
derá á votar sobre ella. 

Art. 36. — No podrá abrirse nueva discusión sobre una 
proposición que se haya declarado estar suficientemente 
discutida, ni menos sobre la que ya se haya votado, á no 
ser que así lo disponga el Presidente, ó que lo acuerde 
el Consejo por unanimidad. 

Art. 37. — Inmediatamente antes de levantarse la se- 
sión, el secretario designará los asuntos que el Presidente 
de la República haya dispuesto que se consideren en la 
siguiente, sin perjuicio de que el Consejo se ocupe prefe- 
rentemente de otro que el mismo Presidente repute de 
superior urgencia. 



TITULO V 



DE LAS VOTACIONES 



Art. 38. — La votación se hará por la expresión verbal 
de si ó no cuando no verse sobre elección de personas. 

43 



338 REGLAMENTO DEL CONSEJO DE ESTADO 

Art. 39. — No tendrán voto los consejeros en los ne- 
gocios en que tengan interés ellos, sus ascendientes, des- 
cendientes ó consortes, ó sus colaterales hasta el cuarto 
grado civil de consanguinidad y tercero de afinidad inclu- 
sive. 

Tampoco votarán los consejeros que sean eclesiásticos 
en los asuntos criminales. 

Art. 40. — Fuera de los casos expresados en el artículo 
anterior, á ninguno de los consejeros que haya concurrido 
á la discusión de un asunto, le es lícito abstenerse de votar 
sobre él. 

Art. 41. — Los consejeros emitirán siempre sus votos 
uno á uno según el orden en que estén colocados, princi- 
piando por el que se encuentre más inmediato á la derecha 
del Presidente. 

Art. 42. — En la votación verbal el secretario, que 
mientras se hace debe llevar cuenta de los votos que se 
den por el sí y de los que se den por el no, proclamará el 
resultado, diciendo aprobada ó desechada (la proposición) 
por tantos votos contra tantos, ó aprobada ó desechada por 
unanimidad. Cuando la votación fuere sobre personas, el 
secretario proclamará igualmente sus resultados. 

Art. 43. — Siempre que haya duda sobre el resultado 
de una votación, se repetirá ésta. Lo mismo se hará cuan- 
do una votación apareciere viciada por resultar mayor ó 
menor número de votos que el que debe haber. 

Art. 44, — Cuando en una votación hubiere empate de 
votos, se distinguirán los casos siguientes: 

1.° Si el asunto sobre que se ha votado pertenece á 
aquellos en que el dictamen del Consejo es puramente con- 
sultivo, se pondrá de nuevo en discusión, y si otra vez dis- 
cutido volviere á empatarse la votación, el Presidente de 
la República resolverá en orden á él lo que tenga á bien. 

2.° Si el asunto es de aquellos en que el Presidente de- 
be proceder con acuerdo del Consejo, también se sujetará 
á una nueva discusión, y empatándose la segunda votación, 
se tendrá por desechada la proposición, sobre que se ha 
votado, excepto en los casos de indulto, en que regirá la 
regla contraria. 

3.° Si el empate de votos hubiere tenido lugar tratan- 



DEL MODO DE PROCEDER EN MATERIAS CONTENCIOSAS 339 

dose de una elección de personas, se constituirá el Conse- 
jo en comisión; y si. habiéndose discutido sobre la elección 
de este modo, resultare nuevo empate, se recurrirá al 
sorteo. 

Art. 4-5, — Si sucediere que en una votación dirigida á 
la elección de personas, ninguna obtuviere mayoría abso- 
luta de votos de los consejeros presentes, se procederá del 
modo prevenido en la última parte del artículo anterior, 
con la diferencia que habrá una tercera votación inmedia- 
tamente después de la segunda, circunscrita á los indivi- 
duos que hubieren obtenido en la segunda los dos núme- 
ros superiores. 

Art. 46„— Siempre que por razón de empate de votos 
se hubiese de discutir nuevamente un asunto, se procura- 
rá que concurran á la nueva discusión los consejeros que 
no hubieren asistido á las primeras. 

TÍTULO VI 

DEL MODO DE PROCEDER EN MATERIAS CONTENCIOSAS 

Art. 47. — Inmediatamente que se presentare al Con- 
sejo algún asunto contencioso, que según la Constitución 
deba resolver, procederá á pedir el dictamen del tribunal 
superior de justicia que corresponda, ó los informes que 
reputare necesarios para formar un juicio cabal del punto 
en cuestión; y con ellos á la vista, examinará y resolverá 
después el asunto en la misma forma que de ordinario. 

Art. 48. — Pero si el negocio contencioso de que el 
Consejo se ha de ocupar exige por su naturaleza ser ven- 
tilado en un juicio formal, tan luego como la demanda le 
sea presentada, comisionará á alguno de los letrados que 
haya en el cuerpo, á fin de que cite á las partes, las oiga, 
reciba sus pruebas ó dé al juicio la tramitación que por 
las respectivas leyes deba dársele, con arreglo á su clase; 
hasta que se encuentre en estado de sentencia. El miem- 
bro en comisión presentará el proceso en tal estado al Con- 
sejo para que cite á las partes para oir la resolución, las 
cuales podrán comparecer con sus abogados á alegar lo que 
conviniere á su derecho. "Oida la lectura de los autos y los 



340 REGLAMENTO DEL CONSEJO DE ESTADO 

alegatos verbales de las partes, si hubieren comparecido, 
el Consejo discutirá, acordará y hará extender la senten- 
cia, que firmarán todos los consejeros presentes. El comi- 
sionado llevara también al Consejo para que sean resuel- 
tos los artículos que se suscitaren en el curso de la causa * 

Art. 49. — El consejero que hubiese sido comisionado 
para tramitar un juicio, deberá llamar á uno de los escri- 
banos del número á efecto de que actúe en el proceso. 2 

Art. 50. — Si hubiere en el Consejo dos ó más parien- 
tes dentro de los grados en que por derecho es prohi- 
bido que los haya en un tribunal de justicia, 3 cuando 
aquel cuerpo tuviere que ocuparse de algún asunto con- 
tencioso, se decidirá á la suerte cuál de los dos indicados 
parientes debe funcionar, no pudiendo los demás tomar en 
él parte alguna. 

Art. 5 1 . — El Consejo, constituido en tribunal de jus- 
ticia, se sujetará á las reglas establecidas para aquellos. 

TÍTULO VII 

DE LA SECRETARÍA 

Art. 52. — Son deberes del secretario, 4 á más de los 
señalados por incidencia en los artículos anteriores. 



(1) Las atribuciones del Consejo de Estado en lo contencioso están hoy redu- 
cidas á las materias de patronato y protección. Véase el art. 104 de la Consti- 
tución vigente. 

(2) Véase la nota del art. 52. 

(3) Véase el art. 60 de la Ley de Organización y Atribuciones de los Tribunales. 

(4) Santiago, 17 de julio de 1873.— Por cuanto, etc. 

Art. 1," Créase el destino de secretario del Consejo de Estado con una renta 
anual de $ 1,600, debiendo recibir además $> 60 anuales para gastos de escritorio. 

Art. 2.° Cuando se presentare al Consejo algún asunto contencioso y éste comi- 
sionare á alguno de sus miembros para tramitarlo, el secretario actuará en el pro- 
ceso como ministro de fé pública. 

El mismo secretario hará de relator en todas las causas en que conoce el Conse- 
jo y en las que competen al tribunal que de su seno debe formarse con arreglo á 
la ley de 3 de septiembre de 1861 (*) 

Ni como relator, ni como actuario cobrará emolumento alguno. 

(*) Esta referencia debe entenderse actualmente hecha al art. 114 de la ley de elecciones 
vigente. 



DE LA SECRETARÍA 341 



1.° Llevar una minuta prolija de cuanto ocurriere en 
cada sesión, para redactar después la correspondiente acta, 
de la manera que dispone el artículo 18. 

2.° Extender las providencias del Consejo en todos los 
casos en que no hubiere sido encargada de hacerlo alguna 
comisión especial. 

3.° Hacer que se lleven con orden y limpieza los libros 
necesarios, destinando uno exclusivamente para copiar las 
actas reservadas. 

4.° Vigilar sobre el arreglo y conservación del archivo 
del Consejo en general y tener el privado bajo su exclusi- 
va inspección. 

5.° Dar el curso debido á los negocios que fueren des- 
pachados, pasándolos oportunamente al Ministerio respec- 
tivo con la providencia acordada; y 

6.° Citar, por orden del Presidente, á todos los conse- 
jeros para cada sesión. 

Publíquese. 

BULNES 

Ramón L. Irarrázaval 



Art. 3.° La secretaría tendrá también un oficial de pluma con el sueldo anual 
de $ 600. 

Art. 4.° Tanto el secretario como el oficial de pluma serán nombrados y remo- 
vidos por el Presidente de la República á propuesta del Consejo de Estado el pri- 
mero, y á propuesta del secretario el segundo. 

Art. 5.° El Presidente de la República queda autorizado para gastar la suma 
de S 1,000 en el arreglo de la oficina destinada para la secretaría. 

Esta autorización durará seis meses. 

Y por cuanto, etc. — Federico Er.RÁzumz. — Eulogio Altamirano. 



LEY CONSTITUCIONAL 

DE 

CONTRIBUCIONES 

Promulgada el 11 de enero de 1886 



Santiago, 11 de enero de 1886. 

Por cuanto el Congreso Nacional ha prestado 
su aprobación al siguiente 

PROYECTO DE LEY: 

Artículo 1,° — Se autoriza por el termino de 
dieziocho meses, desde la promulgación de la pre- 
sente ley, el cobro de las contribuciones y el pago 
de los servicios prestados por el Estado que á 
continuación se expresan : 

I. Derechos de internación fijados por la Ordenanza 
de Aduanas de 24 de diciembre de 1872 y leyes de 6 de 
julio de 1878, 13 de septiembre del mismo año, 2 de 
septiembre de 1880 y 29 de agosto de 1885. 

(Produjo esta contribución en 1885: $ 13.394,266 51). 

La Ordenanza de Aduanas de 24 de diciembre de 1872 se divi- 
de en cuatro secciones: 

1. a SECCIÓN 

1.° Mayores, 

2.° Menores, 

1.° Marítimos y l 3.° Francos, 



1.° De los puertos.. 



4.° Marítimos no habilitados y 
5.° Caletas id. id. 



2."DeCordilleraiK^ ay ° reSy 
/ 2.° Menores. 



o„-n -k° Marítimo y j l-° De cabotaje y 

2.° De su comercios - j 2° Extranjero. 

( 2.° Terrestre 
3.° De las guaneras de la República. 



346 LEY DÉ CONTRIBUCIONES 



2. a SECCIÓN 

1.° De los derechos de Aduana; 
2.° De la tarifa de avalúos, y 

3.° De la responsabilidad del Fisco y de los empicados por mercaderías 
depositadas. 



1.° De los comisos y 
2." De las penas. 



3. a SECCIÓN 



4. a SECCIÓN 



1.° De los deberes y atribuciones de los empleados, y 

2.° De los comerciantes y sus agentes para el despacho de aduana. 

Para la ejecución de esta Ordenanza se dictó un reglamento 
con fecha 29 de aerosto de 1881. 1 

Puertos mayores son los habilitados por el comercio extranjero. 

Puertos menores, los habilitados solamente para el comercio 
de cabotaje. . 

Puertos' francos, aquellos por los cuales se puede importar ó 
exportar toda mercadería libremente. 

Comercio de cabotaje es el que se hace entre dos ó más puertos 
marítimos de la República. 

Veamos ahora en que consisten los derechos de internación. 

Por regla general, toda mercadería al ser internada para el 
consumo debe pagar un derecho de %5°/ Q sobre su avalúo, según 
tarifa. 

Se exceptúan las que pagan 35, 15, I¡?\ ü , derecho especifico ó se 
internan libremente. 

Pagan 55% las mercaderías suntuarias, ó las que puedan fabri- 
carse fácilmente en el país, como las sederías, armas blancas ó de 
fuego, álbumes, perfumería, muebles, fósforos, jamones, frutas con- 
servadas, etc.; 15 / o los objetos útiles á la industria y que no es 
fácil fabricar en el país, como agujas, arados, azadones, anzuelos, 
hachas, piedras para molinos, etc.; If/ Q las piedras preciosas y 
perlas finas; derecho específico aquellas mercaderías que sería 
muy difícil avaluar sin probarlas para determinar las diferentes 
calidades, y que por tal motivo, se gravan á tanto la docena de 
botellas, el kilogramo ó el litro, según sean vinos, cigarros puros, 
aguardientes ú otras mercaderías semejantes. 



(1) Véase la obra de don Mariano Egaña titulada: «Aduanas — Disposiciones 
legales y reglamentarias». Imprenta del Mercurio, 1SS1. 

Véase también Lira, tomo i.° de la obra «Leyes no codificadas», pág. 19G. 



DERECHOS DE INTERNACIÓN.— ID. DE ALMACENAJE 347 



Finalmente, se internan libres de derechos, en general, los obje- 
tos destinados á los diplomáticos acreditados en la República, al 
Estado, al servicio de las Municipalidades, á la protección de 
algunas industrias (como las máquinas agrícolas); los libros impre- 
sos (excepto los de tapas de 2arey, marfil, etc.); las bombas de 
incendio, etc., etc. 

La ley de 6 de julio de 1878, que es otra de las citadas, fija y 
reglamenta el cobro de los derechos de internación, modificando 
los artículos 32 y 33 de la Ordenanza de Aduanas. 

Crea también, la contribución de un 10% adicional sobre los 
derechos de las mercaderías que pagan el 15 ó el 25% al inter- 
narse. (Véase Lira, tomo J¿°,pág. 179). 

La ley de 13 de septiembre de 1878 establece el derecho que 
deben pagar los azúcares y la chancaca al internarse para el 
consumo. (Véase Lira, tomo 4°, pdg. 179). 

La ley de 3 de septiembre de 1880 dispone que el tabaco haba- 
no pagará como derecho de internación S> 1.50 por kilogramo. 
(Véase Lira, tomo 4°, pág. 326). 

La ley de 29 de agosto de 1885 suprime el décimo adicional y 
fija un recargo de 50% para el mes de septiembre de ese año, de 
4-5% para el de octubre, y desde noviembre en adelante de 40%. 
(Véase el (¡.Diario Oficial)), 1885, pág. 1395). 

II. — Derechos de almacenaje en conformidad á la Or- 
denanza de Aduanas de 24 de diciembre de 1872, y ley de 
17 de enero de 1884. 

(Produjeron en 1885: % 153,227 18). 

ORDENANZA DE ADUANAS 
TÍTULO VII 

DEL ALMACENAJE Y DEL DEPÓSITO 

§ I. — Del almacenaje 

Art. 47. Toda mercadería que se deposite en almacenes de Adua- 
na queda sujeta al pago de almacenaje. 

La cuota de este derecho está fijada en la siguiente ley de 17 de enero 
de 1884: 

Art. 11. El derecho de almacenaje establecido en el artículo 47 
de la Ordenanza de Aduanas, se pagará á razón de uno por ciento 
sobre el avalúo de las mercaderías, deducidas las rebajas por ave- 



348 LEY DE CONTRIBUCIONES 



rías, cualquiera que sea el tiempo del depósito comprendido den- 
tro de los tres años determinados en el artículo 55 de la Orde- 
nanza. 

Son libres de este derecho los reembarques para el extranjero 
por los tres primeros años de depósito que determina la Orde- 
nanza. 

III. — Derechos de exportación sobre el salitre y el yodo, 
conforme á la ley de 1.° de octubre de 1880. 

(Produjo el impuesto sobre el salitre en 1885: $ 9.952,611 18). 
(Produjo el impuesto sobre el yodo en 1885: $ 227,935 94). 

Santiago, 1.° de octubre de 1880. — Por cuanto, etc. 

Art. 1.° Los salitres elaborados en el territorio de la República 
pagarán á su exportación el derecho de un peso sesenta centavos 
fuertes ($ 1.60) ó su equivalente en papel de curso legal, por cada 
cien kilogramos. 

Art. 2.° El yodo pagará por cada kilogramo que se exporte un 
derecho de sesenta centavos de peso fuerte (60 cts.), ó su equiva- 
lente en papel de curso legal. 

Art. 3.° El Presidente de la República fijará, con arreglo á lo dis- 
puesto en los artículos 1.° y 2° de la ley de 12 de septiembre de 
1879, la diferencia que hubiere entre el precio corriente del peso 
fuerte y el del billete de curso legal. 

Art. 4.° El salitre que se elabore al sur del paralelo 21/. quedará 
exento del impuesto que establece esta ley hasta el 11 de septiembre 
de 1881. 

Art. 5.° Las sociedades anónimas elaboradoras de salitre quedan 
exentas del pago de la contribución sobre haberes mobiliarios, es- 
tablecida por la ley de 20 de mayo de 1879. 

Art. 6.° Esta ley regirá quince días después de su publicación 
en el Diario Oficial. 

Y por cuanto, etc. — Aníbal Pinto.— José Alfonso. 

TV. — -Impuesto agrícola con arreglo á las leyes de 18 
de junio de 1874, 2 de septiembre de 1880 y 5 de enero 
de 1883. 

(Produjo en 1885: $ 1.444,646 31). 

Santiago. 18 de junio de 1874. — Por cuanto, etc. 

Art. 1.° Procédase á revisar el avalúo del canon efectivo ó cal- 
culado de todos los fundos rústicos de la República para el cobro 



IMPUESTO AGRÍCOLA 349 



de la contribución agrícola, autorizándose al Presidente de la Re- 
pública para nombrar las comisiones que considere convenientes 
y fijar las bases á que deban someterse en sus procedimientos. 

Podrá reclamarse del avalúo que hicieren dichas comisiones 
ante una junta compuesta de un perito nombrado por el interesa- 
do, de otro por el Intendente de la provincia en que estuviere 
ubicado el fundo, y de un tercero designado por la Corte de Ape- 
laciones á cuyo distrito corresponda dicho predio. 

El Presidente de la República determinará la cuota que deba 
pagarse, de modo que el producto total de la contribución no po- 
drá exceder de un millón doscientos mil pesos. 

Art. 2.° En caso de que un fundo sufra deterioros que hagan 
disminuir su canon anual en más de un veinticinco por ciento, el 
interesado podrá pedir la revisión del avalúo ante una junta com- 
puesta en la misma forma que las de apelaciones establecidas en 
el artículo precedente. 

Art. 3.° En el avalúo que debe practicarse no serán considera- 
dos los fundos cuyo canon efectivo ó calculado baje de cien pesos 
anuales. 1 

La excepción á que se refiere el inciso anterior, no se aplicará 
en caso que un mismo propietario tenga dos ó más fundos que 
produzcan juntos cien pesos ó más. 

Tampoco quedarán sujetos al pago de esta contribución aque- 
llas propiedades que estuvieren situadas dentro de los límites ur- 
banos que fijará el Presidente de la República para los efectos de 
esta ley. 

Art. 4.° El dueño ó poseedor del predio que no hubiere sido 
inscrito dará aviso al Gobernador del departamento respectivo 
dentro de los sesenta días siguientes á la publicación de las listas 
de avalúo. Si no lo hiciere y el hecho fuere averiguado posterior- 
mente, se procederá á practicar el avalúo de la renta del fundo 
omitido y se cobrará al dueño el valor del impuesto insoluto y se 
le impondrá una multa igual á dicho valor, á no ser que probare 
que no ha habido dolo por su parte. 

Art. 5.° Se condona á los contribuyentes insolventes de la pro- 
vincia de Chiloé y departamentos de Cauquenes, Valdivia y Carel- 
mapu, lo que adeudaren hasta que la nueva contribución quede 
establecida y se devolverán á sus dueños los fundos que por no 
haber pagado -dicho impuesto haj T an sido adjudicados al Fisco. 

Art. 6.° El Presidente de la Repviblica podrá invertir hasta la 
cantidad de cien mil pesos para la operación del avalúo y rectifi- 



(1) Véanse las leyes de 2 de septiembre de 1880 y 5 de enero de 1883, insertas 
, continuación. 



350 LEY DE CONTRIBUCIONES 



cación y para subvenir á los demás gastos que demande la ejecu- 
ción de la presente ley. 

Y por cuanto, etc.— Federico Errázuriz. — Ramón Burros 
Luco. 



Santiago, 2 de septiembre de 1880. — Por cuanto, etc. 

i 

Art. 3.° Los fundos rústicos, exentos hoy del impuesto agrícola, 
quedarán en adelante sujetos a él y comenzarán á pagar la cuota 
que corresponda á su renta, conforme al decreto de 1.° do abril de 
1875, desde el año siguiente á aquel en que se publique la matrí- 
cula correspondiente, la cual se formará con arreglo á las pres- 
cripciones de la ley de 18 de junio de 187-i. 



artículos transitorios 



3.° Se autoriza asimismo al Presidente de la República para 
dictar las disposiciones necesarias á fin de practicar el avalúo de 
los fundos rústicos á que se refiere el artículo 3.° 

Y por cuanto, etc.— Aníbal Pinto. — José Alfonso. 



Santiago, 5 de enero de 1883. — Por cuanto, etc. 

Art. 1.° Quedan exentos del impuesto agrícola los fundos rústi- 
cos cuya renta anual avaluada no alcance á la suma de veinticinco 
pesos. 

Art. 2.° La contribución que establece á favor de las Municipa- 
lidades el artículo 2.° de la ley de 16 de diciembre de 18S1 ' 2 , se 
cobrará por las Tesorerías Fiscales conjuntamente y en la misma 
forma y condiciones establecidas para el impuesto agrícola. 

artículo transitorio 

En el mes de abril de 1882 se cobrará sólo el impuesto corres- 
pondiente á un semestre para sostenimiento de la policía rural. 

Y por cuanto, etc — Domingo Santa María. — Pedro Lucio 
Cuadra. 



(1) La parte omitida de esta ley se refiere á la supresión del estanco ó sea á la 
liberación del cultivo y expendio del tabaco y a la liberación de la fabricación y 
expendio de naipes. 

(2) Esta ley es la que creó la policía rural. 



IMPUESTO DE PATENTES 351 



Y. — Impuesto de patentes sobre industrias, profesiones 
y artes, con arreglo á Ja ley de 22 de diciembre de 186G. 

(Produjo en 18-85: $ 408,453 42). 

Santiago, 22 de diciembre de 1SG6. — Por cuanto, etc. 

Art. 1.° El ejercicio de toda profesión, industria ó arte, estará 
sujeto al impuesto de patente, con arreglo á la 'presente ley. 

Art. 2.° Para el pago del impuesto de patentes se dividen en 
cinco órdenes los departamentos de la República, y pertenecerán: 

Al l. tr orden Santiago y Valparaíso; 

Al 2.°, Copiapó, Serena, Talca y Concepción; 

Al 3.", Caldera, Vallenar, Cocpuimbo, Ulapel, Ovalle, San Felipe, 
Los Andes, Quillota, Melipilla, Rancagua, San. Fernando, Curicó, 
Caucruenes, Constitución, Chillan, Coelemu y Talcahuano; 

Al 4.°, Ancud, Valdivia, Arauco, Laja, Rere, Puchacay, Linares, 
Petorca, Combarbalá, Elqui, Ligua, Putaendo, Victoria y Caupo- 
licán; 

Al 5.°, Castro, Quinchao, Melipulli, Osorno, Carelmapu, Unión, 
Nacimiento, Lautaro, San Carlos, Itata, Parral, Lontué, Vichu- 
quén, Casablanca, Limache y Freirina; 

Con el mismo objeto, y para las profesiones é industrias pecu- 
liares á puertos de mar, se dividen éstos en cinco categorías, y per- 
tenecerán: 

A la 1. a , Valparaíso; 

A la 2. a , Caldera, Carrizal Bajo, Cocjuimbo, Tomó y Talcahuano; 

A la 3. a , Huasco, Constitución, Lota y Coronel; 

Á la 4. a , Ancud, Melipulli, Corral, Tongoy, Guayacán, Chañaral 
y Chañaral de las Ánimas; 

A la 5. a , Flamenco,. Paposo, Taltal, Peña Blanca, Vilos, Papudo, 
San Antonio de las Bodegas, Penco, Colcura, Llico, Río-Bueno, 
Castro y demás puertos menores. 

Art. 3.° Las patentes servirán por un año, y su valor será fijado 
en la siguiente tarifa para los diferentes establecimientos y profe- 
siones, según su categoría, en los cinco órdenes establecidos en el 
artículo anterior: 



352 



LEY DE CONTRIBUCIONES 



ESTABLECIMIENTOS Y PROPESIONES 



Abogado con estudio abierto después 
de dos años de recibir el título 

Agencias de compañías de seguros 

Id. de despachos de buques ó mer- 
caderías 

Id. de casas de comercio 

Agentes ó corredores ambulantes de 
frutos del país 

Id. de recepción y remisión de carga 
por tierra 

Agrimensores é ingenieros geógrafos, 
después de dos años de recibir el 
título 



Ordenes de pueblos y de departamentos 



Cafées y fondas 1 



Carpinterías 

Caldererías y cerrajerías. 



Carnicerías fuera de recova. 



Casas de martillo 

Id. importadoras y consignatarias de j 



1. a 

O a 



( ¿ - 

Almacenes por mayor de artículos í 1. 

nacionales y de mercaderías nació- •< 2. 

nalizadas 

Id. de pianos 

Bancos que no fueren de sociedades 

anónimas ni de emisión 

Baratillos 

Barberías y flebotomistas 

Barracas de maderas ó fierro 

Id. de carbón de piedra 

Bodegas públicas 

Caballerizas públicas 



1. a 

9 a 



1. a 

2. a 
3. a 

1. a 

2.» 
1. a 

2. a 
1. a 

O a 



( 3. a 



mercaderías extranjeras.. 



¡ i 



100 

50 

200 

100 
100 

20 

20 

50 
25 

200 
100 

50 
50 

4000 

5 

10 

200 

100 

100 

100 

50 

25 

200 

100 

10 

30 

10 

30 

15 

50 

25 

10 

1000 

2000 

500 



3.° 



50 

25 

100 

50 

50 

10 

10 

25 
13 

150 

75 
25 
40 

2000 

4 

5 

100 

50 

50 

50 

30 

10 

50 

30 

5 

20 

5 

20 

10 

30 

20 

5 

250 

1000 

300 



4.° 



25 
13 
50 

25 

25 



13 
6 

100 
50 
20 
30 

1000 

3 

4 
50 
30 
25 
25 
20 

5 
25 
20 

3 
15 

3 
15 

5 
25 
15 

3 
100 
500 
150 



5.° 



10 

7 

25 

13 

20 



5 
4 

50 
25 
15 

25 

500 

2 

3 

30 

20 

15 

20 

15 

5 

15 

10 

o 

10 

2 

10 

3 

20 

10 

o 

50 
200 
100 



5 

3 

12 

7 
15 



3 

2 

25 
20 
12 
20 

300 

2 

3 

20" 

10 

10 

15 

10 

3 

10 

5 

2 

5 

2 

5 
2 

15 
5 
2 

25 

100 

50 



(1) Santiago, 6 de noviembre de 1S73. — Vista la nota que precede y considerando, 
etc. decreto: Las fondas, cafées, hoteles ó establecimientos que pagan patente muni- 
cipal por tener lugar en ellos diversiones públicas no están exentos del pago de 
patente fiscal si se ejerce en ellos alguna industria ó comercio. Tómese razón, etc. 
Errázueiz. — Mamón Barros Luco. 



IMPUESTO DE PATENTES 



353 



ESTABLECIMIENTOS Y PROFESIONES 



Casas do consignación de artículos na- 
cionales 

Id. de prendas ó montes de piedad 
autorizadas por la ley 



Oí 



Club con restaurará. 
Colchonerías 



Comisionistas para compra de mer- 
caderías ó frutos del país para la 
exportación 

Confiterías y pastelerías 

Corredores y agentes de comercio 

Corredores marítimos 

Curtidurías ó tenerías 



Ordenes de pueblos y de departamentos 



Dentistas | 

Despachos de vinos, aguardientes y | 
toda clase de licores espirituosos... 

Despachos por mayor y menor de pro- 
visiones 

Diques flotantes 

Doradores y galvanizadores 

Droguerías y boticas 



Dulcerías. 



Empresas de carruajes para viajes 

Encuademaciones 

Escritorio abierto sin. giro conocido. .. 

Establecimientos de juegos de pali- 
troque, de pistola- y de billares, por 
cada juego establecido 

Estucadores 

Fábricas de aceite 



Id. de destilación de aguardientes. 

Id. de almidón 

Id. de aserrar por vapor con -taller 
de carpintería 



* io 2° 3° 4° 5° 



1.» 

2. a 
1. a 

o a 



1. a 

o a 



1. a 



1. a 

9 a 



1. a 

9 a 



I 2 



1.» 

o a 



1. a 

■-> a 



200 

200 
100 
50 
30 
15 
100 
30 
15 



400 

25 

300 

150 

500 

50 

25 

50 

50 

30 

200 

200 
20 

150 
75 
20 
10 
• r )0 
25 
ir, 

100 

25 
10 

20 
50 
25 
100 
20 



100 
100 
50 
40 
25 
10 
50 
25 
10 



200 

15 

150 

50 
300 
25 
15 
40 
40 
25 

100 

100 

15 

100 

50 

10 

5 

40 

20 

10 

50 

20 

8 

15 
25 
15 
50 
10 



50 
50 
30 
30 
20 

5 
30 
20 

5 



100 
10 
50 
30 

100 
15 
10 
30 
30 
20 

50 
50 
10 
50 
25 
5 
4 
30 
1 



15 
5 

10 
15 
10 
40 



200 100 



30 
30 
25 
25 
15 

3 
20 
15 

3 



50 

5 
30 
25 
50 
10 

5 
25 
25 
15 

25 
50 

5 
25 
15 

4 

3 
25 
10 

4 
20 

10 
4 

5 
10 

5 
30 

4 



50 50 

-1.1 



25 
25 
20 
20 
10 

3 
10 
10 

3 



30 
3 

20 

15 

3 

5 

3 

15 

15 

10 

20 

50 

3 

15 

10 

3 

3 

20 



10 

5 
3 

4 
5 
3 
25 
3 

50 



354 



LEY DE CONTRIBUCIONES 



.ESTABLECIMIENTOS Y PROFESIONES 



Ordenes Je pueblos y de departamentos 



Fábricas de carruajes 

Id. de carretas y carretones.., 
Id. de chocolate con molino.. 
Id. de id. sin id 



Id. de fideos 

Id. de líquidos destinados al alum- 
brado 

Id. de jabón 

Id. de ladrillos á fuego, por cada 
horno 1 

Id. de cerveza, vinos y licores es- 
pirituosos 2 

Id. de pianos 

Id. de sacos con máquinas 

Id. de tejas y ladrillos por cada 
horno 1 



Id. de velas 1 



Id. de velas y jabón reunidas 

Id. de velas para buques 

Fotografías é industrias análogas., 



Herrerías. 



Hojalaterías 

Hornos de fundición de cobre, por 
cada horno 

Hoteles 



1.° 2.° 



1.» 

9 a 



i L 



200 100 

100 50 

30! 25 

50 : 30 



20 

100 

30 



1 2 



1. a 
2. a 
1." 



1.» 

2 a 
1. a 

9 a 



150 
1. a 50 
2. a I 25 



20 

100 
100 

50 

5 
50 
10 

100 
50 
30 

100 
50 
20 
20 
101 



15 

50 
25 

100 
40 
20 

20 

50 
50 
20 

5 
40 
30 
50 
30 
20 
50 
40 
15 
15 

5 



3.° 



50 
50 
15 
20 
10 
40 
20 

50 
30 
15 

20 

40 
40 
15 

5 
30 
20 
30 
25 
15 
40 
30 
10 
10 

5 



4.° 



20 20 1 20 

1. a ¡ 400 200] 100 

2. a | 300, 100 50 

3. a i 100! 50 30 



50 
50 
10 
10 
5 
40 
15 

50 
25 
10 

20 

30 
30 
15 

3 

20 

10 

25 

20 

10 

30 

20 

5 

5 

3 

20 
50 
30 
25 



50 
50 

5 
10 

5 
40 
10 

50 

20 

5 

20 

20 
25 

15 

3 
10 

5 
20 
15 
10 
20 
10 

3 
' 5 

3 

20 
30 
20 

20 



(1) Santiago, 24 de diciembre de 1877. — Considerando, ete. se declara: Que con- 
forme á la ley de patentes, promulgada en 22 de diciembre de 1866, las fábricas de 
tejas y ladrillos deben pagar por cada horno cinco pesos en los pueblos de 1.", 2." 
y 3." orden y tres en los de 4." y 5." y que las fábricas de velas pagarán siendo de 
primera categoría, cincuenta, cuarenta, treinta, veinte y diez pesos, respectivamente 
en los pueblos de 1.°, 2,", 3.", 4.° y 5." orden, y si fueren de segunda categoría, 
cuarenta, treinta, veinte y diez. — Tómese razón y publíquese. — PlN'TO. — Augusto Malte 
(2) Santiago, 30 de noviembre de 1875. — Vista la solicitud que precede, se 
declara: Que las fábricas de limonadas y otras bebidas gaseosas están comprendidas 
en las clasificaciones que hace el artículo 3." de la Ley de Patentes bajo las expre- 
siones fábricas de cervezas, vinos y licores espirituosos. Tómese razón, etc. — Ekrá- 
ZD1UZ. — llamón Barras Luco. 



IMPUESTO DE PATENTES 



355 



ESTABLECIMIENTOS Y PROFESIONES 



Imprentas litográficas. 

Id. tipográficas 



Ordenes Je pueblos y de departamentos 



Ingenieros de minas, de puentes y cal- 
zadas, etc., en ejercicio, después de 
dos años de recibir el título 

Jardines destinados ¡i la venta de 
plantas 

Id. públicos en donde se paga la 
entrada 

Joyerías y relojerías 

Lamparerías 

Librerías 



i 



Máquinas de amalgamación d¡¡ me 
tales plata, por cada tina ó barril 

Marmolistas 

Matronas en ejercicio, dos años des- j 
pues de recibir el título ) 

Médicos en ejercicio, después de dos f 
años de recibir el título | 



Mercerías . 



Modistas 

Molinos de trigo, por cada parada de f 
piedras ( 

Mueblerías 

Id. con taller 

Notarios y secretarios de juzgados y 

tribunales 

Platerías 

Peinetcrías 

Panaderías 



Peluquerías. 



Posadas 

Procuradores 

Profesores de piano . 
Id. de canto 



1 2. 



1. a 

O a 



1. a 
O a 



1." 
O a 

1. a 

2 * 
1. a 
2. a 
3. a 
1. a 
2. a 
1. a 
2. a 
1. a 

o a 



1. a 
2. a 
1. a 
2. a 
1. a 

9 a 



1." 2.° 3.° 4.° 5.° 



50 

100 

50 

50 
25 

10 

100 
200 
50 
200 
100 

10 
30 
40 
20 

100 
50 
50 
40 
30 
30 
20 
15 
5 
50 
30 

100 

50 
30 
15 
50 
20 
25 
LO 
25 
10 
25 
30 
25 



30 
50 
30 

25 
15 



5 

50 
100 

40 
100 

50 

10 
20 
30 
10 
50 
25 
40 
30 
20 
20 
15 
15 
5 
30 
20 
50 

25 
25 
10 
40 
15 
20 
15 
20 
5 
20 
20 
20 



30 
25 

15 
10 



40 
50 

30 
50 
30 

10 
15 
20 

5 
25 
13 
30 
25 
15 
15 
10 
15 

5 
20 
15 
40 

20 
20 

5 
30 
10 
15 
10 
15 

5 
15 
15 
10 



20 
25 
20 

10 



30 
30 
20 
30 

20 

10 
10 
15 

4 
10 

7 
25 
20 
10 
10 

5 
15 

5 
15 
10 
30 

15 
15 

3 
20 

5 
10 

5 
10 

3 
13 
10 

5 



15 
20 
15 

5 
5 



20 
20 
10 
20¡ 
10 

10 
5 

10 
3 
5 
3 

15 

10 
5 
5 
3 

15 
5 

10 
5 

20 

10 

10 
3 

10 
3 
5 
3 
5 
3 

10 
3 
3 



356 



LEY DE CONTRIBUCIONES 



ESTABLECIMIENTOS Y PROFESIONES 



Profesores de baile. 
Puestos de cecinas.. 
Id. de maderas 

Quincallerías 



Relojerías 

Reñideros de gallos 
Saladeros de cueros 

Sastrerías 



Sombrererías., 



Talabarterías.. 



Tapicerías 

Talleres de constructores de edificios 
ó de buques 

Id. de escultores, grabadores, lapida- r 
rios, pintores y retratistas 



Tiendas de mercaderías surtidas 



Tiendas de papeles pintados. 

Id. de floristas 

Id. de música 



Id. de ropa hecha 

Id. de cigarros puros 

Id. de abarrotes 6 de lozas 

Id. de imágenes 

Id. de pinturas y barnices 

Id. de ataúdes 

Id. de menestras, granos, etc 

Id. de mantas, pellones y otros arte- 
factos análogos ,,,.,, ,,,,,,. 




IMPUESTO ÜE PATENTES 



357 







Ordenes de pueblos y il< 


departamentos 


ESTABLECIMIENTOS Y PROFESIONES 








1. ° 


2." 


3.° 


i.° 


5." 




1." 


25 
25 
15 
10 


20 

20 

10 

5 


15 

15 

5 

3 


10 

10 

3 

3 


3 
5 
3 
3 






Tornerías 




• 1.» 

O a 


15 

50 


10 
40 


5 
30 


3 

25 


3 
20 






30 


25 


20 


15 


10 




> 3- a 


10 


5 


5 


3 


3 



Pagarán dos por ciento sobre su renta neta: 

Las compañías de seguros; 

Los bancos de sociedades anónimas y los de particulares de emi- 
sión; 

Las empresas de gas hidrógeno; 

Las sociedades anónimas industriales y de comercio; 

Las empresas de ferrocarriles; 

Los bancos de particulares que no sean de emisión y que prue- 
ben, con sus libros originales, que el dos por ciento de su renta ne- 
ta, en el último año, ha sido inferior á cuatro mil pesos, pagarán 
sólo ese dos por ciento. 

A esta misma regla se sujetarán los establecimientos de comer- 
cio que, según la ordenanza del ramo, tengan obligación de llevar 
libros para el efecto de que se les disminuya la cuota que se les 
haya fijado con arreglo á la tarifa que precede. 1 



(1) Santiago, 13 de abril de 1886. — Considerando, ete. 
Decreto: 

1.° Los establecimientos de comercio que, usando del derecho que les confiere 
el inciso penúltimo del artículo 3.° de la ley de 22 de diciembre de 1866, soliciten 
que, en lugar de la patente de cuota fija, se les aplique el dos por ciento sobre la 
ganancia líquida, están obligados á presentar los libros determinados en los artícu- 
los 25, 29 y 30 del Código de Comercio, como á continuación se expresa: 

Los comerciantes p'or mayor presentarán el diario, el mayor, el libro de cuentas 
corrientes y el de balances. 

Los comerciantes por menor presentarán, por lo menos, un libro foliado y en- 
cuadernado, en que estén anotadas diariamente, por orden no interrumpido de 
fechas, las compras y ventas, tanto al contado como á plazo. En este libro debe 
comprenderse el balance general de cada año. 

Los dueños de casas de prendas, á,más del libro anteriormente indicado, pre- 
sentarán los libros de boletos y el de tasaciones, llevados conforme al reglamento 
del 1." de septiembre de 1877 



358 LEY DE CONTRIBUCIONES 



Las profesiones industriales establecidas en aldeas y otros pe- 
queños centros de población, pagarán por impuesto de patente la 
mitad de los precios designados en esta tañía. 

Art. 4.° No pagarán patente: 

1." Las profesiones industriales y establecimientos que con an- 
terioridad á esta ley estuvieren sujetos á patente municipal; 

2.° Los secretarios de juzgados del crimen; 

3.° Las industrias establecidas en fundos rústicos, siempre que 
estén dedicadas exclusivamente á la elaboración y venta de los pro- 
ductos del mismo fundo y á llenar las necesidades de su mejor de- 
sarrollo é incremento; 

4." Las agencias y sucursales de los bancos ó sociedades anóni- 
mas que con arreglo á esta ley paguen patente de dos por ciento 
de su renta neta. 

Art. 5.° Si en un misino establecimiento se ejercieren diferentes 
giros ó industrias, la patente será con arreglo al giro que pague 
mayor patente. 

Art. tí. Transfiriendo de dominio un establecimiento comercial ó 
industrial, la patente que se hubiese tomado servirá al nuevo due- 
ño. Si cesare el establecimiento, no podrá servir á otro la patente 



2." Para que los libros presentados puedan sor aceptados por la comisión ma- 
triculadora, es necesario que en ellos no se haya incurrido en ninguna de las si 
guiantes prohibiciones expresadas en el artículo 31 del Código de Comercio: 

«Se prohibe á los comerciantes: 

»Alterar en los asientos el orden de las fechas de las operaciones descritas. Dc- 
» jar blancos en el cuerpo de los asientos ó á continuación de ellos. Hacer inter- 
» lincaciones, raspaduras ó enmiendas en los mismos asientos. 

)> Arrancar hojas, alterar las encuademaciones ó foliaturas, ó mutilar alguna 
» parte de los libros». 

3." Los libros que adolecieren de algunos de los defectos indicados, no serán 
aceptados por las comisiones; y por lo tanto, pedirán éstas al juez respectivo que 
se aplique la patente de cuota fija determinada en la tarifa de la ley. 

4." Las comisiones matrieuladoras no tienen facultad, al formar la matrícula, 
para aplicar el dos por ciento sobre la ganancia, sino la patente de cuota lija, 
cuando se trata de los establecimientos comerciales comprendidos en el inciso pe- 
núltimo del artículo 3.° de la Ley de Patentes. 

El dos por ciento, en este caso, sólo puede sor aplicado por el juez, á solicitud 
del interesado que pida la. disminución de la patente. 

5." Tin los casos en que se solicite la disminución de la patente, pidiendo que 
ésta se reemplace por el dos por ciento, la comisión someterá al examen del teso- 
rero fiscal los libros que deben presentarse, y previo el dictamen de éste, hará pre- 
sente al juez las incorrecciones ó faltas que notare, y cuál es la ganancia líquida 
sujeta al dos por ciento. 

tí." Las comisiones que no concurrieren á defender los intereses Píscales ante el 
juez que oye los reclamos, no tendrán derecho al pago de retribución alguna por la 
formación de la matrícula. 

'/." Los tesoreros fiscales, como representantes legales del Fisco, según lo dis- 
puesto en el artículo 31 de la ley de 20 de enero de 1883, están obligados á con- 
currir á la audiencia del juez que conoce de los i celamos sobre la matrícula de 
patentes. 

Tómese razón, etc. — Santa Mahía. — //. Pérez de Arce, 



IMPUESTO DE PATENTES 359 



que se hubiese pagado por el año corriente; pero si únicamente 
cambiare de giro y éste exigiere mayor patente, pagará la dife- 
rencia. 

Art. 7.° Los Intendentes y Gobernadores nombrarán anualmente 
una comisión compuesta de un comerciante, un empleado riscal y 
un vecino del departamento, para que forme la matrícula de todos 
los establecimientos y profesiones que, según la presente ley, deban 
tomar patente en el departamento. 1 

Art. 8.° En la matrícula se expresará: 

1.° El nombre del contribuyente; 

2." La profesión, comercio ó industria que cada uno ejerza y la 
categoría en que deba considerarse; 

3." El valor de la patente que le corresponda tomar con arreglo 
á esta ley. 

Art. 9.° Los Intendentes y Gobernadores harán publicar la ma- 



(1) Valparaíso, 25 de febrero de lS8í>. — Considerando, etc. 

Decreto: 

1." La retribución correspondiente á las comisiones que forman la matrícula de 
patentes íiscales de cada departamento se pagará en lo sucesivo asignándole á cada 
comisión el tanto por ciento sobre el valor de la respectiva matrícula, después de 
rectificada por el juez que resuelve los reclamos. 

2." El tanto por ciento que corresponde á cada uno de los departamentos de la 
República queda clasificado en los seis órdenes siguientes: 

I. Uno y tres cuartos por ciento del valor de la matrícula rectificada por el 
juez, á los departamentos de Santiago y Valparaíso; 

II. Dos y medio por ciento en los departamentos cuya matrícula produzca irte- 
nos que las dos anteriores y exceda de cinco mil pesos, no debiendo en ningún caso 
pagarse menos de ciento setenta y cinco pesos; 

III. Tres y medio por ciento á los departamentos cuya matrícula está compren- 
dida entre cinco mil pesos y dos mil inclusive, no debiendo pagarse en ningún caso 
menos de noventa pesos; 

IV. Cuatro y medio por ciento .i los departamentos cuya matrícula esté com- 
prendida entre dos mil pesos y mil inclusive, no debiendo en ningún caso pagarse 
menos de sesenta y cinco pesos; 

V. 8eis y medio por ciento á los departamentos cuya matrícula esté compren- 
dida en tres mil pesos y quinientos inclusive, no debiendo en ningún caso pagarse 
menos de cuarenta y cinco pesos; 

VI. Nueve por ciento á los departamentos cuya matrícula comprenda desde 
quinientos pesos para abajo. 

3.° Recibidas las matrículas en la Dirección de Contabilidad ésta pasará al Mi: 
nisterio de Hacienda un estado comprensivo del valor de cada una y de la retri- 
bución que le corresponde á cada comisión, según lo dispuesto en el presente de- 
creto. 

En vista de esta liquidación se expedirá la orden de pago, que será cumplida 
sin mas trámite que la trascripción do la Dirección del Tesoro á las respectivas 
tesorerías fiscales. 

Tómese razón, etc. — Santa María. — II. Pire» de Arce. 



360 LEY DE CONTRIBUCIONES 



trícula cincuenta días, por lo menos, antes del período anual, se- 
ñalando el plazo de un mes para los reclamos. 1 

Art. 10. Los contribuyentes que no se conformaren con la cla- 
sificación que se hubiere hecho de su profesión ó industria, podrán 
entablar su reclamo ante el juez de comercio ó el juez de primera 
instancia del departamento, .quienes decidirán sin ulterior recurso, 
oyendo en conferencia verbal al interesado y á la comisión que 
hubiere formado la matrícula. 

Si la reclamación se funda en que se ha fijado una patente me- 
nor que la que el interesado quiere pagar, será inmediatamente 
aceptada. 

Art. 11. Un mes después de principiar el pago de patentes, se 
practicará una visita de inspección á los establecimientos sujetos 
al impuesto, y el contribuyente que no hubiere tomado patente, ó 
hubiere sacado una de inferior valor á la que le corresponda pol- 
la matrícula, será obligado, en el primer caso, á sacarla y á pagar 
además una multa equivalente á su importe, y en el segundo caso, 
á pagar doblada la parte de precio de la patente que haya dejado 
de satisfacer. 

Art. 1"2. A la misma obligación y multa impuestas por el artícu- 
lo que precede, quedará sujeto el que estableciere una industria ó 
negocio de comercio ó comenzare á ejercer una profesión después 
de pasada la visita de inspección y antes de los cuatro últimos me- 
ses del año por que debe durar la patente. 

No están obligados á pagar multas las compañías de seguros, 
los bancos de sociedades anónimas y los de particulares de emisión, 
las empresas de gas hidrógeno, las sociedades anónimas, industria- 
les y de comercio y las empresas de ferrocarriles, cuyos estableci- 
mientos pagarán al hacer su primer balance la cuota que corres- 
ponda, á razón del dos por ciento anual de la renta por el tiempo 
transcurrido desde su fundación. 

Art. 13. Practicada la visita á los establecimientos, la comisión 
inspectora pasará al intendente ó gobernador respectivo una nó- 
mina de los que no hubieren satisfecho el impuesto, para que sean 
requeridos por el pago de patente y la multa correspondiente. 

tíi el contribuyente requerido se negare al pago, se le prohibirá 
seguir ejerciendo su industria ó profesión, hasta que lo verifique. 

Art. 14. La patente deberá colocarse en un lugar visible del 
establecimiento ú oficina del contribuyente, bajo la multa de cinco 
pesos. 



(1) Santiago, '2:> de julio do 1872.— Vista la nota quo precede, decreto: 

La matrícula de los establecimientos y profesiones sujetos al pago de patentes 
no se considerará cerrada hasta que no termine el mes lijado para los l'eclanioe, y 
los agentes fiscales podrán, en consecuencia, pedir álos Juzgados de Comercio qUo 
se hagan en ella las alteraciones que creyeren del caso. 

Tómese razón, ct«. — ErkázükiZ. — Mainon Barros Luco. 



impuesto de Patentes 361 



Art. 15. El impuesto de las multas en que incurrieren los con- 
traventores á esta ley. el cual se cobrará gubernativamente) será 
en favor de los comisionados para practicar la visita, ó del que dé 
noticia de la infracción á la autoridad respectiva. 

Art. 10. — El Presidente de la República dictará las disposicio- 
nes necesarias para la emisión de las patentes y recaudación del 
impuesto, y fijará la fecha en que comenzará á regir la presente 
ley, quedando derogadas las anteriores sobre la materia. 

Esta autorización durará un año. 1 

Y por cuanto, etc. — José Joaquín Pérez. — Alejandro Reyes. 



(■> Kegltimuiito 

Santiago, 20 de julio de 1809. — A fin de uniformar los procedimientos que se 
observan en la aplicación de la ley de patentes, y de hacer más expedita la recau- 
dación del impuesto. 

He acordado y decreto: 

Art. 1.° El impuesto de patentes se pagará todos los años desde el 1.° de sep- 
tiembre hasta el 1.° de octubre por aquellos que estén incluidos en la matrícula 
general. 

Art. 2." Deberán patente: 

1." Los que ejercen industrias, giros ó profesiones incluidos en la tarifa del ar- 
tículo 3." de la ley, ya sea que estén establecidos a la formación de la matrícula ó 
que se establezcan después de la formación de ésta y antes del 1.° de mayo ó des- 
pués del 31 de agosto; 

2.° Las fábricas de ladrillosa fuego, los hornos de fundición de cobre, las má- 
quinas de amalgamación de metales de plata, los molinos de trigo, los hornos de 
tejas y ladrillos, pagarán la patente designada en la tarifa del artículo 3." de la 
ley, aun cuando estén situados en el campo ó en pequeños centros de población; 

3." Los establecimientos comerciales ó industriales que antes del 1." de mayo y 
después del 31 de agosto se trasladen á otro departamento, siempre que por tal 
cambio de localidad necesiten mayor patente que la que ya hubieren pagado, sa- 
tisfarán la diferencia. A la misma regla quedan sujetas las profesiones; 

4." Si una misma persona tiene dos ó más establecimientos de un mismo giro, 
ya sea en diversos departamentos ó en el mismo, pagará tantas patentes cuantos 
sean sus establecimientos. 

Art. 3. u No deberán patente: 

1." Los exceptuados por el artículo 4." de la ley; 

2." Los que establezcan su giro, industria ó profesión después del 1." de mayo 
y antes del 1." de septiembre; 

3.° Los oficios que vh'en del trabajo manual del que los ejerce; 

4.° Los abogados que no tengan estudio abierto, es decir, los que no ejercen su 
profesión. Regirá la misma regla para todas las profesiones en general; 

5." Las bodegas en donde se espenden los frutos de uu fundo rústico, siempre 
que estando anexas á él formen parte de la misma industria y no constituyan un 
giro mercantil separado del fundo productor, ó si estando situadas dentro del 
fundo sirven para el espendio de mercaderías no producidas en él; 

6." Las bodegas ó barracas en que las casas de comercio depositan exclusiva- 
mente las mercaderías que constituyen su negocio. 

Art. 4.° Para la formación de la matrícula general de cada departamento el 
gobernador nombrará el 1.° de mayo de cada año una comisión conforme á lo dis- 
puesto en el artículo 7.° de la ley. 

Pero, cuando esta tarea se haga' muí laboriosa por las circunstancias especiales 
del departamento, el gobernador podrá nombrar dos ó mas comisiones mátrirji' ',- 

40 



362 LEY DE CONTRIBUCIONES 

VI. — Impuesto de papel sellado, timbres y estampillas, 
conforme á las leyes de 1.° de septiembre de 1874 y 15 de 
enero de 1878. 

(Produjo en 1885: $ 472,335 05). 



doras á fin de que los trabajos de que deben ocuparse estén terminados el 1." de 
junio. El nombramiento de estas comisiones se pondrá en conocimiento del Go- 
bierno para su aprobación. 

Art. 5 " Las comisiones para fijar la patente de los establecimientos, compañías, 
sociedades, empresas, etc., que según el artículo 3." de la ley deben pagar el dos 
por ciento sobre su renta neta, tomarán por base de la contribución los balances 
del año anterior que se presentaren, incluyendo en las utilidades la parte que se 
destina á fondo de reserva ó á fondo de accionistas. 

No se tomarán, sin embargo, en cuenta aquellas utilidades que provengan de 
los intereses de títulos de otras sociedades que ya hayan pagado el impuesto co- 
rrespondiente sobre tales títulos. 

Art. ti." Las comisiones tendrán presente, al formar la matrícula, que estando 
el orden de pueblos arreglado á su importancia comercial y lijada en consecuen- 
cia la cuantía de la patente, cuando la tarifa de la ley asigne diversas categorías 
á alguna misma clase de industria ó giro, las primeras categorías no podrán con- 
siderarse como no existentes para calificar esa industria ó giro en alguna de las 
categorías inferiores. 

Art. 7." Tan luego como se termine la formación de la matrícula, la comisión 
la entregará al gobernador para que este funcionario la haga publicar en un pe- 
riódico del departamento por dos veces consecutivas ó en dos periódicos á la vez. 

3i no hubiere periódico en que hacer la publicación, se fijarán dos listas manus- 
critas, una en la puerta de la Administración de Estanco y otra en la puerta de 
la iglesia parroquial, En estas listas deberá expresarse, bajo la firma del Gober- 
nador ó del subdelegado, el día en que se vence el mes de plazo que hay para re- 
clamos. * 

Art. S." Los que establezcan nuevo giro, industria ó profesión después de cerra- 
da la matrícula; los que cambien de giro ó se trasladen á otro departamento, de 
manera que ks corresponda pagar mayor patente, y los que por olvido no hubie- 
sen sido incluidos en la matrícula, ocurrirán al gobernador antes de abrir su 
establecimiento ó bufete, solicitando que les fije la patente que les corresponde, ó 
dentro del término de ocho días después de publicada la matrícula, si estando es- 
tablecidos no se les hubiere incluido en las listas de contribuyentes. 

Art. 9.° La clasificación de la patente que corresponde al solicitante será hecha 
por el gobernador y el administrador de Estanco, conforme al artículo 3.° de la 
ley, y se levantará un acta de esta circunstancia firmada por dichos funcionarios 
y por el interesado, en la cual deberá expresarse si éste se conforma ó no con la 
clasificación hecha de su industria, giro ó profesión. 

Art. 10. Si el interesado no se conforma con la clasificación, podrá reclamar de 
ella con arreglo á lo dispuesto en el artículo 10 de la ley, debiendo contarse el 

(*) Santiago, 5 de juuio de 1S79. — He acordado y decreto: 

La publicación á que se refiere el artículo 9." de la ley de 22 de diciembre de 1S66, sobre 
contribución de patentes fiscales, se liará por una sola vez en un periódico ite la localidad 
ó por medio de carteles impresos ó de listas manuscritas, siempre que los intendentes ó 
gobernadores respectivos juzgaren excesivo el costo de la publicidad en la primera de las 
formas antedichas. 

Un ejemplar de los carteles ó listas se fijará en la puerta de la Administración de Estan- 
co y otro en la iglesia parroquial, debiendo expresarse, bajo la firma del gobernador ó sub- 
delegado, el día eu que vence el mes de plazo que hay para los reclamos. 

Queda derogado el artículo 7." del reglamento dictado el 30 de julio do 1S6L1. 

Tómese razón, etc; — .-Pinto. — A injusto Matte. 



IMPUESTO DE PAPEL, SELLADO 363 

Santiago, 1." de septiembre de 1874. — Por cuanto, etc. 

Art. 1.° El impuesto de que trata esta ley se cobrará por medio 
de papel sellado, de estampillas ó de un timbre especial. 



mes hábil para entablar el reclamo desde la fecha en que se extendió el acta de 
que trata el artículo anterior. 

Art. 11. La decisión del juzgado, que será transcrita oficialmente al administra- 
dor de Estanco y notificada al interesado, se agregará al acta á que se refiere el 
artículo 9." 

Art. 12. Dentro del término de ocho días después de fijada la patente, el inte- 
resado cubrirá su importe en la Administración de Estanco que hubiere intervenido. 

El administrador do Estanco le extenderá el correspondiente recibo para que 
le sirva de potente provisoria mientras que se expide á su favor el boleto que le 
corresponde, que será pedido por el gobernador directamente al Factor Jeneral y 
por éste á la Contaduría Mayor. 

En el caso de reclamo, los ocho días concedidos para efectuar el pago se conta- 
rán desde la fecha en que se notifique al interesado la resolución judicial. 

Art. 13. Los gobernadores remitirán al Factor (Jeneral, á más tardar el 15 de 
julio de cada año, las matrículas originales y el pliego de las modificaciones hechas 
en virtud de los reclamos que hubieren interpuesto los contribuyentes. 

Art. 14. La Factoría General pedirá á la Contaduría Mayor los boletos nece- 
sarios para el cobro del impuesto conforme á la matrícula, pliegos do modificacio- 
nes y peticiones que reciba de los gobernadores, y la Contaduría Mayor se los re- 
mitirá, formándole el cargo correspondiente, después de estampar en ellos el sello 
y firma que garanticen su autenticidad. 

Art. 15. La Factoría en todo el mes de agosto remitirá á las Administraciones 
de Estanco los boletos necesarios,' firmados y sellados con su sello y en el estado 
en que deben entregarse á los contribuyentes. 

Les remitirá además copias autorizadas do las matrículas y pliegos do modifi- 
caciones que á cada una corresponde, y les formará cargo por el número de boletos 
remitidos y por su valor total. 

Art. 1U. El Factor y el administrador de Estanco anotarán en cada boleto que 
emitan y en el talón correspondiente las circunstancias que contuviere la clasifica- 
ción hecha en la matrícula. 

Art 17. Los agentes fiscales * de la República entablarán, ante el juzgado que 
corresponda, los reclamos á que dieren lugar las matrículas generales ó particula- 
res, siempre que á su juicio se pretenda perjudicar los intereses fiscales. En con- 
secuencia, éstos y los administradores de Estanco, en representación de la comi- 
sión matriculadora, serán citados á la conferencia verbal á que se refiere el artículo 
10 de la ley, y asistirán al juzgado de comercio durante el mes hábil para enta- 
blar los reclamos y siempre que con tal objeto fuere necesario. 

Art 18. La comisión inspectora á que se refiere el artículo 11 de la ley se nom- 
brará cu cada año por el gobernador y funcionará constantemente. 

Art. lfl. Se compondrá de un empleado fiscal y de un agente de policía, y podrá 
integrarse con el administrador de Estanco, un subdelegado ú inspector, ó con 
personas que, á juicio del gobernador, presten las suficientes garantías de buen 
desempeño en sus funciones. 

De la misma manera podrá integrarse la comisión matriculadora, á falta de los 
funcionarios que la ley determina. 

Art. 20. La comisión inspectora, al practicar sus visitas, anotará á los que no 
tengan patente debiendo tenerla, y á los que tengan patente menor que la que se 
les ha fijado. Estas anotaciones las pasará, al gobernador para los fines del ar- 
tículo 15 de la ley. 

(*) Hoy debe entenderse promotores fiscales. 



3G4 LEY DÉ CONTRIBUCIONES 



Habrá estampillas de uno, dos, cinco, diez y veinte centavos, y 
de uno, dos, cinco y diez pesos. * 

Habrá papel sellado de cinco, diez, veinte y cincuenta centavos, 
y de uno, dos, cuatro, seis, ocho y diez pesos. 



Art. 21. Incurrirán en la multa que designa el artículo 11 de la ley: 

1." Los que estando incluidos en la matrícula no puedan acreditar, al practi" 
carse la visita de inspector, por medio del boleto respectivo, que han pagado la 
patente que se les ha fijado en la lista de contribuyentes, ó en caso de reclamo, 
aquella que les ha sido asignada por el juzgado correspondiente; 

2." La persona á que se refiere el artículo 8.° de este reglamento, si no hubiere 
tomado la patente que le corresponde. 

Art. 22 La multa solo afecta á la persona que debe y no toma la patente. Que- 
da extinguida con el fallecimiento del deudor. 

Art 23. Los gobernadores cobrarán gubernativamente las multas en que hu- 
bieren incurrido los contraventores á la ley, conforme á las anotaciones de la co- 
misión inspectora, sin que les sea dado emplear otro apremio que el que señala el 
artículo 13 de la ley. 

Art. 24. Los gobernadores son responsables de todo retardo en la formación 
de la matrícula, en su publicación, en su remisión á la Factoría General y en el 
cobro del impuesto. 

Art. 25. Los gobernadores remitirán á la Contaduría Mayor el 1." de mayo del 
año que siga á la emisión de patentes, las copias autorizadas de la matrícula y 
respectivos pliegos de modificaciones que, según el artículo 15 de este reglamento, 
deben recibir los administradores de Estanco de la Factoría General. 

A estas copias agregarán el legajo de las actas y decisiones judiciales que se 
mencionan en los artículos 9.° y 11 de este reglamento. 

Art. 26. En los documentos á que se refiere el artículo anterior, se anotará, por 
el gobernador y administrador de Estanco, las causas por qué no han satisfecho 
el impuesto los que estando inscritos en ellos no hubiesen tomado la patente que 
les corresponde. 

Art. 27. Los administradores de Estanco acompañarán á sus cuentas bimestra- 
les los talones de los boletos emitidos para que la Factoría General compruebe el 
cargo é impute su valor al producto de este impuesto. 

Art. 28. La Factoría General remitirá con sus cuentas anuales las matrículas, 
pliego de modificaciones y peticiones originales, como comprobante del cargo que 
le ha formado la Contaduría Mayor. Esta oficina confrontará estos documentos 
con los que debe recibir de los gobernadores en virtud del artículo 25 de este re- 
glamento. * 

Art. 29. Se derogan todas las disposiciones administrativas dictadas para lle- 
var á efecto la actual ley de patentes. 

Tómese razón, etc. — PÉREZ. — M. Concluí ¡J Toro. 

(1) Valparaíso, 16 de febrero de 1878. — Considerando, etc. 
Decreto: 

Art. 1." Se prohibe, á contar desde el 1," de abril próximo, el uso de las es- 
tampillas de franqueo para el pago del impuesto establecido por la ley de 1,° de 
septiembre de 1S74. 

Este pago se efectuará por medio de estampillas especiales que al efecto espen- 
derán las administraciones de Estanco. 

Art. 2." Los Ministros de la Tesorería General remitirán á la Factoría del Es- 

(*) Debe entenderse Tesoreros fiscales donde diga administradores de Estanco, y Di- 
rección del Tesoro donde diga Contaduría Mayor ó Tesorería General, segáu el caso. 



IMPUESTO DE PAPEL SELLADO 365 

Habrá timbre especial de cinco, diez y veinte centavos, y de 
cinco, diez, veinte y cincuenta pesos. 

El Estado espenderá papel sellado, pero los interesados tendrán 
derecho para hacer timbrar las letras, documentos ó papel que ne- 
cesiten para su uso. 

Queda á elección del contribuyente servirse del papel común, 
agregando las estampillas ó exigiendo el timbre correspondiente, 
ó bien del papel espendido por el Estado, salvo los casos en que la 
ley disponga lo contrario. 

Si se empleasen estampillas, éstas se inutilizarán con el todo ó 
parte de la firma del suscritor ó con la rúbrica é iniciales de su 
nombre y apellido. 

Art. 2.° En los juicios que se sigan ante los tribunales de la Re- 
pública y en los de compromiso, se empleará el papel sellado de 
veinte centavos. Se exceptúan los juicios que se sigan ante subde- 
legados é inspectores. 

Art. 3.° Si el monto del impuesto excediese de cinco pesos, el 
contribuyente podrá enterar el importe de la contribución en al- 
guna tesorería fiscal. La tesorería pondrá constancia en el docu- 
mento, con el sello de la oficina y firma del tesorero, de haberse 
pagado el impuesto. 1 

Art. 4.° El impuesto se pagará en la primera foja de cada docu- 
mento, en el caso de usarse papel sellado ó timbre. 

Art. 5.° El notario que extendiere escritura pública de un acto 
ó contrato sujeto al impuesto que esta ley establece, exigirá se 
tome la copia correspondiente, autorizando á la vez la escritura y 
la copia, de lo cual dejará constancia en el registro. 



tanco las estampillas destinadas á este objeto, á fin de que esta última oficina ha- 
ga el reparto correspondiente y forme cargo á las diversas administraciones. 

Túrnese razón, etc. — Pinto. — Augusto Maitc. 

(1) Santiago, 15 de enero de 1878. — Por cuanto, etc. 

Art. 1.° El documento que se otorgue sin haberse pagado el impuesto estable- 
cido por la ley de 1." de septiembre de 1874, queda sujeto á la multa de cinco 
por ciento sobre el valor de la obligación por que se adeudare el impuesto, en los 
casos en que éste sea proporcional, y cincuenta veces la contribución si fuere de 
cantidad determinada. 

La multa á que se reíiere el inciso anterior se adeudará solidariamente por los 
que suscribieren, endosaren, cedieren, dieren en prenda ó exhibieren el docu- 
mento. 

Art. 2." Si se empleasen estampillas para el pago del impuesto, el deudor las 
inutilizará escribiendo su nombre ó iniciales, su rúbrica y, abreviada ó íntegra- 
mente, la fecha en que se hace la inutilización. 

A la pena impuesta en el artículo 1.° queda sometido el documento en que la 
inutilización de las estampillas no estuviere hecha en la forma que prescribe el 
inciso anterior. 

Art 3.° Esta ley comenzar;! á regir treinta días después de su promulgación, 
quedando derogado el artículo 3." de la ley de 1.° de septiembre de 1874, y las 
disposiciones de la misma ley contrarias á la presente. 

Y por cuanto, etc. — Aníbai, Pinto, — Augusta Matte, 



366 LET DE CONTRIBUCIONES 



Art. 6° Pagarán el impuesto que esta ley establece en la pro- 
porción que determina este artículo, los títulos y documentos en 
que se consignen los actos y contratos que á continuación se ex- 
presan: 

Acciones ó promesas de acción de sociedades anónimas y en co- 
mandita, cinco centavos por cada una. 

Boleta de fianza para remate, un peso. 

Contratos de venta ó enajenación de bienes raices, dos centavos 
por cada cien pesos. 

Id. de id. id. muebles, dos centavos por cada cien pesos. 

Contratos de arrendamiento, sobre el total de las pensiones, dos 
centavos por cada cien pesos. 

Id. de fletamento ó cartas de porte terrestre, veinte centavos por 
cada ejemplar. 

Id. de mutuo, sobre el monto del capital, dos centavos por cada 
cien pesos. 

Id. de sociedad, sobre el capital nominal, dos centavos por cada 
cien pesos. 

Cancelaciones en documentos públicos ó privados distintos del 
original, cinco centavos. 

Conocimientos de buque, cada ejemplar, cinco centavos. 

Certificados, recibos ó vales de depósito dados por los Bancos, 
cuyo plazo exceda de quince días, dos centavos por cada cien 
pesos. 

Id. de corredores, cinco centavos. 

Id. de funcionarios de fé pública, dados fuera de juicio, cinco 
centavos. 

Cartas de crédito, sobre el monto de él, dos centavos por cada 
cien pesos. 

Cesión de créditos ó derechos, salvo que se extienda en el título 
cedido y que éste haya pagado el impuesto sobre el precio de la 
cesión, dos centavos por cada cien pesos. 

Id. de créditos ó derechos, salvo que se extienda en el título del 
crédito cedido y que éste haya pagado el impuesto, si fuere de va- 
lor indeterminado, veinticinco centavos. 

Copias de instrumentos públicos, la primera en el papel que 
corresponda á la naturaleza ó cuantía de la obligación. Las demás 
en papel sellado de veinte centavos. 

Cuentas de venta, cinco centavos. 

Cupones de acción, sobre el valor efectivo, dos centavos por ca- 
da cien pesos. 

Donaciones, sobre el valor de ellas, dos centavos por cada cien 
pesos. 

Id. de valor indeterminado, un peso. 

Fianzas constituidas en documento distinto de aquel en que se 
otorgó la obligación á que acceden, sobre el monto de la suma que 
garantizan, dos centavos por cada cien pesos. 



IMPUESTO DE PAPEL SELLADO 367 

Fianzas constituidas en documento distinto de aquel en que se 
otorgó la obligación á que acceden, sobre el monto de la suma que 
garantizan, siempre que ésta fuera de valor indeterminado, un 
peso. 

Finiquitos de cantidad determinada ó indeterminada, cinco cen- 
tavos. 

Inventarios solemnes ó menos solemnes, papel sellado de veinte 
centavos. 

Juicios. Se pagará el impuesto en la forma prevenida en el ar- 
tículo 2." 

Letras de cambio, pagaderas en Chile, sobre el ejemplar acep- 
tado, cinco centavos. 

Legalización de documentos ó firmas, por cada acto, cinco cen- 
tavos. 

Libranzas ú órdenes de pago, distintas de las que se llaman 
cheques de banco, cinco centavos. 

Manifiestos por mayor, cada uno, un peso. 

Id. por menor, cada hoja, veinte centavos. 

Mercedes ó concesiones de minas, aguas, terrenos para plantear 
establecimientos de fundición, un peso. 

Notas de venta de corredores y martilieros, cinco centavos. 

Id. de compra de id , cinco centavos. 

Pajarees ó documentos, sobre el monto de la oblio-ación, dos cen- 
tavos por cada cien pesos. 

Patentes de privilegios exclusivos, cincuenta pesos. 

Cada manifiesto por mayor de mercaderías extranjeras que se 
presento á las aduanas, un peso. 1 

Los manifiestos por menor, cincuenta centavos. 

Poderes generales, dos pesos. 

Id. especiales, un peso. 

Pólizas de seguros terrestres ó marítimos, á prima ó mutuo, diez 
centavos. 

Id. de seguros sobre la vida, diez centavos. 

Las pólizas de mercaderías extranjeras, las de artículos nacio- 
nales ó naturalizados que se pidan para el extranjero y, en gene- 



(1) Santiago, 17 de diciembre de 1S74. —Vístala nota que precede, etc. 
Decreto: 

1." Se entenderá por manifiesto por ínayov, en el primer caso que menciona la 
ley de 1." de septiembre último, el registro do entradas que presentan los buques 
que hacen el comercio de cabotaje. 

2." Por la primera hoja del manifiesto por menor se pagará cincuenta centavos 
y veinte centavos por las hojas siguientes, no debiendo unas y otras exceder del 
tamaño de un pliego de papel sellado. 

Tómese razón, etc. — Rrrázurtz. — Ramón Barros Luco, 



368 LEY DE CONTRIBUCIONES 



ral, toda solicitud ó pedimento que se presente á las aduanas, se 
escribirá en papel de veinte centavos. 1 

Las pólizas ó pases libres de mercaderías nacionales ó natura- 
lizadas, con destino al cabotaje y á la República Argentina, en 
papel de diez centavos. 

Prenda otorgada en documento distinto de la obligación princi- 
pal, sobre el valor asignado á ella, y, en su defecto, sobre el valor 
garantido, dos centavos por cada cien pesos. 

Prenda de valor indeterminado, otorgada en documento distin- 
to de la obligación principal, un peso. 

Promesa de acto ó contrato, cinco centavos. 
Obligaciones de pagar alguna suma de dinero, sobre el monto 
de ella, dos centavos por cada cien pesos. 

Id. de entrega de alguna cosa avaluada en dinero, sobre su va- 
lor, dos centavos por cada cien pesos. 

Id. de pagar alguna suma de dinero indeterminada, cincuenta 
centavos. 

Recibos ó vales de depósitos de especies estimadas en dinero, 
dos centavos por cada cien pesos. 

Id. ó vales de depósitos de especies inestimadas, cinco cen- 
tavos. 

Recibos de dinero, distintos de los dados por los Bancos, siem- 
pre que no se estampen en obligaciones que hayan pagado el im- 
puesto, cinco centavos. 



<1> Pólizas (lo Aduana 

Santiago, 9 de mayo de 1S78. — Vista la nota, etc. 
Decreto: 

Las pólizas y en general toda solicitud ó pedimento que se presente en las 
Aduanas se escribirán precisamente en el papel sellado que corresponda. En con- 
secuencia, queda prohibido el pago del impuesto por medio de timbres ó estam- 
pillas. 

Esta disposición comenzara á regir desde el 1." de julio próximo y durante este 
lapso de tiempo, la Factoría General cambiará por el papel sellado correspondien- 
te las pólizas timbradas que al efecto se le presenten. 

Tómese razón, etc. — Pixto. — Alujado Mulle. 



Santiago, 4 de septiembre de 1S7-). — Vista la nota que precede, etc. 
Decreto: 

1." Se declara que las pólizas para el despacho de pólvora están gravadas con 
el mismo impuesto de papel sellado que las que se emplean para el despacho de 
las mercaderías en general, y 

2.° Que está derogado por la Ordenanza de Aduanas el artículo tí." del regla- 
mento dictado para la casa de pólvora de Copiapó. 

Tómese razón, ote, — ErráOTRtz. — ]¡am&a Barros Luco, 



IMPUESTO DE PAPEL SELLADO 369 

Registros de salidas de buques, por cada cargamento, cuales- 
quiera que sean las fracciones en que se divida, un peso K 

Id. de notarios y conservadores se formarán en papel sellado de 
veinte centavos. 

Solicitudes ó memoriales que se dirijan á las autoridades ú ofi- 
cinas del Estado, de cualquiera naturaleza que sean, se escribirán 
en papel sellado de veinte centavos. 

Testamentos, copias de ellos, dos pesos. 

Títulos de abogados, farmacéuticos, ingenieros y en general, de 
profesiones cuyo ejercicio necesita título de autoridad competente, 
en papel de diez pesos. 

Transferencias de acciones nominales de sociedades anónimas, 
salvo que se extienda en el misino título, que ya haya satisfecho 
el impuesto sobre el valor efectivo, dos centavos por cada cien 
pesos. 2 

Vales ó señas de depósito de bienes fungibles, un centavo. 

Vales ó promesas de pagar alguna suma de dinero, salvo los bi- 



<I> Ileiíisl ros «le naves 

Santiago, 26 de julio de 1875. — -Vista la solicitad, etc. 
Decreto: 

1." Para los efectos de la ley ele papel sellado, se considerarán en lo sucesivo 
como un sólo registro de entrada todas las razones ó registros parciales que forma 
cada Aduana por las mercaderías que se embarcan con destino al cabotaje. 

2." La contribución se pagará en cada uno de los puntos en que las naves pre- 
senten dichos registros. 

Tómese razón, etc. — Errázuriz. — R r i,móu Barros Luco. 

<-'» Socii'ilatlcs niióniiii:is 

Santiago, 11 de abril de 1874. — Vista la nota, etc. 

Decreto: 

Los notarios públicos que extiendan en sus registros escrituras de estatutos de 
sociedades anónimas, anotarán en la escritura matriz, al tiempo de dar la primera 
copia, el valor del timbre que se hubiera pagado en la respectiva oficina. 

Tómese razón, etc. — Errázüriz. — Samen Barros Luco. 



Santiago, 11 de enero de 1S73. — Considerando, etc. 
Decreto: 

1.° Toda sociedad anónima que se establezca deberá determinar los años de su 
duración y pagará anticipadamente el timbre que le corresponda con arreglo á su 
capital. 

2. a Aquellas sociedades que por la naturaleza del objeto que se proponen no 
puedan fijar su duración, pagarán anualmente el derecho de timbre. A la misma 
regla quedan sujetas las sociedades que estuvieren establecidas por tiempo inde- 
terminado. 

3.° Para los efectos del artículo que precede, las comisiones avaluadoras del 
impuesto de patentes incluirán en las matrículas las sociedades cuya duración 

47 



370 LEY DE CONTRIBUCIONES 



lletes y los vales ele los Bancos que tengan un plazo menor de 
quince días, dos centavos por cada cien pesos. 

Permuta, dos centavos por cada cien pesos del valor total de los 
objetos permutados, y un peso cuando sean de valor indetermi- 
nado. 

Censos, dos centavos por cada cien pesos del capital acen- 
suado. 

Renta vitalicia, dos centavos por cada cien pesos del valor total 
de la renta en diez años. 

En la constitución de un derecho real, como el usufructo, habi- 
tación, servidumbre y los demás Je esta especie, dos pesos por la 
primera copia. 

Certificados dados por los notarios ó conservadores, veinte cen- 
tavos por cada uno. 

Los libros en que so copian las sentencias de los tribunales o 
juzgados se llevarán en papel de veinte centavos. 

Los documentos gravados con impuesto proporcional, que no 
expresen una cantidad determinada, que contengan un máximum 
y un mínimum,, pagarán el impuesto con relación al término me- 
dio del monto de la obligación. 

Para el pago del impuesto no se tomarán en cuenta las fraccio- 
nes que no alcancen á cien pesos. 

Art. 7° No pagarán impuesto: 

1.° Los documentos cuya, cuantía no excoda de cien pesos, cuan- 
do la contribución sea proporcional; 

2.° Los escritos que presenten á los tribunales las personas que 
hayan obtenido declaratoria de pobreza ó que se encuentren en 
prisión procesados criminalmente. Gozarán de las mismas excep- 
ciones los reos rematados en los memoriales que dirijan á las au- 
toridades; 

3.° Los memoriales ó solicitudes que eleven á las autoridades y 
las copias de instrumentos públicos que necesiten las munieipali- 



fuese mdsfcevininada, ;i fin de quo junto con est3 impuesto so recaude el derecho 
do timbre. 

Tómese razón, etc. — ErbáüL'Utz. — Maman Barros Luco. 



Santiago, 21 de octubre de 1S75. — Vista la solicitud que precede, 
Decreto: 

Lis sociedades anónimas establecidas con anterioridad á la ley de papel sellado 
de 1." de septiembre de lS7i y que pagaban anualmente el derecho de timbre 
conforme á lo dispuesto por decreto de 1 1 de enero de 1873, pueden optar entre se- 
guir pagando el impuesto anual ó completar la cuota de dos centavos por cada 
cien pesos del capital nominal, computándose al efecto las cantidades que en con- 
formidad al citado decreto hubieren ya satisfecho. 

Tómese razón, etc, — EruÁ'/.i'riz, — Ramón Barros Luco, 



IMPUESTO DE TAFEL SELLADO 371 

dades, los establecimientos de educación y de beneficencia ú otras 
personas jurídicas que hayan obtenido declaratoria de pobreza \ 

4.° Los memoriales ó solicitudes que se presenten á los directo- 
res de los colegios nacionales ó á la Universidad; 

5.° Los recibos ó documentos que expidan las oficinas públicas; 

6.° Los documentos, memoriales ó solicitudes que leyes especia- 
les exceptúen; 

7.° Los documentos no enumerados en el artículo anterior; 

S.° Las solicitudes sobre interés general, que se eleven al Con- 
greso ú otras autoridades en virtud del derecho de petición. 

Art. 8.° El documento que no se otorgue en papel sellado com- 
petente, no tendrá en ningún caso mérito ejecutivo, y para ser 
presentado, para otros efectos, ante la justicia ú otra autoridad 
pública, deberá pagar el veinte veces tanto del impuesto corres- 
pondiente. 

Art. 9.° El tenedor de un documento extendido en papel incom- 
petente podrá subsanar la falta del impuesto dentro de los quince 
días siguientes á su otorgamiento, ó antes de su vencimiento, si 
tuviere un plazo menor de quince días. 

Art. 10. Las letras de cambio y cartas de crédito extendidas en 
el estranjero, satisfarán la contribución al tiempo de ser acep- 
tadas. 

Los documentos otorgados en país extranjero, pagarán el im- 
puesto al tiempo de su presentación en juicio. 

Art. 11. El funcionario público que admita en su despacho do- 
cumentos en que no se hayan llenado las prescripciones de esta 
ley, será penado con una multa, á beneficio fiscal, equivalente á 
cincuenta veces tanto del impuesto insoluto. 

En igual pena incurrirá el notario que no diere cumplimiento á 
lo dispuesto en el artículo 5.°. 

Art. 12. Las oficinas encargadas de la venta, deberán recibir el 
papel sellado ó timbrado no usados, cambiándolos por nuevos con 
el mismo sello ó timbre, siempre que el cambio se solicite dentro 
del mes siguiente á la renovación del sello ó timbre. 

Para los efectos del inciso anterior, se considerará como no usa- 
do el papel sellado ó timbre que el comercio acostumbra llenar 
con formulas impresas, con tal que no contengan palabras manus- 
critas. 

Art. 13. El tenedor de un documento que tuviere duda acerca 



<1> Asociaciones de bomberos 

Santiago, 2 de diciembre de 1875. — Vista la nota que precede y lo dictaminado 
sobre ella por el Fiscal de Hacienda, se declara: que las asociaciones de bomberos 
establecidas en la República, como establecimientos de beneficencia, están inclui- 
das en la enumeración que hace el inciso 3.°, artículo 7." de la ley de papel sella- 
do de 1.° de septiembre de 1874, para la exención del pago de este impuesto. 

Tómese razón, etc. — EuRÁzumz.— -Mamón Barros Luco. 



372 LEY DÉ CONTRIBUCIONES 



del monto del impuesto que deba pagar, podrá ocurrir verbalmen- 
te, dentro del plazo que previene el artículo 9.°, al juez de primera 
instancia para que éste, sin mas trámite, lo determine. La resolu- 
ción que diere el juez se estampará en el mismo documento y será 
valedera para todos los efectos legales. 

Art. 14. Esta ley empezará á regir desde el primero de enero 
de mil ochocientos setenta y cinco, quedando derogadas desde esa 
fecha todas las leyes anteriores relativas al papel sellado. 

Y por cuanto, etc — Federico Errázuriz. — Ramón Barros 
Luco. 

VIL — Impuesto de alcabalas, con arreglo á la ley de 
17 de marzo de 1835 con la alteración introducida por la 
de 30 de junio de 1880. 

(Produjo en 1885: $ 832,216 75). 

Santiao-o, 17 de marzo de 1835. — Por cuanto, etc. 

Art. 1.° La alcabala de contratos sólo se exigirá de las propie- 
dades ó bienes que á continuación se expresan: 

1.° De fundos rústicos ó urbanos; 1 

2.° De sitios eriales situados dentro de la área ó contiguos á las 
poblaciones; 

3.° De minas y de buques. - 



di Edificios 

Santiago, 3 de septiembre de 1873. — Vista, etc., decreto: 

La trasmisión (*) de dominio de los edificios separados del suelo no está gravada 
con derecho de alcabala, á menos que sea uno mismo el dueño del edificio y del 
terreno. 

Tómese razón, etc — Errázupjz. — Ramón Barros Lvco. 
<*¿> Fragmentos ¿le Imanes náufragos 

Santiago, 11 de febrero de 1837. — Con vista, etc., declaro: 

1." Que los fragmentos de buques náufragos que se vendan en cualquiera de 
los puertos de la República sean considerados para el pago de derechos como com- 
prendidos en el artículo 2." de la ley de alcabala promulgada en 17 de marzo 
de 1835. 

2.° Que los derechos que han de pagar los fragmentos de buques ya expresa- 
dos, se deducirán del valor que tuvieren en su venta verificada en las casas de 
martillo, y en su defecto por el avalúo que hicieren los vistas asociados, si fuere 
necesario, á un perito nombrado por los respectivos jefes. 

3.° Regístrese en las oficinas que corresponda, eomuníqnese como una resolu- 
ción general para todos los casos de esta naturaleza, y archívese con sus antece- 
dentes. - Prieto. — J. Tocar nal. 



Santiago, 10 de noviembre de 1S43. — El Presidente de la República, á conse- 
cuencia, etc., se declara: 

(*) Léase transferencia. 



IMPUESTO DE ALCABALA 373 



Art. 2.° El derecho de alcabala será de un cuatro por ciento 
(4 °/o) en los fundos rústicos y urbanos, de un tres por ciento (3 °/ ) 
en los sitios eriales, y de un dos por ciento (2 °/ o ) en las minas y 
buques. 

Art. 3.° Este derecho deberá pagarse cada vez que transfieran 
dominio los referidos bienes; sin otras excepciones que las esta- 
blecidas por las leyes y en los casos que ellas determinan. De- 
berá igualmente pagarse en los contratos de arrendamiento que 
excedan de diez años, l 

Art. -i. Quedan libres del pago de alcabala los bienes no com- 
prendidos en la nomenclatura que contiene el artículo 1." 

Art. 5.° Serán asimismo libres de derecho de alcabala los fun- 
dos rústicos ó urbanos pertenecientes á escuelas de enseñanza pri- 
maria, colegios de educación, casas de expósitos, hospicios, hospita- 
les y demás establecimientos de caridad. 

Art. 6.° Todo capital que después de la promulgación de la 
presente ley sd imponga á censo, ya sea para fundar capellanías 
eclesiásticas ó laicales, ya sea con cualquier otro objeto, pagará el 
cinco por ciento (5 °/o ) por derecho de imposición. - 



1.° Se entenderán por fragmentos de buques para el pago de la alcabala, no 
sólo el casco, palos, velamen y aparejo, sino las embarcaciones menores anexas á 
la nave; los útiles y muebles que la pertenezcan; el repuesto de brea, alquitrán, 
jarcia y velas; la artillería, fusiles, armas blancas, pólvora, y en general, todos 
los adherentes necesarios para la navegación, que fuesen destinados al uso del 
buque náufrago. 

2.° No se comprenderán en la clase de fragmentos el rancho ni los víveres que 
se hallasen á bordo al tiempo del naufragio. 

Regístrese, etc. — BüLNES. — Manuel Ilcmji/o. 

(1) Santiago, 30 de junio de 1S80. — Por cuanto, etc. 

Artículo único. — Queda abolida la contribución de alcabala sobre arrendamien- 
to de propiedades raices. 

Y por cuanto, etc. — AnÍual Pinto. — José Alfonso. 

{■!) tensos 

Santiago, 19 da diciembre de 18-12. — Por cuanto, etc. 

Artículo único.— Se declara que el cinco por ciento con que están gravadas por 
el artículo 6.° de la ley de 17 de marzo de 1835, las fundaciones de censos para 
capellanías eclesiásticas ó laicales, ó cualquiera otro objeto, es el único derecho 
que ha debido cobrarse y en lo sucesivo se cobrará á los capitales que desde la 
promulgación de la ley se hubiesen impuesto ó después se impusiesen con los ex- 
presados fines. 

Y por cuanto, etc. — Manuel BüLNES. — Manuel Rcngifo. 

Santiago, 8 de julio de 1862. — Por cuanto, etc. 

Artículo único. — En las traslaciones de capitales acensuados, sea que éstos se 
hagan por causa de redención ó por pura transferencia de un fundo á otro, no se 
pagará impuesto alguno fiscal, habiendo sido satisfecho al tiempo de la fundación 
en las que debieren pagarlo. 

Y por cuanto, etc. — José Joaquín Pérez. — Manuel Rcngifo. 



374 LEY DE CONTRIBUCIONES 



Art. 7.° Se declaran exceptuadas del derecho de imposición las 
fundaciones que se hagan en beneficio de las obras pías y estable- 
cimientos de que habla el artículo 5.° 

Y por cuanto, etc. — Prieto. — Manuel Rengifo. 

VIII. — Impuesto de patentes de privilegios exclusivos, 
en conformidad ;í la ley de 9 de septiembre de 1840. 
(Produjo en 18S5: $ 750). 

(Véase la página .2J¡.5 de este libro). 

IX. — Derecho de peaje en los caminos de la cordillera 
según la ley de 16 de octubre de 1868. 

(Los derechos de penje y pontazgo produjeron en 1885: § 2G,471 76). 

Santiago, 16 de octubre de 18G8. — Por cuanto, etc. 

Art. 1.° Se declaran libres de derechos los minerales y pastas 
metálicas Cjue se introduzcan por cordillera. 

Art. 2.° Se declara libre el comercio de tránsito de mercaderías 
extranjeras para la República Argentina, quedando el Presidente 
de la República facultado, por el término de un año, para dictar 
los reglamentos á que haya de sujetarse ese comercio. 

Art. 3.° Un reglamento aprobado por el Consejo de Estado, fija 
rá el peaje que deba cobrarse por el tránsito de los caminos de 
cordillera. 1 



,li Tarifa :1c peaje 

Santiago, 10 de septiembre de 1S69. —De acuerdo con el Consejo de Estado, el 
peaje á que está sujeto el tránsito en los caminos de cordillera se cobrará con arre- 
glo á la siguiente tarifa: 

Art. 1." Cuarenta centavos por cada buey ó macho de matanza. 

Veinticinco centavos por cada vaca de matanza. 

Diez centavos por cada animal vacuno de menos de tres años ó de crianza. 

Diez centavos por cada animal caballar, mular ó asnal de mas de tres, desnudo 
ó con carga de provisiones para pasajeros. 

Cinco centavos por cada animal caballar, mular ó asnal de menos de tres años. 

Dos centavos por cada animal lanar, cabrío ó cerdo. 

Un peso por cada animal con carga, sea que vaya destinado á la República Ar- 
gentina ó que venga con destino á Chile. 

Art. 2." No pagarán derecho alguno de peaje los pasajeros ni por sí ni por los 
animales que montaren; y los que se llevan de Chile á pastar á la cordillera, de- 
biendo en este caso observar las formidables siguientes: 

Los amadores presentarán á los resguardos de cordillera los ganados que traten 
de extraer para que los jefes de dichos resguardos, contándolos y clasificándolos, 
expidan una guía en que conste el número, clase y denominación de los animales. 
De esta guía se tomará razón en los libros del resguardo para que al regreso de 
los ganados pueda compararse la guía que presentare el interesado con la copia 



DERECHO DE PEAJE. — SERVICIO DE AMONEDACIÓN" 375 

Arfc. 4.° Tres años después de la promulgación de esta ley, los 
ganados de todas clases pagarán en su internación por cordillera 
un diez por ciento sobre el avalúo do la tarifa de 1SG8, no pu- 
diendo. cobrarse este derecho en los boquetes que no sean carre- 
teras. 

Arfc. 5.° Tanto el producto del peaje como el de los derechos, se 
aplicarán exclusivamente á formar carreteras en los principales 
boquetes de cordillera, á conservarlas y á limpiar y mantener expe- 
dito el tráfico por los caminos existentes. 

Y por cuanto, etc.— José Joaquín Pérez. — Alejandro Reyes. 

X. — Servicio de amonedación, conforme á las leyes 
de 18 de agosto de 1843, 9 de enero de 1851, 28 de julio 
de 1860 y '2 5 de octubre de 1870. • 

(Produjo en 1885: $ 42,299 67). 

Santiago, 18 de agosto de 1843. — Por cuanto, etc. 

Arfc. 1.° Se autoriza á la Casa de Moneda para comprar la plata 
en barra de ley de doce dineros, á un precio que no exceda de 
nueve pesos siete reales marco. 

Arfc. 2.° Toda la plata que en virtud de esta autorización res- 
catase dicha Casa, la aplicará á amonedar dinero sencillo ó pesos 
fuertes, ciñéndose á las órdenes é instrucciones que sobre el par- 
ticular recibiese del Gobierno. 

Arfc. 3.° La ley de la moneda de plata continuará siendo la de 
diez dineros veinte granos. 

Art. 4." Los pesos seguirán también acuñándose con el peso de 
quinientos cuarenta y dos granos ocho centesimos, que les asigna 
la ordenanza vigente. 

Art. 5.° Sólo podrá acuñar la Casa de Moneda dinero menudo 
de plata, de las tallas siguientes: reales de á dos con el peso de 
ciento veinte granos — reales sencillos con el peso de sesenta gra- 
nos — y medios reales con el peso de treinta granos. : 

Art. 6.° La amonedación de dinero sencillo de plata se hará ex- 
clusivamente con fondos nacionales y por cuenta del Fisco. 

Art. 7° A los introductores particulares de pastas que quisie- 



que ha quedado en los libros y dejar exento de peaje un número igual en elase y 
denominación al que- consta en los libros y guías respectivos. 

Art. 3.° Los resguardos entregarán scmanalmente el valor del peaje que hu- 
bieren percibido en la Tesorería ó Tenencia de Ministros más inmediata, exigiendo 
el respectivo certificado de entero que acompañarán de comprobante á sus cuentas. 

Art. i.° Este decreta comenzará á regir desde su publicación, 

Queda derogado el decreto de 30 de octubre de 1S(>8. 

Tómese razón, etc. — PÉREZ. — Mcliílior Concha y Toro. 

(1) Véase la ley de 9 de enero de 1851. 



376 LEY DE CONTRIBUCIONES 



ren acuñar pesos fuertes, les abonará la Casa de Moneda ocho 
pesos siete reales por cada marco de plata en ley de doce dineros, 
cuya cantidad se les entregará en pesos fuertes y sin deducción 
alguna por razón do premio. 

Art. 8.° Si el Presidente de la República tuviere por convenien- 
te establecer un Banco de rescate de pastas de plata en la provin- 
cia de Coquimbo, se le autoriza para que fije la comisión de com- 
pra que ha de pagarse al agente ó agentes que se emplearen en el 
rescate, siempre que en ningún caso suba dicha comisión del uno 
por ciento. 

Art. 9." Quedan derogadas la ordenanza y leyes que rigen á la 
Casa de Moneda en la parte que expresamente contradigan á las 
disposiciones contenidas en la presente ley, conservando respecto 
á lo demás toda su fuerza y vigor. 

Art. 10. Desde el I.° de julio de 1844 será lícita y permitida 
la extracción de moneda sencilla para países extranjeros, pagando 
el uno por ciento por derecho de salida. J 

Y por cuanto, etc. — Manuel Bulnes. — Manuel Rengifo. 



Santiago, 9 de enero de 1851. — Por cuanto, etc. 

Art. 1.° Habrá tres clases de monedas de oro denominadas Cón- 
dor, Doblón y Escudo con la ley de nueve décimos fino. 

El Cóndor tendrá el peso de trescientos cinco granos quinientos 
cuarenta milésimos, ó sea quince gramos doscientos cincuenta y 
tres milésimos, y corresponderá á diez pesos plata. 

El Doblón tendrá ciento cincuenta y dos granos, setecientos se- 
tenta milésimos, y corresponderá á cinco pesos plata. 

El Escudo tendrá sesenta y un granos, ciento ocho milésimos, y 
corresponderá á dos pesos plata. 

Art. 2.° Habrá cinco clases de moneda de plata con la ley de 
nueve décimos fino, á saber: 

El Peso, que contendrá quinientos granos setecientos sesenta y 
ocho milésimos, ó sea veinticinco gramos, y se dividirá en cien 
centavos. 

Una de cincuenta centavos conteniendo doscientos cincuenta 
granos trescientos ochenta y cuatro milésimos. 

Una de veinte centavos con cien granos ciento cincuenta y tres 
milésimos. 

Una de diez centavos con cincuenta granos setenta y seis milé- 
simos. 

Una de cinco centavos con veinticinco granos treinta y ocho 
milésimos. 

Art. 3.° Habrá dos clases de moneda de cobre denominadas cen- 
tavos y medios centavos, de cobre retinado sin mezcla de otro metal. 

(1) Hoy uo se paga este derecho: véase el tít. VI de la Ordenanza de Aduanas, 



SERVICIO DE AMONEDACIÓN 377 

El centavo tendrá el peso de diez gramos, ó doscientos granos 
trescientos siete milésimos, y cien centavos compondrán un peso. 
El medio centavo será en la misma proporción y peso. l 

Art. 4." Queda derogada la ley de 21 de noviembre de 183S, 
que fija el precio de los pesos fuertes, y las demás leyes ú orde- 
nanzas contrarias á la presente. 

Art. 5.° Se autoriza al Presidente de la República para que, en 
vista de los resultados que dé la nueva maquinaria que va á esta- 
blecerse en la Casa de Moneda de Santiago, designe el fuerte y 
feble con que se pueden emitir á la circulación las monedas de 
oro y plata; para que haga en el tipo actual de las monedas las alte- 
raciones á que dé lugar esta ley; para que lije la cantidad que le- 
galmente debe admitirse en cobre en los pagos, y para que tome 
las medidas convenientes al cumplimiento de la presente ley, y las 
que sean necesarias para uniformar la moneda circulante. 

Y por cuanto, etc. — Manuel Bulnes. — Jerónimo Urmeneta. 



Santiago, 28 de julio de 1860. — Por cuanto, etc. 

Art. 1." La Casa de Moneda acuñará monedas de oro de valor 
de un peso con ley de 9/10 de tino y con el peso de un gramo qui- 
nientos veinticinco miligramos. 

La tolerancia de peso en el feble ó fuerte de esta moneda será 
determinada por el Presidente de la República, según los resulta- 
dos de la acuñación. 

Art. 2.° La Casa de Moneda sellará hasta la suma de quinientos 
mil jíesos en moneda de plata de veinte, diez y cinco centavos, con 
ley de 9/10 de fino. La de veinte centavos tendrá el peso de cua- 
tro gramos sesenta centigramos, la de diez centayos el de dos 
gramos treinta centigramos, y la de cinco centavos el de un gramo 
quince centigramos. - 



(1) Véase la ley de 25 de octubre de 1870. 

(2) Esta disposición, de carácter administrativo y transitorio, ha sido renovada 
por las leyes siguientes: 

Santiago, 21 de octubre de 1865. — Por cuanto, etc. 

Art. 1." Se declara en vigor la ley de 28 de julio de 1860 en lo relativo &, mo- 
nedas de plata, pudiendo acuñarse conforme á ella hasta la cantidad de un millón 
de pesos. 

Art. 2.° Esta ley comenzará á regir desde la fecha de su promulgación. 

Y por cuanto, etc. — José Joaquín PíRBZ. — Alejandro Jteyes. 

Santiago, 13 de septiembre de 1878. — Por cuanto, etc. 

Art. 1." Se declara en vigor, por el término de un año, la ley de 28 de julio de 
1860 en la parte relativa á monedas y pastas de plata, y se autoriza su acuñación 
hasta la suma de quinientos mil pesos. 

Art. 2." Esta ley comenzará á regir desde la fec ha de su promulgación. 

Y por cuanto, etc. — Aníbal Pinto. — Julio Zégers. 

48 



378 



LEY DE CONTRIBUCIONES 



Art. 3.° La Casa de Moneda podrá aumentar el precio de com- 
pra de la plata fina que necesite para sellar la suma á que se re- 
fiere el artículo anterior, en ocho por ciento más sobre el fijado 
por su tarifa. Asimismo podrá aumentar el precio de compra de las 
pastas de oro hasta setecientos quince pesos por kilogramo fino. 

Art. 4.° Se autoriza al Presidente de la República para que fije 
el tipo de la moneda de oro que se crea por esta ley. 

Y por cuanto, etc. — Manuel Montt. — Jovino Novoa. 



Santiago, 25 de octubre de 1870. — Por cuanto, etc. 

Art. 1." Se fabricará y se emitirá una moneda de vellón que 
reemplace á la antigua de cobre. 

Art. 2." La denominación, el valor, el diámetro, el peso, la ley 
y la tolerancia de las piezas de dicha moneda serán los que cons- 
tan del cuadro siguiente: 



DENOMINACIÓN 
Y VALOR 


DIÁMETRO 


PESO 


LICENCIA 
EN EL PESO 


LEY 


o H 

o M 


2 centavos . . . 
1 id 


25 m. m, — 

21 id.. 


7grs..."] 

1 

5 id *>ñ °/- 


Cobre 70°/o~) 
Nikel 20 » l 3 °/~ 


i id 


19 id 


3 id...„ 


1 - i u- ■■ 


Zinc 10 »_ 





Art. 3.° El tipo de las piezas de dichas monedas será por el an- 
verso, una figura emblemática de la libertad, que ocupe casi todo 
el campo y á la cual va rodeando la leyenda REPÚBLICA de Chile, 
escrita en letras mayúsculas; y por el reverso el valor de la pieza, 
escrito en letras en el centro del campo, y separado por un círculo 
de puntos de la leyenda Economía es riqueza; y al pié el año de 
la acuñación. 

Art. 4.° No se podrá obligar á recibir en esta moneda más del 
uno por ciento del pago, y en ningún caso la cantidad que se 
obligue á recibir podrá exceder de diez pesos. 

Art. 5.° Dos años despue's de la primera emisión de la nueva 
moneda de vellón, dejará de tener curso legal la antigua, que de- 
fiera ser rescatada á la par por las oficinas respectivas en el modo 
y forma que menos perjuicio infiera á los tenedores de ella. 



MONTEPÍO MILITAR 379 



Arfc. 6.° Autorízase al Presidente de la República para que, du- 
rante dos años, contados desde la promulgación de la presente 
ley, pueda invertir la cantidad de ochenta mil pesos, en llevarla á 
cumplimiento en todas sus partes, debiendo emitirse cincuenta 
mil pesos en monedas de dos centavos, treinta mil en monedas de 
un centavo y veinte mil en monedas de medio centavo. a 

Y por cuanto, etc. — José Joaquín Pérez. — Jo-sé A. Gandari- 
llas. 

XI. — Montepío militar, conforme ;í la ley de 6 de agos- 
to de 1855. 

(Produjo en 1885: $ 5,856 78). 

Santiago. 6 de agosto de 1855. — Por cuanto, etc. 

TÍTULO I 

Del montepío militar y de los individuos que son inclui- 
dos en él 

Arfc. 1.° El montepío militar es una institución piadosa que tie- 
ne por objeto el socorro de las familias de los militares, y es una 
carga que la nación reconoce sobre el tesoro público en la parte 



(1) Se han dictado las siguientes leyes: 

Santiago, 19 de diciembre de 1873. — Por cuanto, etc. 

Art. 1 ." Se proroga por dos años la autorización dada al Presidente de la Re- 
pública por la ley de 25 de octubre de 1870 para que invierta hasta la cantidad 
de ochenta mil pesos en la emisión de moneda de vellón, hasta completar la suma 
de cien mil pesos. 

Art. 2." La emisión de moneda de un centavo será de cuarenta mil pesos y la 
de un medio centavo se limitará á diez mil pesos. 

Art. 3.° Un año después de emitidos los cien mil pesos de moneda de vellón, 
dejará de tener curso legal la antigua moneda de cobre, que deberá ser rescatada 
á la par par las oficinas respectivas en el modo y forma que menos perjuicio infie- 
ra á los tenedores de ella. 

Y por cuanta, etc. — Federico Ebbázuiuz. — Uzinón Jlarros Luco. 

Santiago, 13 de septiembre de 1878. — Por cuanto, etc. 

Art. 1." Se autoriza á la Casa de Moneda para fabricar y emitir moneda de 
vellón de una aleación de noventa y cinco por ciento de cobre y cinco por ciento 
de niquel de las denominaciones, valores pesos, tipos, diámetro y tolerancia que 
establece la ley de 25 de octubre de 1S70. 

Art. 2. o Las oficinas fiscales admitirán en pago, sin limitación de cantidad, la 
moneda de vellón por su valor nominal y la Casa de Moneda la cambiará á los 
particulares por moneda de curso legal previo aviso al público de los días y horas 
que designe para estos cambios. 

Y por cuanto, etc. — Aníbal Pinto. Julio Zégers. 



380 LEY DE CONTRIBUCIONES 



que los fondos destinados á él no basten para el pago de las pen- 
siones señaladas á cada empleo. 

Art. 2.° Son incluidos en el montepío militar los oficiales del 
Ejército y Armada desde la clase de subteniente inclusive hasta 
la de General de División, y desde la de guardia-marina examinado 
hasta la de Vice-Ahnirante, con tal que tengan al tiempo de su 
fallecimiento las calidades que esta ley exige. 

TÍTULO II 
De los fondos del montepío militar 

Art. 3.° Los fondos del montepío militar consisten: 

1." En el sueldo íntego de un mes, que se descontará á los que 
entraren al servicio del Ejército ó Armada en clase de oficiales. 

2.° En la diferencia del sueldo de un mes, que se descontará á 
los que habiendo servido en las clases inferiores de sargentos, ca- 
detes ó guardias marinas, ascendieren á oficiales. 

3." En la diferencia del sueldo de un mes, que se descontará á 
los oficiales por cada ascenso á un empleo superior. 

4.° En la diferencia del sueldo de un mes, cpie se descontará á 
los oficiales cuando pasaren á gozar sueldo mayor estando en po- 
sesión del menor. 

Art. 4." No se incluyen en estos descuentos los sobresueldos y 
gratificaciones anexas á los empleos y comisiones del servicio mi- 
litar, ni la diferencia del sueldo de retiro al de actividad. 

TÍTULO III 
De las calidades para optar al montepío 

Art. 5.° Para optar al montepío militar es necesario: 

1.° Que los oficiales incluidos en él, estén al tiempo de su falle- 
cimiento en posesión de una patente ó despacho firmado por el 
Presidente de la República y el Ministro de la Guerra, por el cual 
se acredite el empleo efectivo y sueldo que gozaren. 

2.° Tener diez años cumplidos de servicio militar. 

Art. 6.° Los oficiales que murieren en acción de guerra ó algún 
tiempo después por consecuencias de sus heridas, y los que per- 
dieren algún miembro, ó que de algún otro modo quedaren inúti- 
les para el servicio de las armas por alguna función de guerra, 
tendrán opción al montepío cualquiera que sea el tiempo de sus 
servicios cuando fallecieren. 

Art. 7.° En el mismo caso se hallan los oficiales que fallecieren 
por consecuencia de naufragio, incendio ó terremoto estando em- 
plead js en funciones del servicio. 

Art. 8.° Los oficiales de la guardia nacional que se hallaren en 



MONTEPÍO MILITAR 381 



el caso de los dos artículos precedentes, tendrán el mismo derecho 
al montepío que los oficiales del ejército, aunque no se les hubiere 
hecho los descuentos que esta ley previene. 

TÍTULO IV 

Causas por las cuales se pierde el derecho al montepío 

militar 

Art. 9.° Pierden el derecho al montepío militar: 

1.° Los oficiales que fueren condenados á muerte ó destitución 
por los tribunales competentes. 

2.° Los que fueren condenados igualmente á cualquiera otra 
pena, por malversación de caudales confiados á su administración 
ó cuidado. 

3.° Los que se retiraren voluntariamente del servicio militar. 

4.° Los que se casaren sin licencia del Gobierno 1 y sin observar 
lo dispuesto en las leyes comunes sobre matrimonios. 

TÍTULO V 

Personas que tienen derecho á las pensiones del montepío 

militar 

Art. 10. El derecho de las familias á las pensiones del montepío 
se graduará en el orden siguiente: en primer lugar las viudas, en 
segundo los hijos, y en tercero las madres viudas de los oficiales 
incluidos en él, siempre que al tiempo de su fallecimiento tuvieren 
éstos las calidades expresadas en la presente ley. 

Art. 11. Las familias que obtuvieren pensión entrarán á gozar- 
la desde el día siguiente al fallecimiento del oficial cuyo derecho 
representen. 

Art. 12. Ninguna persona podrá gozar más de una pensión de 
montepío á la vez; pero tendrá el derecho de elegir la mayor entre 
aquellas á que tuviere derecho. 

Art. 13. El derecho de los hijos á la pensión cesa en los hombres 
á los veinte años, ó antes si se casaren ú obtuvieren alguna colo- 
cación con renta de la nación; y en las mujeres, cuando tomen es- 
tado de religiosas ó casadas. 



(1) Santiago, 11 de septiembre de 1879. — Por cuanto, etc. 

Artículo único. — Se declara que la falta de permiso para contraer matrimonio 
de los oficiales del ejército y armada, hasta la fecha de la presente ley no obsta 
para que sus familias puedan gozar del montepío militar con arreglo á la ley del 
caso. 

Y por cuanto, etc. — ANÍBAL Pinto. — Domingo Santa María. 



382 LEY DE CONTRIBUCIONES 



Art. 14. Cuando el derecho de La pensión recayere en los hijos 
por haber muerto ó tomado estado la madre, la disfrutarán entre 
ellos en común, ó se la distribuirán por iguales partes con anuen- 
cia ó consentimiento de su tutor y curador. 

Art. 15. Cuando cesare el derecho de alguno de los hijos, la 
parte de la pensión que le correspondía acrecerá la de sus her- 
manos. 

Art. 16. En el caso de obtener pensión una viuda con hijos, que 
después adquiera como madre derecho á otra mayor, deberá cesar 
en la primera, y mantener á sus hijos con la segunda; pero si 
falleciere la madre, quedarán los hijos sólo con la primera pensión 
que les correspondía en representación de su padre, cesando la que 
gozaba la madre por la de su hijo. 

Art. 17. La viuda que pasare á segundas nupcias ó tomare es- 
tado fie religiosa, perderá la pensión y pasará á sus hijos; pero si 
volviese á enviudar tendrán éstos la obligación de mantenerla, á 
menos que la nueva viudez le diere derecho á mayor pensión, en 
cuyo caso se suspenderá la de los hijos, ínterin viva la madre, y 
e'sta los mantendrá. 

Art. 18. Cuando algún oficial casado más de una vez, perdiere 
por alguno de los matrimonios el derecho al montepío, sólo goza- 
rán de la pensión aquellos accionistas que funden su derecho en 
matrimonio contraído conforme á esta ley. 

Art. 19. Cuando algún oficial muriere viudo y sin hijos, dejan- 
do madre viuda, percibirá ésta la pensión mientras no tome estado 
de religiosa ó casada, pero si volviere á enviudar recuperará la 
pensión, siempre que por la nueva viudez no adquiera derecho á 
oti - a mayor. En el mismo caso de recuperar la pensión, si estuvie- 
re vacante al tiempo de enviudar, se encontrarán la viuda que 
la hubiere perdido por haber pasado á segundas nupcias, y la 
huérfana que después de haberla gozado hubiere contraído matri- 
monio. 

Art. 20. Si al fallecimiento de un oficial quedaren hijos de va- 
rios matrimonios, y por justas causas no les conviniere vivir en 
compañía de la viuda, el Presidente de la República en la capital, 
y los Gobernadores departamentales en los demás pueblos, dis- 
pondrán que se reparta la pensión entre ésta y sus entenados, 
según el número de ellos y el de los hijos propios de la misma 
viuda. 

Art. 21. Las viudas, hijos y madres viudas en sus respectivos 
casos, cuyos maridos, padres ó hijos fallecieren sin derecho al 
montepío por no contar diez años de servicio, recibirán por una 
sola vez dos pagas íntegras correspondientes al último empleo del 
oficial difunto. 

Art. 22. No será necesaria la residencia en el país para gozar 
de la pensión íntegra del montepío. 



MONTEPÍO MILITAR 383 



TITULO VI 

Documentos que han de presentarse para justificar 
el derecho á las pensiones 

Ai't. 23. Para solicitar el pago de las pensiones deben los inte- 
resados dirigir al Gobierno un memorial, acompañando los docu- 
mentos siguientes: 

1." La fé de muerte del oficial, con los requisitos legales. 

2.° El primero y último despachos originales ó testimoniados de 
los empleos militares cpie haya servido. 

3.° La hoja de servicio autorizada en debida forma. 

4." La licencia para contraer matrimonio. 

5.° La fé de casamiento otorgada por el párroco respectivo con 
la calidad de que sea compulsada por un escribano público, y don- 
de no lo haya por el juez y dos testigos. 

6.° La fé de bautismo de los hijos con igual legalización. 

Art. 24. Los hijos que en defecto de la madre entraren á suce- 
der en el goce de la pensión, presentarán la fé de muerte de ésta 
en forma legal. 

Art. 25. Cuando la madre viuda entrare á suceder en el goce 
de la pensión á la viuda ó hijos, presentará la fé de muerte de 
último poseedor y la fé de bautismo del hijo. 

Art. 26. Cuando algún documento no pudiere presentarse en la 
forma legal, los interesados ocurrirán al Juez Letrado á rendir 
pruebas de sus derechos, y el Juez deberá hacer por sí mismo el 
exauíen de los testigos. 

Art. 27. El Gobierno, oyendo previamente al Contador Mayor 
y Ministro de la Tesorería Jeneral, pasará en vista al Fiscal de 
Hacienda las solicitudes sobre montepío, y si estos funcionarios no 
encuentran inconveniente legal, declarará el derecho á las pensio- 
nes en virtud de sus atribuciones constitucionales. 

Si se suscitare cuestión sobre la validez ó nulidad del matrimo- 
nio ó sobre la legitimidad de los hijos, el Gobierno pasará el expe- 
diente á la Corte Marcial, para que oyendo á los interesados y al 
Fiscal, se pronuncie sobre estos puntos. 

Pronunciada la declaración, volverá el expediente al Gobierno 
para que resuelva sobre la solicitud de montepío. 



384 



LEY DE CONTRIBUCIONES 



TÍTULO VII 

Pensiones correspondientes á cada empleo y modo 
de percibirlas 



EJÉRCITO 



ARMADA 



General de división Vice-almirante, 
General de brigada Contra-almirante 

Coronel ¡Capitán de navio 

Teniente, corone). ..[Capitán de fragata 

Sarjento mayor.. . . 'Capitán de corbeta 

Capitán Teniente 1." 

Ayudante mayor. . 

Teniente Teniente 2° 

Subteniente [Guardia marina examinado. 



MENSUAL 


ANUAL 


$ 66 66 


Ü¡800 


58 33 


700 


41 66 


500 


31 25 


375 


26 59 


319 


15 66 


188 


14 08 


169 


10 


120 


7 83 


94 



Art. 28. Las pensiones se pagarán mensualmente, y los intere- 
sados las recibirán por sí ó apoderados que acreditarán ante las 
oficinas pagadoras. 

Art. 29. Cada cuatro meses presentarán las viudas, hijas y ma- 
dres viudas que residan en el país, un certificado de permanecer 
en viudez, firmado por el cura ó teniente-cura de la parroquia en 
que residan. : 

Las personas que permanecieren en el extranjero, lo presentarán 
al agente diplomático ó consular respectivo, quien lo trasmitirá 
oportunamente al Ministro de Relaciones Exteriores. 

Art. 30. Los tutores ó curadores de los hijos huérfanos presen- 
tarán también cada cuatro meses un certificado de los gobernado- 
res ó subdelegados de su residencia por el cual conste que los pupi- 
los existen solteros y no tienen empleo con renta de la nación. 

Art. 31. Los curas y sus tenientes, 1 los gobernadores y subdele- 
gados, tomarán cuantos informes sean necesarios ¡Dará asegurarse 
de la verdad de ia certificación que den, porque también serán res- 
ponsables d? los fraudes que por culpa de ellos se cometan. 

Art. 32. Las viudas, hijos é hijas y las madres viudas, que ha- 
biendo cesado en el goce de la pensión continuaren cobrándolas, 
serán penadas después de justificado el hecho, por el juez del cri- 
men de la provincia donde residieren, con el triple de la canti- 
dad que hubieren usurpado, ó con una prisión de tres meses á un 



(1) Kste certificado debe ser expedido actualmente por el Oficial del Registro 
Civil respectivo. 



MONTEPÍO MILITAR 385 



año, según la gravedad del caso. La misma pena tendrán los que 
ele cualquier modo intervinieren en el fraude. 

Art. 33. Cuando las pensionistas quisieran variar de residencia 
y les conviniere pagarse de la pensión en otra Tesorería, se presen- 
tarán al Presidente de la República solicitando el permiso corres- 
pondiente. Concedido éste, se les expedirá por la oficina donde 
recibían las mesadas el competente cese, sin el cual no podrán ser 
pagadas por la Tesorería de su nueva residencia, en la que se les 
exigirá también como requisito indispensable para el primer pago, 
el certificado de viudez ó soltería dado por el párroco del lugar en 
que antes residían. 

Art. 34. Las pensionistas que se ausentaren del territorio de la 
República sin dar aviso al Gobierno, perderán el goce de la pen- 
sión mientras permanezcan en país extranjero. 

TÍTULO VIII 
Disposiciones generales 

Art. 35. Todas las oficinas pagadoras de la República son obli- 
gadas á practicar los descuentos que previene el artículo 3.° del 
título 2.° de esta ley, y son igualmente obligadas á pasar á la Te- 
sorería General de Santiago y Contaduría Mayor, una noticia por 
semestres de los descuentos que hubieren verificado, á fin de que 
estas oficinas puedan hacer á las subalternas los cargos correspon- 
dientes, por la omisión ó descuido en el cumplimiento de las dis- 
posiciones del citado artículo. 

Art. 36. No son responsables las pensionistas por los descuentos 
que se hubieren dejado de hacer á los oficiales que representan. 

Art. 37. Las instancias pendientes y sin resolución definitiva, 
sobre goce ú opción al montepío militar, se considerarán favoreci- 
das por la presente ley si no lo estaban antes por el reglamento 
especial. 

Art. 38. Queda derogado en todas sus partes el reglamento sobre 
montepío militar de 1." de enero de 1796, y las disposiciones adi- 
cionales de 20 y 24 de febrero de 1826, como asimismo la ley de 
de 2 de febrero de 1829. 

TÍTULO IX 

Disposiciones transitorias 

Art. 39. Los oficiales que se hubieren casado sin licencia del 
Gobierno, desde 1810 hasta el 25 de octubre de 1853, no perderán 
el derecho á los beneficios del montepío militar que les asigna la 
ley que se promulgó en dicha fecha,. 

Y por cuanto, etc. — Manuel Montt. — Pedro Nolasco Vidal. 



386 LEY DE CONTRIBUCIONES 



XII. — Servicio de correos, con arreglo á las leyes de 
5 de noviembre de 1857 y 19 de noviembre de 1874. 
(Produjo en 1885: $ 438,020 60). 

Ley de 5 de noviembre de 1857. Lira, tomo 1.°, pág. 172, nota. 

Esta ley autoriza al Presidente de la República para dictar una 
ordenanza de correos, que fué decretada el 22 de febrero de 1858. 
Lira, en el mismo tomo y pág. 

La ley de 19 de noviembre de 1874, determina el franqueo que 
debe pagar la correspondencia. Lira, tomo 1.°, pág. 197. 

XIII. — Contribución sobre las herencias y donaciones 
con arreglo á la ley de 28 de noviembre de 1878. 
(Produjo en 1885: i? 148,012 76). 

Santiago, 28 de noviembre de 1878. — Por cuanto etc. 

TÍTULO I. 

Del establecimiento del impuesto y de sus bases generales. 

Art 1.° Establécese un impuesto fiscal sobre el monto líquido 
de toda asignación por causa de muerte y de toda donación irre- 
vocable. 

Art. 2.° Este impuesto será: 

De uno por ciento (1%) en las asignaciones ó donaciones á favor 
de descendientes legítimos; 

De dos por ciento (2%) enlas de ascendientes legítimos, bijosy pa- 
dres naturales; 

De tres por ciento (3%) en las de cónyuges y hermanos legítimos ó 
naturales; pero la parte que corresponda al cónyuge por asigna- 
ción forzosa solo pagará un uno por ciento (1%); 

De cinco por ciento {5°/o ) en las de los otros colaterales llamados 
á la sucesión intestada y en aquellas cuyo cumplimiento se confía 
al albacea fiduciario; 

De ocho por ciento (89Í ) en las asignacionesy donacioneshechas 
apersonas no comprendidas dentro de las relaciones de parentesco 
enumeradas en los incisos precedentes. 

Art. 3.° Cuando se sucede por derecho de representación, se 
pagará el impuesto que corresponda á la persona ó personas re- 
presentadas. 

Art. 4.° Los gravámenes de cualquier clase, que la asignación 
ó donación impusiere al agraciado, se deducirán del acervo sujeto 
al pago del impuesto, siempre que fueren avaluables en dinero. 

Art. 5.° Si se asignare ó donare una masa de bienes, un cuerpo 



CONTRIBUCIÓN SOBRE LAS HERENCIAS, ETC. 387 

cierto, ó un objeto cualquiera, asignando ó donando á distintas 
personas la propiedad y el usufruto, el impuesto gravará total- 
mente sobre el nudo propietario, quien tendráderecho para exigir 
del usufructuario el pago de los intereses corrientes de la suma á 
que ascendiere el impuesto, durante todo el tiempo que subsista 
el usufructo. 

Dicho pago se hará por el usufructuario año por año. 

Podrá, igualmente, el usufructuario hacer por sí mismo el pago 
del impuesto y á la expiración del usufructo tendrá derecho para 
exigir del nudo propietario el reintegro del capital. 

El tipo del impuesto será en este caso el que corresponda al nu- 
do propietario. 

Art. 6.° Si se asignare ó donare una masa de bienes, una cuo- 
ta determinada de ella ó un cuerpo cierto, sobre el cual se haya 
constituido un fideicomiso, el impuesto gravará totalmente sobre 
el fiduciario, quien tendrá derecho para que el fideicomisario le 
reintegre, sin interés alguno, la suma que á este título hubiere 
satisfecho al Erario Nacional, con deducción de un cinco por cien- 
to anual, á contar desde la fecha en que se verificó el pago. 

El reintegro se hará por el fideicomisario en el acto de la res- 
titución. 

El tipo del impuesto será el que corresponda al fiduciario. 

Art. 7.° Cuando el gravamen con que se defiera una asignación 
ó se haga una donación consista en una pensión periódica en fa- 
vor de terceros, el pago del impuesto se verificará deduciendo del 
monto de la asignación: 

1.° En caso que la pensión fuere perpetua, la suma que, al tipo 
corriente para la redención de censos, sea bastante para trasladar 
á arcas fiscales el expresado gravamen. 

2.° En caso que la pensión fuere vitalicia, la cantidad que, al 
interés del diez por ciento anual, alcance á producir el monto de 
este gravamen; 

3.° En los casos de pensiones temporales, la suma que resulte 
de la multiplicación del gravamen por el número de años que de- 
be durar. Si de esa operación resultare un gravamen superior al 
que correspondería si la pensión fuese vitalicia, la pensión se esti- 
mará, para los efectos del impuesto, como vitalicia. 

Art. 8.° Las asignaciones ó donaciones de derechos litigiosos no 
estarán sujetas al pago del impuesto sino desde el momento en 
que por sentencia de término ó por transacción se fije el monto 
del crédito. 

El impuesto se pagará sobre el valor que resulte tener el crédi- 
to, con deducción de los gastos judiciales. 

Art. 9.° Las asignaciones ó donaciones de títulos de crédito 
contra personas declaradas insolventes no estarán sujetas al pago 
de este impuesto, sino desde el -momento en que el agraciado ob- 
tuviere la solución total ó parcial de la deuda. 



388 LEY DE CONTRIBUCIONES 

Art. 10. Todo asignatario ó donatario á quien por resoluciones 
judiciales de término se obligare á devolver el todo ó parte de la 
asignación ó donación recibida, tendrá derecho á que la persona á 
cuyo favor se hubiere dictado el fallo, le reintegre íntegra ó pro- 
porcionalmente, la suma que hubiere satisfecho en pago del im- 
puesto. 

En el evento previsto del inciso anterior, el asignatario ó dona- 
tario efectivo pagará ó cobrará al Fisco los saldos que hubiere 
por diferencias entre el impuesto que les grave y aquel que hu- 
biere sido satisfecho por el asignatario putativo. 

Este mismo derecho podrán hacer valer contra el Fisco los asig- 
natarios que hubieren tomado posesión provisoria ó definitiva de 
los bienes de una persona declarada presuntivamente muerta por 
desaparecimiento, siempre que esta declaración se rescindiere con 
arreglo á la ley. 

Art. 11. El monto de las asignaciones ó donaciones que consis- 
tan en cantidades periódicas, se determinará según las reglas da- 
das en el art. 7.° 

En este caso, el pago del impuesto se deducirá de la cantidad 
destinada para asignaciones periódicas. 

Art. 12. El impuesto que establece esta ley será considerado 
como deuda hereditaria y podrá hacerse efectivo sobre todos y so- 
bre cada uno de los bienes hereditarios. 

TÍTULO II. 
Del impuesto sobre bienes de personas jurídicas. 

Art. 13. Las personas jurídicas de derecho privado, que no sean 
sociedades industriales, y las corporaciones ó fundaciones de dere- 
cho público, no costeadas ni subvencionadas por el Estado, paga- 
rán, cada treinta y tres años, un dos por ciento sobre el monto lí- 
quido de sus haberes. 

El período de treinta y tres años se contará desde la promulga- 
ción de esta ley para las corporaciones existentes al hacerse la 
promulgación, y desde su fundación para aquellas que se esta- 
blezcan más adelante. 

TÍTULO III. 

De los bienes exceptuados del impuesto. 

Art. 1-i No estarán sujetos al impuesto que establece esta ley: 
1.° Los bienes que, en un período de diez años, se hubiesen 
trasmitido dos veces por causa de muerte y hubieren pagado una 
vez, dentro de ese período, el impuesto que establece esta ley; 
2.° Los bienes destinados al culto divino; 



CONTRIBUCIÓN SOBRE LAS HERENCIAS, ETC. 389 

3.° Las Municipalidades de la República; 

4.° Las corporaciones de derecho público costeadas ó subvencio- 
nadas con fondos del Erario Nacional; 

5.° Las donaciones que, con los requisitos debidos, se hagan por 
razón de matrimonio; 

6.° Las donaciones y asignaciones que no excedan de dos mil 
pesos. 

Si dentro del termino de un año se hicieren entre el donante y 
el donatario donaciones que excedieren del doble de la cantidad 
fijada en el inciso anterior, el donatario estará obligado al pago 
del impuesto correspondiente; 

7." Las asignaciones ó donaciones que constituyan derecho de 
i»so ó de habitación; 

8." Las donaciones y asignaciones que consistan en cantidades 
periódicas destinadas á la alimentación de personas á quienes el 
clonante esté obligado por la ley á alimentar; 

9.° Las donaciones remuneratorias, en cuanto equivalgan al va- 
lor de los servicios remunerados; 

10. Las donaciones ó asignaciones á favor de establecimientos 
de instrucción gratuita. 

TÍTULO IV. 

Del pago del impuesto. 

Art. 15. Toda donación irrevocable que exceda dedos mil pesos 
deberá otogarse por escritura pública, expresándose en dinero el 
valor de los bienes donados. Sin esos requisitos, la donación será 
nula en el exceso de dos mil pesos, pero el donante no podrá re- 
vocarla por falta de estos requisitos, si el donatario exigiere que 
se llenen. 

Se podrá omitir el otorgamiento de escritura pública, si se jus- 
tificare al tiempo de la insinuación el pago del impuesto. 

Art. 16. Los notarios públicos no otorgarán el instrumento que 
prescribe el inciso 1.° del artículo anterior, sin insertar en él cer- 
tificado de haberse pagado en arcas fiscales el impuesto que esta- 
blece esta ley. 

Art. 17. Ningún asignatario por causa de muerte podrá disponer 
por acto entre vivos de los bienes que herede, sin haber pagado 
previamente el impuesto que establece esta ley, ó tener copia au- 
torizada del respectivo acto de partición. 

Art. 18. Lo dispuesto en el artículo precedente no impedirá 
que en el juicio divisorio se acuerde el cobro de créditos, se pida 
la posesión efectiva y se hagan adjudicaciones ó enajenaciones. 
Pero el juez arbitro, en tal caso, dictará las providencias necesa- 
rias para garantir el pago del impuesto. 

La justicia ordinaria podrá también autorizar esos mismos ac- 



390 LEY DE CONTRIBUCIONES 



tos, siempre que encuentre mérito para ello y que se pague el im- 
puesto ó quede garantido su pago ó justificado que no se debe. 

Art. 19. Para el pago del impuesto, la herencia se liquidará ne- 
cesariamente en escritura pública ó ante juez arbitro, nombrado 
con arreglo á la ley. 

Art. 20. Siempre que la herencia se liquide en escritura públi- 
ca, se insertará en ella el certificado de haberse pagado el impues- 
to hereditario. 

Art. 21. La escritura pública de partición hará relación en la 
forma prescrita para el inventario por el art. 382 del Código 
Civil, tanto del acervo ó masa de bienes del difunto, como de las 
deducciones ó bajas á que haya lugar, y expresará el valor de ca- 
da cosa. 

Sin embargo, podrán expresarse y tasarse en conjunto los bienes 
muebles, con escepción de los fungióles y de los créditos. 

Art. 22. En caso de liquidación ante juez arbitro, éste fijará en 
la sentencia definitiva la suma que cada asignatario debe pagar 
por impuesto hereditario. 

Art. 23. Toda partición hecha sin intervención ó audiencia del 
ministerio de los defensores públicos, sea por el difunto, sea por 
el juez arbitro, ó sea por el heredero ó herederos en escritura pú- 
blica, se someterá á la aprobación judicial para los efectos del 
impuesto. 

Los tribunales oirán en este caso el dictamen del promotor 
fiscal. 

Art. 24. Los notarios no darán á las partes copia de las escri- 
turas ó hijuelas de partición, sino después que hayan sido aproba- 
das por la justicia ordinaria y se presente certificado de haberse 
pagado la totalidad del impuesto. 

Art. 25. Toda sucesión tendrá derecho de pagar el impuesto 
antes de llenarse las formalidades que establece esta ley, presen- 
tando el inventario y la liquidación calculada del acervo líquido. 

Cuando la sucesión ejercite este derecho, la justicia ordinaria 
aprobará ó reprobará el monto del impuesto, oyendo al ministerio 
público. 

Art. 2G. La inobservancia de las disposiciones que establece 
este título por el juez arbitro, por el secretario del juicio arbitral, 
por el notario ó por los asignatarios, hará á cada uno de ellos, en 
su caso, responsable por el pago total del impuesto. 

Art. 27. Toda defraudación del impuesto será penada con el 
duplo de la suma defraudada. J 

Y por cuanto, etc. — Aníbal PrxTO. — Julio Zegers. 

<i> Regrlainento 

Santiago, 4 de marzo de 1S79. — Vistas las disposiciones de la ley de 2S de no- 
viembre de 1S78, que establece el impuesto sobre herencias y donaciones, y usando 



CONTRIBUCIÓN SOBRE HABERES MOBILIARIOS 391 

XIV. — Contribución sobre haberes mobiliarios, con- 
forme á la ley de 20 de mayo de 1879, con exclusión de 



de la facultad que me confiere la parte segunda del artículo S2 de la Constitu- 
ción, 

He acordado y decreto: 

Art. 1.° El impuesto que establece la ley de 2S de noviembre de 187S se paga- 
rá en la Tesorería Fiscal ó Tenencia de Ministros del departamento en que se 
apruebe la partición ó se otorgue la donación. 

Art. 2." Las Tesorerías Fiscales y las Tenencias de Ministros recibirán toda 
suma que se les entregue á título de pago ó de depó-ito de impuesto sobre herencias 
ó sobre donación; asentarán partida especial bajo el epígrafe Impuesto sobre heren- 
eias, expresando el nombre del donante ó de la persona á quién se hereda y el del 
asignatario ó donatario; y darán certificado del entero, insertando copia íntegra de 
la partida asentada en los libros. 

Art. 3.° Las oficinas fiscales no harán pago alguno á persona ó personas que se 
presenten á titulo de albaceas, herederos, asignatarios ó donatarios, sino en vista 
de un certificado de notario público que acredite que tales personas están en pose- 
sión de la copia del respectivo acto de partición ó donación, otorgado legahnente, 
ó que han sido autorizadas para percibir ó declaradas exentas del pago por 
decreto expreso del tribunal competente. 

Art. 4.° Los notarios públicos no otorgarán instrumento alguno en que se trans- 
fiera el dominio, usufructo, uso, goce, ó cualquiera otro derecho sobre bienes ad- 
quiridos á título de herencia ó de donación, ó en que se graven de cualquier modo 
esos bienes, sino en vista del certificado ó en virtud del decreto que se determina 
en el artículo precedente. 

En caso de otorgar instrumentos de esa especie, insertarán en ellos el certifica- 
do ó decreto aludidos. 

Art. 5.° Los notarios conservadores de bienes raíces ó de comercio, no harán 
inscripciones de los actos ó contratos á que se refiere el art. 4.", sino cuando en 
ellos corra inserto el certificado ó decreto á que ese artículo se refiere. 

Art. 6.° Los jueces de letras remitirán el día primero de cada mes al goberna- 
dor del departamento un estado en que se expresen las sumas que, según los pro- 
tocolos de los notarios y expedientes de los secretarios de juzgados de letras, se 
hayan pagado por impuesto sobre, herencias y donaciones durante el mes anterior, 
expresando la especie del acto de que procede cada suma y los nombres del asig- 
natario ó donatario y las personas de quienes procede la asignación ó donación, El 
estado irá acompañado de las boletas de pago expedidas por los Tesoreros ó Te- 
nientes de Ministros. 

En los departamentos en que haya más de un juez de letras, lo dispuesto en es- 
te artículo será cumplido por el de turno. 

Los gobernadores, al visitar las oficinas íiscales, confrontarán dicho estado con 
los libros respectivos; y en caso de disconformidad, pondrán constancia de ello en 
el estado, por medio de nota. 

Practicada la visita, los gobernadores remitirán el estado original con su 
visto-bueno, ó con las observaciones del caso y las boletas de pago, al Intendente 
de la provincia. 

Los Intendentes remitirán á la Contaduría Mayor los estados y las boletas de 
pago de toda la provincia. 

Artículo transitorio. — En el primer estado que remitan los jueces letrados, de- 
berán comprenderse los datos relativos á todo el tiempo transcurrido desde que se 
promulgó la ley de 28 de noviembre' ya citada. 

Tómese razón, etc. — Pinto. — Julio Zerjcrs. 



392 LET DE CONTRIBUCIONES 



los haberes á que se refieren los incisos 8.° y 9.° del ar- 
tículo 1." de dicha ley. 

(Produjo en 1885: $ 3-16,543 80). 

Santiago, 20 de mayo de 1879. — Por cuanto, etc. 

PRIMERA PARTE 

Contribución mobiliaria 

Art. 1.° Se establece una contribución de tres por mil anual so- 
bre los valores mobiliarios que á continuación se expresan: 

1.° Los capitales impuestos á censo sobre propiedades raices; 

2.° Los capitales invertidos en títulos de la deuda del Estado y 
de las Municipalidades; 

3.° Los capitales invertidos en cédulas de la Caja de Crédito 
Hipotecario y de las demás instituciones regidas por la ley que 
creó aquella Caja; 

4.° Los censos redimidos ó reconocidos en arcas fiscales; 

5." Los capitales dados á préstamo con obligación personal, ó 
bajo bipoteca, con ó sin interés, ó en depósitos á plazo, hechos en 
los bancos de emisión ó en personas ó sociedades particulares; 1 

6.° Los capitales efectivos de los bancos de emisión y de las so- 
ciedades anónimas, comprendiéndose en esta denominación todo 
el capital pagado por los accionistas, el fondo de reserva ó de ga- 
rantía. 

7.° Los capitales impuestos en el Porvenir de las Familias ó en 
otras casas de seguros sobre la vida; 

<ii Época tlel iiüíío 

Valparaíso, 26 de enero de 1880. — Vista la consulta que precede y consideran- 
do, etc., he acordado y decreto: 

Se designa la primera quincena del mes de febrero y la primera del mes de 
agosto de cada año, para hacer efectiva la contribución sobre haberes mobiliarios 
que grava los depósitos á plazo; los capitales efectivos de los bancos de emisión y 
de las sociedades anónimas; los capitales impuestos en el Porvenir de las Familias 
ó en otras casas de seguros sobre la vida y los sueldos que se percibieren por el 
desempeño de un empleo ú ocupación privadas, sin perjuicio de que los contribu- 
yentes que lo deseen puedan efectuar el pago al tiempo de prestar la declaración 
correspondiente ó de exhibir los documentos ó balances que deben servir de base 
para el cobro de la contribución. 

Vencido el plazo prefijado se cobrará el interés general * de dos por ciento, con- 
forme al articulo 21 de la citada ley. ** 

Tómese razón y publíquese. — Pinto. — -Augusto Matle. 

(*) Léase penal. 

(**) Este interés es hoy el del uno y medio, según el artículo 25 déla ley de 20 de enero 
de 1883. 



CONTRIBUCIÓN SOBRE HABERES MOBILIARIOS 393 

8.° ios sueldos, rentas, pensiones, gratificaciones, jubilaciones, 
montepíos y demás emolumentos que se perciban del Erario na- 
cional ó municipal; 

9. u Los sueldos que se percibieren por el desempeño de un em- 
pleo ú ocupación privados. 

Art. 2.° Se exceptúan del pago de esta contribución: 

1.° Los capitales mobiliarios pertenecientes al Estado y á las 
Municipalidades; 

2.° Los destinados al sostenimiento del culto divino y de los es 
tablecimientos públicos de educación y de beneficencia; 

3.° Los valores á que se refieren los números 8." y 9.° del artícu 
lo anterior, siempre que su renta no exceda de trescientos pesos 
en las provincias de Atacama, Coquimbo, Aconcagua, Valparaí- 
so y Santiago, y de doscientos en las demás provincias. 

Art. 3.° Los capitales á que se refieren los números 1.°, 2.°, 3.°, 
4.° y 5.° del artículo 1.°, se considerarán como colocados al interés 
del 8 por ciento anual, y para fijar el valor de que deba deducirse 
la contribución, se multiplicará el interés por doce y medio. Así: 

1,000 $ colocados al 10 

1,000 „ 

1,000 „ 

1,000 „ 

1,000 „ 

1,000 „ 

1,000 „ 

1,000 „ 

Art. 4." Los capitales de que se habla en los núms. 6.° y 7.° del 
art. 1.° se estimarán por su valor nominal. 

Art. 5.° Las rentas enumeradas en los números S.° y 9." sé con- 
siderarán como interés del 10 por ciento anual de un capital da- 
do, y para averiguarlo se multiplicará por diez la renta. La con- 
tribución se pagará sobre el capital que resulte de esta operación. 

Art. 6.° La contribución se cobrará por medio de papel sellado, 
de timbre ó de estampillas de impuesto, en la forma y bajo las 
penas que establece la ley de papel sellado, salvas las excepciones 
que contiene esta ley. 

Art. 7.° La contribución que deben pagar los capitales impues- 
tos á censo sobre propiedades raices ó dados á préstamo, con ó sin 
interés, con obligación personal ó bajo hipoteca, se cobrará por el 
primer semestre, contado desde que se firme la obligación y en el 
mismo documento en que ésta conste. 

Art. 8." Si la obligación tiene un plazo mas largo, se pagará la 
contribución en los recibos de intereses, ya se extiendan en el 
mismo documento ó por separado. 

Art. 9.° Para los efectos de ios dos artículos anteriores, todo se- 
mestre empezado se entiende como vencido. 

50 



% se estiman 


en 


$ 1,250 


9 ,i 




„ 1,125 


Olí ti 




„ 1,000 


7 ri n 




„ 875 


6 „ 




„ 750 


5 ii M 




.. 625 


4 „ 




„ 500 


Q 

Ó II II 




„ 375 



394 LEY DE CONTRIBUCIONES 



Art. 10. La contribución es de cargo al acreedor, siendo nula 
toda estipulación en contrario. 

La contribución que se deba por el acreedor de un crédito hi- 
potecario ó por un censuario, será pagada por el deudor ó censua- 
lista con cargo al acreedor ó al censuario. 

Art. 11. El Estado retendrá en cada pago de intereses la parte 
de contribución que corresponda al capital que representen los tí- 
tulos de la deuda pública y los censos constituidos sobre el Erario 
Nacional. 

Art. 12. Las oficinas fiscales descontarán mensualmente la 
contribución que corresponda cd capital representado por las 
rentas y demás asignaciones que enumera, el número 8° del art. 
1." y que sean payadas por dichas oficinas. 

Art. 13. Las tesorerías municipales harán el mismo descuento 
por las rentas y demás asignaciones detalladas en el citado in- 
ciso, y enterarán mensualmente su importe en la Tesorería fiscal 
respectiva. 

Art. 14. La Caja Hipotecaria y las demás instituciones análo- 
gas, el Porvenir de las Familias y las demás casas de seguro sobre 
la vida, pagarán semestralmente en las Tesorerías respectivas el 
uno y medio por mil del capital correspondiente á las cédulas y á 
las pólizas de seguro, deduciéndolo de los intereses ó de los divi- 
dendos que cubran, quedándoles el derecho de recobrar su importe 
de los tenedores de cédulas ó de los asegurados al tiempo de cubrir 
los cupones de intereses ó las utilidades de las pólizas. 

Art. 15. Los balances de los bancos de emisión y de las socieda- 
des anónimas, servirán para establecer su capital, en la forma que 
expresa el número 6.° del artículo 1." con tal que dichos balances 
lleven el visto bueno de un comisario nombrado por el Presidente 
de la República. La contribución que se deba según esos balances, 
será pagada semestralmente en la Tesorería fiscal respectiva. 1 

<I> Kaiu-os y sociedades anónimas 

Santiago, 19 de abril de 1880. — Considerando, etc., he acordado y decreto: 

1 ." Los bancos y sociedades anónimas de que habla el art. 1 5 de la ley de 20 
de mayo de 1879, efectuarán el pago de la contribución mobiliaria conformándose 
al último balance que hayan practicado con arreglo á los estatutos y leyes que 
rigieren las expresadas instituciones. 

2.° Cuando por circunstancias extraordinarias, los indicados establecimientos no 
hubiesen podido verificar en su debido tiempo el balance á que se refiere el ar- 
tículo precedente, manifestarán las causas de este retardo en una exposición diri- 
gida á los respectivos comisarios en Santiago y Valparaíso ó á los empleados que 
hagan sus veces en las demás provincias. 

Los interesados harán esta exposición dentro del tiempo en que debe hacerse 
efectivo el pago de la contribución que les corresponde, y en la misma exposición 
solicitarán una próroga para presentar el referido balance. 

Los comisarios elevarán estos antecedentes al Ministerio, expresando la opinión 
que hayan formado acerca de lo solicitado, para que el Gobierno resuelva lo con- 
veniente. 

Tómese razón y publíquese. — Pinto. — A uguslo Matte. 



CONTRIBUCIÓN SOBRE HABERES MOBILIARIOS 395 

Arfc. 16. Los bancos de emisión llevarán una cuenta especial de 
los depósitos á plazo, y deducirán de los intereses que abonen en 
cuenta, ó que paguen, el importe de la contribución, entregando 
su valor en Tesorería, junto con la contribución que corresponda 
á dichos bancos. 

Art. 17. Los sueldos, rentas, pensiones, gratificaciones, jubila- 
ciones, montepíos y demás emolumentos fiscales ó municipales, se 
estimarán con arreglo al presupuesto aprobado para el año en 
que se cobre la contribución. 

Art. 18. La renta que ha de servir de base para determinar el 
capital imponible de los empleados particulares, se fijará por 
medio de la declaración jurada que prestará el jefe de quien de- 
pendan ó la persona á quien éste comisione bajo su responsabili- 
dad, ante el jefe de la Tesorería ó Tenencia de Ministros del de- 
partamento, en los primeros quince días del m«s de enero de cada 
año. Esta declaración se tomará á presencia de un notario pú- 
blico, quien la consignará, en un libro, suscribiéndola el que la da 
y d jefe de la oficina fiscal y autorizándola el notario. 

Si el jefe ó superior tuviese una asignación proviniente del 
giro ole una sociedad anónima ó de la asociación de dos ó mas 
personas, el directorio de la sociedad ó los asociados consignctrán 
bajo de juramento su declaración en un pliego que dirigirán il 
la oficina, fiscal respectiva, en el mismo plazo que indica el inciso 
anterior. 

La contribución será, satisfecha por el que sea responsable de 
la renta ó asignación de los empleados particulares. 

Art. 19. Las personas que se designan en los dos primeros in- 
cisos del articulo anterior, que contravinieren ti lo dispuesto en 
ellos, incurrirán en una multa de doscientos pesos ét beneficio 
fiscal. 

Art. 20. Los Tesoreros fiiscales y los Tenientes de Ministros 
estarán sujetos á las responsabilidades que la Ordenanza de la 
Factoría General impone, en cuanto al cobro del impuesto territo- 
rial, á los administradores de estanco. 

Art. 21. Los tesoreros municipales, los directores de la Caja de 
Crédito Hipotecario y demás instituciones análogas, del Porvenir 
de las Familias y demás casas de segaros sobre la vida, de los 
bancos de emisión y de las sociedades anónimas y los jefes de los 
empleados particulares, que no paguen la contribución (pie esta 
esta ley les encarga recaudar, serán personal y solidariamente 
responsables por la contribución recargada con el interés del dos 
por ciento mensual. 

Art. 22. Quedan exentos de la contribución de patentes las ins- 
tituciones que esta ley grava, 



396 



LEY DE CONTRIBUCIONES 



Art. 23. Esta ley regirá en toda la República veinte días des- 
pués de su promulgación en el Diario Oficial. l 



ARTICULO TRANSITORIO 

Los jefes de empleados particulares harán la declaración de que 
habla el artículo 18, dentro de los quince días subsiguientes á la 
vigencia do esta ley. 

Y por cuanto, etc. — Aníbal Pinto. — Augusto Mattc. 

XV — Servicio del muelle fiscal de Valparaíso, con arre- 
glo á la ley de 17 de enero de 1884. 

(Produjo en 1885: $ 19,560). 



(1) La siguiente tabla manifiesta el monto de la contribución con relación al 
interés pagado desde uno hasta cien pesos: 



j o 
¿b 

es 
cu 


^2 






O 


•3 
o 


O 

es 

as 
~3 


Contribución 


i 


0.03 


26 


0.97 


51 


1.91 


76 


2.85 


2 


0.07 


27 


1.01 


52 


1.95 


77 


2.88 


3 


0.11 


2S 


1.05 


53 


1.98 


78 


2.92 


4 


0.15 


29 


1.08 


54 


2.02 


79 


2.96 


5 


0.1S 


30 


1.12 


55 


2.06 


SO 


3.00 


6 


0.22 


31 


1.16 


56 


2.10 


81 


3.03 


7 


0.26 


32 


1.20 


57 


2.13 


82 


3.07 


8 


0.30 


33 


1.23 


58 


2.17 


83 


3.11 


9 


0.33 


34 


1.27 


59 


2.21 


84 


3.15 


10 


0.37 


35 


1.31 


60 


2.25 


85 


3.18 


11 


0.41 


36 


1.35 


61 


2.28 


86 


3.22 


12 


0.45 


37 


1.38 


62 


2.32 


S7 


3.26 


13 


0.48 


38 


1.42 


63 


2.36 


88 


3.30 


14 


0.52 


39 


1.46 


64 


2.40 


89 


3 33 


15 


0.56 


40 


1.50 


65 


2.43 


90 


3.37 


16 


0.60 


41 


1.53 


66 


2.47 


91 


3.41 


17 


0.63 


42 


1.57 


67 


2.51 


92 


3.45 


18 


0.67 


43 


1.61 


68 


2.55 


93 


3.48 


10 


0.71 


44 


1.65 


69 


2.58 


94 


3.52 


20 


0.75 


45 


1.68 


70 


2.62 


95 


3.56 


21 


0.7S 


46 


1.72 


71 


2.66 


96 


3.60 


22 


0.82 


47 


1.76 


72 


2.70 


97 


3.63 


23 


0.86 


48 


1.80 


73 


2.73 


98 


5.67 


24 


90 


49 


1.83 


74 


2.77 


99 


3.71 


25 


0.93 


50 


1.87 


75 


2.S1 


100 


3.75 



SERVICIO DEL MUELLE FISCAL DE VALPARAÍSO 397 

Santiago, 17 de enero de 1S84. — Por cuanto, etc. 

Art. 1.° La descarga y reembarque de mercaderías extranjeras 
en el puerto de Valparaíso, se hará por el muelle de la aduana. 

Se exceptúan las materias explosivas y las mercaderías que de- 
signe el Presidente de la República. 

En casos especiales podrá autorizarse la descarga por otros pun- 
tos, pagándose el derecho de muelle. 

Podrán también desembarcarse por el muelle los artículos ex- 
ceptuados, no siendo materias explosivas, siempre que los elemen- 
tos de explotación lo permitan. 

Art. 2.° El consignatario de todo buque que atraque al muelle 
pagará por la descarga ó reembarque una cuota de sesenta pesos 
por cada día que permanezca atracado, entendiéndose por día com- 
pleto el día principiado. 

Este derecho se pagará duplicado después del cuarto día para 
los vapores y del sexto para los buques de vela, extendiéndose este 
plazo á ocho días para los buques de vela que midan más de mil 
toneladas de registro. No se computarán los días de fiesta, ni fe- 
riados no habilitados, ni aquellos en que el estado de la mar ó la 
lluvia impidan descargar. 

Si por causa de los medios de movilización del muelle no se hu- 
bieran podido recibir ciento treinta toneladas de carga por día, se 
hará por el jefe del departamento la deducción de tiempo que co- 
rresponda. 

Art. 3.° Por la descarga ó reembarque de mercaderías se pagará 
por el consignatario de la nave, como derecho de muelle, un diez 
por ciento sobre el importe de lo que cobre el gremio de jornale- 
ros, con arreglo á la tarifa vigente, ya sea que los buques atraquen 
al muelle ó descarguen por medio de lanchas. 

No adeudan derecho de muelle las mercaderías excepcionadas 
por el artículo 1.° 

Art. 4." Las descargas y reembarques se harán por el gremio de 
jornaleros, con sujeción á la tarifa á que se hace referencia en el 
artículo anterior. 

Por el uso del muelle, maquinaria y material destinado á la mo- 
vilización de la carga, el gremio pagará al Fisco el veinticinco por 
ciento del valor de las planillas que presente á los comerciantes 
por descargas ó reembarques. 

Art. 5.° Son de cuenta del gremio la conservación en estado de 
servicio del material de tracción ó la provisión de cables. Son 
también de su cuenta los daños que en el material y edificio oca- 
sionaren sus miembros. 

Art. 6.° El embarque de las mercaderías nacionales y naciona- 
lizadas se permitirá por el muelle, siempre que dé Jugar el movi- 
miento de mercaderías extranjeras, pagando los mismos derechos 
que la descarga ó reembarques. 



398 LEY DE CONTRIBUCIONES 



Art. 7 ° Los derechos de muelle sarán pagados conforme á las 
prescripciones de los artículos 35 y 38 de la Ordenanza de Aduanas. 

Art. 8.° Los buques que soliciten atracar al muelle lo harán por 
orden de turnos, dándose preferencia á los vapores de carrera es- 
tablecida, con itinerario fijo. 

Las naves del Estado y las fletadas por él tendrán preferencia 
sobre todas las demás, y no pagarán derecho de muelle. 

Art. 9.° La administración del muelle correrá á car^o del de- 
partamento de la Alcaidía de la Aduana de Valparaíso, y para su 
servicio tendrá el personal siguiente: 

Un Director con sueldo anual de dos mil setecientos pesos; 

Un ayudante con sueldo anual de mil quinientos pesos; 

Y el número de maquinistas, mecánicos, fogoneros y demás em- 
pleados que determine el reglamento para el servicio del ramo. 

Art. 10. El Director y ayudante serán nombrados por el Presi- 
dente de la República. 

Para los efectos de la jubilación de estos empleados, se tomará 
en cuenta sólo el setenta y cinco por ciento de su renta. 

Los demás empleados servirán á contrata y en la forma que 
determine el reglamento. 

Art. 11. (Véasela pág. ÓJ¡7. Derecho de almacenaje). 

Art. 12. El reintegro dispuesto por el artículo 7tí de la Orde- 
nanza, se hará en la Aduana de Valparaíso en la forma siguiente: 
diez por ciento por el alcaide y oficial mayor, cuarenta por ciento 
por todos los empleados de la sección en que tenga lugar la pér- 
dida de mercaderías: diez por ciento por el personal de la guardia 
de los almacenes, todo á prorata de sus sueldos respectivos; el res- 
to se cubrirá por la caja del gremio. 

Art. 13. Desde la vigencia de esta ley queda derogada en todas 
sus partes la de veinte de enero de mil ochocientos ochenta y tres 
sobre el servicio del muelle de Valparaíso. 

ARTÍCULOS TRANSITORIOS 

Art. 1.° Los dueños de mercaderías que al presente adeudan 
derechos al muelle conforme á la ley derogada, pueden hacer la 
extracción de los almacenes fiscales de su propia cuenta, pagando 
en este caso sólo un medio por ciento de derecho de muelle. 

Art. 2.° Se autoriza al Presidente de la República para que pon- 
ga en vigencia esta ley en el término de sesenta días y dicte el re- 
glamento respectivo dentro del mismo plazo. 

Y por cuanto, etc. — Domingo Santa María. — José Ignacio 
Vergara- 

Art. 2,° Se autoriza igualmente por el término 
de clieziocho meses el cobro de las contribuciones 
municipales que á continuación se expresan: 



POLICÍA RURAL. — SERENOS I ALUMBRADO, ETC. 399 

I. — Contribución para el sostenimiento de la policía 
rural, con arreglo á la ley de 16 de diciembre de 1881. 

(Véase la página 239 de este libro). 

II. — Contribución de serenos y alumbrado, quedando 
autorizadas las Municipalidades por una sola vez para ha- 
cer una revisión p-cneral del avalúo actualmente existente, 
previo decreto del Presidente de la República, expedido 
con acuerdo del Consejo de Estado, con excepción de 
aquellas Municipalidades que hayan hecho uso de esta 
autorización. Ley de 23 de octubre de 1835. 

Santiao-o, 22 de octubre de 1835. — Por cuanto, etc. 

Art. 1.° Se autoriza al Presidente de la República para hacer 
un nuevo repartimiento de la contribución denominada de sere- 
nos, que paga el vecindario de Santiago y hacerla extensiva al 
mantenimiento del alumbrado público de la población. 

Art. 2.° Se le autoriza igualmente para hacer el mismo reparti- 
miento en otros pueblos de la República que tienen esta institu- 
ción, ó que en adelante puedan tenerla. 

Art. 3.° El Presidente de la República dictará las reglas que 
deban observarse en la exacción de estos impuestos y el modo de 
hacerlos efectivos. 

Y por cuanto, etc. — Prieto.— Joaquín Tocomal. 

III. — Contribución á los establecimientos de diversio- 
nes públicas, con arreglo á la ley de 7 de octubre de 1852. 

Santiago, 7 de octubre de 1852. — Por cuanto, etc. 

Artículo único. — Se autoriza al Presidente de la República para 
que establezca una contribución sobre los establecimientos de di- 
versiones públicas, á favor de las Municipalidades en cuyos terri- 
torios existen aquéllas. 

Esta autorización durará dos años, contados desde el día de la 
promulgación de la presente ley. 

Y por cuanto, etc.— Manuel Montt. — Antonio Varas. 

IV. — Patentes de carruajes, conforme á la ley de 23 
de septiembre de 1862. 



400 LEY DÉ CONTRIBUCIONES 



Santiago, 23 de septiembre de 1862. — Por cuanto, etc. 

Art. 1." Los carruajes, de cualquiera clase que sean, que roda- 
ren en las ciudades ó villas de un departamento, serán gravados 
con una contribución anual á beneficio de las Municipalidades que 
la soliciten, previa la ordenanza que al efecto acordaren. Excep- 
túanse los carruajes que estén destinados al servicio del Estado, 
de las parroquias, de los establecimientos de beneficencia y los 
que debieren gravar.se con patente á favor de otra Municipalidad. 

Art. 2." La contribución impuesta á los carruajes á favor de las 
Municipalidades, ó que en adelante se establecieren, podrá dismi- 
nuirse á la cuota que se fijare por medio de una ordenanza. 

Las Municipalidades que establecieren la contribución sobre ca- 
rruajes no podrán crear patentes de mayor valor que el señalado 
por la Municipalidad de Santiago en la Ordenanza de 22 de noviem- 
bre de 1861. x 

Y por cuanto, etc. — José Joaquín Pérez. — Manad A. To- 
cornul. 

V. — Impuesto de matadero y carnes muertas, según 
la ley de 2G de noviembre de 1873. 

Santiago, 26 de noviembre de 1873. — Por cuanto, etc. 

Art. 1.° Se autoriza á las Municipalidades de la República don- 
de hubiere mataderos, ó donde en lo sucesivo se establecieren, 
para cobrar un impuesto hasta de 45 centavos en Santiago y Val- 
paraíso, y de 30 centavos en las demás provincias, por cada 100 
kilogramos del peso bruto de los animales que en dichos matade- 
ros se beneficien para el consumo de sus poblaciones. 

Art. 2.° Se les autoriza también para prohibir que en los mer- 
cados, calles, plazas y casas de la población se expenda otra carne 
que la de los animales beneficiados en los mataderos municipales. 

Art. 3." Para que las Municipalidades puedan usar de las auto- 



(1) La ordenanza á que se refiere este artículo establece lo siguiente en su 
Art. 1." Habrá cinco clases de patentes: 

La primera, valor ile 15 pesos, que pagarán los coches y ómnibus ó carruajes 
de cuatro ruedas y más de dos asientos que se empleen en el servicio público de la 
ciudad; 

La segunda, valor de S pesos, para los carruajes del servicio público de dos á 
cuatro ruedas con dos asientos: 

La tercera, valor de 10 pesos, para los carruajes ó carretas tirados por bueyes 
que se emplearen en el servicio diario de la población ó en la conducción de ma- 
teriales de construcción; 

La cuarta, valor de 5 pesos, para los carros ó carretones tirados por animales 
cabalgares; 

La quinta, valor de 6 p3303, para los carros ó carretas que conduzcan productos 
nacionales ó mercaderías extranjeras para el abasto y consumo de la población. 



PASAJES DE RÍOS Y PONTAZGO 401 

rizaciones contenidas en las dos artículos precedentes, deberán 
tener lugares adecuados con todos los elementos necesarios para 
el beneficio de carnes y gorduras y para sus transportes hasta los 
mercados, sin mas gravamen que el expresado en el art. 1." 

Art. 4." Una ordenanza municipal fijará, dentro del máximum 
del impuesto expresado en el art. 1.", cual será su cuantía, y al 
mismo tiempo los límites urbanos de la población en que haya de 
regir la prohibición que se autoriza por el art. 2.° 
. Art. ó.° En las poblaciones donde no hubiere mataderos, las 
Municipalidades respectivas sólo podrán cobrar hasta cincuenta 
centavos por cada cabeza de animal vacuno y hasta seis centavos 
por cada cabeza de animal de lana ó de cerda que se mate para el 
expendio en las calles, plazas, mercados ó casas particulares, de- 
biendo una ordenanza municipal fijar los límites urbanos para el 
cobro de este impuesto. 

Art. 6.° Las Municipalidades que, para la construcción y explo- 
tación de sus mataderos, tuvieren contratos vigentes según los 
cuales deban cobrarse derechos distintos de los autorizados en el 
art. 1.°, quedan facultadas, hasta que se termine el plazo de las 
obligaciones contraidas, para hacer ó no uso de las autorizaciones 
consignadas en esta ley. 

Art. 7." Deróganse las leyes y decretos en virtud de los cuales 
se han estado cobrando los derechos de matadero, carnes muertas 
y peletería. 

Y por cuanto, etc. — Federico Errázuriz. — Eulogio Altami- 
rano. 

VI. — Pasajes de ríos y pontazgo, en conformidad á la 
ley de 26 de junio de 1855. 

Santiago. 26 de junio de 1855. — Por cuanto, etc. 

Art. 1." Las Municipalidades de departamentos divididos por 
ríos, podrán establecer puentes ó lanchas en los puntos en que 
dichos ríos corten los caminos públicos, y autorizar que se cobre 
en favor de las rentas municipales un peaje por el uso de esos 
medios de comunicación. 

La tarifa de peaje debe ser aprobada por el Presidente de la 
República. 

Si dos Municipalidades pretenden establecer esos medios de co- 
municación en un misino punto, será preferida la que en igualdad 
de seguridad y comodidad proponga derechos más módicos á los 
que usen de aquéllos. 

El Intendente de la provincia, instruido de los antecedentes, re- 
solverá cual sea la Municipalidad que haya de establecerlo. 

Cuando las Municipalidades pertenezcan á diversas provincias, 
la resolución corresponderá al Presidente de la República. 

51 



402 LEY DE CONTRIBUCIONES 



Si la frecuencia de las comunicaciones aconsejase el estableci- 
miento de dos pasajes en un mismo punto, ambas Municipalidades 
podrán establecerlo. 

Art. 2.° La ejecución de la presente ley no perjudicará los con- 
tratos pendientes celebrados por las respectivas Municipalidades 
para establecer pasajes en los ríos. 

Y por cuanto, etc. — Manuel Mon'tt. — Antonio Varas. 

VIL — Privilegio de lanchas cisternas en Valparaíso, 
conforme á la lev de 10 de aerosto de 1850. 

Santiago, 10 de agosto de 1850. — Por cuanto, etc. 

Artículo único. — Expirado que sea el término de la próroga con- 
cedida á los actuales poseedores del privilegio de las lanchas de 
Valparaíso, se cede el uso de dicho privilegio á beneficio de la Mu- 
nicipalidad para aumento de sus fondos. 

Y por cuanto, etc — Manuel Bulnes. — Antonio Varas. 

VIII. — Derechos de exportación de madera por los 
puertos de Ancud y Valdivia, según las leyes de 12 de sep- 
tiembre de 1874 y 18 de noviembre del mismo año. 

Santiago, 12 de septiembre de 1874. — Por cuanto, etc. 

Art. 1.° Establécese una contribución de § 0.50 sobre cada lan- 
chada de madera de construcción que se exporte de Ancud para 
las costas de la República ó para el extranjero. 

Art. 2." El cobro de esta contribución se hará por la Aduana, 
sin cargo y por cuenta de la Municipalidad de Ancud. 

Art. 3.° Esta ley comenzará á regir sesenta días después de su 
promulgación. 

Y por cuanto, etc. — Federico Errázuriz. — Ramón Barros 
Luco. 



Santiago, 18 de noviembre de 1874. — Por cuanto, etc. 

Artículo único. — Grávase la exportación de maderas del depar- 
tamento de Valdivia á beneficio de la Municipalidad respectiva 
con una contribución de tres centavos por tonelada. Esta contri- 
bución será pagada por el consignatario del buque en que se ex- 
porten dichas maderas, con arreglo al registro de la nave, y siendo 
el administrador de la Aduana el encargado de su recaudación. 

Y por cuanto, etc. — Federico Errázuriz. — Eulogio Altami- 
rano. 



DERECHOS DE LANCHAS EN CONSTITUCIÓN, ETC. 403 

IX. — Derechos de lanchas en Constitución, con arre- 
glo á la ley de 23 de octubre de 1835. 

Santiago, 23 de octubre de 1835. — Por cuanto, etc. 

Art. 1." Se impone el gravamen ele dos reales á cada lancha que 
llegue cargarla al puerto de Constitución por el río de Maule. 

Art. 2.° Las demás embarcaciones de porte inferior á las lanchas 
que se dirijan cargadas por el mismo río al expresado puerto, que- 
dan sujetas al gravamen de un real. 

Y por cuanto, etc. — Prieto. — Joaquín Tocornal. 

X. — Derecho de lastre en el puerto de Coquimbo, fijado 
por la ley de 2 de septiembre de 1876. 

Santiago, 2 de septiembre de 1S7G. — Por cuanto, etc. 

Art. 1.° Establécese á favor de la Municipalidad del departa- 
mento de Coquimbo una contribución de cincuenta centavos por 
cada lanchada de lastre para los buques, que se extraiga de la ri- 
bera del mar. 

Art. 2." La Municipalidad dictará los reglamentos especiales, 
fijando en ellos los sitios de donde pueda extraerse el material 
para el lastre. 

Art. 3." Esta ley principiará á regir treinta días después de su 
promulgación. 

Y por cuanto, etc. — Federico Errázuriz. — Ramón Barros 
Luco. 

XI. — De mercados y puestos de abastos, conforme al 
artículo 103 de la ley de 8 de noviembre de 1854, refor- 
mada por la de 9 de octubre de 1861, entendiéndose que 
no puede prohibirse la venta de los artículos de abastos 
fuera de los mercados y que la contribución sólo se co- 
brará á los vendedores que tengan puestos fijos ó se si- 
túen en lugares públicos. 

(Véase la página IGG de este libro). 

XII. — De aguas de Copiapó, conforme al artículo 43 
de la ordenanza de policía fluvial y de irrigación para el 
valle de Copiapó, aprobada por supremo decreto de 30 
de enero de 1875. Ley de contribuciones. 



404 LEY DE CONTRIBUCIONES 



Ordenanza de policía fluvial y de irrigación para el valle 
de Copiapó 

'Santiago, 30 do enero de 1S75. — Por cuanto, etc. 

Art. 43. Para atender al servicio de la distribución del agua, la 

Municipalidad dedicará el producto de las cuotas que enteran en 
tesorería municipal los vecinos interesados del valle, según distri- 
bución á prorata, acordada por la Municipalidad en 22 de agosto 
de 1848. 

Art. 44 Las cuotas á (pie se refiere el artículo precedente se 
harán efectivas por cuatrimestres adelantados, á razón de veinti- 
cinco pesos mensuales por cada veinticuatro horas de tiempo tur- 
nal, exceptuándose las haciendas de Pulido y de Manflas, cada 
una ds las cuales tiene señalada la suma de quince pesos mensua- 
les, y los artificios mecánicos y los establecimientos industriales 
que pagarán la cuota especial fijada en el pliego de la distribución 
de dicho prorateo. 



XIII. — De andamios en Santiago, conforme á la orde- 
nanza de 24 de mayo de I 872 aprobada por supremo de- 
creto de 8 de junio del mismo año. Ley de contribu- 
ciones. 

Ordenanza para reglamentar la colocación de andamios 
en las calles de Santiago 

Santiago, 8 de junio de 1X72.— De acuerdo, etc., he tenido á 
bien aprobar la siguiente ordenanza aprobada por la Municipali- 
dad de Santiago. 

Art. 2.° Los permisos á que se refiere el artículo anterior sólo 
podrán ser otorgados bajo las siguientes condiciones: 

1. a Que los interesados paguen un centavo por cada metro lon- 
gitudinal que ocupen; 

2. a Que no se impida ó embarace en lo menor el libre y cómodo 
tránsito de las veredas ó el interior de las calles y plazas. 



(La ley de contribuciones publicada en el (¡.Diario Oficial» no 
enumera la de andamios de Valparaíso. Cualquiera qxie haya 
sido el motivo de esta omisión, ella inhabilita á los funcionarios 
respectivos para exigir el pago de un impuesto cuyo cobro no 
está autorizado por la ley constitucional de contribuciones pro- 
mulgada). 



DE CORRALES EN LA FERIA DE CHILLAN", ETC. 405 

XIV. — De corrales en la feria de Chillan, ordenanza 
de 22 de agosto de 1870, reformada en cuanto al monto 
del impuesto por la ley de 5 de junio de 1875. Le}' de 
contribuciones. 

Ordenanza sobre venta de animales en los corrales de Chillan 

Santiago, 5 de junio de 1875. — De acuerdo con el Consejo de 
Estado, etc. 

Artículo único. — -En el corral en que por disposición de la Mu- 
nicipalidad debe hacerse la venta de animales, se cobrará por la 
introducción de éstos los siguientes derechos: 

Por cada animal vacuno, caballar ó mular, dos centavos; y 

Por caila animal de ganado menor, un cuarto de centavo. 

Tómese razón, etc. — Errazuriz. — Eulogio Altamirano. 

XV. — De salinas en Vichuquén. Ley de contribuciones. 

No tiene otro origen legal que la ley de contribuciones. 

XVI. — De muelle en Valdivia, según la ordenanza 
aprobada por supremo decreto de 10 de marzo de 1857. 
Ley de contribuciones. 

Ordenanza municipal de los derechos que deben cobrarse 
en el muelle de Valdivia 

Santiago, 10 de marzo de 1857. — De acuerdo con el Consejo de 
Estado, etc. 

Art. 1.° Todos los productos extranjeros y nacionales que se 
desembarquen por el muelle principal de esta plaza, pagarán á la 
Municipalidad por derecho de muelle un centavo por cada bulto 
sea chico ó sea grande. 



XVII. — De dique en Llanquihue, conforme al supremo 
decreto de 25 de noviembredel873. Ley de contribuciones. 

Hé aquí lo que dice sobre esta contribución un estudio publica- 
do por el Ministerio de Hacienda, intitulado «. Explicaciones sobre 
el proyecto de ley que autoriza el cobro de las contribuciones»: 

«Este decreto fué expedirlo por el Ministerio de Hacienda y 
dice en su parte dispositiva como sigue: «Concédese, por el tiem- 



406 LEY DE CONTRIBUCIONES 



po que el Gobierno juzgue conveniente, á la Municipalidad de 
Llanquihue, el uso del dique ó varadero natural que existe á in- 
mediaciones del puerto de Melipulli». — Esta copia ha sido sacada 
del archivo del citado Ministerio, por no estar inserto el decreto, ni 
en el Boletín de las Leyes ni en El Araucano de esa época». 

XVIII. — Amparo de minas, según el artículo 59 del 
Código de Minería. 

Código de Minería.— Art. .59. Pueden suspender hasta por dos 
años los trabajos de su mina, sin incurrir en despueble, los que, 
habiéndola labrado dos años sin interrupción, pagaren por meses 
anticipados, desde que comience la suspensión, una contribución 
local, que no baje de $ 15 ni suba de $ 30 mensuales, y cuyo mon- 
to fijarán las Municipalidades de tres en tres años. El pago de 
esta contribución equivaldrá, para los efectos del amparo, al tra- 
bajo regular de la mina desde el momento en que el minero haya 
dado aviso por escrito al juzgado respectivo del día en que comien- 
za la suspensión. 

Se inscribirá también en el Registro dieho aviso. 

XIX. — Las siguientes contribuciones municipales en 
la provincia de Tarapacá, con arreglo á la ley de 31 de 
octubre de 1884: 

Contribución de patentes para carruajes; 
Id. de alumbrado y sereno; 

Id. de patentes industriales y profesionales, 

quedando exentas del pago de la contribución fiscal de 
patentes las profesiones, artes é industrias que estuvieren 
afectas al pago de la patente municipal autorizada por 
esta ley. 

Estas patentes se considerarán como fiscales para los 
efectos de la ley de elecciones. 
Contribución de mercados; 
Id. de mataderos; 

Id. de mojonazgo y sisa; 

Id. de amparo de minas; 

Id. de comprobaciones por el fiel ejecutor. 

Dice la misma publicación del Ministerio de Hacienda ya cita- 
da: «El Diccionario de Legislación Peruana de García Calderón, 
nos da los siguientes datos sobre estas contribuciones: El Mojo- 
nazgo consiste en el derecho que cobran algunos municipios sobre 



CONTRIBUCIONES MUNICIPALES EN TACNA, ETC. 407 

lo.s vinos y demás licores que se introduzcan para el consumo. Su 
importe es de 4 reales por la botija de aguardiente del país y 2 
reales por la de vino. El aguardiente y vino extranjeros pagan 
respectivamente 1 real y i real por la arroba. La contribución de 
sisa consiste en el derecho que paga el ganado que se destina al 
consumo. Su valor es: por cada cabeza de ganado vacuno, 2 rea- 
les; por diez de lanar ó cabrío 1 real, y por cada cerdo, 1 real. — A 
las demás contribuciones se les debe dar las aplicaciones que 
aquí se dan á las del mismo nombre impuestas en el resto de la 
República». 

XX. — Y las siguientes contribuciones municipales en 
la provincia de Tacna, en virtud de la ley de 23 de enero 
de 1885. 

Contribución de seguridad y alumbrado público; 
Id. de patentes de carruajes; 

Id. de licencias industriales; 

Id. de mercado y abastos; 

Id. de matadero y albeitar; 

Id. de mojonazgo y sisa; 

Id. de peajes; 

Id. de comprobación de pesos y medidas é 

inspección de líquidos. 

Art. 3.° Se autoriza por igual termino el cobro 
de los siguientes emolumentos y contribuciones 
establecidos á favor de instituciones de beneficen- 
cia é instrucción y de funcionarios públicos: 

I. — Aranceles de cementerios, dictados en virtud de las 
leyes de 10 de enero de 1844, de 2 de julio de 1852 y 5 
de noviembre de 1857. 

La lev de 10 de enero de 1844', es la anticua del Régimen In- 
terior; las otras autorizan al Presidente de la República, por el 
término de cuatro y tres años respectivamente, para que fije los 
aranceles de cementerios. 

II. — Derechos de los flejes ejecutores, conforme á la ley 
de pesos y medidas de 29 de enero de 1848. 



408 LEY DE CONTRIBUCIONES 



(Sobre la ley citada, véase su art. 18, pág. 252 de este libro). 

El Reglamento de 25 de enero de 1851 fija estos derechos en su 
Art. 24. Los fieles ejecutores cobrarán los derechos siguientes: 
1.° Por la comprobación y sello de un metro de metal, $ 0,10; 
Por la comprobación de un metro de madera, S 0,05. Si el me- 
tro no tuviere forradas en metal sus extremidades, se cobrarán 
$ 0,10; 

Por la comprobación de medidas menores que el metro, $ 0,03; 
Por la comprobación de medidas mayores que el metro á razón 
de % 0,05 por metro, sin exceder de $ 0,25, cualquiera que sea la 
extensión de la medida. 

2.° Por la comprobación de un decalitro parp. líquidos, B 0,10; 
De un medio decalitro, § 0,05; 
De un litro, $ 0,03.; 
Y de un medio litro, $ 0,02. 
Las medidas menores serán comprobadas y selladas gratuita- 
mente. 

3.° Por la comprobación de un medio hectolitro de forma cilin- 
drica para áridos, !? 0,10; de un decalitro, !? 0,06; de medio decali- 
tro, i 0,04; de un litro. $0,01. 

Si las medidas no fuesen de forma cilindrica cobrarán: 
$ 0,25 por medio hectolitro; 
S 0,20 por decalitro; 
¡S 0,15 por medio decalitro; 
$ 0,10 por litro. 
4." Los pesos é instrumentos para pesar .se sujetarán á los si- 
guientes derechos: 

Por la comprobación de una romana ó balanza para pesar en 
grande, $ 0,20: 

Por la comprobación y sello de balanzas pequeñas, $ 0,15; 
Por la comprobación de un juego de pesos desde el gramo al ki- 
logramo, de manera que no comprenda más de diez pesos diver- 
sos, $ 0,15; 

Por la comprobación de pesos de dos ó más kilogramos, $ 0,02 
por pieza. 

III. — Aranceles de ingenieros de minas. Ley de 25 de 
octubre de 1854. 

Ley de 25 de octubre de 1ÍS54. — Lira, tomo 4.", pág. 597. — 
En el artículo 13 autoriza al Presidente de la República por tres 
años para que dicte los aranceles de los ingenieros de minas. 

Decreto supremo de 11 de abril de 1.857. — Lira, tom. 4.°, pág. 597. 
— Fija el arancel á que deben sujetarse dichos ingenieros para el 



ARANCELES JUDICIALES, ETC. 409 

cobro de sus derechos. Algunos de sus artículos han sido modifica- 
dos por los aranceles judiciales. 

IV. — Aranceles judiciales, según ley de 15 de septiem- 
bre de 1865. 

Ley de 15 de septiembre de 1865. — Lira, tomo 3.°, pág. 81. — 
Autoriza al Presidente de la República por un año para dictar 
estos aranceles. 

Decreto supremo de 21 de diciembre de 1865. — Lira, tomo 3.°, 
pág. 81. — Se dictan los aranceles judiciales. Han sido modificados 
algunos de sus artículos por varias leyes y decretos posteriores. 

V. — ■ Aranceles parroquiales. 

Lira, tomo 3.°, pág. 269. 

VI. — Derechos que pueden cobrar los cónsules. Artícu- 
los 115 y 116 de la ley de 28 de noviembre de 1860. 

Lira, tomo 2.°, pág. 19. — Esta ley reglamenta el servicio del 
cuerpo consular de la República, y en los artículos citados, fija los 
derechos que pueden cobrar los cónsules. 

VII. — Aranceles de los Gremios de Jornaleros. 

No hay ley vigente que los autorice. 

VIII. — Impuesto de tonelaje á favor de los hospitales. 
Ley de 15 de septiembre de 1865. 

Santiago, 15 de septiembre de 1865. — Por cuanto, etc. 

Art. 1.° Todo buque que entre á un puerto mayor de la Repú- 
blica pagará una sola vez al año diez centavos por cada tonelada 
de registro que mida, cuyo producto se aplicará á favor del hospi- 
tal de caridad que en ese puerto haya, y en caso de no haberlo y 
mientras que en él se establezca, á favor del hospital establecido 
en la cabecera del departamento ó de la provincia. 

El buque que una vez haya pagado esta contribución en un 
puerto, quedará eximido de pagarla en otro, con la presentación 
del certificado correspondiente dado en forma legal. 

Las aduanas de la República recaudarán esta contribución y la 
pasarán mensualmente á la Tesorería municipal ó á la que en cada 

52 



410 LEY DE CONTRIBUCIONES 



puerto ó cabecera de provincia administre los fondos del hos- 
pital. 

Art. 2.° Quedan exentos del pago del impuesto: 

1.° Los buques de guerra y transportes; 

2." Los que midan menos de veinticinco toneladas; 

3.° Los buques balleneros; 

4.° Los que por haber sufrido averías se vean obligados á arri- 
bar á los puertos mayores. 

Art. 3." Esta ley principiará á regir en toda la República desde 
el 1.° de enero de 1SGG. 

Y por cuanto, etc. — José Joaquín Pékez. — Alejandro Reyes. 
IX. — Derechos de rol. Ley ele naveo-ación de 24 de 



junio de 1878. 



&* 



Ley de 24 de junio de 1878. 

Art. 137. Desde la promulgación de esta ley queda restablecido 
el derecho de rol. Este derecho consistirá en dos pesus'que pagará 
todo buque mercante á su salida en un puerto de la República. 

Exceptúanse los paquetes á vapor, sean nacionales ó extranje- 
ros, de líneas establecidas, con itinerarios fijos y en el litoral de la 
República, los cuales sólo pagarán la mitad de este valor. 

El derecho de rol se disti-ibuirá por mitad entre el capitán de 
puerto y sus ayudantes ó escribientes, á faltado éstos. — Los escri- 
bientes sólo tendrán derecho á la tercera parte. 

X. — Derechos de colación de grados universitarios. Ley 
de instrucción ¡niblica de 9 de enero de 1879. 

(Véase el art. 4-7 de esta ley, pág. :205 de este libro). 



Santiago, 17 de julio de 1S85. — Visto el oficio, etc., decreto: 

Apruébase el siguiente proyecto de reglamento de propinas y 
contabilidad: 

Art. 1.° Para poder ser admitido al correspondiente sorteo de la 
cédula de prueba, los aspirantes al grado de bachiller en cualquie- 
ra de las Facultades de la Universidad entregarán al pro-secreta- 
rio de ésta la suma de S 12. 

Para igual efecto los aspirantes al grado de licenciado entrega- 
rán al funcionario expresado la suma de S 30. 

Para optar al título de médico-cirujano los licenciados en la 
Facultad de Medicina y Farmacia entregarán % 60. 

Art. 2.° Cada uno de los examinadores percibirá S 3 en los exá- 
menes de bachiller, 8 5 en los de licenciado y $ 10 en las pruebas 



LEY DE CONTRIBUCIONES 411 



á que deben sujetarse los licenciados en Ja Facultad de Medicina 
y Farmacia para optar al título de médico-cirujano. 

Art. 3.° Las propinas á que se refiere el artículo precedente se- 
rán pagadas por el pro-secretario de la Universidad en uno de los 
primeros días del mes que el rector designará de antemano. 

Art. 4.° La administración exclusiva de los fondos provinientes 
de la colación de grados á que se refiere el artículo 1.° estará á 
cargo del pro-secretario de la Universidad. 

Art. 5.° El pro-secretario de la Universidad presentará al Con- 
sejo de Instrucción Pública, cada dos meses, cuenta razonada y 
documentada de las entradas y de los gastos de la secretaría ge- 
neral. 

Art. 6.° Quedan derogadas las disposiciones preexistentes sobre 
las materias de que trata el presente reglamento, que comenzará 
á regir desde el 1.° de septiembre de 1885. 

Tómese razón, etc. — Domingo Santa María. — José Ignacio 
Ver gara. 

Art. 4,° Durante la vigencia de esta ley, el 
Presidente de la República podrá usar del crédito 
estipulado con el Banco Nacional de Chile en el 
contrato de empréstito de 1873, hasta por la can- 
tidad de 1.750,000 pesos en conformidad al con- 
formidad al contrato de 15 de mayo de 1876. 

Y por cuanto, oido el Consejo de Estado, he 
tenido á bien aprobarlo y sancionarlo; por tanto, 
promulgúese y llévese á efecto como ley de la 
República. 

DOMINGO SANTA MARÍA. 

H. Pérez de Arce. 



i 



r 



\